28.02.19

Mortalium Animos, la condena del falso ecumenismo

Muchos católicos, probablemente de buena fe, tienen una idea sincretista del ecumenismo, algo que no es recto, pues en el sincretismo hay un claro y grave menoscabo para la religión verdadera. De manera sutil se sitúa al mismo nivel a la Iglesia Católica y a las falsas creencias, un grandísimo agravio para la verdadera Iglesia de Cristo. En la práctica es bajar penosamente el listón, claudicar miserablemente ante la mentira, convivir con la falsedad, callar cobardemente aquellos puntos de la doctrina verdadera que puedan escandalizar a los que están en el error. Pareciera incluso que la Iglesia Católica se avergüenza de ser la única verdadera e incluso parece pedir perdón por existir.

Un verdadero ecumenismo tiende a llevar a todas las ovejas al verdadero aprisco de Cristo, a la única Iglesia que Él fundó: “Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor” (Jn 10:16).

S.S. Pío XI en su encíclica Mortalium Animos, nos da las pautas para practicar el verdadero y recto ecumenismo y condena con rotundidad como una peste el falso ecumenismo. Borja Ruiz ha estudiado a fondo este importante documento y resume los puntos principales de la encíclica.

¿Cuál es el verdadero ecumenismo que la Tradición de la Iglesia admite?

El ecumenismo recto es aquel que intenta y desea la unión de todos los cristianos bajo la única Iglesia de Cristo, la Iglesia católica. Este ecumenismo es un deber e incluso una obligación. De tal forma, su santidad Pío XI dedicó una encíclica para mostrar con claridad los puntos y las advertencias que debíamos tener en cuenta a la hora de practicar el ecumenismo con los herejes y cismáticos.

¿Cuáles son las principales orientaciones que establece Su Santidad Pío XI de feliz memoria?

En primer lugar, se reconoce que la fraternidad entre todos los hombres es algo deseable, algo a lo que debemos de aspirar, sin embargo no todo vale. Acto seguido, el Pontífice, deja absolutamente prohibida la organización o participación en congresos, reuniones o conferencias de aquellos que rechazan la verdadera religión. Todo encuentro con los hermanos separados debe ser única y exclusivamente para exhortarles a la conversión.

Tras este importante aviso, ¿Qué es lo que el Pontífice recuerda a la grey del Señor?

Que solo hay una religión verdadera, la Católica y que fuera de ella no hay salvación, solo hay una Iglesia con una única cabeza, un mismo gobierno, magisterio, sacramentos, tradición y dogmas. Son los elementos distintivos de la única Iglesia que fundó Nuestro Señor.

Aborda de nuevo la pretendida unión de iglesias cristianas. Por un ejercicio de pura lógica, cualquiera podría pensar que esa unión no existe, pero es falso, esa unidad ya está realizada. Ya hay una unidad de fe y de gobierno y esto se da en la Iglesia Católica. No es ningún ideal al que debamos de aspirar, ya existe.

¿Qué sucedería si negamos que esta unidad de fe y de gobierno sólo se da en la Iglesia?

Si negamos esto, relativizamos a la Iglesia Católica. Sería considerar que existen diferentes comunidades cristianas en plano de igualdad que van en busca de su unidad.

Tal es la lógica de estos movimientos ecuménicos, que pretenden establecer un mínimo común de doctrina desechando todo en lo que discrepen. Si bien en una pedagogía ecuménica, puede servir, observar los puntos en común, no es lícito hacerlo, cuando únicamente se pretende como fin y no como medio.

¿De qué grandes peligros nos previene el Papa en materia de ecumenismo?

El peligro de caer en el indiferentismo religioso y el modernismo. Se habla de peligro, pues para enfrentarnos a la tarea de convertir a los que abandonaron la Iglesia, hay que tener gran formación, pedagogía, caridad fraterna y claridad del lenguaje.

Ya hacia el final de la carta encíclica el Papa recuerda que, de ningún modo puede adulterarse, ni cambiar nada en pos de aquellos que se separaron. Finalmente su Santidad como pastor de todas las ovejas, también de las descarriadas, las llama y las exhorta a venir de nuevo al rebaño con las siguientes palabras:

Vuelvan, pues, a la Sede Apostó1ica, asentada en esta ciudad de Roma, que consagraron con su sangre los Príncipes de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, a la Sede raíz y matriz de la Iglesia Católica; vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y la esperanza de que la Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella. Pluguiese al Cielo alcanzásemos felizmente Nos, lo que no alcanzaron tantos predecesores Nuestros; el poder abrazar con paternales entrañas a los hijos que tanto nos duele ver separados de Nos por una funesta división.

¿Hay alguna oración eficaz para pedir por este recto ecumenismo?

Recomendamos también a los lectores, que cumpliendo con la intención de este Sumo Pontífice, añadan a sus oraciones la siguiente escrita por él mismo, para pedir a la Virgen el laudable propósito de destruir las herejías que atacan la unidad de la Iglesia:

Y ojalá Nuestro Divino Salvador, el cual quiere que todos los hombres se salven y vengan al conocimiento de la verdad, oiga Nuestras ardientes oraciones para que se digne llamar a la unidad de la Iglesia a cuantos están separados de ella.

Con este fin, sin duda importantísimo, invocamos y queremos que se invoque la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de la Divina Gracia, debeladora de todas las herejías y Auxilio de los cristianos, para que cuanto antes nos alcance la gracia de ver alborear el deseadísimo día en que todos los hombres oigan la voz de su divino Hijo, y conserven la unidad del Espíritu Santo con el vínculo de la paz.

 

Javier Navascués Pérez

7 comentarios

  
Luis Fernando
Oh, ¿cómo es esto posible? ¿¿¡¡A quién se le ocurre citar el magisterio sobre esta materia de un Papa anterior al CVII !!??

Vamos, vamos, vamos... ¡¡¡a dónde vamos a llegar!!!

---

A ver si alguien nos explica en detalle cómo, aparte de los ordinariatos anglocatólicos -de lo mejor que hizo Benedicto XVI en su pontificado-, se ha aplicado lo de la famosa hermenéutica de la continuidad en esta materia.
28/02/19 9:04 AM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Excelente y muy necesario artículo en los tiempos que estamos viviendo. Muchísimas gracias y que el Espíritu Santo te siga iluminando.
28/02/19 12:58 PM
  
Ramvel
El P. Cantalamessa en una de sus predicaciones, comentando Mt 9:38 dice:
"[...] Aquí se trata, más bien, de las personas que (posiblemente por los motivos que he dicho) no creen en Cristo; pero, creen en Dios y lo sirven en otra religión. [...]"

28/02/19 2:02 PM
  
maru
Me parece muy bien este artículo, comentario. Realmente, parece que hoy dia, la Iglesia Católica, siente vergüenza de su doctrina/magisterio, y por eso, cada vez, lo edulcora más. Por lo que a mí respecta, el ecumenismo, no puede lograrse de cualquier manera. Los católicos no tienen que ceder en sus creencias a favoe de otras religiones; son las otras religiones las que tienen que convertirse , es decir, creer en Jesucristo, muerto y resucitado.
28/02/19 5:47 PM
  
Sofía Z.
Muchísimas gracias Javier N. y también a Borja Ruíz por esta clarísima explicación del sano ecumenismo del que no es, y derriba la fe.
Un abrazo hermanos.
01/03/19 6:19 AM
  
Raquel D. Catequista
"Pareciera incluso que la Iglesia Católica se avergüenza de ser la única verdadera e incluso parece pedir perdón por existir."
Está cumpliendo el Plan Alta Vendita de la masonería eclesiástica.
Gracais por presentar la encíclica de S.S. Pio XI y la consiguiente oración a la Madre de la Divina Gracia:
" ...invocamos y queremos que se invoque la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de la Divina Gracia, develadora de todas las herejías y Auxilio de los cristianos, para que cuanto antes nos alcance la gracia de ver alborear el deseadísimo día en que todos los hombres oigan la voz de su divino Hijo, y conserven la unidad del Espíritu Santo con el vínculo de la paz." Develadora, de des-correr-el velo.
01/03/19 4:41 PM
  
Anónimo
Es curioso como este ecumenismo ha sido ignorado o más bien negado por todos los papás postconciliares . L o que la mayoría de los católicos piensan hoy es fruto de lo que estos papas han sembrado y practicado delante de todas las cámaras de TV. Es mas casi ningún católico conoce ni ha leído este documento. Si se aplicara ahora , habría que declarar herejes a muchos que están en los altares. Luego nos escandalizamos de los abusos sexuales y la fe ha sido abusada en grado superlativo.
02/03/19 10:17 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

25.02.19

Mater Mundi TV, un canal para la difusión de la labor apostólica, asistencial y misionera de la Iglesia

Siempre es muy buena noticia que vayan surgiendo nuevos canales para la difusión de la Buena Noticia. Un canal católico que confía en la mirada humilde de María como modelo para presentar la cultura que genera la Iglesia, sus obras de misericordia, su capacidad para anunciar la justicia, el amor y la paz.

Un proyecto ilusionante y lleno de vida, donde los televidentes pueden ver noticias, testimonios de conversión y programas muy variados con vídeos muy prácticos para rezar el Santo Rosario o salir de una depresión. Los responsables de producción audiovisual, Jesús Berenguer y Alba Montalvo, responden a las preguntas sobre los orígenes y finalidad de este medio de reciente creación.

¿Cómo nace el proyecto Mater Mundi TV? ¿Qué personas estáis detrás?

El proyecto de Mater Mundi nace por iniciativa de Pilar Sartorius Álvarez de las Asturias, una de las iniciadoras de Radio María España, que con esa misma visión de llevar el Evangelio a través de los medios de comunicación quiso reunir a laicos que quisieran ser propiciadores de la Nueva Evangelización.

Pilar Sartorius estuvo durante un año y medio en MaríaVisión, un proyecto de televisión católica que finalmente no se llevó a cabo, por ello rezaba a la Virgen ofreciendo su deseo de encontrar un medio que realizara esta labor evangelizadora.

Como anécdota contar que en Radio María Pilar escuchó al padre Manuel María Bru hablar sobre la necesidad de medios católicos y que era una pena que no hubiese un canal de estas características en España. Para ella fue como una señal de la Virgen y se puso en contacto con el padre Bru con la decisión de empezar el proyecto.

Tras un momento en el que se apostó por un canal de TDT, se llegó a la conclusión de que el sector audiovisual iba encaminado a lo digital. Y fue en ese momento, a finales de 2016, cuando se reformuló la apuesta por un canal online para que llegara a todo el mundo.

Fue entonces cuando se incorporaron nuevas herramientas y nuevas personas que hicieron posible que a día de hoy el canal haya tenido un crecimiento exponencial en número de usuarios llegando a la cifra actual de 35.000 suscriptores en Youtube y una comunidad muy activa en redes sociales.

Detrás de este proyecto estamos personas laicas comprometidas con llevar el Evangelio a todos los lugares y mostrar la labor de la Iglesia.

¿Por qué el nombre de Mater Mundi?

Elegimos el nombre de Mater Mundi porque queremos que este proyecto esté bajo la protección de la Virgen. Por ello todo nuestro trabajo realizado con la mirada humilde de María como modelo para presentar la cultura que genera la Iglesia, sus obras de misericordia, su capacidad para anunciar la justicia, el amor y la paz… Queremos ver el mundo con los ojos de su Madre.

¿Cuáles son los objetivos del canal?

El objetivo de Mater Mundi TV es difundir la labor apostólica, asistencial y misionera de la Iglesia Católica principalmente, así como ser impulsores de la Verdad ante el crecimiento de la desinformación (fake news).

Háblenos de la necesidad de evangelizar a través de los medios de comunicación…

Cuando iniciamos esta labor vimos necesario llegar a las nuevas generaciones que utilizan los nuevos medios digitales para obtener información y comunicarse. En este sentido vemos que Internet es el medio evangelizador más eficaz hoy para la transmisión de valores y de referentes en los que muchos jóvenes pueden verse reflejados.

Como dice el Papa “las respuestas positivas no pueden darse con las palabras, sino con el testimonio. En donde no hay testimonio no está el Espíritu Santo.” Creemos por este motivo que los testimonios de conversión y de vocación deben ser el eje donde gire nuestra labor apostólica.

¿Vais viendo el fruto del bien que hacen los vídeos?

Vemos que hay una necesidad de sentirse escuchado y acompañado en un mundo donde hay cada vez más personas heridas, con mucho sufrimiento, pero también con la esperanza de ver un cambio en su vida a través de la experiencia de fe de otra persona. En esta línea, vemos como en los comentarios de nuestros vídeos, las personas nos transmiten cómo en su vida Jesús ahora está más cerca.

¿Cuáles han sido los casos más impactantes de conversiones a través del canal?

Uno de los testimonios de conversión que más comentarios y visitas ha generado ha sido la conversión del padre “Pachús”, un testimonio realmente impactante y que invitamos a verlo a todos aquellos que no lo hayan hecho. Hay también testimonios de sanación, de superación ante la enfermedad o crisis matrimoniales que nos han aportado mucho personalmente.

¿Por qué es esencial llevar una vida católica coherente?

Consideramos clave llevar una vida coherente en la que no haya dualidad entre tu compromiso como católico laico y tu vida profesional. Los que trabajamos en los medios de comunicación tenemos un gran responsabilidad de ser fieles a la Verdad.

¿Cómo es una jornada normal en el canal?

El día a día en la redacción se basa en la organización de tareas y planificación de noticias y entrevistas a realizar. Estamos atentos a la agenda informativa socio-religiosa y atendemos las redes sociales.

Hay muchos canales católicos, ¿qué aporta el vuestro de específico?

Nuestro canal aporta principalmente testimonios de conversión con historias reales de personas que han vivido una experiencia de Fe, no cuentan teoría sino vida. También damos mucha importancia a la formación religiosa y la labor de la Iglesia.

¿Podría dar un mensaje final para que entren en el canal, lo vean y lo difundan?

Nos gustaría invitar a todas aquellas personas que vean nuestro canal, que escuchen los testimonios de conversión, que sepan cómo rezar el rosario, cómo salir de una depresión… todo desde la Fe en Jesucristo. Estamos en la web https://matermundi.tv/ también nuestro canal de Youtube https://www.youtube.com/matermunditv y redes sociales.

Cualquier sugerencia escríbenos [email protected] o llámanos al 913 766 008.

 

Javier Navascués Pérez

7 comentarios

  
anónimo
Pues a mí este testimonio me parece muy conmovedor, pero deja bastante de desear como católico.
https://matermundi.tv/2019/02/06/el-conmovedor-testimonio-de-mayte-mi-hijo-se-quedo-para-ensenarnos-cual-era-su-mision/

Ayer a la Iglesia a la que voy ponían en las diapositivas como modelo de perdón a Irene Villa. No tengo nada contra ella, pero está separada. Al final se confunde el mensaje católico y todo se convierte en crecimiento personal , en testimonios conmovedores que nada tienen que ver con el mensaje evangélico.
En el video de la mujer de Cañizares habla de un primer matrimonio. Sinceramente no sé si es viudo o separado, pero se presta a confusión. Pero bueno es como está el mundo católico , Mater mundi y radio Maria.

25/02/19 8:29 AM
  
Catolico_sin_complejos
Pues la verdad, en este canal no he visto que hablen de temas importantes para los cristianos como el infierno, el demonio, el influjo de la nueva era etc temas que a día de hoy son muy necesarios en la evangelización.

Saludos
26/02/19 1:15 PM
  
José Antonio Rocha
Dios es más fuerte que todo el mal. Jesucristo venció el mundo, la muerte y el pecado. El corazón inmaculado de la Virgen María triunfará. No tengamos miedo. Los esclavos de satanás no ganarán. Amén.
26/02/19 7:00 PM
  
Antonio Sánchez
Yo les conozco desde hace un año y la verdad es que tienen testimonios muy interesantes. Unos te llegan más que otros pero en general creo que están haciendo una buena labor.
12/03/19 11:06 PM
  
Juan carlos trujillo
Quisiera saber por donde los puedo seguir todos los dias que me llegue la informacion. Quisiera poder ver denuevo una entrevista del dia de hoy alas 4 am hora de colombia .como acceder ala misma
05/06/19 10:35 AM
  
Julián
Me gustaría que me remitiesen un resumen semanal de sus vídeos o programas
Un cordial saludo
27/06/19 7:40 PM
  
Tomas
Me habéis ayudado e ver que el amor por Cristo, es vivido intensamente por otros. Lo escrito en los evangelios es La Verdad, La Promesa, es el sentido de toda mi vida, de cualquier vida. La muerte ha sido vencida por el Amor inmenso de Cristo. Gracias por vuestra labor.
06/12/19 6:18 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

21.02.19

Beatriz Ozores: «Tomen la Biblia y no dejen de leerla y meditarla porque Dios Padre sale amorosamente al encuentro de sus hijos»

Beatriz Ozores Rey, casada y con 3 hijos, estudió Publicidad y Marketing. Es Traductor-Intérprete Jurado de inglés, y Licenciada en Ciencias Religiosas por la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Ha dado clases de Biblia en varias parroquias y conventos de clausura. Ha tenido un programa de Biblia “La Tierra Prometida” durante seis años en Radio María. Lo dejó por falta de tiempo pero le ha prometido al Padre Luis Fernando de Prada que vuelve el año que viene. Ha sido invitada a varios programas de “Marcando el Norte”, dirigidos por Javier Paredes. Ha presentado dos libros de Alberto Bárcena: “La Guerra de la Vendée; Una cruzada en la revolución”, “Iglesia y Masonería: Las dos ciudades”. Actualmente está haciendo un programa de Biblia en Mater Mundi.

En esta entrevista nos habla de su amor por las Sagradas Escrituras y nos invita a leer y a meditar diariamente la Palabra de Dios.

¿Dónde nació su amor a las Sagradas Escrituras?

Desde siempre las Sagradas Escrituras me han llamado mucho la atención, pero quizás sólo he sido consciente de ello con el paso de los años. Hubo un momento de esos que una puede calificar como “un antes y un después”. Esto ocurrió hace unos veinte años cuando me apunté a unos Ejercicios Espirituales en la Iglesia de San Francisco de Borja (los Jesuitas de Serrano), en Madrid. Se trataba, evidentemente, de los Ejercicios de San Ignacio de Loyola, pero en vez de impartirse en cuatro semanas se hacía a lo largo de todo el curso escolar (2001-2002). Cuando me inscribí me dijeron que debía comprometerme a leer y meditar la Biblia todos los días durante una hora. Yo creo que no había leído la Biblia en mi vida pero dije que así lo haría y me fui tan contenta.

Fue a lo largo de esos Ejercicios cuando realmente puedo decir que entré en contacto con la Palabra de Dios de una forma asidua que, sin duda alguna, cambió mi vida. Un día, mientras leía la Parábola del Hijo Pródigo, ocurrió algo muy “especial”: mientras meditaba la vuelta del hijo, en el momento del abrazo con el Padre, pude experimentar que ese hijo era yo misma que había estado comiendo las algarrobas de los cerdos durante una buena temporada y que ahora volvía a “casa”, no de visita, sino a quedarme para siempre. Pude experimentar cómo mi Padre del Cielo se compadeció al verme, corrió a mi encuentro, se me echó al cuello y me cubrió de besos mientras yo bajaba la cabeza porque, al igual que el hijo pródigo, me consideraba indigna de ser llamada hija suya. Pero Él me vistió, me puso un anillo en la mano y sandalias en los pies y, juntos, celebramos un banquete. Desde ese momento ya nunca volví a ser la misma de antes, porque por primera vez experimenté la gratuidad del Amor de Dios.

¿Usted ya practicaba?

Practicaba la religión, pero no la vivía. Fui bautizada al día siguiente de nacer, me eduqué en un colegio de monjas y tuve mis épocas. Épocas de misa diaria, épocas de misa dominical y épocas de no ir a misa. Pero incluso en las épocas en las que no iba a misa jamás dejé de tener una sed inmensa de Dios.

Fue a partir de la experiencia que acabo de relatar cuando comprendí que la religión no era una serie de normas que había aprendido en el colegio o en casa, sino el encuentro con el Dios Vivo, con un Dios que nos ama, que nos ha creado por Amor, que sale a nuestro encuentro porque no se entiende a Sí mismo sin cada uno de nosotros. Me enamoré de Él, comprendí que solo Él podía darme lo que llevaba tantos años buscando y, a partir de ese momento, no es que me propusiera ir a Misa todos los días, sino que ya no podía vivir sin hacerlo. Mi vida ya no tenía sentido sin la Eucaristía diaria, sin la confesión asidua, sin el Rosario… Sólo quería oír hablar de Él y hablar de Él y, sobre todo, hablar con Él.

¿Y qué pasó entonces?

Entonces empecé a leer, a preguntar… Me convertí en la pesadilla de cualquier cura que se cruzaba en mi camino. Y Dios me hizo ver que quería que profundizara más en mi fe, en aquello que creía, en aquello por lo que vivía. Que mi corazón debía ir a la par que mi cabeza. Y comprendí que Él quería que yo estudiase. En aquel entonces estaba pasando unos días en Galicia, así que me fui a ver a un amigo mío, un monje cisterciense al que conocía desde hacía años, y le conté lo que me ocurría. Él me recomendó estudiar teología. Yo pensaba que los estudios de teología eran solo para los curas, como mucho las monjas… pero jamás pensé que los laicos podíamos estudiar también. Había oído hablar muchas veces de formación, pero nunca se me habría ocurrido que pudiera estudiar una carrera religiosa.

Por aquel entonces yo tenía niños pequeños y no tenía tiempo para ir a la Universidad, por lo que mi amigo el monje me recomendó que estudiara Ciencias Religiosas a distancia en Comillas. Al llegar a Madrid lo primero que hice fue ir a matricularme y allí comencé mis estudios con toda la ilusión del mundo. Después de dos años decidí cambiarme a la Universidad de Navarra. Tuve que empezar de nuevo, pero mereció la pena. Fueron cinco años maravillosos en los que yo veía cómo mis inquietudes iban encontrando respuestas.

¿Cómo se decidió a enseñar las Sagradas Escrituras?

En segundo de carrera estudié, entre otras asignaturas, “Introducción al Antiguo Testamento”. Como dije antes, yo no había leído la Biblia entera en mi vida. Del Antiguo Testamento me sonaban pasajes, pero eso era todo. Un día me ocurrió algo mientras estudiaba la historia del rey David. El rey David cometió todos los pecados habidos y por haber, robó, mintió, mató, cometió adulterio, etc. Yo me preguntaba cómo una persona así, tan bestia, podía estar en la Biblia, no entendía nada. Y, en un momento dado, el Señor me mostró que el rey David era yo misma. No digo que el rey David no existiera, sino que esa persona que yo tanto desdeñaba y que tanto me horrorizaba era yo. Vi en mi propia carne todos los pecados cometidos por el rey David, incluso el asesinato. Es cierto que nunca he matado físicamente a nadie, pero el Señor me mostró cómo había matado a tantas personas con la lengua, con la mirada, con el corazón. Yo me quedé tan espantada y, a la vez, tan arrepentida de cosas de las que hasta entonces no era consciente, que le prometí al Señor que dedicaría el resto de mi vida a dar a conocer su Palabra.

Al cabo de unos días una persona que me pidió que diera clases de Biblia en su parroquia. Yo no estaba todavía preparada y, por supuesto, le dije que no, ¡todavía no había terminado de leerme el Antiguo Testamento! Pero a ella le daba igual y me pidió que fuera a hablar con su párroco. Finalmente, para no oírla, me fui a hablar con su párroco, el padre Juan Pedro. ¡Menudo era el padre Juan Pedro, cualquiera le decía que no! Le comenté que estaba todavía en segundo de carrera, que no sabía nada de Biblia, que no sabía hablar, que nunca había dado clases… pero a él le daba igual, cada vez que le decía que no sabía nada me decía: ¿cuándo empiezas?

Y así empecé. Fui allí una mañana de febrero, con el ordenador en la mano, y di mi primera clase a un grupo de catorce personas. En la siguiente clase había el doble, y el doble y el doble y el doble y así hasta hoy. Todavía hoy sigo diciendo que no sé nada, pero cada vez que lo digo me ofrecen más clases, programas de radio y programas de televisión… Está claro que la lógica de Dios no es nuestra lógica y que muchas veces Dios se sirve de personas como yo que no sabemos nada.

Háblenos de la importancia del estudio y ¿qué recomienda a los que quieran empezar a formarse?

El estudio es fundamental. Está claro que Dios no nos pide a todos que hagamos una carrera universitaria, pero sí que nos formemos, cada uno en la medida de sus posibilidades. Hoy día los jóvenes estudian muchísimo, la mayoría de ellos hablan al menos dos o tres idiomas. Hay dobles grados, todo tipo de masters… Sin embargo, damos muy poca importancia a nuestra religión y eso es una pena. Es importante que los católicos sepamos dar razón de nuestra fe, conozcamos la Palabra de Dios, celebremos la Liturgia como es debido.

A los jóvenes les recomiendo que hagan grupos en sus parroquias y que se formen. A los que ya no son tan jóvenes y tienen más tiempo, les recomiendo que estudien. Hoy día se pueden hacer un montón de cursos. Hay cursos a distancia en las Facultades de Teología, cursos que son muy buenos. También se pueden pedir cursos a personas que sepan y que estarían encantadas de darlos. Yo he empezado hace poco a dar un curso de Biblia en Mater Mundi. Es un curso muy básico de Sagrada Escritura que consta de quince capítulos de Antiguo Testamento y quince de Nuevo, y narra la Historia de la Salvación. Cada capítulo se divide en dos partes de veinticinco minutos cada una. Me escriben de algunas parroquias diciéndome que han empezado a hacer el curso con su párroco. Lo que hacen es que ponen el vídeo de veinticinco minutos y después lo comentan con su párroco. Para muchos sacerdotes esto es muy cómodo ya que no suelen tener mucho tiempo para prepararse las cosas, y de esta forma no tienen que dedicarle mucho tiempo a preparar las clases.

Y, por supuesto, recomiendo a todo el mundo, pequeños y grandes, que lean la Biblia y recen con ella todos los días.

¿Por qué es muy peligroso leer la Biblia sin la debida formación?

Del peligro de leer la Biblia sin la debida formación ya nos habla San Pablo: “la letra mata, pero el Espíritu da vida” (2Co 3,6). Por ello, debemos acercarnos a la Biblia con el Espíritu con el que fue escrita y no quedarnos simplemente en la letra, es decir, en su sentido literal. La Biblia es un conjunto de libros escritos a lo largo de varios siglos en lenguas y culturas muy distintas a la nuestra. Esto significa que no podemos acercarnos a la Biblia con nuestra forma de pensar, de ver las cosas, de razonar, sino que debemos intentar entender lo que los autores humanos querían decirnos.

Las Sagradas Escrituras tienen como autor principal a Dios. A su vez, Dios inspiró a los autores humanos de los libros sagrados. Por eso, aunque en un primer momento es necesario conocer el significado literal de la Biblia, es decir, lo que los autores humanos querían decir, no nos podemos quedar ahí. Tenemos que ir más allá, entrar en diálogo con Dios a través de su Palabra, porque como dice la Dei Verbum: “En los Libros Sagrados, el Padre que está en los cielos sale amorosamente al encuentro de sus hijos para hablar con ellos”. Cada vez que rezamos con la Biblia, Dios sale a nuestro encuentro, nos habla, nos enseña, nos corrige, nos alienta… y así entabla un diálogo de amor con nosotros. Antes del pecado original, Dios paseaba con Adán y Eva a la hora de la brisa por el paraíso. Así dice San Ambrosio que “Cuando tomamos con fe las Sagradas Escrituras en nuestras manos, y las leemos con la Iglesia, el hombre vuelve a pasear con Dios en el paraíso.” (Ambrosio d Milán, Cf. Epistula 49, 3: PL 16, 1204 A).

Es importante que no olvidemos que la Biblia debemos leerla, interpretarla y rezarla dentro de la Tradición viva de toda la Iglesia. Tenemos a nuestro alcance un legado riquísimo de Padres, Doctores, exégetas, que nos ayudan y enseñan a profundizar en la Palabra de Dios, tanto en el sentido literal como en el espiritual. Además, tenemos también el Catecismo de la Iglesia Católica y numerosos documentos del Magisterio de la Iglesia que nos enseñan a interpretar las Sagradas Escrituras como debemos hacerlo, ya que el Magisterio no está por encima de la Palabra de Dios, sino a su servicio, para enseñar puramente lo transmitido.

La Escritura, leída e interpretada dentro del Magisterio de la Iglesia, es el camino que nos lleva al conocimiento de Jesús. Como enseña San Jerónimo: “el desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo”. Toda la Sagrada Escritura es un libro único, y este libro único es Cristo, “porque toda la Sagrada Escritura habla de Cristo, y toda la Sagrada Escritura se cumple en Cristo” (Hugo de San Víctor, Noe 2,8).

Para vivir de un modo que realmente agrade a Cristo, necesitamos estudiar y meditar la Biblia. Es el único modo de conocer verdaderamente a Jesús. Y, no hay duda, de que el lugar por excelencia de la Palabra de Dios es la Liturgia.

El Antiguo Testamento es todavía una asignatura pendiente para nosotros. Recuerdo que cuando empecé a impartir las clases de Biblia yo no sabía por donde empezar. Le pedí consejo a un profesor de la Universidad de Navarra y me dijo algo que se me quedó grabado: “si Dios empezó por el Antiguo Testamento, ¿por qué no vas a hacer tú lo mismo?”. Así empecé con el Antiguo Testamento y así me encontré con un mundo absolutamente fascinante que recomiendo a todos. Muchas veces oigo decir: “yo no conozco el Antiguo Testamento, pero sí el Nuevo”. Esto es imposible, no se puede conocer el Nuevo Testamento si no se conoce el Antiguo porque todo el Antiguo habla de Cristo y se cumple en Cristo y no se puede conocer el Antiguo Testamento si no se conoce el Nuevo. Lo que no podemos hacer es eliminar el Antiguo Testamento, como ya hizo Marción en el siglo II d.C.

¿Qué condiciones deben darse para que la Palabra de Dios sea eficaz?

En principio, para que la Palabra de Dios sea eficaz debemos acogerla. La principal dificultad que tenemos para ello es nuestra dureza de corazón. Pero no debemos olvidar que “la Palabra de Dios es viva y eficaz y más cortante que una espada de doble filo: entra hasta la división del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y descubre los sentimientos y pensamientos del corazón” (Hebreos 4,12). Es decir, a pesar de nosotros y de nuestra dureza de corazón, el Espíritu Santo continua obrando maravillas porque, como dice San Juan: “sopla donde quiere y oyes su voz pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.” (Juan 3,8)

¿Quiere añadir algo?

Me gustaría animar a todas aquellas personas que han leído este artículo a que tomen la Biblia y no dejen de leerla y meditarla porque, “en los libros sagrados, Dios Padre, que está en los cielos, sale amorosamente al encuentro de sus hijos para dialogar con ellos”.

 

Javier Navascués Pérez



12 comentarios

  
Ecclesiam
Conviene muchísimo añadir lo dicho por san Pío X en su Catecismo:

¿Puede leerse cualquier traducción vulgar de la Biblia? - Puede
leerse cualquier traducción vulgar de la Biblia, con tal que esté reconocida como fiel por la Iglesia católica y vaya acompañada de explicaciones aprobadas por la misma.

¿Por qué la Iglesia prohíbe las Biblias protestantes? - La Iglesia
prohíbe las Biblias protestantes porque, o están alteradas y contienen
errores, o porque, faltándoles la aprobación y notas declarativas de los
sentidos oscuros, pueden dañar a la fe. Por esto la Iglesia prohíbe hasta las traducciones de la Sagrada Escritura aprobadas antes por ella, pero
reimpresas después sin las explicaciones aprobadas por la misma.
21/02/19 1:07 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
¡Qué maravilla de testimonio! Después de leer esta entrevista ya no puedo ni debo ser la misma persona, es un compromiso que hago conmigo misma.
Muchísimas gracias Beatriz Ozores Rey y Javier Navascués Pérez. Que Dios les pague con creces esta obra de amor tan grande que realizan por nosotros.
21/02/19 4:26 PM
  
Martinna
Muy bien todo lo que dice. Ojalá todas los catequistas fueran como ella. Ayer oí a un teólogo decirnos que había que renovar el mensaje del evangelio porque la gente y los tiempos cambian. Me incomoda escuchar estas opiniones tan bien intencionadas, porque ya soy muy mayor, ya se que eso es engañoso. Creo que tal como lo recibieron y lo predicaron desde el principio es cómo funciona. Actualmente creemos que hemos avanzado cuando en realidad es que no se vive ni se proclama la Palabra de Dios tal cual, no nos dejamos ayudar por el Espíritu Santo, no nos creemos que la Verdad es actual y eficaz para hoy igual que entonces. Lo que hay que cambiar es nuestro corazón y nuestra mente para vivir en presencia de Dios con nosotros.
21/02/19 4:31 PM
  
Javier Martínez
Javier te doy algunos datos que tal vez te puedan ser útiles.

D.Jose Francisco Teijeiro es el párroco de Pushkin la ciudad de los zares a 20 Km de San Petersburgo. Su correo es: [email protected] y su teléfono +7911 2619412 .Este es el que atiende la República de Komi, junto a su coadjutor que ahora está descansando con su madre en Albacete. La labor apostólica en aquellas tierras es muy dura.

D Alejandro Burgos vive en San Petersburgo y es el párroco de la iglesia católica rusa de rito bizantino. Le acaban de aprobar las autoridades civiles esa iglesia. Cuando su Obispo, que está en Siberia, se lo autorice comenzara la construcción de una iglesia de nueva planta en San Petersburgo. Su correo es [email protected] y su teléfono +79112619416

Tengo un blog que me hackearon, y que ya puedo poner noticias; https://sacerdotesrusia.blogspot.com.es De este blog puedes sacar mucha información.



Me ha encantado la entrevista a Beatriz que publicas hoy en Infocatólica.

Si te interesan cosas de la Iglesia Católica en Kazajstán me lo dices. El obispo de Almaty es amigo mío nacido en Monzón de Río Cinca-Huesca.

Un fuerte abrazo,

Javier
21/02/19 5:01 PM
  
Cordá Lac
Me parece una noticia estupenda lo de que vuelve el programa "La Tierra Prometida" a Radio María.
Desgraciadamente sólo unos pocos programas están disponibles en los "podcast". Animo a Radio María a que ponga a disposición todos los programas en los "podcast" y a que los ofrezca en DVD, MP3, etc., y a cualquiera que no conozca el programa le sugiero que los escuche desde el principio para poder "engancharse" cuando se reanude el programa.
21/02/19 5:42 PM
  
Vivi
Dios quiera que vuelvan los tiempos en que los chicos cumplían los seis años de edad y le regalaban "La Biblia para los niños".
Hay que inculcar este hermosísimo hábito desde la infancia.
21/02/19 6:54 PM
  
Beatriz Ozores
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
CORDÁ, todos (140) los programas de “la Tierra Prometida” están disponibles en Ivoox. Adjunto el enlace al primero:
https://www.ivoox.com/13160988
Muchas gracias
22/02/19 1:30 PM
  
Mariaré
Un millón de gracias por el artículo y a Beatriz por su labor y por el enlace al programa de "la Tierra Prometida" para los que no sabíamos que existía.
23/02/19 1:13 AM
  
María
Yo nunca había leido la Biblia, incluso me da la impresión que los curas la desdeñan. Pero la oí a esta señora en R. María, y me bajaba los pcast. Con ella empecé a ver la Biblia de otra forma, entonces me di cuenta que en la Biblia los personajes incluido Abraham no eran perfectos, porque el único perfecto era Jesucristo, pero tenían la mirada en Dios y le consultaban, le escuchaban, y se arrepentían. Además puedes ver los ejemplos clarísimos de lo que está bien y mal, leyendo atentamente. No he dejado de leer la Biblia desde entonces, me da pena que los sacerdotes la desdeñen tanto, como si fuera todo un cuento o algo así
24/02/19 8:44 AM
  
AliceMuñoz
Me gusta mucho el programa, conociendo las escrituras , es bellísimo, Beatriz y su compañero explican de forma tan clara y con tanto amor y entusiasmo, que lo trasmiten a los que lo vemos , a mi se me hace corto el tiempo , y quisiera seguir y seguir escuchando ,espero y confío
en Dios que podamos seguirlo viendo , muchas bendiciones .Fiat, Fiat Fiat
03/11/19 12:48 AM
  
Julio G Ibarra
me encantan mucho la forma de explicar las Sagradas Escrituras,
me gustaría algún día dar estos cursos en mi parroquia de la manera como doña Beatriz lo hace, mil gracias por todo lo que hacen y por todo el tiempo impartido para los demás.
cómo podría contactar a doña Beatriz Ozores?
17/09/20 4:32 AM
  
Juan Carlos Villaverde
Que Dios le bendiga
13/02/22 8:01 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

18.02.19

María ensalzó la dignidad de la mujer

La devoción a la Santísima Virgen, como vía para llegar a Nuestro Señor, ha tenido una influencia decisiva en la Historia hasta tal punto que no se puede entender el mundo sin la profundísima huella, benéfica y amorosa, de María en el devenir de los tiempos.

Gracias a nuestra Madre del Cielo la figura de la mujer, tan maltratada en lo largo de la Historia, ha recobrado toda la dignidad y esplendor que merece. Nadie ha hecho más que María y la Iglesia por dignificar la figura de la mujer.

En esta entrevistael historiador D. Rafael María Molina Sánchez repasa el penoso papel que tuvo la mujer en las civilizaciones antiguas. Y analiza como la colosal figura de María y su culto marcó un punto de inflexión para dignificar a la mujer y mejorar radicalmente sus condiciones de vida.

¿Hasta que punto ha sido importante la devoción a la Santísima Virgen para ensalzar la dignidad de la mujer en la sociedad?

La devoción a María supuso una auténtica revolución en cuanto a la consideración legal y social de la mujer. Es un hecho que tristemente ha pasado por alto a muchos historiadores, pero que es una realidad absolutamente innegable.

En la Antigüedad la situación de la mujer era durísima y su dignidad era continuamente ultrajada en casi todas las civilizaciones. La poligamia y el repudio (únicamente del hombre hacia la mujer) se hallaban ampliamente extendidos, siendo singularmente frecuentes ambos fenómenos en Persia o el antiguo Egipto, por ejemplo. Lo mismo ocurría en la mayor parte de Asia y en China.

¿Cuál era la situación de la mujer en el mundo clásico?

Era bien triste, pues en realidad, la forma más frecuente de matrimonio en la Antigüedad era por compra, como ocurría en la Antigua Grecia. Según Herodoto éste era también el sistema habitual en Asia. En Galia y Germania la mujer estaba obligada a sacrificarse en la tumba de su esposo, incluyendo muchas veces la muerte en la hoguera.

Aristóteles explica que en los pueblos bárbaros las mujeres eran iguales a los esclavos, confinados a los trabajos más penosos y compradas como ellos. Incluso en la culta Atenas era legal el adulterio únicamente masculino.

En la antigua Roma, considerada la gloria del mundo Antiguo, la condición femenina no era mucho mejor. Sempronio repudió a su mujer por haber ido a los Juegos sin su consentimiento. El historiador Flavio Josefo cuenta que repudió a su mujer, madre de sus tres hijos, porque no le gustaban sus modales. Plutarco explica que la pérdida de la belleza física de las mujeres a causa de la edad o por un aumento súbito de peso era causa para el repudio en multitud de casos.

En la antigua Grecia el célebre dramaturgo Esquilo llama a las mujeres “criaturas insoportables”. Y el célebre médico Hipócrates decía que la mujer “es perversa por naturaleza a la vez que incapaz e imbécil”.

Explíquenos cómo el cristianismo transformó por completo este tristísimo panorama…

Las mujeres estaban presentes acompañando a Jesús y cuidaban de su sustento. Jesús siempre fue muy amable con las mujeres. Voy a citar algunos pocos ejemplos: se compadece de la adúltera y evita su lapidación, secó las lágrimas de la viuda de Naim resucitando a su hijo, conversa amistosamente con la Samaritana y restituye la dignidad a María Magdalena.

Los Evangelios narran como mientras los apóstoles huían del Calvario, las mujeres permanecían al pie de la cruz. Fueron al sepulcro a honrar su cuerpo. Fueron las primeras en recibir la excelsa noticia de la Resurrección.

El ejemplo excelso de humildad, fe y amor de la Santísima Virgen inspiró profundamente a las mujeres de los primeros tiempos del Cristianismo, que aceptaron con resignación en muchas ocasiones el martirio y también aceptaron morir antes que sufrir ataques contra su virginidad o su virtud.

Los hechos de los Apóstoles nos hablan de mujeres célebres por sus limosnas y obras de caridad como Tabita, Fabiola, Domitila o Eustaquia. Estas mujeres restauraron la auténtica dignidad de la mujer y contrarrestaron el mal ejemplo de emperatrices y grandes damas derrochadoras, frívolas y crueles.

Ilustres Padres de la Iglesia como San Agustín, San Juan Crisóstomo o San Basilio fueron convertidos por la influencia y la oración de mujeres, como Mónica o Emilia.

Concretamente, ¿Cómo la Santísima Virgen ennobleció a todas las mujeres que quisieron imitarla?

Lo hizo con las coronas del pudor, de la virtud y de la humildad. La Santísima Virgen fue elevada al rango de Madre de Dios y Madre nuestra. Fue coronada como Reina y Señora de todo lo creado. Todo ello precisamente por su humildad. La figura de la Virgen siempre ha conmovido profundamente a la humanidad y ha otorgado a la mujer la dignidad que merece.

En el matrimonio cristiano la mujer recobró toda su dignidad como ser humano al mismo nivel que el varón y fue reconocida como el pilar de la familia.

Es triste y lamentable que esta evidencia histórica hoy sea negada o menospreciada por muchos en el mundo contemporáneo. Pero sigue siendo la verdad histórica. Autores piadosos del pasado siglo como Joaquín Pérez Sanjulián y otros muchos lo tenían muy presente.

Si se salva la mujer se salva la familia y si se salva la familia se salva la sociedad”.

Javier Navascués Pérez

1 comentario

  
María de las Nieves
Todos los seres humanos llevamos a una mujer en nuestro interior y es tan cierto para cada uno de nosotros tanto varones como mujeres que nos hemos asomado al mundo a través del seno materno de una mujer ,nuestra madre.
En una ocasión en una conferencia el ponente se interrogaba pero que es ser mujer, quién es una mujer.
Ella ,lo primero es su ser de mujer,ser hija ,ser esposa ,compañera ,ser madre y cuidadora hogar ser una excelente profesional.
Si todo ello describe a la mujer La pregunta intencionada es ¿Quién es una mujer.? Y siendo mujer no alcanzo del todo mi ser ontologico.
Modelo real y prototipo es La Virgen María ,la pregunta es María tan explicita .? Quién es ella? La respuesta desde nuestro interior .
18/02/19 11:56 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

14.02.19

Apasionante experiencia en un Seminario santo

Hace años mi director espiritual me aconsejó probar una temporada en el Seminario para discernir si el Señor me llamaba a la vida religiosa. Tras la prueba, los Superiores me aseguraron que no era esa la voluntad de Dios y lo acepté con paz y conformidad. Además fue una experiencia maravillosa que marcó mi vida y quiero compartir con ustedes.

Un día inesperado el beneplácito divino, murmullo de suave brisa, susurró un mensaje diáfano. Reverberó en la roca del Sinaí una voz penetrante y amorosa, proveniente de la eternidad. En la esfera terrenal lo revelaba el sereno timbre de voz del Superior, que con suma clemencia y solemne sosiego clausuró mi ciclo de prueba como religioso. Ratificó con convicción los patentes renglones de la voluntad de Dios sobre mí. Afirmó, para confortarme en el desconsuelo, que mi noble actitud en la tentativa no era acreedora de la más leve amonestación.

Fue un período muy bendecido, pero de sabor agridulce, a la sazón regocijado en el lumínico palacio interior, pero también confinado en las tétricas ergástulas de la noche oscura. Para condensar el jugo de estas vivencias, a modo de gota en el océano, voy a relatar, como transcurría una jornada en el Seminario en los días dichosos del primer amor.

Tras la conversión varios sacerdotes timonearon la hermosa galera de mi vida espiritual, con el rostro de Cristo por bandera. Llegó la tormenta y fui herido por el rayo de la gracia. Dejé que el Señor quemase el fastuoso navío de mi seguridad y me llamó a la orilla pronunciando mi nombre. Las cenizas de mi yo fueron arrojadas al mar, como ofrenda expiatoria del que moría al mundo. Arranqué de cuajo, sin anestesia, las raíces de mi querida Zaragoza, familia y amigos. Todo mi mundo fue sepultado en la fosa del pasado. Partí en dirección a Trujillo, Extremadura.

Me sobrecogió la incomparable perspectiva nocturna de la pulcrísima Turgalium romana. Villa de abolengo, pintoresca, pingorotuda y altiva sobre la planicie. Allí sobreviven a la historia y a la tristeza iglesias sobrias, parcos baluartes y palacetes sin alardes, aglutinados en un portentoso conjunto monumental, coronado por la cámara de la Reina, la Plaza Mayor, renacentista, grandiosa, amparada por preciosos pórticos. En su centro emerge la estatua ecuestre de Francisco Pizarro. Nos predica conquistas y heroísmos audaces, como el que iba a emprender.

Despidiendo con respeto y cortesía esta cita con la histórica me adentré en la escuálida estrada, último reducto que unía la civilización con el Seminario, desierto de soledades místicas. La modesta carretera secundaria entre Trujillo y Monroy serpentea venenosa entre los latifundios solitarios, con rasantes toboganes traicioneros, por los despoblados parajes extremeños, un océano monótono de perpetuas encinas, el finis terrae de la melancolía.

Tras consumir media hora de inquietante trayecto un raquítico letrero gobernó el desvío. Y allí irrumpe un precario vallado que da el parabién a una de las mayores fincas de Extremadura. No se podía abarcar con una panorámica de ojo mortal. Incluso un río considerable atravesaba la hacienda. Y dentro de este imponente cortijo de los mimbrales, a modo de palomar teresiano, se hallaba el Seminario, sementera de núbiles menestrales para la abundante mies del Reino.

Recuerdo como hoy la primera impresión cuando rebasé la arcaica recepción. La oscuridad y el silencio amordazaban la noche con sus fauces abiertas. Y en medio del ejido insociable, en el centro de la austera alquería, destellaba el voltaje de la capilla. Solemnemente expuesto el Santísimo Sacramento latía en la noche. Varios seminaristas jóvenes ayunos, enjutos de penitencia, con sotanas de azabache, permanecían hieráticos y extáticos, majestuosos, como querubines ante tan abrasadora presencia.

Entré en la capilla sigilosamente sin provocar el menor ruido y me arrodillé con decoro ante el Rey de esta humilde morada y del Universo. Una breve visita de rigor y encaminé mis pasos en dirección al aposento, pues avanzaban las tinieblas de la noche. El Padre Superior, cual dócil lacayo, portaba gentilmente mi maleta. Antes de despedirse paralizó con firmeza su mirada y disparó a quemarropa una pregunta tan sencilla como profunda: ¿Viene usted a ser santo?

Asentí y sonreí ante la escrutadora penumbra del candil. Fascinado y encandilado acuné la noche bajo estos elevados pensamientos durmiendo a ras de suelo húmedo. La celda, otrora cuadra de caballerizas, se pavoneaba de austeridad. Cuatro paredes harapientas, mal vestidas de pobre cal descorchada, un desgastado y avejentado colchón, un armario raído y menesteroso, una infortunada mesita, pobre de solemnidad, sobre un cemento andrajoso, paupérrimo. Y presidiendo todo mi mundo un crucifijo de madera tan modesto como interpelante.

Los capitanes de Viriato

Me costó un imperio levantarme a las seis, hora intempestiva, extemporánea, antinatural, que combatía arduamente en las trincheras de una vida burguesa. Quise hacerlo para seguir el ritmo de los gladiadores de la oración, los seminaristas. Estos aguerridos Capitanes de Viriato, serían meses más tarde hermanos en religión.

Amanecía en Extremadura, un círculo flamígero gigantesco desperezaba la campiña extremeña y otorgaba tímidas rúbricas de calor al relente nocturno. Algunas avecillas insomnes sobrevolaban tiritando entre los sotos belloteros. Un estridente concierto de grillos desvelados en la lejanía y poco más. Busqué la capilla con santa codicia. Me sentía radiante.

Tres horas de oración ante el Santísimo. Rezo de Laudes comunitarios seguidos de meditación y lectura espiritual. Tenía en mi pupitre enfilados grandes clásicos de la espiritualidad jesuita y un libro de Santa Bernardita. Un universo espiritual apasionante, aislando por completo todo vestigio mundano. Santos manuales de ascética que tabicaban dos mundos, separando dos realidades, tapiando un muro infranqueable.

Después la reposición de fuerzas, el desayuno sencillo y compacto, orquestado por una deliciosa lectura espiritual. Desfilaron la gravedad inconfundible del Kempis, documentos eclesiásticos y la apasionante historia de dos mil años de Iglesia, narrada magistralmente por los jesuitas. Seguían quince minutos raquíticos de limpieza dentífrica y enfundarse a la carrera el mono de trabajo para los menesteres de limpieza. Zafarrancho de combate. Unos al fogón cálido, otros a los escusados repelentes y al resto de dependencias conventuales. En el Seminario aprendes a amar la pobreza y los trabajos serviles.

Después resucitamos el latín y el griego, la oratoria, la preceptiva literaria clásica…. Había un gran interés de los noveles seminaristas por las lenguas muertas, más vivas que nunca. Y mucho más por la filosofía clásica, siendo la teología la asignatura príncipe.

Una mañana intensa de sucesión trepidante de clases y cocción de estudio en disciplina pretoriana sin tregua a la molicie. Como premio el momento especial del Rosario comunitario. Era a las cuatro de la tarde y todavía en pie de guerra sin regalar nada sólido al cuerpo. Aunque merecía la pena ese esfuerzo corporal que aligeraba de mente y el corazón y les daba alas. El Santo Rosario se empezaba en la capilla y se podía continuar en ella o bien salir a rezarlo paseando por la bucólica finca. Un servidor elegía esta segunda opción para darle al rezo mariano un toque contemplativo con la creación, un maridaje muy especial.

La finca era rústica, bien parecida en cualquier época del año. Uno se perdía en el laberinto campestre de miles de pequeños caminitos, alfombrados de verde en épocas húmedas y laminados de oro en las secas y se adentraba en los misterios del Rosario y su Misterio. Sentía en cada paso el aliento de la Madre.

Y por fin una apetitosa campana anunciaba la comida. Una pitanza sobria, recia, contundente, castrense. Dieta simple y comida tradicional humeante, sin más adobo que el fruto licuado del olivo. Todo ello era aderezado por una lectura espiritual apasionante, la Biblia comentada de Straubinger, perenne Magisterio de la Iglesia, meditaciones escogidas, hagiografía selecta y en radical contraste noticias de actualidad sobre el caos de nuestro mundo. Como colofón el venerable martirologio, salpicado de sangre, simiente egregia de nuevos cristianos.

Después volaba el tiempo de la convivencia, el único en que podíamos hablar distendidamente con los hermanos. Íbamos en ternas. Unos al fregadero. Los más afortunados tenían la suerte de pasear por la finca. Siempre conversaciones alegres, fluidas y edificantes. O se hable de Dios o no se hable. Racionamientos lógicos, lenguaje escolástico, hilando fino, todo milimétricamente medido. Momentos de gran felicidad estar los hermanos unidos bajo la gigante sombra de un gran ideal, con un vínculo superior al de la sangre y la alcurnia.

Después aseo para prepararse con respeto para la Santa Misa, epicentro del día. Una Misa pausada con calma, devota y una espaciosa acción de gracias. La razón de ser del seminarista, la identificación con ese Cristo glorioso que baja del cielo al altar en un encuentro amoroso.

Posteriormente una hora de estudio, evaporada raudamente y  a la capilla para coronar el día con las completas. Tras la oración nocturna y sus sugerentes himnos que se adentraban en el misterio de la noche se presentaba fatigado el tiempo de descanso. Algunos hermanos aún se inmolaban un poquito más ayudando en la cocina, leyendo o adorando en la capilla. Otros se ofrecían incluso para hacer servicios manuales a los hermanos, como el forrado de libros por ejemplo. Se vivía un gran desprendimiento fraternal y un olvido radical de lo propio.

Y a las once me acostaba rendido, exhausto, pero con la felicidad rebosante en la alcuza de la conciencia, con el regusto del deber cumplido para que la Virgen velase nuestro casto sueño y reparase las fuerzas del guerrero. Añoro los días cautivadores del Seminario donde creía volar en las cumbres de la santidad. Ahora con los pies en el suelo acepto mi pequeñez, pero sigo teniendo por objeto de mi vida el mismo Amor. Hágase tu voluntad, loado mi Señor.

Javier Navascués Pérez

11 comentarios

  
Rosa de Jesus
Hermoso articulo, tendria que ser la aspiracion de todos los catolicos consagrados o no a la vida religiosa llevar una vida penitente, austera y de oracion. Desde ya los que vivimos en el mundo no todos tenemos el tiempo y la capacidad de estudiar y ejercitar las devociones como la liturgia de las horas o la comunion diaria como los monjes o sacerdotes, pero todos podemos rezar los tres rosarios diarios de la corona a Santisima Virgen, todos podemos mortificarnos y hacer penitencias y ayunos, el problema que veo en la gente mundana dentro de nuestra religion es que dicen que la penitencia y el ayuno es cosa de misticos y monjes, no digo hacer un ayuno absoluto si uno trabaja pero siempre puede cuidar de moderar y mortificar la sensualidad de la comida por ejemplo huir de la sensacion de saciedad o evitar gustos o vicios como el cigarrillo o el alcohol, no digo hacer una vigilia de una noche completa pero si desvelarse una hora para rezar el santo rosario en medio del sueño, porque no?, no digo ahislarte a todas las noticias del mundo pero tirar la tv y dejar solo internet como informativo, tomarnos en serio la cruzada por la modestia cristiana sobretodo cuando vamos a la santa misa, tambien la pureza dentro y fuera del matrimonio que no es un juego la vida de intimidad sino solo un medio para servir a la iglesia trayendo hijos de Dios al mundo, vivir en ese preferir siempre la incomodidad, con discrecion y madurez, una sencilla soledad a las noches de salidas con amigos que a veces solo quieren usarnos para sentirse acompañados y que nada ayudan a nuestro progreso espiritual, ni hablar de las discotecas, buscar tener como mejor amigo a nuestro Jesus Crucificado y su Mater dolorosa.

Rezo mucho por esta intencion, y me alegran mucho leer portadas como estas porque demuestra que cada vez mas cristianos estan buscando obedecer a la Virgen y no solo eso, sino ayudar a sus hermanos a desear este fin. En un tiempo en donde la vida monastica se esta extinguiendo necesitamos con urgencia que los pocos fieles, o mejor dicho amigos de Jesus crucificado, aunque esten en el mundo ayuden a ocupar estos sitios que antes guardaban los monjes ayunando, rezando y haciendo penitencia porque hay mucho vacio y necesidad de esto.

El santo Padre Pio de Pietrelcina se convirtio en el monje, sacerdote y estigmatizado mas grande de toda la historia de la Iglesia catolica con la sencilla devocion del santo Rosario, el que llegaba a rezar hasta 50 veces al día, que consuelo y testimonio mas alentador para la gente que vive en el mundo saber que este santo llego a tan altisimo grado de santidad y union con Dios y Maria Santisima solo rezando muchos rosarios, y lo mismo se puede decir de los pastorcillos de Fatima, niños sin estudio ni disiplina monastica.

14/02/19 2:00 PM
  
Martinna
No es fácil entender por qué recetaron que no tenía vocación. Más parece que la tiene usted que muchos clérigos funcionarios que se ven por las iglesias...
14/02/19 2:59 PM
  
Un sacerdote
Precioso testimonio, Javier
Muchas gracias por compartirlo
14/02/19 8:23 PM
  
Miguel Ángel
Javier, muy lindo el relato.
Tengo la impresión, por lo que narras, que sé, y conozco por terceros, el seminario del cual se trata.
En fin, e independiente de eso, lo que narras para mí tiene un tanto de bondadosa ingenuidad, pues el seminario -cualquiera sea-, al igual que cualquier comunidad humana, tiene muchos problemas y grandes cruces. No existe lugar en la tierra donde el "pecado original" no haga sus estragos, pensar lo contrario es ingenuidad.
Por lo que tu relato me parece muy lindo, pero falto de muchos matices y realismo.

Javier: Si lo lee en profundidad y entre líneas, verá que no omito del todo las cruces ni las asperezas de la renuncia, desgarradoras (pero si omito los roces y detalles desedificantes)...pero lo hago de manera consciente y elegante pues me interesa destacar e idealizar poéticamente los buenos recuerdos con objeto de dar gracias a Dios por esa etapa de mi vida.

14/02/19 9:21 PM
  
Juan Pablo Lizcano
Dios mío cuán grande eres .
14/02/19 9:22 PM
  
alma
Pocas veces, un artículo escrito, tiene aroma
14/02/19 10:19 PM
  
moises ben Aram
Sí. Podría decir proque le dijeron que no?
Tengo la sensación, que salvo algún gran escándalo, a todos les dicen que sí.

Javier: Simplemente, tras unos meses de prueba, por considerar que no estaba llamado a la vida religiosa. No todo el mundo está llamado. Escándalos gracias a Dios no vi ninguno.
15/02/19 12:24 AM
  
Miguel Ángel
Muchas gracias Javier por tu respuesta.

Pues estamos de acuerdo entonces, porque como dices: "... (pero si omito los roces y detalles desedificantes)...pero lo hago de manera consciente y elegante pues me interesa destacar e idealizar poéticamente los buenos recuerdos con objeto de dar gracias a Dios por esa etapa de mi vida".
Pues si el objetivo era idealizar poéticamente ese período de tu vida en el seminario lo has logrado, y de buena forma.
Solo quería aportar que la realidad cotidiana de un seminario no es ideal poético, sino una realidad humana marcada por roces y detalles desedificantes.
Saludos.


Javier: De nada Miguel Ángel, la vida tiene mucho más de prosaico que de poético, por eso opto aquí por rescatar esa segunda faceta
15/02/19 6:00 PM
  
María de las Nieves
Un bello escrito y desde la roca del Sinaí la voz eterna no se equivoca y a leer ese llamado a la santidad y vida sobrenatural y sino es a la vida religiosa y es Seminario diocesano de servicio al Señor en favor de su Santa Iglesia y estudiar la carrera de Teologia en seminario o Facultad de Teologis y ser sacerdote ? Aqui estoy Señor para hacer tu Voluntad ,el Señor sigue llamando y ampliándo la conciencia. Orare al Señor en su Divina luz por Ti Javier.
Tú relato vivencial penetra ,así que a seguir y siempre el Señor nos muestra algo nuevo .Gracias.
15/02/19 7:44 PM
  
M.Rosa
No pasa nada,Dios tiene un plan para cada uno,y para ti el del periodista fiel a Él con tus testimonios,entrevistas a personas,que merece la pena escuchar y que defienden las verdades de nuestra fe,haces prestancia a la Iglesia de unos valores incalculables.Sigue la senda y que Dios te bendiga.
16/02/19 1:52 AM
  
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
Maravilloso escrito.

Bueno, en cambio es usted un periodista incansable, que está en todas partes, siempre la servicio de la verdadera Fe y libre para hacerlo sin ataduras.

Me puedo imaginar por qué le dijeron que no. Corren tiempos recios en los que el voto de obediencia puede provocar a uno un conflicto muy grave entra la obediencia y la Verdad. Y sospecho que, al contrario de lo que se puede pensar, hablando poéticamente la obediencia ahora es la "virtud" que prima sobre todo lo demás.Cualquier sospecha de que no se va a ser totalmente obediente es algo que no se valora muy bien hoy en día.

Por eso yo no quise ni oír hablar de ello cuando un buen cura amigo mio me sugirió esa vocación. En tiempos pasados no me hubiera negado a pedirlo a Dios y a intentarlo, por la escasez de vocaciones. Pero ahora se que sería un infierno para mi, dado el estado de la Iglesia y de la Jerarquía. No duraría ni un año. Porque soy retrógrado, rígido y reaccionario. Creo que se me entiende.
17/02/19 7:22 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.