Interesante debate sobre eutanasia en The Spectator

El Spectator es algo digno de ser reseñado: no en vano estamos ante una revista que se publica desde 1828. No he investigado al respecto, pero me imagino que muy pocas publicaciones se le acercan.

Pero no es solo su edad la que nos deja atónitos. Recientemente recogía un debate sobre la eutanasia entre su editor literario, Sam Leith y su editor asociado, Douglas Murray. El primero ferviente defensor de la eutanasia, el segundo no menos ferviente detractor. Una rareza que nos ha dejado una interesante discusión donde prima el argumento sobre la descalificación.

Leith empieza advirtiendo de que la ley que se discutió en el parlamento británico aboga por la eutanasia restringida a los enfermos a quienes, según el dictamen de dos doctores, les quedan menos de seis meses de vida. Murray responde que es un criterio arbitrario (¿por qué seis y no siete… o cinco?) y además sujeto a error en un tema como el de la vida donde los errores no se pueden rectificar.

Contraataca Leith con la idea de que nuestro cuerpo es solo nuestro y, en consecuencia, podemos disponer de el a nuestro antojo. Nadie, y menos el Estado, puede decirte lo que puedes y no puedes hacer con tu cuerpo, incluyendo tu decisión sobre cómo y cuándo deseamos morir (Leith, incidentalmente, se posiciona como contrario al aborto precisamente porque estamos ante dos cuerpos, el de la madre y el del hijo, y ésta, que según Leith tiene todo el derecho a hacer lo que quiera con su propio cuerpo, no tiene ningún derecho sobre el cuerpo de su hijo).

Murray niega la mayor: no, nuestro cuerpo no es algo sobre lo que podamos decidir a nuestro antojo. No lo hemos adquirido, nos ha sido dado. Y quienes nos rodean, desde nuestra familia hasta la misma sociedad, que tanto ha «invertido» en nosotros, tienen algo que decir. Aceptar que somos mónadas inconexas y autárquicas es la receta perfecta para la disolución de la sociedad.

Por otro lado, aceptar las premisas de Leith abriría la puerta no a la eutanasia para los enfermos terminales, sino al derecho al suicidio o, ¿por qué no?, al derecho a la mutilación y al comercio de órganos.

Murray continúa sacando su artillería pesada con datos sobre lo que ha ocurrido en Bélgica y Holanda tras la legalización de la eutanasia. No muy diferente de lo que ha ocurrido con el aborto, nos recuerda: nos lo vendieron como una solución límite para casos extremos y se ha convertido en un medio contraceptivo en un período extraordinariamente rápido. Lo mismo ha ocurrido en aquellos países: ahora ya no hablamos de eutanasia para enfermos terminales, sino para niños, enfermos mentales y aquellos que se sienten «cansados de vivir».

Leith replica que no porque haya sucedido esta deriva en Bélgica u Holanda ellos deben de dejar de hacer lo correcto, a lo que Murray contesta que negarse a considerar los efectos presumibles y constatables es ignorar la realidad.

El siguiente argumento de Leith es un viejo conocido, que por ejemplo se usó ampliamente en relación al aborto. Como de hecho ya se practican eutanasias, es mejor que haya una ley que las regule y que así se eviten los abusos. Un argumento que nunca se saca a colación de los delitos fiscales o de las violaciones, por ejemplo, que al fin y al cabo existir, existen.

Murray regresa a la capacidad para determinar el momento en que queremos acabar con nuestra vida y comenta sus conversaciones con médicos que le han confesado que esta decisión varía: nos imaginamos que si llegamos a un determinado estadio la vida se nos hará insoportable pero llegamos a ese estado y seguimos deseando vivir. Leith le contesta que lo que está planteando es la capacidad de nuestro ser ahora para determinar nuestro ser en el futuro. Sí, replica Murray, «¿puedes imaginarte en una cama, no deseando morir, pera sabiendo que vas a hacerlo porque una vez firmaste un formulario que el Estado ahora quiere ejecutar?».

El debate sigue luego con una discusión acerca del sentido de santidad de la vida a la luz de la experiencia del siglo XX y acaba con una profunda advertencia de Murray (que, en mi opinión, gana por goleada): «Hay algo muy profundo que le ocurre a una sociedad que permite la eutanasia. Cambia la actitud de la gente hacia ellos mismos. Refuerza la idea de la autonomía individual y destruye el acto común de vivir… Desplaza y altera nuestra percepción no solo de la vida, sino de nosotros mismos, de lo que estamos haciendo, de nuestro sentido».

Pues ya ven, el veterano Spectator sigue dándonos buena materia para reflexionar sobre un asunto de una enorme gravedad.

 

36 comentarios

  
Oscar de Caracas
La cultura de la muerte es la cultura del goce, del placer y de la libertad sexual disoluta sobre todo...si no hay felicidad y dado que nacemos con el derecho para ser felices que sentido tiene el sufrimiento si no queda ninguna alternativa de goce...pero el sadismo y el sacrificio humano son poderosas herramientas de placer también...seguimos siendo esclavos de nuestras pasiones.
20/05/19 7:08 PM
  
Rafa
Hay algo diabólico en todo esto porque, en efecto, Murray gana por goleada con su argumentación, pero dudo mucho que haya convencido a los Leith de turno.
Gracias por la reseña.
20/05/19 7:22 PM
  
Forestier
Asi da gusto, que se debatan temas candentes en la sociedad de forma civilizada (que un católico debería tener muy claros) y que personas como Murray, gracias a su serenidad anímica, nivel cultural y profundidad antropológica, es capaz de argumentar con eficacia y dejar en pañales los "tópicos" y la frivolidad sobre la eutanasia que mantienen muchas personas, y por desgracia tantas instituciones y políticos con cargos de responsabilidad.
20/05/19 7:23 PM
  
Juan Carlos de Argentina
Hay un aspecto con respecto a la eutanasia que no me parece se toca lo suficiente. La CARGA MORAL que representa para el enfermo. Sin eutanasia, los trabajos y costes que su enfermedad le acarrean a la familia, serán una consecuencia no deseada de la enfermedad que el enfermo querría evitar pero NO PUEDE.
En cambio, con la posibilidad de la EUTANASIA, cada trabajo, cada coste, pasa a tener implícito el "podría evitarse" si el enfermo decidiera de una vez terminar con todo.
Como en otras casos, hay POSIBILIDADES que es MEJOR DIRECTAMENTE NO TENER.
20/05/19 7:25 PM
  
Chico
A mi me sobran esos dos discursitos. La vida natural nos la da Dios para ser vivida en la Fe católica. Quita la Fe y la vida no tiene ningún sentido . Recemos rosarios para que todos tengan y vivan la Fe católica.
20/05/19 8:21 PM
  
sofía
Muy interesante. Convincente Murray.
También acertados los comentarios.
20/05/19 11:26 PM
  
Horacio Castro
Muy buena presentación del debate, hasta con la convicción contra el aborto de un partidario de que unos pocos dictaminen sobre ‘el derecho a vivir’. “( ) pero llegamos a ese estado y seguimos deseando vivir”. Hay un excelente ensayo, de la Dra. Diana Cohen, cuyo título ya es definitorio: “El suicidio, deseo imposible”, conclusión a la que llega al modo de Baruj Spinoza con su paradoja de la muerte voluntaria. Hoy cuando se habla de eutanasia no se habla de suicidio como acto desesperado, sino de la muerte imponible como la solución del problema que representa para algunos la vida de otros. Obviamente diferenciamos del suicidio la abnegación de quien “da la vida por sus amigos”. Es inaceptable que por ley se pueda, cuando menos, decidir incluso contra la oposición de sus responsables temporarios la muerte de una persona incapacitada (y hasta contra su propia voluntad según se desprende del artículo). Se suma a otros cuestionamientos éticos que ésta es la eutanasia que se pretende imponer por ley en varios países. Es importante la solidez de los argumentos que se emplean en estas cuestiones, evitando la mala interpretación de planteos religiosos. En otro blog he leído, por ejemplo, el desatino de abarcar en un mismo criterio, la gestación subrogada (vulgar alquiler de vientres) y la fertilización in vitro, con la inseminación artificial homóloga. Supuestos expertos llegan a afirmar erróneamente posteriores problemas de identidad y la existencia de una pluralidad de embriones y su crioconservación como consecuencia de la inseminación artificial homóloga, que simplemente es una ayuda al acto conyugal y a su fecundidad . Inclusive, durante el mismo, con un procedimiento especial pueden ser recogidos los gametos masculinos a emplear. En otro tema, es cierto que se recurre también al aborto de personas, que sin duda es un crimen, como si fuera un método anticonceotivo más, pero creo que, por esto mismo, es un error argumentar simultáneamente contra aborto y anticoncepción.
20/05/19 11:43 PM
  
Palas Atenea
A mi los debates sobre moral me hunden en la miseria porque la moral no es terreno que se pueda defender con la razón. El Demonio, perfecto demagogo y mejor orador que Cicerón, puede presentar argumentos a primera vista muy convincentes para "analizar" un precepto moral.
Para que una ley aprobara el aborto se sacó la casuistica: violadas, pobres de solemnidad, emigrantes embarazadas, etc...pero lo único que esta ley ha echado por tierra es algo que nos consolaba a todos: la figura de la madre y el famoso instinto maternal que, desgraciadamente, no existe.
La madre ya no es lo que era porque ya no es fiable, se puede esperar de ella cualquier cosa: que te aborte, por ejemplo.
Lo mismo ocurre con la vida, mucho abolir la pena de muerte para reclusos, mientras la autorizamos para los que están fuera de las cárceles. También es un recurso fácil, como el aborto, de bajo coste social y gran "satisfacción" para el individuo enfermo o nihilista.
Pero si la defensa del Paso de las Termópilas fue producto de la sociedad militarizada espartana, esta sociedad tendrá también que generar acciones según la educación individualista que da que en nngún caso serán altruistas ni heroicas.
21/05/19 8:51 AM
  
Palas Atenea
Asumamos que una sociedad con aborto y eutanasia es una sociedad degenerada que ya no puede pedir a nadie ningún tipo de sacrificio: ni por la familia, ni por la tribu, ni por su país, ni por Dios porque ella misma se encarga de ridiculizar a los que aún conservan esa capacidad. Cualquiera que se obstine en mantener un razonamiento o una postura moral sin cambiarlos a lo largo de su vida será un peligroso fanático.
21/05/19 8:58 AM
  
gringo
A veces te pasas de dramática Palas Atenea y sin darte cuenta de tus contradicciones.
Pones de ejemplo a Esparta y luego dices que una sociedad con aborto y eutanasia es degenerada e incapaz de exigir sacrificios.
Pues precisamente Esparta es el mejor ejemplo de sociedad que practicaba la eugenesia (que moralmente para la Iglesia está al nivel del aborto y la eutanasia ) y de sociedad que pedía a los suyos los mayores sacrificios.
21/05/19 11:09 AM
  
gringo
Los discursos tremendistas están de más.
Nuestra sociedad durará lo que tenga que durar.
La sociedad nacional-católica española tenía fecha de caducidad biológica, una vez muerto Franco se acabó. Igual hubiera dado que el dictador viviera diez años más o diez menos.
De momento la democracia constitucional ya ha durado más que la dictadura, y lo que nos queda. Aunque sigan los profetas del apocalipsis anunciando nuestra destrucción cual Sodoma, por nuestros muchos pecados.
21/05/19 11:24 AM
  
Palas Atenea
No son contradicciones, gringo, la sociedad espartana tenía un tipo de moral a la que se ceñía, no era la cristiana, pero era una moral. En su estructura militar los niños defectuosos no tenían cabida. En parte lo mismo pasaba con la sociedad azteca. Pero no había contradicción en su moral draconiana: nacían para luchar y enfrentar la muerte, eran sociedades con modelo heroico que se pueden seguir aunque no se compartan.
El cristianismo acabó con ese modelo pero no con la idea de que había causas por las que merecía la pena morir, por la patria y, sobre todo, por Dios.
Esta es una sociedad caótica en la que ya no es Dios, ni la patria, ni la familia, ni ninguna cosa que esté por encima de cada uno de nosotros sino que es el individuo, íngrimo y solo, la medida de todas las cosas y, por lo tanto la muerte de otro-aborto-o la de uno mismo no tiene más que el triste objetivo de beneficiarme a mi. No hay moral individual.
21/05/19 12:20 PM
  
Palas Atenea
Los discursos tremendistas no están de más porque los discursos optimistas carecen de sentido con lo que nos viene encima.
Todo aquello que creíamos superado vuelve y vuelve como un sinsentido. Una sociedad que tiene que organizar el ocio porque sus ciudadanos ya no son capaces de divertirse por sus propios recursos está condenada a muerte. A los jubilados, como si fueran desnortados, les organizan las partidas de cartas, las celebraciones, los viajes del Inserso, los cursillos de "aprenda usted lo que quiera" aunque nunca haya pensado en ello, etc...y si no le gusta venga a que lo eutanasiemos.
La capacidad de sostenerse en el ser que tenían nuestros antepasados ya no la tenemos, o tenemos que hacer grandes esfuerzos para encontrar nuestro camino impulsados, no en la sociedad, sino en nuestras propias fuerzas-esas que salen de dentro-y que están alimentadas por el espíritu que niegas.
Cuando yo era joven los totalitarismos me horrorizaban, ahora veo esos mismos totalitarismos instalados en la democracia.
Estoy acabando un trabajo inconcluso, lo abandoné en 2008, sobre la vida en la Unión Soviética, y ahora cuando veo aquellas procesiones ateas que organizaban por Navidad y Pascua de Resurrección delante de las iglesias me parecen cosas de niños comparadas con una intrusión de las FEMEN en una iglesia con las tetas al aire y esos eslóganes tan espantosos; oigo las famosas homilías del Obispo von Galen contra la eugenesia practicada por los nazis y me dejan fría ante las leyes de la eutanasia que se nos vienen encima.
Los totalitarismos están en la democracia y la falta de libertad que se respira es ya tan ostensible que solo personas como tú, que no saben lo que es, pueden negarla.
21/05/19 12:37 PM
  
Chico
Gringo: En esta , estás fuera de combate.
21/05/19 1:24 PM
  
gringo
La ministra de Justicia hizo muy bien en marcharse indignada hace unos días de un acto en el campo de exterminio de Mauthausen, cuando una representante de la Generalitat se atrevió a comparar frivolamente la situación de los políticos presos por el referéndum ilegal con lo que pasaron los miles de republicanos españoles torturados y asesinados en aquel lugar por los nazis con la connivencia del gobierno franquista.
Llega un momento en que las exageraciones, los lugares comunes y la frivolidad cansa e indigna.
Tengo familiares represaliados de aquella época y no soporto que entre cierto sector reaccionario de la sociedad española de haya instalado la costumbre de comparar nuestra democracia con los regímenes totalitarios.
El mismo insulto a las víctimas de los auténticos totalitarismos los hacen la botarate de la Generalitat como Palas Atenea.
Aquí no hay campos de exterminio, ni juicios sumarios, ni ejecuciones extrajudiciales, ni la policía va a buscarte a tu casa a las tres de la madrugada por criticar al gobierno o rezar el Rosario.
Ya está de bien de tonterías de nacionalistas catalanes y nacionalistas españoles, iguales en du demagogia y su odio a la democracia, y diferentes sólo en la bandera en la que se envuelven queriendo ser más que nadie.
El que piense que vivimos en un Estado totalitario, que se vaya a Corea del Norte y luego nos cuente.
22/05/19 11:25 AM
  
Palas Atenea
Tú confundes los totalitarismos con las muertes violentas hechas por militares como si un gobierno solo fuera totalitario cuando fumiga a sus enemigos con napalm o utiliza las armas. El aborto, la eutanasia y todas las demás muertes silenciosas no son muertes porque se dan en una democracia y las hacen los médicos. Si la ciencia es neutra lo será tanto si inventa el gas ziklón como si utiliza la inyección letal, porque algunas personas de esos campos de exterminio, como el pastor Schneider o San Maximilian Kolbe, murieron así. Que yo sepa al último le pusieron una inyección de estronfatina y al primero de ácido carbónico, por lo tanto hay que considerar que fueron tan afortunados como los eutanasiados, con consentimiento o sin él ¡qué vaya usted a saber!
22/05/19 1:22 PM
  
Palas Atenea
De todas maneras hay razonamientos estupendos, como este de alguien que fue fiscal general de la URSS, Kyrilenko, famoso porque tenía el pico de oro, y que hizo la siguiente disquisición:
"El 23 de junio de 1918, explicó, en una alocución famosa, que no había habido contradicciones entre la ejecución del almirante Shchastni y la previa abolición de la pena de muerte por parte del Gobierno bolchevique en noviembre de 1917 ya que el almirante no había sido condenado a "muerte" sino a "ser fusilado".
Vaya usted a razonar con este sujeto sobre la diferencia entre condenar a muerte y fusilar. Por eso explicarle a alguien que la eutanasia está mal puede ser contestado de manera parecida: "no vamos a matarle sino a ponerle una inyección". La razón práctica suele ser muy útil. El que no quiere ver no ve, el que no quiere oír no oye y el que no quiere razonar dice tontería tan válidas como cualquier razonamiento según el contexto en que se digan. Si el contexto es favorable a la eutanasia, como lo era la pena de muerte "inexistente" en la URSS en aquel momento, cualquier eufemismo sirve para saltarse lo que sea y, además, legalmente.
22/05/19 3:44 PM
  
IVAN AREVALO
El debate se justifica solo desde un punto de vista estético y no racional,solo la verdad justifica la razón, pero cual es la verdad? solo es la realidad que nos encara y el presente corrompido que estamos viviendo es la irrefutable existencia del ser y de sus acciones, yo en mi ignorancia lo único que se es que la eutanasia se quiere legalizar a discreción y cuyo objetivos recónditos e inextricables apestan a maldad al igual que el aborto
22/05/19 9:08 PM
  
Palas Atenea
El debate sobre algo que debería ser meridianamente claro para todos no tiene justificación ni estética ni racional. Explicar ciertas cosas da asco.
22/05/19 10:49 PM
  
Palas Atenea
Cuando se abre un debate sobre temas que están ocultos en las conciencia de todos, por más que se niegue esa evidencia, aquel que niega la conciencia del mal nunca va a ser convencido porque él ya he hecho la labor previa de convencerse a si mismo y ha elaborado estrategias escapistas. Una de esas estrategias es convertir la norma en casuística-montones de ejemplitos a cada cual más lacrimógeno-y otra simular que, una vez lanzado el tema, este se puede controlar, es decir que existe un límite. Verbigracia: la eutanasia será, por supuesto, voluntaria, a sabiendas de que la sociedad es muy manipulable, y si los casos de eutanasia llegan a un cierto volumen, el resto de la población se verá compelida a eutanasiarse sí o sí porque los medios de comunicación, bien alimentados por los gobiernos de turno, ya se encargarán de decir, un día sí y otro también, que los costes de los enfermos crónicos o terminales son inasumibles por la sanidad pública. No es la primera vez que un "derecho" acaba siendo una obligación y que, después de convencerte de que "tu vales mucho, nena" te piden el pequeño sacrificio de que no des la lata porque, ¡oh, maravilla!, de valer mucho has pasado a no valer nada.
22/05/19 11:07 PM
  
Palas Atenea
Un ejemplo de trampa saducea en la que cae el pardillo dialogante es la pancarta que llevan los pro-vida en Argentina que dice: "Salvemos las dos vidas", dando a entender que toda mujer que da a luz está en peligro de muerte y que se trata de elegir entre dos vidas.
22/05/19 11:12 PM
  
IVAN AREVALO
Palas Atenea, tiene razón justificar academicamente el aborto y la eutanasia da repugnancia,los debates serian elevados sobre fenómenos elevados como la expresión artistica,que ennoblece la vida,como escuchar a Mozart,sin embargo el debate de la eutanasia a pesar de su esterilidad es solo una sinfonía de doctas razones sin sustrato palpable pero agradable,pues se esgrimen razones de lo profundo y lo superfluo,de la sombra y la luz,estamos ebrios y extasiados de la verdad y ¡solo la verdad te hara libre! Palas debemos tomar partido,somos terrenales y aun no vendrá Cristo en nuestro auxilio, se requieren personas de acción mas que intelectuales para defender la verdad ,la luz de cristo
22/05/19 11:27 PM
  
IVAN AREVALO
Palas, lo que se da a entender la pancarta de " salvemos las dos vidas" es que en caso de las causales que propugna el asesinato del bebe en el vientre de su madre como inviabilidad fetal, riesgo de la madre o violacion es menester salvar a la madre y el niño.
22/05/19 11:32 PM
  
Horacio Castro
La exhibición de las pancartas con el eslógan "Salvemos las dos vidas", solo tiene sentido en los casos donde algunos argumentan un auténtico o supuesto riesgo de vida para la gestante. Hasta comer, beber, etc. puede ser un riesgo de vida. Por eso es importante la elección de los argumentos que se utilicen contra el aborto y no caer en desatinos incomprensibles como el el del post que ‘nos habla (erróneamente) de la inseminación artificial” como mencioné anteriormente.
23/05/19 1:58 AM
  
Alberto GT
Hoy tengo un examen. Palas y otros, les ruego que ruwguen por mí.
23/05/19 8:36 AM
  
Palas Atenea
Alberto: He rogado por ti, pero ya sabes que el Padrenuestro dice: "hágase tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo". En manos de Dios te dejo, porque siempre rezo así, para ti, para mi, para todos.
24/05/19 10:19 AM
  
Guillermo PF
"El cristianismo acabó con ese modelo pero no con la idea de que había causas por las que merecía la pena morir, por la patria y, sobre todo, por Dios".
- Una vez más vuelvo a citar la sabiduría popular andaluza. Se dice "esto es morir por Dios" a la hora de enfrentar una tarea tan extenuante como absurda, un desafío inútil.
Y es que, en verdad, qué necesidad tendrá Dios de que perdamos la vida, que Él mismo nos ha dado, por una religión.

Y sí, Palas, estoy de acuerdo con Gringo. Sobreactúas.
De hecho, has vuelto a utilizar "íngrimo".
24/05/19 12:00 PM
  
Palas Atenea
Cualquier persona que intente escribir bien sobreactúa. Para un venezolano la palabra íngrimo es de uso corriente y muchas veces en América nos dan sopas con ondas en el uso del castellano. Los mexicanos inventaron el verbo ningunear que ha tenido éxito, el adjetivo íngrimo es muy descriptivo y no hay razón ninguna para no utilizarlo. Simplemente, lo que no se conoce se mira en el diccionario. Por algo la generación del 27 revindicó a Góngora y no hay por qué dejar de leer a Rubén Dario por ser culterano. Criticar el estilo de las personas como si también hubiera una única forma de escribir es más de lo mismo: uniformidad. Lo que hay que criticar es el mal uso del castellano, no la utilización palabras en desuso si todavía las recoge el diccionario.

La Llave del Mundo: Palabras interesantes, hermosas, raras y divertidas:
Íngrimo: Solitario, abandonado, sin compañía.
Del portugués ingrime.
Lo cierto es que íngrimo es un vocablo de uso frecuente en América Central, Colombia, Ecuador, Venezuela. En España prácticamente no se usa, muy poca gente conoce su significado... ¡pero eso va a cambiar desde hoy!.
Íngrimo expresa la soledad completa, íntima y profunda: aquélla que trasciende contextos y emociones puntuales...
24/05/19 12:31 PM
  
Palas Atenea
En cuanto a que Dios no tiene necesidad de que perdamos la vida, teniendo en cuenta de que Dios no tiene "necesidad" de nada, es una de las muchas formas con las que uno se engaña para pensar:
1) Que Dios no tiene en cuenta para la santidad o perversidad de las personas.
2) Que ya ha decidido que el "Sígueme" de los Evangelios no quiere decir nada. De manera que un mártir es un idiota para que los demás seamos listos y recibamos el mismo pago que está ya estipulado de antemano gratis et amore. Tu dios no es Jesucristo porque Él ya nos advirtió el coste de su seguimiento, si no te gusta Buda puede ser el sucedáneo, pero no insistas en ese cristianismo descafeinado porque no te lleva a ninguna parte. Todo tiene un coste, la comodidad también.
24/05/19 12:42 PM
  
Palas Atenea
Lo sorprendente es que nunca nadie me ha criticado por incorrecciones sintácticas, que las cometo y muchas por escribir de prisa, criticarme por utilizar palabras bien definidas en el contexto, señala al corrector por incompetente, no al corregido.
24/05/19 12:50 PM
  
Guillermo PF
"Cualquier persona que intente escribir bien sobreactúa".
- Santa Teresa, perdónala porque no sabe lo que dice.
25/05/19 4:11 PM
  
Palas Atenea
"Una vez más vuelvo a citar la sabiduría popular andaluza. Se dice "esto es morir por Dios" a la hora de enfrentar una tarea tan extenuante como absurda, un desafío inútil". Quién ha dicho esto debería avergonzarse de citar a Santa Teresa.

"Oh qué venturosa suerte
se le siguió desta guerra;
ya no durmáis, no durmáis,
pues Dios falta de la tierra.
Con grande contentamiento
se ofrece a morir en cruz,
por darnos a todos luz
con su grande sufrimiento.
¡Oh, glorioso vencimiento!
¡Oh, dichosa aquesta guerra!
Ya no durmáis, no durmáis,
pues Dios falta de la tierra.
No haya ningún cobarde,
aventuremos la vida,
pues no hay quien mejor la guarde
que el que la da por perdida".

¿No es esto, precisamente, lo que es necedad para ti según "la sabiduría popular andaluza"? ¿y osas mencionar a Santa Teresa?






25/05/19 5:57 PM
  
jose luis de argentina
GRACIAS por el nivel de vuestros comentarios, sin descalificaciones.
Me gustaria agregar, desde mi estado de sorpresa ante el giro social que defiende la muerte, la disgregacion familiar, el ensalzamiento de las sexualidades no reproductivas, la condena judicial del pensamiento y las acciones clasicas, etc, etc... que la causa de este debate se encuadra en lo que se llama la ventana de Overton, metodologia por la cual la sociedad terminara aceptando lo que hasta hace poco le parecia imposible. Y lo mas llamativo de toda esta compleja hoja de ruta es que su objetivo final consiste en la disminucion de la poblacion mundial en al menos 50%. todos los esfuerzos del poder mundial estan orientados en lograr esos objetivos, y si valoramos las acciones de los politicos, sus leyes, sus mensajes, el destino de las subvenciones ,etc, entendemos todo lo que esta pasando, esa es la respuesta al PARA QUE.
26/05/19 9:56 AM
  
Palas Atenea
Eso dalo por supuestísimo, no sé lo que es la ventana de Overton pero eso que dices está claro como la luz y los debates no lo detendrán. Lo único que puede detener tal cosa es la resistencia que puedan encontrar y que el "para qué" cambie de rumbo por razones estratégicas o económicas más que morales. Por poner un ejemplo: si la población de la UE descendiera a niveles alarmantes y la de Rusia descendiera menos el "para qué" cambiaría porque entonces sería un "para que Rusia no nos trague". Nivelar la población mundial a base de abortos y eutanasias no es tan fácil porque siempre habría poblaciones más afectadas que otras y las más afectadas, por ricas que fueran, con un descenso poblacional como el español se convertirían en títeres de aquellas con una población mayor. Lo que deja a los totalitarismos al mismo nivel que las democracias porque los "para qué" son los mismos.
26/05/19 1:23 PM
  
Palas Atenea
Eso explica por qué los totalitarismos del s. XX van perdiendo su aureola de tremendismo en la medida que las democracias se van pareciendo a ellos. De momento la delgadísima línea que los separa son las guerras, pero no ya la eugenesia, el aborto y otras medidas que antes en las democracias no se daban. El camuflaje de las muertes producidas sin enfrentamiento bélico algún día saltará cuando los números de muertes médicas lleguen a cotas injustificables y a alguien se le ocurra hacer un paralelismo entre las muertes producidas por las guerras y las silenciosas de quirófano.
26/05/19 1:32 PM
  
gringo
Habrá que explicar a ignorantes y demagogos que las líneas que separan democracia y totalitarismo, son las garantías judiciales, separación de poderes, elecciones libres, pluralidad de partidos, igualdad ante la ley, lucha contra la discriminación, abolición de la pena de muerte, libertad de expresión y de asociación, libertad de culto y de movimiento, etc.
Pero nada, que sigan felices en su burbuja gritando de pánico que esto es un totalitarismo.
Igual que la anoréxica se ve girda en el espejo aunque pese cuarenta kilos, nuestros infocatólicos se ven con el pijama de rayas.
Delirio paranoide lo llaman los psiquiatras.
02/06/19 4:08 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.