5 datos para compartir acerca del sínodo de la familia

SinodoDesde que el Papa Francisco convocó a un sínodo extraordinario sobre la familia para octubre de 2015, algunos sectores de la Iglesia han ido creando todo tipo de expectativas sobre sus resultados, especialmente en cuanto a que de esta forma se podrían introducir alteraciones sustanciales a ciertas doctrinas católicas, especialmente acerca del matrimonio o la moral sexual.

Por su parte, la prensa, que no entiende la jerga eclesiástica y que sabe no vende decir que “todo sigue igual que hace 2000 años”, ya se prepara para presentar cualquier resultado del sínodo como una noticia bomba, un golpe de timón o un cambio histórico y fundamental para la Iglesia.

Esto no sería un problema para la Iglesia, si no fuera porque la gran mayoría de los laicos católicos no suelen leer los documentos que emite el Vaticano, sino que se forma su opinión a partir de las mismas notas de prensa que se publican en los medios seculares. La experiencia del Concilio Vaticano II ya nos mostró que dejar esa labor en manos de la prensa y los grupos de interés llevará a que esos mismos grupos “secuestren” el resultado del sínodo. A su vez, esto nos exige conocer el sínodo, leer sus conclusiones y difundirlas. Y por “nos” me refiero a los lectores de InfoCatólica.

Para eso hay ciertas cosas que debemos saber:

#1. Antecedentes del sínodo

 

Sínodo es una palabra de etimología griega que se descompone en “syn”, que significa “con”; y “odos”, camino, y con ello expresa la idea de caminar juntos. Así, sínodo se traduce como reunión y es equivalente a la palabra “concilio” de origen latino.

Existe una larga tradición en la Iglesia de llamar “sínodo” a las reuniones de los obispos, pero la historia moderna de los sínodos se inaugura recién con el Concilio Vaticano II, donde los padres conciliares hicieron un llamado por una mayor participación y consulta de los obispos en el gobierno de la Iglesia. Este llamado fue recogido con entusiasmo por el Papa Pablo VI, quien en 1965 estableció los sínodos ordinarios, reuniones periódicas de obispos, para tratar asuntos pastorales, doctrinales y de gobierno de la Iglesia.

Además de los sínodos ordinarios, se han convocado tres extraordinarios: uno en 1969, acerca de la relación entre la Santa Sede, los obispos y las conferencias episcopales; otro en 1985, sobre la implementación del Concilio Vaticano II y que llevó a la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica; y el actual sínodo sobre la familia que convocó el Papa Francisco.

#2. Quién asiste al sínodo

Las normas acerca de la composición del sínodo se encuentran en el Código de Derecho Canónico y sus normas relacionadas.

Sin entrar en detalles, lo integran los presidentes de las conferencias episcopales, otros obispos elegidos por estos órganos (según el número de obispos en cada conferencia), los patriarcas de las Iglesias de rito oriental, otros obispos designados por el Papa y algunos miembros de órdenes religiosas.

Además, en este sínodo en particular el Papa Francisco ha invitado a 38 observadores y 16 expertos (es decir, sin derecho a voto), incluyendo 14 parejas casadas. Entre ellos, no puedo dejar de mencionar al matrimonio chileno de Pilar Escudero y Luis Jensen.

La composición del sínodo nos muestra con claridad que no se trata de un órgano que represente a la Iglesia en su conjunto, ni siquiera a los obispos en general, y por lo tanto que su labor no es representativa ni decisoria, sino claramente consultiva.

#3. Cómo funciona el sínodo

Nuevamente conforme al Código de Derecho Canónico, corresponde al Papa convocar el sínodo, ratificar a los miembros que no son escogidos directamente por él, determinar los temas, presidirlo y clausurarlo. Cuando es convocado, la Secretaría envía un documento de trabajo a los miembros, que contiene las líneas generales del trabajo a realizar y las consultas que considerarán

El sínodo se desarrolla en sucesivas asambleas, y al concluir sus actas, que contienen las propuestas de los padres sinodales, son remitidas al Papa. Ahora bien, puede que estas asambleas no sean todo lo que uno esperaría. Karl Keating lo refiere así:

Lo que el Vaticano descubrió es que los obispos del mundo –no todos pero la mayoría– simplemente no habían hecho su tarea. En este sínodo anterior, resultó que la mayoría de los obispos no mostraron conocimiento de los escritos de Benedicto XVI o de su predecesor Juan Pablo II. ¡Muchos de ellos ni siquiera habían leído los documentos del Vaticano II! […] Así, los sínodos tranquilamente se han convertido en otra cosa. En vez de ser sesiones donde ilustrados obispos emiten enseñanzas para las masas, ahora son sesiones donde los obispos mismos son enseñados en las doctrinas.

Volviendo a la formalidades, el Papa, una vez recibidas las actas, a su turno responde con una exhortación apostólica post sinodal, que contiene las instrucciones y medidas prácticas que se espera que cada obispo implemente. Por ejemplo, Benedicto XVI publicó la exhortación verbum domini, luego del sínodo de 2008 cuya tema era “La Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia”; y el Papa Francisco hizo lo propio, con evangelii gaudium en respuesta al sínodo de 2012 sobre “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

Páginas: 1 · 2

16 comentarios

  
Horacio Castro
“La prensa intentará explicarlo, imaginando que existe una fuerza tradicionalista, enquistada en los pasillos de la curia romana, que paralizó incluso al Papa Francisco en realizar los ‘cambios que evidentemente él quería”. Muy buen análisis Pato. ‘Simulando’ ingenuidad, entonces pregunto ¿para qué este sínodo?
19/09/14 11:10 PM
  
Pato Acevedo
Lo mismo podría haber preguntado alguien antes del sínodo de 1985 convocado por los 20 años del Concilio Vaticano II, y así fue que tuvimos una obra monumental como el Catecismo de la Iglesia Católica.
20/09/14 1:39 AM
  
Horacio Castro
Veremos... Dios quiera.
20/09/14 2:31 AM
  
DavidQ
Ninguna obra, por monumental que sea, podría superar los sesudos análisis de los entendidos en la materia, más de un año antes de la llegada del Sínodo. Siendo así, me parece un desperdicio convocarlo.

Ni siquiera voy a utilizar el argumento de "darle el dinero a los pobres", pero los pobres obispos, muchos ancianos, ¿qué necesidad tienen de ir a encerrarse lejos de su tierra, si todo está ya dicho?
20/09/14 4:53 AM
  
Pato Acevedo
@ DavidQ: No entendí ¿Cuáles son los "sesudos análisis de los entendidos"? ¿En qué materia "todo está ya dicho"?
20/09/14 4:22 PM
  
DavidQ
@Pato: Aquí, sin ir más lejos, ya se han publicado varias veces todas las conclusiones posibles del Sínodo, sin dejar resquicio alguno a modificación. Los obispos, según he leído, llegarán únicamente a condenar a Kasper, ponerle un tapabocas a cualquiera que opine lo contrario y emitir un comunicado ininteligible que nadie leerá, entenderá y muchos menos aplicará (y que por supuesto los medios interpretarán mal).

Como no aparezca la Virgen con el milagro del sol transmitido 24 horas por CNN, el Sínodo no va a ningún lado, según dicen los entendidos.
20/09/14 5:30 PM
  
Leonardo
En realidad el proceso del Sínodo será mucho más largo y continuará en 2015. Los diarios van a tener que esperar para especular con la Iglesia como les encanta hacer. Debe ser, al menos en parte, porque se les permite. A ver si El Pais va a meterse con los grados que debería tener la Masonería, por ejemplo, o con la obsolecencia de sus rituales. Pero a la Iglesia sí, se le puede decir que debe adaptarse a los tiempos y debe transformar el realismo metafísico en el idealismo según el ideario de liberté, egalité, fraternité, un tanto ampliado últimamente (el ideario incluye sus propios Robespierre actualizados, desde luego). Creo que deberían llamarse todos a silencio, y el que quiera otra cosa: START A NEW RELIGION, BOY!! para que quede más new-age ;-)) Al Sínodo lo que es del Sínodo.
20/09/14 6:54 PM
  
Reco
Haciendo un resúmen de todo lo que he leído en este portal respecto al tema del "Curso de jalón de orejas y capacitación de tareas no hechas", perdón, del próximo Sinodo a celebrarse, podemos resumir que se reunirán, quien sabe para qué...

Es curioso que algunos pocos se quejen de tanta especulación mediática espantosa y a la vez hablen tanto de este este tema en un medio (que es parte de "mediática") y que nada habrá de traer novedoso a la Iglesia atinada y 100% practicante que somos, aportando toda clase de posibles resultados menos, claro, cambio de puntos y comas. Me parece que tanto aquí como "allá" se especula por exactisimamente igual. Tiempo al tiempo. Usen corta uñas. Saludos.
21/09/14 1:48 AM
  
Alf_3
Creo firmemente que este Sínodo dará luz en algunos aspectos, ya que lo haya definido SS Francisco. No será en balde. Si bien, NO modificará la doctrina, traerá cierta frescura sobre el tema. El Espíritu Santo no está de adorno, por algo SS francisco seleccionó este tema. Los resultados dirán lo benéfico de dicho Sínodo.
Viva nuestra Iglesia con papa Francisco a la cabeza.
21/09/14 10:54 PM
  
Franco
¿Y los otros dos datos?
22/09/14 9:00 PM
  
Pato Acevedo
@ Franco: estan en la segunda pagina
23/09/14 12:13 AM
  
Francisco de México
¿Hacia donde va el Sínodo? Seguramente los obispos darán su opinión, pero en México lo que esperamos es que nos como enfrentar al mundo, las adicciones, el ruido y confusión que el mundo quiere introducir en el seno familiar. ¿Qué no hay razón suficiente para enfrentar al Mundo, el Demonio y la Carne?
24/09/14 4:23 PM
  
Nicolás
Pato, un buen tema para un debate sería la eutanasia, que está empezando a hablarse en Chile. Es una sugerencia, nada más.
24/09/14 8:44 PM
  
victor
soy mexicano y tengo tres hijos que enseñar y cuando los evangelios en la misa hablan del infierno, demonio y este tipo de situaciones los sacerdotes le dan la vuelta al evangelio de una manera tan radical y me pregunto DONDE ME VOY A APOYAR PARA ENSEÑAR A MIS HIJOS LA BUENA MORAL Y COSTUMBRES si los sacerdotes NO CUMPLEN con una homilía correcta acorde a los evangelios. el punto es : sería bueno que se hablara de esto también en el FAMOSISIMO sínodo . gracias
27/09/14 4:46 AM
  
Pato Acevedo
@ Víctor: Entiendo plenamente tu preocupación, pero considera esto: Tus hijos ven al sacerdote una vez a la semana, tal vez un poco más si eres realmente activo en la parroquia. En cambio, el padre y la imagen que puedan tener de él es muchísimo más importante.

Las homilías son importantes, y en 2008 hubo un sínodo respecto a la palabra de Dios, así que no hay más que implementarlo, pero para los niños más importante es el ejemplo de sus padres.
28/09/14 10:32 PM
  
Alvaro
El otro día estuvimos viendo un programa en 13TV en el que hablaban y tertuliaban sobre el Sínodo, en un tono en general muy bien informado.

Al día siguiente, asistimos con estupor a la noticia de Antena 3 sobre el mismo Sínodo... o más bien habría que decir sobre otro Sínodo: en el de la noticia, la búsqueda de las mejores formas de enfocar la cuestión familiar en el marco de la Nueva Evangelización había pasado a ser una especie de pugilismo entre obispos conservadores y progresistas, y la temática había pasado de ser el Evangelio a ser la clásica retahila de "logros" progres: abortismo, divorcismo, homosexualismo, degradantismo, corrompismo...

La pregunta automática fue: "Estos de Antena 3... ¿Qué se han fumado? ¡Deberían cambiar de camello!".

En fin, no hay lente más deformante que "los medios" del mundo a la hora de conocer las cuestiones de la Iglesia.

PD: Hay que reconocer que lo que publican los medios de comunicación se parece cada vez más a un test de Rorschach: apenas dice nada del hecho narrado, pero lo dice todo de quien lo narra.

Un saludo.
07/10/14 6:06 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.