Choque de cardenales: Kasper contra Newman

Kasper contra Newman

Estaba estos días dándole vueltas al tema del desarrollo de la doctrina, cuando me topo con un artículo del padre Dwight Longenecker en el National Catholic Register que expresa perfectamente lo que yo quería decir. Y que plantea dos alternativas: o el cardenal alemán Walter Kasper o el británico John Henry Newman.

El artículo de Longenecker viene motivado por el próximo Sínodo de la Familia, y en concreto por las declaraciones del cardenal Kasper a raíz de la presentación de su nuevo libro, “La Revolución de la ternura y el amor del Papa Francisco”, en las que se refería explícitamente al Sínodo como a una batalla que hay que ganar.

Parecen haber pasado los tiempos en los que el principal argumento para cambiar las enseñanzas de la Iglesia en lo que se refiere al matrimonio era el de la distinción entre la doctrina y la pastoral (un argumento en el que hoy mismo leo que insiste un obispo español que aún no se ha enterado de que no hay por dónde cogerlo). Les debemos principalmente a los cardenales Müller y Sarah el haber aclarado que esta separación no es posible, que no se trata más que de una artera trampa. En palabras del guineano cardenal Robert Sarah, “la idea que consistiría en colocar el Magisterio en un bello cofre y separarlo de la práctica pastoral, que podría evolucionar de acuerdo a las circunstancias, modas e impulsos es una forma de herejía, una peligrosa patología esquizofrénica”.

Puesta en evidencia la falsedad de este argumento, Kasper vuelve ahora a la carga con el tema del desarrollo doctrinal: tras insistir en su tesis de que los divorciados que se han vuelto a casar civilmente deberían poder comulgar bajo ciertas circunstancias, Kasper afirmó que confía en que “el Sínodo será capaz de encontrar una respuesta común, con una gran mayoría, que no será una ruptura con la tradición, sino una doctrina que es un desarrollo de la tradición”.

Como decía, es un tema sobre el que estaba pensando pues se suele utilizar a la hora de justificar cualquier cambio en las enseñanzas de la Iglesia, no sólo en lo referente al matrimonio, sino a cualquier aspecto de las mismas (en concreto, me movió a estudiar un poco este tema ciertas afirmaciones recientes sobre el tema de la pena capital). Pero no hay que ser un gran teólogo, pensaba yo, para comprender que desarrollo es crecimiento a partir de lo existente, no negación y destrucción de lo ya existente. Desarrollar nunca puede ser negar lo anterior. Y aquí es cuando encuentro las iluminadoras reflexiones de Longeneker, quien se asombra de que un cardenal de la Iglesia católica como Kasper entienda tan poco acerca de este aspecto, esencial, del desarrollo de la doctrina (aunque una mirada a la misma historia de la Iglesia te cura de espantos a este respecto y te da, o al menos a mí me da, bastante tranquilidad).

Vale la pena leer con atención este pasaje, en la que se hace referencia a las pautas que se derivan de la enorme obra del cardenal y ya beato Newman:

Estas pautas fueron especificadas por el Cardenal John Henry Newman en su histórico ensayo sobre el tema en 1878. En palabras sencillas, el auténtico desarrollo de la doctrina no solo debe estar en continuidad con el pasado, sino que debe de haber también un crecimiento natural que sea consistente con el pasado y no contradictorio. Lo que parece una innovación debe ser un fruto lógico de la semilla de verdad original. Además, la “nueva” verdad debe ser vista como ya existente en forma germinal en la enseñanza primitiva y la “nueva” verdad debe ser una consolidación, no una destrucción, de la “vieja” verdad. Por último, Newman dice que debe haber “vigor crónico” en la doctrina desarrollada; en otras palabras, se presenta a sí misma como el fruto dinámico y vibrante de la vieja verdad, no como una disminución de aquella verdad”.

¿Alguien duda de que Newman gana por goleada?  ¡Y qué claro queda!

Longenecker acaba de aclarar el asunto citando al arzobispo de Bolonia, Carlo Caffarra, en una entrevista publicada el pasado 15 de marzo en Il Foglio. Allí afirmaba Caffarra lo siguiente:

Los que sostienen esta hipótesis no tienen una respuesta a una pregunta muy sencilla: ¿qué pasa con el primer matrimonio, rato y consumado? La solución propuesta nos lleva a pensar que el primer matrimonio permanece intacto, pero que también hay una segunda forma de convivencia que la Iglesia legitima. Por lo tanto existe un ejercicio extramarital de la sexualidad humana que la Iglesia considera legítimo. Pero con esto viene la negación de la piedra angular de la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad. En este punto, uno podría preguntarse: ¿y por qué no aprobar la cohabitación a voluntad?, ¿y por qué no las relaciones entre homosexuales? Esto no es sólo una cuestión de práctica, también toca la doctrina. Inevitablemente. Uno puedo decir que no lo hace, pero lo hace. No sólo eso. Introduce una costumbre que a la larga determina esta idea en la gente, y no sólo entre los cristianos: no hay tal cosa como un matrimonio absolutamente indisoluble. Y esto es con certeza contrario a la voluntad del Señor”.

Me parece que poco hay que añadir y que, una vez más, y aunque Kasper y quienes comparten sus tesis se empeñen en hacernos creer que no, el tema está ya zanjado y no hay partido que jugar.

22 comentarios

  
Juan Mariner
El tema está zanjado desde hace 2.000 años. Pero yo creo que el debate sincero es bueno para disipar todo atisbo de duda.
25/03/15 12:23 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Cardenal Walter Kasper:

Le conviene dejar de buscar medios de destruir la doctrina de nuestro Señor Jesucristo y dedicarse a rezar el Padrenuestro, deteniéndose en "y no nos dejes caer en la tentación".

Recuerde que Jesús dijo: "Os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres darán cuenta en el día del Juicio." (Mt 12,36). Me parece que esto es algo más que una palabra ociosa.

«¡Rompamos sus coyundas, sacudámonos su yugo!» El que habita en los cielos sonríe, el Señor se burla de ellos. (Sal 2,3s).

"No os engañéis; de Dios nadie se burla" (Gál. 6,7).

"Pero si aquel siervo se dice en su corazón: "Mi señor tarda en venir", y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los infieles». Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; A QUIEN SE LE DIO MUCHO, SE LE RECLAMARÁ MUCHO; Y A QUIEN SE CONFIÓ MUCHO, SE LE PEDIRÁ MÁS". (Lc 12,45-48).

"Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en Mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es forzoso, ciertamente, que vengan escándalos, pero ¡ay de aquel hombre por quien el escándalo viene!" (Mt 18,6s).
25/03/15 12:53 PM
  
Mariano (Argentina)
El discurso pontificio sobre la supuesta inmoralidad intrínseca de la pena de muerte ha sido verdaderamente escandaloso.
25/03/15 2:32 PM
  
alfredo
despues de esto pediran que los sacerdotes casen y con ello, se permitira que Los Clerigos ADULTEREN CONTRA SU MATRIMONIO QUE ES CON LA IGLESIA y Violen sus Votos de Castidad.
25/03/15 2:50 PM
  
Percival
Lo que se va a aclarar no es la doctrina o la pastoral del matrimonio, sino la fidelidad o no de una parte de la Iglesia a la verdad católica.
Y pensando en Kasper y Newman y la teología "de rodillas": está bien arrodillarse, pero depende delante de quién.
25/03/15 2:51 PM
  
Jordi
Me parece que Familiaris Consortio 84 permite que un divorciado recasado comulgue bajo estas condiciones:

1. Confesión
2. Convivencia more fraterno
3. Rite dispositus
4. Comunión privada

El divorciado recasado civilmente puede comulgar, pero debe confersarse y prometer que convivirá more fraterno (como hermanos), y la comunión deberá de hacerse con rite dispositus y comunión privada si hay peligro de escándalo y confusión.

En efecto, el primer matrimonio, rato y consumado, aún no anulado, válido por la Iglesia, puede compatibilizarse con un segundo matrimonio civil, reconocido por el Estado, sólo si hay esta promesa casi religiosa, de nunca jamás romper la convivencia more fraterno, y nunca más practicar la unión more uxorio, marital.

La comunión deberá de ser obligatoriamente privada cuando el divorciado recasado sea conocido pública y notoriamente en la iglesia donde comulgue, debido a que públicamente, el Pueblo de Dios sólo ve y conoce el primer matrimonio canónico, que permanece intacto, pero desconoce el acuerdo de convivencia more fraterno, que sólo es conocido en el fuero interno de los nuevos cónyuges.

El Pueblo de Dios, si viera que comulga el divorciado recasado, se escandalizaría y quedaría confuso, pues vería un caso de bigamia, dado que es manifiesto y notorio que también hay una segunda forma de convivencia que la Iglesia legitima, el segundo matrimonio civil, y por lo tanto, que existe un aparente ejercicio extramarital de la sexualidad humana, y con la comunión, deduciría que la Iglesia considera legítimo ser bígamo para este caso: un primer matrimonio canónico separado y un segundo matrimonio civil more uxorio.
25/03/15 3:20 PM
  
Argento
Les recuerdo que quien a impulsado, recomendado y ensalzado a Kasper a sido el Papa Francisco. ¡Estamos muy mal!
25/03/15 4:17 PM
  
Maria Elena Angola Garzaro
Si leyéramos, meditáramos y pusiéramos en práctica la sana enseñanza de nuestra Iglesia Católica, creo q no habría tanta discusión sobre temas en los que el Evangelio en las Sagradas Escrituras es tan claro. Se ha dejado de lado también importantes documentos papales, entre los cuales podría citar Humane Vitae, allí S.S. el Beato Pablo VI, aclara todo lo referente al matrimonio, noviazgo, la importancia de la Familia, los hijos; y como llevar adelante el proyecto más importante de todo aquél cuya vocación sea formar una nueva familia. Presenta los distintos problemas que se presentan en el día a día, como afrontarlos y salir Victoriosos; por supuesto con la Piedra Angular desde donde se debe construir cada familia: CRISTO JESUS, y los Sacramentos, por favor si se le diera mas difusión a este documento; además veríamos que todas las desviaciones que hoy dia se ven sobre lo que es y debe ser una familia, de alguna manera lo dejó entrever B. Pablo VI. Su gran preocupación y sufrimiento por lo que él veía podía venir lo dejó plasmado allí. Gracias Señor JESÚS por este documento que arroja luces concretas para restablecer la altísima dignidad de la familia; sin menospreciar de ninguna manera a ningún hijo de DIOS por haber tomado quizás decisiones no acordes con la Voluntad de DIOS. Unámonos en oración para que el Plan de DIOS conforme a su Santísima Voluntad se cumpla en cada uno de sus hijos, y los errores cometidos al respecto puedan ser corregidos acudiendo al sacramento de la reconciliación, "donde ocurren los Milagros más grandes de la DIVINA MISERICORDIA" (palabras de JESUS a Santa Faustina # 1448)
25/03/15 4:18 PM
  
Luis Fernando
Choque entre un beato que seguramente acabe siendo santo y doctor de la Iglesia y un cardenal infectado del liberalismo teológico que conduce a la apostasía. No hay color. Es el choque entre la fe católica y la herejía. Entre la verdad y la mentira.
25/03/15 4:30 PM
  
Ariadna
@Mariano (Argentina)

La pena de muerte no es cristiana. "No matarás" se nos ha ordenado. La pena de muerte no es un acto en defensa propia: es un castigo vengativo cargado de odio.
25/03/15 4:53 PM
  
Mariano (Argentina)
Estimada Ariadna, te pediría que repasaras el Catecismo. Y estudiaras un poco más. Sin acritud. Es un consejo.
25/03/15 5:13 PM
  
Ariadna
Una cosa es matar en defensa propia y otra es matar a una persona que ya ha sido reducida, que ya está detenida, que ya está encarcelada. Eso es inhumano e inmoral. Repaso el catecismo y vos repasá al Papa.
25/03/15 6:49 PM
  
Mariano (Argentina)
Bien, Ariadna, no es mi intención entrar en un debate sobre este tema. Fundamentalmente porque no hay debate posible entre católicos: la legitimidad moral de la pena de muerte es doctrina unánime de la Iglesia desde hace 2000 años. Si no lo quieres ver, es un problema tuyo.
25/03/15 7:35 PM
  
paraguayofiel
Ariadna - No hay comparación posible entre el Catecismo y el Papa, el primero tiene valor magisterial y el segundo SOLO y en contadas ocasiones y la pena de muerte en determinadas circunstancias es completamente moral y forma parte de la Tradición (con T mayúscula) que ningún papa puede cambiar. Otra cosa es que su utilidad práctica sea nula o casi nula con los avances en la técnica penal de represión y re inserción del condenado pero de ahí a decir que la pena de muerte es "inmoral" a secas existe un larguísimo trecho.-
25/03/15 7:52 PM
  
Palas Atenea
Ariadna: Me temo que si ahondas en el asunto cualquier castigo es venganza. Actualmente no sólo se cuestiona la pena de muerte sino la pena de vida-ni pena capital ni cadena perpetua-e incluso hay quién se plantea que "veinte años y un día en el penal de Cartagena", frase muy utilizada antaño, es una exageración.
Pero, por mera proporción pena-delito, es un insulto condenar a un asesino a cinco años y, además, sin trabajos forzados.
Hemos pasado de la pena capital, los trabajos forzados o la cadena perpetua a condenar a alguien a diez años en las mejores condiciones posibles. Y eso si es un asesino múltiple, un violador repetitivo o un terrorista. Ante eso pasar cinco meses en la cárcel por robar en una casa es ofensivo y altamente desproporcionado, por lo que los delitos que no son de sangre ni deberían castigarse. Cuando relativizamos tenemos que enfrentarnos también a esto. Así que si te roban no denuncies porque no vas a pretender que por dejar tu casa como un hospital robado vaya a dar alguien con sus huesos en la cárcel. Eso haría de ti una mujer muy mala y vengativa porque lo que tú puedas tener en tu casa-aunque seas millonaria-no vale cinco meses de la vida de una persona. Cuando se va de buena hay que ir de buena hasta las últimas consecuencias. Aparte que la disolución de la policía por inútil podría ahorrarnos un dinero de los impuestos.

25/03/15 9:18 PM
  
Palas Atenea
El beato John Henry Newman es demasiado para el cardenal Kasper. Su doctrina sobre la conciencia está recogida en el Catecismo, artículo 1778.
Si la conciencia, como dice Newman y recoge el Catecismo, es "el primer vicario de Cristo en la tierra" no nos va a exigir reclamar los derechos sino que nos va a obligar a cumplir nuestros deberes y, entre ellos, reconocer nuestros pecados.
El primer deber de conciencia de un asesino, Ariadna, es reconocer su pecado no exigir la pena menor, y el primer deber de alguien que se casa por segunda vez sabiendo que la Iglesia no admite más que un matrimonio indisoluble, es plantearse si el proceder de la Iglesia es arbitrario, en cuyo caso puede abandonarla, o si es él que está pecando.
Pretender que la Iglesia dé su brazo a torcer para que mi pecado no sea pecado o que el sistema penal me dé una pena mínima para poder decir que mi asesinato estaba, de algún modo, justificado, es hacer trampas en el solitario.
Y hacer trampas en el solitario es lo que más se lleva hoy en día.
25/03/15 9:43 PM
  
Gregory
Creo que no es necesario seguir hablando es un hecho que la enseñanza secular de la Iglesia esta ahí, no es un capricho ni nada parecido tiene una razón de ser como de tomar en cuenta.
25/03/15 10:08 PM
  
Librarius
« si los medios incruentos bastan para defender las vidas humanas contra el agresor y para proteger de él el orden público y la seguridad de las personas, en tal caso la autoridad se limitará a emplear sólo esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana » CATIC 2267

28/03/15 8:39 PM
  
OA
La alta traicion en tiempo de guerra, es reo de muerte porque el daño que se infringe a la mayoria tiene consecuencias. Es oto ejej. para los que van de"buenistas" y "misericordinos."
01/04/15 1:40 PM
  
sara
¿Se sabe cual es el numero real de verdaderos católicos(practicantes antes de su divorcio)?Pienso que muchas personas solo bautizadas,no tienen problema con su nueva situación.Y recuerdo el famoso caso por el que se establecio el aborto en EEUU o el primer matrimonio Gay en Argentina:solo para conseguir lo propuesto.Y aca,enredar.
Quien es realmente católico no pretende cambiar la doctrina y sabe aceptar las consecuencias de sus actos,aunque le duela.
06/04/15 2:53 AM
  
Enrique
Absolutamente de acuerdo con el acertado comentario de Luis Fernando.
El Cardenal Kasper va a ser el gran responsable del grave cisma que ocurrirá en la Iglesia luego del Sínodo de Obispos.
Un auténtico lobo con piel de oveja.
02/07/15 2:24 AM
  
LA FAMILIA, nos enseña a ser MISIONEROS DEL AMORRR R.atequista
Un punto de vista Católico, que no se nota "ni en las curvas" - común decir- entre lo que se admira hoy en los tiempos de buenismo y misericordismo...
Por eso se "tumban" del ideario de FAMILIA CATOLICA lo que es Gracia de Estado, camino de santificación, de formación cristiana, de vida que santifica por el Amor.
Para convertirlo en conveniencia, en un Ideal tal vez inalcanzable... De ahí el desprecio por la prole, los hijos frutos del Amor... que ahora se menosprecia y denomina "conejera"... GRAVE! Muy Grave!!!
25/07/19 10:38 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.