22.11.23

José Andrés Calderón: “Los rosarios en Ferraz son para restaurar la unidad católica en España”

Ante la crítica situación que vive España, en riesgo inminente de desmembración e imposición de una dictadura líquida y globalista, de manera espontánea, un grupo de valientes católicos ha decidido rezar todos los días un rosario por España en la calle Ferraz.

Estos pequeños héroes anónimos nos hacen recordar el caso de naciones como Austria, que en su día, como es público, tras haberse rezado un millón de rosarios, vio como las tropas soviéticas abandonaban el país, en 1955, tras haber asegurado sus comandantes cientos de veces previamente, que nunca lo harían.

Recordemos también que la Santísima Virgen estuvo presente en momentos críticos de la historia de nuestra nación española, como en la batalla de las Navas de Tolosa, en Lepanto, en 1808, en los sitios de Zaragoza, o en la Cruzada Nacional de 1936.

No hay tiempo que perder, recordemos que la Santísima Virgen le dijo (¿pensando en estos momentos?) a San Antonio María Claret, que la salvación de España estaba cifrada en el rezo del santo rosario.

La Virgen nunca ha fallado a España. No le fallemos nosotros a la Virgen.

Entrevistamos a José Andrés Calderón, licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, una de las personas que se encarga de organizarlo y vela por su perseverancia.

¿Cómo nació la idea del Rosario en Ferraz?

Surgió espontáneamente, como casi todo lo que está sucediendo en el Noviembre Nacional (este es el nombre del movimiento que se está reuniendo en Ferraz cada tarde desde el 3 de noviembre). El domingo 12 recibí un mensaje por X Corp. (anteriormente Twitter) ofreciéndome comenzar el rezo del Santo Rosario en Ferraz. No pude negarme ya que hay momentos en los que uno es consciente de que Dios le está llamando. Debía hacerse presente en Ferraz. Como corolario, decidimos a las 19:20 coger un megáfono, entre cientos de manifestantes, de espaldas al Santuario del Inmaculado Corazón de María (Calle Ferraz 74) y comunicarles que procederíamos a orar a la Santísima Virgen María.

A lo largo de la primera semana de protestas, observamos que eran cada vez más frecuentes banderas del Sagrado Corazón de Jesús y cánticos como “¡España cristiana y no musulmana”. De hecho, la bandera del Noviembre Nacional son dos “N” y una Cruz entre medias. Había anhelo espiritual y el Rosario, sin duda, es la mejor forma de saciarlo.

¿Cuáles son los objetivos concretos por los que rezan?

Siéndole sincero, son muchas las causas que nos han llevado a coger un rosario cada tarde que acudimos a protestar contra la sede del PSOE. Probablemente cada uno de los asistentes tienen las suyas propias. La principal es que, tal y como pronosticó Donoso Cortés, detrás de toda cuestión política subyace un problema teológico.

El Noviembre Nacional se ha convertido en una revuelta patriótica contra un tirano que busca destruir la “tierra de María”. Por ello, en toda protesta y batalla política debe estar presente, más que nunca, Jesucristo. Sin una clara y nítida referencia espiritual, ningún movimiento tendrá provechosos frutos. El Santo Rosario es el arma más potente que tiene un siervo de Dios. Todas las grandes batallas más importantes que ha ganado nuestra nación, véase Lepanto, han sido con un rosario en la mano.

Otro motivo importante es el transcendental papel que debemos tener los católicos en la vida pública. Llevamos padeciendo décadas en las que se nos margina y en las que se pretende que manifestemos la Fe en el más estricto ámbito privado. Recientemente, un famoso locutor de radio nos espetó a rezar únicamente en las iglesias o en nuestras casas. Nos negamos rotundamente a ello. Un católico debe dar testimonio público de su Fe. Sin miedo a nada ni nadie.

¿Puede poner ejemplos en los que se vea que los católicos somos cada vez más arrinconado y por los que se hace necesario el testimonio público?

Son incontables los casos en los que se margina, ridiculiza y vilipendia a los católicos. Defender la palabra de Cristo y del Evangelio implica, inexorablemente, que te califiquen de “ultracatólico” en todos los ámbitos. Un término, por cierto, que es un sinsentido ya que se profesa -o, al menos, se intenta teniendo en consideración nuestra naturaleza falible- la fe cristiana, con todas sus consecuencias, o no se es cristiano. Respaldar públicamente la doctrina católica supone, en la mayoría de los casos, condenarte al ostracismo social.

En otro orden de cosas, hemos visto cómo la clase política pretende amordazarnos. A modo de ejemplo, el 12 de abril de 2022 se reformó el Código Penal para castigar con pena de prisión de hasta un año para aquellos que decidan rezar en frente de clínicas abortistas (artículo 172 quater). Es habitual ver cómo son multados y sancionados en la clínica Dator, y en otros viles lugares, a aquellos cristianos que intentan defender la vida frente al genocidio del aborto.

Además, presenciamos –de hecho, lo padecí en mis años escolares- el sistemático adoctrinamiento ideológico en colegios e institutos. Aquellos centros escolares que se oponen, tal y como hizo el Colegio San Juan Pablo II de Alcorcón, a los delirios feministas y de la ideología de género son expedientados. Los padres no tienen el derecho a decidir la educación moral y religiosa que quieren dar a sus hijos. Desgraciadamente, iniciativas políticas como el “pin parental” son rechazadas tanto por el PSOE como por el PP.

¿La amnistía es sólo el detonante que colma el vaso para reaccionar?

Estimo que sí. Ninguna revuelta prolongada nace de la nada. Todo movimiento contestario germina en lo subterráneo y en lo invisible tal y como lo explicó Guglielmo Ferrero. Se forman y se fortalecen las raíces hasta que emergen de la tierra y se perciben sus frutos.

Todo esto ha sucedido en el Noviembre Nacional. Décadas de relativismo, nihilismo, positivismo jurídico, relajación moral, separatismo corrosivo, falta de sentido común, estupidez colectiva, analfabetismo ilustrado, egoísmo y falta de búsqueda del bien común nos han dejado a merced de un desfiladero.

Durante cuarenta años nos ha gobernado una oligarquía de partidos que, lejos de comprender que la religión es el mayor vínculo que puede tener una nación, ha buscado extirpar el catolicismo del êthos español. Algunos por omisión y otros por pura acción pueril. Sea como fuere, el proceso de degradación moral ha llevado a miles de españoles a salir a Ferraz.

¿Cómo se ha ido consolidando el Rosario y hasta cuando piensan seguir?

Los comienzos no son fáciles y el rezo del Santo Rosario no ha sido una excepción. Al principio éramos pocos y el segundo día tuvimos problemas con tres señoras impías. No ha sido hacedero encontrar megáfonos o personas que quisieran rezar públicamente algún misterio. Deo gratias, han ido apareciendo personas que nos han solventado todos los contratiempos.

No obstante, paulatinamente el Santo Rosario ha ido encontrando aceptación y más personas se han sumado. Se ha conseguido desplazar la ventana de Overton. Más de medio centenar de católicos nos reunimos todos los días en la calle Ferraz 74 en armonía y amor a Dios. Todo eso sin contar a las decenas de personas que nos siguen en directo en la cuenta de Instagram @_rosarioferraznn.

Continuaremos mientras siga habiendo un grupo de españoles protestando en Ferraz. Posteriormente a ello, tendremos que ver cómo actuar. El tiempo lo dirá.

¿Podría contarnos como el testimonio de la oración en la calle ha tocado los corazones de varias personas?

Una de las cosas más gratificantes del rezo del Santo Rosario ha sido la enorme cantidad de gente que se ha acercado para darnos las gracias y pedir que sigamos rezando. El pasado domingo me habló una familia de Valdemoro (a más de treinta kilómetros de Madrid) que estaba acudiendo todos los días con tres hijos pequeños solamente para orar a la Madre de Dios. A su vez, un importante número de personas nos han dicho lo fructuoso que es para ellos que recemos todos los días. Nos insisten en que continuemos. En nuestra cuenta de Instagram recibimos un mensaje en el que se nos decía que nuestra iniciativa era lo mejor que le había pasado durante todo el 2023.

Además, se ha producido algo inusual. En Ferraz hemos sido capaz de reunir a feligreses de los más variopintos grupos religiosos. Católicos de misa tradicional, hakuneros, de Effetá, Emaus o el Opus Dei, entre otros, rezan al unísono a la Madre del Salvador.

¿Podría invitar a las personas a sumarse a esta iniciativa?

Toda persona católica de buena voluntad es bienvenida a acudir a las escaleras del Santuario del Inmaculado Corazón de María a las 19:20 para acompañarnos o rezar algún misterio. Es muy necesario que seamos un nutrido grupo de humildes fieles para poder organizarnos y hacer que este “Rosario por España” sea fructífero.

En estos tiempos convulsos, la oración es el mejor bálsamo con el que podemos contar. No lo duden ni un instante. Para ello, es imprescindible la unión y que más personas deseen colaborar en esta andadura tan contracorriente y antisistema.

Por Javier Navascués

11 comentarios

  
SS
Desde luego, la dictadura de partidos, es decir la constitución, es insoportable, sobre todo, sus presos de confianza.
22/11/23 7:48 AM
  
Juan Mariner
Se ve un seguidismo de las consignas de PP-VOX que, al igual que las plegarias que se hacían en iglesias catalanas por la liberación de los presos y por los exiliados del "proces" catalán por los satélites de CIU-ERC, nada bueno presagia; entrando al trapo los jerarcas de cada bando de modo beligerante.
22/11/23 10:22 AM
  
Montse
Muchas gracias, Javier, por traer esta entrevista tan motivadora y preciosa, como preciosa es la iniciativa de este Santo Rosario en plena calle Ferraz, donde ningún español que siga la actualidad dejará de ver a diario que se sigue invocando a María, a quien muchos esperaban haber desterrado de los corazones de los españoles. Esperamos se cumplan las palabras dadas por Ella a San Antonio María Claret, como comentas en el artículo, de que en el Santo Rosario está cifrada la Salvación de nuestra amada Patria. Gracias a los madrileños de bien que acuden a diario a esta cita con la Madre de Dios y con España. Les acompañamos desde otros lugares con nuestra oración y con el corazón. Dios nos bendiga a todos y salve España del comunismo ateo y dell fraccionamiento y la división que nos imponen, todo ello proveniente del destructor de las almas.
22/11/23 12:15 PM
  
Juan Modesto
Toda la razón del mundo! Cada día viene más y más gente y eso que prácticamente ningún medio lo está sacando públicamente sino aseguro que en lugar de medio centenar habría centenares de personas orando. Muchas gracias por difundir esta iniciativa. Ojalá siga y vaya a más! Viva Cristo Rey!
22/11/23 1:06 PM
  
Maria Hernández
¡Bravo por esta iniciativa!. Ser perseverantes hasta ser miles en calles y plazas, y confiar en Dios y la Virgen. Y si alguien viaja a Madrid, unirse en la medida que pueda.
22/11/23 2:22 PM
  
Angel Gutierrez Cajiao
Estoy que hecho humo x las orejas con relación al pútrido comentario de Jiménez Losantos. Y pensar que perdí un trabajo como profesional en Sant Boi de Llobregat, compañía farmacéutica, en 2008, por no negar que era seguidor de el y escuchaba Libertad Digital todos los días. Al año siguiente me largue a EEUU pues la mega crisis de Zapatero se veía venir claramente. Infocatolica son medió tibios y dudo que me publiquen el comentario, pero quisiera trasmitirle a Federico que los católicos rezamos el Santo Rosario donde nos sales de los co….nes. En que pedazo de traidor te has convertido por ser subvencionado seguidista del infausto PP. El rezo del Rosario es, quizás, la última esperanza de ESPAÑA, si se hace masivo y nacional, pueden derrocar al Sanchismo-GeorgeSorosismo que no puede ser más globalists, exactamente como sucedió en Brasil en los 60’ y el Filipinas a fines de los 80: en ambos casos el ejército se unió a las muchedumbres que rezaban y las Tiranías fueron derrotadas….
23/11/23 12:01 AM
  
Miguel
Al señor que se denomina Juan Mariner. De consignas del PP nada. De hecho uno de sus voceros mayores, Federico JL es contrario. El PP es un partido masónico y sabemos que los masones adoran a Satanas y su objetivo principal es la eliminación de la verdadera Fe. Yo no asisto todos los días pero si voy de vez en cuando y se nota que cada vez más la gente que va a protestar y no a rezar el Santo Rosario, va respetando más y no gritan sus consignas hasta que se acaba el Santo Rosario. De Vox hay gente buena y Catolica y otros muchos que no. No todo el mundo despierta a la vez y otros tardan más. La Santísima Virgen nos ayudará. En poco tiempo habrá que ir a rezar a la calle Génova frente al PP.
23/11/23 10:07 AM
  
Pedro de Madrid
Hoy lo he rezado en casa, con igual fin, así como le rezo a Isabel la Católica y a Francisco Franco, le duela a quien le duela y me tachen de fascista azul (hay fascistas rojos), por la justicia y unidad de España.
23/11/23 5:56 PM
  
Pedro de Madrids
Quiero recordar que, como decía Simone Weil, la destrucción del pasado es quizas el más grande de los delitos, y es lo que, a grandes pasos, se está haciendo
23/11/23 5:59 PM
  
Javier
Es puramente espontáneo, de hecho surgieron varias iniciativas simultáneas que convergen en ésta por pura lógica: no vamos más que a orar y protestar por la deriva totalitaria, pidiendo la acción protectora de Nuestra Señora
26/11/23 7:34 PM
  
Vicentina Allué Gómez
Por favor un número de cuenta para ayudarle a pagar las multas
02/12/23 11:35 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

21.11.23

Paredes analiza la biografía de Sor Patrocinio, su trabajo más importante y que será una referencia

Javier Paredes es catedrático emérito de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá. Renovador del género biográfico, ha publicado varias biografías de destacados políticos y hombres de empresa de los siglos XIX y XX. Es autor de las biografías de Pascual Madoz, ministro de Hacienda de Isabel II, del militar y político de la Primera República de 1873 Serafín Olave o del empresario Félix Huarte. Es director de la Historia Contemporánea de España y de la Historia Contemporánea Universal de la editorial Ariel, utilizadas como manuales en muchas Universidades españolas desde hace años. Experto en Historia religiosa, ha sido director del Diccionario de Papas y Concilios de la editorial Ariel.

¿Por qué le interesó la figura de Sor Patrocinio hasta el punto de llevar más de 40 años estudiándola?

Para hacer mi tesis doctoral sobre Pascual Madoz, que fue ministro de Hacienda en 1855, tuve que estudiar a fondo el reinado de Isabel, y fue entonces cuando me di cuenta que las mentiras y calumnias, que se decían sin fundamento en la documentación no encajaban en el desarrollo histórico que yo conocía. Y cuando deshice la primera mentira me di cuenta que la realidad es mucho más interesante que la ficción. Por eso una de las máximas que ha guiado mi investigación y mi docencia es el respeto por la máxima de que “las cosas son lo que son”. Le pondré un ejemplo. Todavía hoy se puede encontrar en libros de Historia que Sor Patrocinio fue la que nombró a todos los ministros de un gobierno de 1849, conocido como el “ministerio relámpago”. A mí semejante afirmación me pareció históricamente inaceptable: una monja sin salir de la clausura con semejante poder para nombrar a todo un gabinete ministerial… Cuesta menos trabajo repetir semejante falsedad, que meterse en los archivos para descubrir la verdad. Y eso es lo que yo hice y por fin he podido decir en mi libro quién fue el responsable de ese cambio de Gobierno.

¿Qué supone para usted después de dedicar gran parte de su vida al estudio de Sor Patrocinio poder publicar una completísima biografía sobre ella?

Sin duda, de todos los libros que he escrito este es el más importante. En primer lugar, porque descubro un personaje histórico importantísimo, como fue Sor Patrocinio, que estaba oculto entre mentiras. Y en segundo lugar, porque rectifico muchas versiones que se han venido dando del reinado de Isabel II, que naturalmente someto a debate y crítica de mis colegas que se dedican al estudio del siglo XIX español.

¿Se podría considerar que este trabajo es el culmen de todo su estudio y en cierto modo, una obra definitiva?

Nunca hay en Historia una obra definitiva. La Historia definitiva se hará el día del Juicio Final, cuando se haga pública la verdad de todos durante todos los tiempos. Mientras tanto hay que trabajar por aproximarse lo más posible a ese conocimiento. Eso es lo que yo he hecho durante toda mi vida, trabajar con honradez intelectual para contar la verdad.

En cualquier caso será una referencia para cualquier estudio en adelante…

Lo que le puedo responder a esta pregunta es que después de lo que yo he escrito en esta biografía ya no se podrán decir algunas cosas de las que se han dicho de Sor Patrocinio. Le pongo otro ejemplo. Se ha llegado ha publicar la transcripción de un documento del Archivo General de los Franciscano de Roma en la que se dice textualmente que Sor Patrocinio con su confesor “tenía intimidad (hablo en sentido carnal)”. Esto lo ha publicado Pedro Riquelme, en un libro de gran formato del servicio de Publicaciones del Instituto Teológico de Murcia. Pues bien, yo fui a Roma, busqué en ese archivo y he publicado en mi libro la foto de ese documento, en el que se dice en efecto que el confesor y Sor Patrocinio tenían intimidad, pero en la transcripción Pedro Riquelme ha omitido una palabra que cambia todo el sentido, porque en el original del documento se dice “no hablo en sentido carnal”. Puede ver las dos fotos en mi libro, la de la transcripción de Pedro Riquelme y la del documento original.

Usted es considerado por muchos como el mejor conocedor del siglo XIX español. ¿En qué se basa para afirmar que Sor Patrocinio es uno de los personajes claves de este siglo?

En cuarenta años de consulta de archivos, que se reflejan en las 500 páginas de la Biografía que he publicado. En efecto, Sor Patrocinio no es ninguna figura de la Historia política de España, porque a pesar de ser como yo sostengo la mejor amiga de la reina Isabel II, Sor Patrocinio nunca se metió en política. Pero de la Historia religiosa del siglo XIX por supuesto que es una figura clave; entre otras cosas, fundó 19 conventos de clausura y los lleno de monjas, tuvo una aparición en 1831, la Virgen del Olvido Triunfo y Misericordias, cuyo culto aprobó el papa Gregorio XVI…, y esto solo es una parte de su vida. Yo estoy convencido que con el tiempo será reconocida como una de las grandes santas de la Iglesia.

¿Qué nos podría decir de su infancia y juventud y cómo se fue fraguando su vocación religiosa?

Le dará unos pocos datos. Nada más nacer su madre la abandona en medio del campo de San Clemente (Cuenca), exponiéndola a una muerte segura. Intenta asesinarla pocos años después con una comida envenenada, y gracias a la protección extraordinaria del Cielo se salva de la muerte. La madre maltrata psicológicamente a la niña y también lo hace físicamente, propinándole golpes a causa de las acusaciones falsas de su hermana Ramona, que se convierte en cómplice de su madre para torturar a la pequeña Dolores… Para que seguir. Se lo resumo en esta frase: “Lo tuvo en contra menos a Dios y a la Santísima Virgen”.

¿Qué importancia tuvo la Orden de la Inmaculada Concepción y el convento del caballero de Gracia?

Sor Patrocinio puso en vigor el espíritu de la descalcez, que con el tiempo se había perdido. Una de sus reformas fue la supresión del peculio, para que en sus conventos no hubiera ninguna posesión particular, que había enrarecido la vida conventual. Sin duda, que en esta decisión de Sor Patrocinio pesó y mucho su experiencia, como con toda crudeza le contó años después al arzobispo de Toledo, Juan Ignacio Moreno y Maisonave, que le cito textualmente: “yo había observado desde que tomé el santo hábito, que es motivo de inquietudes, disgustos, envidias y no pocos disgustos pues cuando unas religiosas pueden estar bien vestidas y alimentadas porque sus familiares y bienhechores las pueden asistir y otras no pueden comer más que patatas cocidas con sal y agua, como yo misma lo he visto, esto es una cosa tan terrible, tanto motivo de hablillas que no hay paz en la comunidad, no la hay en el coro para alabar a Dios, santa oración mental no se piense”.

¿Qué significó para ella tener pronto las llagas?

La vida de Sor Patrocinio fue una continua identificación con Jesucristo, y muy particularmente con su Pasión. Ella ponía de su parte penitencia y mortificación, y el Cielo añadía gracias extraordinarias, como la de la estigmatización.

¿Por qué fue tan duramente perseguida y qué trasfondo político había detrás de las falsas acusaciones?

A pesar de que Sor Patrocinio y su abadesa llevaron lo de las llagas con toda discreción, la noticia de que en el convento del Caballero de Gracia había una monja estigmatizada se supo en todo Madrid. Y esto unido a la aparición de la Virgen del Olvido en 1831, cuyo culto aprobó inmediatamente el papa Gregorio XVI, convirtió al convento de Sor Patrocinio en un centro de atracción espiritual. Coincidieron estos dos acontecimientos con los ataques antirreligiosos de la secta de la masonería, cuya manifestación más cruel fueron las matanzas de más de cien religiosos, durante los años de 1834 y 1835 en Madrid, Zaragoza, Reus y Barcelona. A estos crímenes se sumaron las leyes de exclaustración y desamortización, uno de cuyos fines era borrar de la sociedad española la presencia de la Iglesia en la sociedad. Por lo tanto, resultaba lógico que los enemigos de la Iglesia también quisieran arrancar de raíz el imponente brote religioso que había surgido en el convento del Caballero de Gracia, en plena capital de España. En consecuencia, Sor Patrocinio se convirtió en el centro de sus ataques, porque si conseguían convencer a la opinión pública de que lo de las llagas era mentira y la monja una embaucadora, todo se desharía como un azucarillo.

¿Cómo aceptó Sor Patrocinio ser exclaustrada de su convento y sufrir grandes exilios y destierros?

En tantos años de investigación, se cuentan por muchos miles los folios y páginas que he leído, bien redactados por Sor Patrocinio, o bien escritos por otros y referidos a ella. Pues bien, todavía no he encontrado una sola línea de queja o de protesta contra las continuas y graves contrariedades e injusticias que padeció. Todo lo contrario, su actitud siempre fue de perdón hacía los que la hicieron sufrir, y de aceptación gustosa de lo que le pasaba, rebajando su importancia por el sentido salvífico que descubría en el sufrimiento redentor. Y así lo entendía ella y se lo repetía a sus monjas en momentos de tribulación con esta frase suya: “Que esto pasa y la eternidad sin fin se acerca”.

Por Javier Navascués

4 comentarios

  
Rmontaud
El día 7/10, me traslade a Madrid porque un sobrino se casó en la Iglesia de Santa Teresa y San José, junto a la plaza de España.
También junto a la Plaza de España, se encontraba el hotel en donde pernocte en la calle Juan Álvarez Mendizábal, político que en el año 1835 su gobierno dictó las citadas leyes por las que Sor Patrocinio fue exclaustrada de su convento.
21/11/23 11:38 AM
  
Nova
La nueva obra de Javier Paredes me parece más que recomendable, por el autor y por su objeto. La figura y vida de Sor Patrocinio son verdaderamente fascinantes. Espero ver algún día en los altares, si Dios quiere, a esta valerosa y, en mi opinión, santa monja.
21/11/23 3:07 PM
  
María M.
Sor Patrocinio y La Virgen del Olvido deben ser conocidas en el mundo entero con el mismo respeto, veneración y difusión que Sor Faustina y la imagen de la Divina Misericordia. Sor Patrocinio es tan Santa como Sta Teresa de Jesús.... Ave María!!!

Gracias por este excelentísimo trabajo.
21/11/23 11:14 PM
  
José Díaz
La vida de sor Patrocinio y el contexto en el que se desarrolló son una buena muestra de que también los liberales han perseguido a la Iglesia. Esta es una lección que debemos tener en cuenta en nuestra presente, obtener las debidas conclusiones y proceder consecuentemente.
22/11/23 3:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

20.11.23

La posmodernidad en jaque, debate entre C. S. Lewis y Vattimo, un libro de Julio Borges y Javier Ormazabal

Julio Borges Junyent es Doctor en filosofía por la Universidad Santo Tomás, tiene una maestría en el pensamiento de Joseph Ratzinger en la UNIR, Maestría en Políticas Públicas en la Universidad de Oxford y Maestría en Filosofía política en el Boston College. Adicionalmente, fundó el movimiento Primero Justicia y fue presidente del parlamento de Venezuela.

Javier Ormazabal Echeverría es graduado en Filosofía y Literatura por la Universidad de Navarra. También es maestrando en Filología Antigua por el Instituto Polis de Jerusalén y en Educación Secundaria por la Universidad Internacional de La Rioja. Actualmente, sus estudios se centran en la estética neoplatónica y en la recuperación contemporánea de los trascendentales.

En esta entrevista analizan conjuntamente el libro que han escrito entre los dos: La posmodernidad en jaque de la editorial Letras Libres.

¿Cómo podríamos definir la posmodernidad y por qué consideran que está en jaque?

Bueno, la palabra posmoderno, posmodernidad se usa todos los dias de miles de maneras diferentes. Eso ya de suyo es bastante posmoderno jajaja, esa ambigüedad. Sin embargo, nosotros pensamos que hay unos rasgos que pueden dar una idea más clara de por qué nuestro mundo contemporáneo es ya posmoderno, es decir, posterior a las banderas de lo que se consideró como modernidad: en primer lugar y de manera central vivimos en una época donde la razón, lo razonable, lo necesario, perdió toda centralidad. De ser el sol del mundo, la razón es hoy una pequeña vela parpadeante en la oscuridad. Ambos extremos son exagerados y hay que buscar un equilibrio: ni sol ni vela. Lo segundo, se refiere al sentido del sujeto, del individuo, que también deja de ser el protagonista de la película de la historia y pasa a ser un extra donde su identidad, su voluntad y su razón son débiles.

Por eso la noción de persona se debilita también: ya no se trata del individuo racional, soberano y denso frente a la vida, sino de una brizna de paja en el viento, una cúmulo de historias y narrativas, un amasijo de vivencias. En tercer lugar, está el tema de la historia. La posmodernidad dinamita la noción de una historia humana lineal hacia un fin y más bien defiende una babel de miles de miles de historias plurales y todas en el mismo campo horizontal. De allí que la noción de progreso, que caracterizó a la modernidad, se desinfle en la posmodernidad. Por último, está la prevalencia de lo local y lo diferencial sobre lo universal, lo natural, lo igual. En cuanto a por qué está en jaque, es lo que queremos mostrar en el libro a través del sentido común y los argumentos que nacen del contraste.

¿Por qué decidieron abordar el tema confrontando el pensamiento de C.S. Lewis con el de Gianni Vattimo?

Ambos pensadores son críticos ante los excesos de la modernidad, esos excesos se ven claramente en el siglo XX tras dos guerras mundiales, el holocausto y los gulags. En este sentido ambos son posmodernos porque hacen un juicio interesante de las pretensiones excesivas de la modernidad. Pero al mismo tiempo son dos pensadores muy diferentes. Lewis es escritor, crítico literario y filósofo. Su paso del ateísmo al cristianismo es un proceso intelectual y vivencial muy interesante para cualquier ser humano contemporáneo. El mérito de Lewis es que es como una actualización, en términos apps, de la filosofía clásica. Es filosofía clásica 3.0 sin pretensiones académicas y por eso es uno de los autores más leídos del mundo. Por su parte, Vattimo sí es un autor académico, difícil de leer, pero de una enorme resonancia en la vida actual. Su pensamiento débil es un absoluto referente en el mundo actual: el nihilismo, la nada, la ausencia de certezas, vivir soñando sabiendo que se sueña y que todo es ilusión…

Ambos pensadores son críticos a la modernidad desde diferentes puntos de vista… ¿Cuáles son sus puntos de desacuerdo?

A pesar de que comparten una parte importante del diagnóstico de la enfermedad del hombre moderno, la medicina que prescriben es muy diferente. Hay varios temas muy apasionantes para debatir: por ejemplo, la visión que cada quien tiene de la religión y de la figura de Cristo. Pero siendo más concretos, hay un aspecto en el cual los caminos de ambos pensadores se bifurcan de modo importante, y es el relacionado a cómo se entiende la razón. Para Lewis, la razón existe más allá del cerebro humano, hay una razón que nos trasciende, el logos, origen y sostén del cosmos. En cambio, para Vattimo, la razón es totalmente inmanente. La verdad es un producto de la historia, del aquí y del ahora, una verdad construida y amasada por la pluralidad cultural, el consenso, la persuasión, la retórica y los intereses utilitarios. En cambio, para Lewis, la verdad no se construye como un artefacto, sino que se lee, se descubre, se logra comprender a partir del aquí y del ahora, pero con una vocación de ser universal.

¿Por qué es más coherente atacar la modernidad desde la cosmovisión cristiana de C.S. Lewis, aunque no sea católico, que desde el pensamiento inmanentista de Vattimo, aunque se diga cristiano?

Gianni Vattimo se define a sí mismo como catocomunista, es decir católico, comunista y activista de los derechos de la comunidad gay. Es difícil pensar en alguien tan representativo del momento que vivimos donde todo es posmodernamente mezclable, deconstruible y rearmable. En este sentido, Vattimo está más en sintonía con los tiempos, y por tanto nos pareció interesante exponer su visión y ver cómo Lewis podría argumentar de un modo distinto qué significa ser cristiano. De hecho, el libro de Lewis, Mero Cristianismo, es un intento de exprimir el núcleo de lo que significa ser cristiano más allá de las diferentes iglesias. De esta manera, lo interesante es lograr una conversación entre lo que no cambia, desde el ángulo de Lewis, contra lo que simplemente fluye, se construye, se fabula, desde el ángulo de Vattimo. Pues para Vattimo, ser católico no significa ni siquiera creer en Dios, sino se trata simplemente de una narrativa que se prefiere, que gusta, que emociona entre otras narrativas. Es como un traje que me pongo porque me gusta, me luce, no porque crea en Dios o en Cristo.

Para algunos puede sonar estrafalario, pero si lo pensamos bien, ¿no hay un número enorme de cristianos culturales que viven dentro de esa película, no por creer en Dios o practicar una fe, sino por ser una narrativa inercial, cómoda, prêt-à-porter? Volviendo a la pregunta, el mundo actual siente (y subrayamos la palabra siente porque todo se trata de cómo lo sientes) que Vattimo expresa mejor ese confort, esa zona gris y ambigua donde todos podemos ser todo lo que queramos. Por su parte, Lewis expresa una visión distinta: ser humano es llenar, desarrollar, perfeccionar libremente una naturaleza dada como regalo por Dios. En definitiva, se trata de entender la libertad como algo que me lleva a mi plenitud (en términos de Lewis, como respuesta a la posmodernidad) o como la capacidad de hacer lo que quiera (como respuesta a la posmodernidad en términos de Vattimo).

¿Qué es el pensamiento débil y cuáles han sido sus influencias filosóficas?

El pensamiento débil es la bandera que Vattimo y un grupo de pensadores enarbolan desde hace 50 años. Nace como una respuesta a un mundo moderno pero violento a causa de las guerras, el capitalismo, la metafísica y la religión. Toda esta violencia tiene su origen en un ser humano que tiene la pretensión de la verdad a través de la razón. Para el pensamiento débil, lo que se ha llamado “verdad” a lo largo de la historia no es otra cosa que imposición por parte del poderoso a través de la violencia. Por lo tanto, el pensamiento débil busca quitarle las armas violentas al ser humano: la razón, la verdad, la metafísica, la religión, para que, una vez desarmado, entienda que es un animal menos racional de lo que cree porque no existe la verdad, ni la trascendencia, ni lo universal. No somos gigantes en la película de la historia, sino enanos en un circo.

Filosóficamente, Vattimo tiene una enorme influencia proveniente de Nietzsche y de Heidegger; particularmente, la idea de la muerte de Dios y, por tanto, la realidad de un mundo sin sentido ni verdad. Lo interesante es que, mientras para la mayoría de los pensadores este vacío, esta nada, el nihilismo, es motivo de angustia y desesperación, para Vattimo es la gran oportunidad para lograr la libertad humana. Es una visión positiva del nihilismo que abre las puertas a la libertad de interpretar la realidad sin ataduras, sin violencia, sin religiones, sin presupuestos metafísicos ya que la verdad no existe.

¿Por qué el pensamiento de Vattimo, al ser relativista, es incompatible con el amor a la verdad y a la filosofía realista?

Esta pregunta es central. Nuestra época es relativista por excelencia. Todo puede y debe ser interpretado desde la perspectiva de cada quien, nadie puede pretender estar más en lo cierto que otro; está tu verdad, pero está la mía. Yo tengo mi “hermenéutica” y tú tienes la tuya. Todo esto suena bien, es música para la mayoría de los hombres y mujeres de hoy. Pero pensemos un segundo: ¿qué sucede, por ejemplo, cuando llevamos este paradigma a la política? En ese mismo segundo nos damos cuenta que no es tan bonito como parece por una razón sencilla: se impondrá inexorablemente el más fuerte sobre todos los demás. De este modo, los Hitler, los Stalin, los Maduro, estarían en lo correcto: ellos simplemente defienden su verdad, su interpretación o, si lo queremos poner más bonito, su “hermenéutica”.

Lo mismo sucede en la vida cotidiana, la mayoría de la gente defiende que todo es relativo hasta que alguien no cumple o no se comporta como se espera. En ese mismo momento quien defendía el relativismo empieza a decir: eso no es justo, eso no es verdad.

De esta manera, el debate de Lewis y Vattimo quiere mostrar que, a pesar de la multiplicidad de ocasiones, encrucijadas, decisiones que son relativas en la vida, hay un pequeño núcleo de verdad que da forma, sentido y orientación a nuestra vida y a nuestras decisiones. ¿Qué tiene este pequeño núcleo? Pues tiene nociones que muy pocos objetan en la discusión pública, aunque no lo lleven coherentemente: la noción de dignidad humana, el valor de la vida, la justicia, la libertad… Por ello, tal y como preguntas, la variable “amor” es indispensable. Roger Scruton dice que la posmodernidad es una época sin amor y tiene razón. Es una época de desapego a la verdad, a lo bueno, a lo bello, y esa es la razón por la que vivimos con el amor atrofiado. Todo tiene el mismo sabor, como una feria de comida donde hay mil restaurantes de comida rápida supuestamente diferentes.

¿Por qué la visión cristiana trascendente de Lewis es la única que da esperanza y sentido a la condición humana?

La principal virtud de la visión de Lewis es que no encierra al ser humano en sí mismo, que la felicidad nos viene desde arriba. Es curioso cómo Vattimo habla tanto de las atrocidades de la modernidad y, al mismo tiempo, no ofrece más que el mismo endiosamiento del hombre como solución. Pensemos en los desastres del siglo XX: los mayores horrores han sido fruto de sociedades que han abandonado a Dios endiosándose a sí mismas y justificando así todo tipo de monstruosidades. Si estas locuras fueron construidas por hombres sin Dios, la solución no puede venir de hombres sin Dios.

Aquí la posmodernidad es, a la vez, demasiado ingenua y demasiado culpable, porque no es consciente de lo pervertido que puede llegar a ser el hombre sin trascendencia y porque directamente rechaza esa trascendencia por miedo a no ser libre (y libre en un sentido luciferino). En ese sentido Lewis es una figura totalmente realista: si los hombres se rigen por hombres, esto es la ley del más fuerte y el totalitarismo está asegurado. Por eso la esperanza sólo viene de Dios, porque es el único que puede redimir la naturaleza herida del hombre e incluso hacer, en sus propias palabras, que “la humanidad redimida esté llamada a ser algo más glorioso de lo que la humanidad no caída hubiera sido”.

¿Por qué en el fondo ese cristianismo horizontal de Vattimo desemboca en un nihilismo?

Es muy sencillo: sin Dios la vida carece de sentido y no hay valores que seguir. Esto es algo que vio Nietzsche desde el principio, así que para él y otros filósofos la cuestión no es si el abandono de Dios nos llevará al nihilismo, porque eso es algo inevitable, es como que 2+2=4. Para ellos la cuestión es si el nihilismo es superable de algún modo. Nietzsche propone que el hombre suficientemente fuerte puede construir sus propios valores. Sartre dice algo parecido: “la existencia precede a la esencia”, es decir, no hay una naturaleza humana fruto de un Dios amoroso que nos hace a su imagen y semejanza, sino que cada uno se construye a sí mismo como quiere. Vattimo cree que este nihilismo es de hecho algo positivo, una oportunidad para ser libres, porque podemos dar sentido a nuestras propias vidas eligiendo qué queremos ser y sin imponer a otros qué deben ser.

Lewis ve en este nihilismo algo que los posmodernos ignoran: el hombre sin Dios no es más libre, sino más esclavo y vulnerable, porque se ha convertido en un hombre-masa, y eso lo hace profundamente manipulable por cualquiera que sea lo bastante poderoso. ¿Y qué sentido tiene la vida así? Pues el que decida el más fuerte. El sentido de la vida de los más fuertes será dominar y el de los más débiles ser dominados. Hay que insistir en que hacer lo que queramos no nos hace más libres y felices, sino más animales, más caprichosos, más susceptibles de querer imponernos por encima de otros y de que otros se impongan sobre nosotros. Lewis entiende que el sentido y la felicidad sólo nos vienen de Dios porque un ser creado por Él sólo podrá descansar en Él, o porque, en otras palabras, un ser con sed de infinito sólo puede ser saciado bebiendo de una fuente infinita.

¿Por qué lamentablemente hoy en día se ha impuesto más el pensamiento débil de Vattimo que el de Lewis?

Esto es algo muy llamativo del pensamiento débil: lo que Vattimo piensa y propone conscientemente es lo que la inmensa mayoría de Occidente piensa inconscientemente. ¿Por qué Vattimo gusta más que Lewis? Bueno, en primer lugar hay un claro entramado de instituciones que tratan de imponer esta cosmovisión en nuestras sociedades. Hablamos de empresas, de multinacionales, pero también de estados, de entidades supranacionales, de foros, universidades… Este sería el elemento externo que hace que el ciudadano medio piense así. Mediante propaganda, educación adoctrinadora e imposición política, los poderosos escogen qué nuevos pseudovalores serán seguidos por los débiles, y lo hacen según sus intereses, para que el criterio y la actitud de la gente les beneficie, les llene de más dinero y poder y les permita modelar el mundo como creen que debería ser. Luego está el elemento interno: el ser humano está herido por el pecado original y la libertad luciferina que le propone el pensamiento débil le parece más tentadora que la libertad que propone Lewis, porque la del pensamiento débil le promete que va a poder ser quien quiera ser sin esfuerzo, siguiendo sus caprichos y deseos más bajos, y la de Lewis le exige una fortaleza más exigente.

Lo que nosotros queremos es defender que la libertad de Lewis es más valiosa, que es la verdadera libertad, porque nos hace más perfectos y no más animales, nos hace mejores, más virtuosos. Una imagen sencilla: si te dan un piano, es mucho más fácil aporrearlo, e incluso puede ser más divertido al principio, pero en unos minutos viene el aburrimiento y la búsqueda de otra forma de aporrearlo, y al final viene la impotencia y el vacío, porque no te ves capaz de hacer nada valioso con el piano, nada bello. Esa es la libertad que nos propone el pensamiento débil, una vida vacía llena de impotencia por no poder hacer nada valioso ni bello con ella. La verdadera libertad es saber tocar el piano, que es lo que nos dice Lewis. El precio es el esfuerzo y el entrenamiento, pero el resultado es belleza y sentido, música. En la vida, tenemos nuestros medios (nuestro entrenamiento) y la gracia de Dios para construir algo bello.

¿Por qué merece la pena leer este libro para comprender las razones profundas de la crisis de pensamiento que hay hoy en día?

Una respuesta completa implicaría en realidad decirte todo lo que hemos escrito en el libro. La verdad es que la actualidad es terriblemente compleja, y en un momento como este es importante detenerse y no dejarse llevar por la vorágine para poner cada cosa en su sitio. Es curioso porque todo este caos ideológico está realmente sustentado por un mismo pensamiento hegemónico, ese pensamiento débil que quiere matar las grandes narrativas y los valores para que haya una multiplicación babilónica de nuevas narrativas y valores. Sostenemos que esa diversidad es falsa: nos parece que miles de minorías han despertado y se han emancipado, y que por ello nuestras sociedades son ahora más ricas y plurales, pero en el fondo todos piensan de una misma forma, porque todos se basan en que “mi libertad empieza donde acaba la tuya”, que en el fondo no es más que un “yo haré lo que quiera cuando quiera y tú harás lo que quieras cuando quieras siempre que tú no me molestes y yo no te moleste”. Nos parece que somos muy plurales porque cada uno hace lo que quiere y lo que queremos puede tomar formas muy distintas. Pero a fin de cuentas acabamos siendo una cultura simple y uniforme, porque no hay riqueza real ni diversidad cultural donde todo se rige por algo tan infertil como el deseo personal, que a la vez puede ser teledirigido desde fuera.

¿Cómo no vamos a estar en una crisis intelectual si se renuncia a la búsqueda de la verdad, que es el motor de la actividad intelectual? Como la verdad nos parece repelente e impositiva, nos encerramos en nosotros mismos, no salimos afuera porque no hay nada fuera ni por encima de nosotros, y así nuestra subjetividad es la medida de todo. El libro hace, en ese sentido, una cosa muy sencilla y a la vez bien difícil: un diagnóstico del pensamiento actual y una síntesis de cómo enfrentarlo. En esto el libro tiene tres virtudes: uno, que Vattimo presenta un sistema que sintetiza perfectamente el pensamiento hegemónico posmoderno; dos, que Lewis da con la clave de la cuestión para enfrentar a Vattimo sobre todo en su ensayo La abolición del hombre; y tres, que en cada capítulo mostramos casos y noticias reales en las que el pensamiento débil posmoderno se impone de manera totalitaria por todos los rincones de la vida social y personal. Lo que observamos es que ese posmodernismo que se dice plural y diverso acaba siendo unilateral y cancelador de las diferencias. Analizando esos casos es cómo mostramos lo que significa en la práctica sostener una postura posmoderna y cómo podría subsanarse, dando claves para entender y enfrentar esta crisis en la que estamos inmersos.

Adquiera el libro La posmodernidad en jaque.

Por Javier Navascués

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

17.11.23

Beatriz Fra: “La Eucaristía es el alimento que nos permite vivir nuestra fe con alegría y fidelidad”

Beatriz Fra tiene 24 años, está casada y es enfermera. Se siente una afortunada por ser hija de Dios y miembro de la Iglesia y por ello le apasiona trabajar para que otros conozcan a Cristo, especialmente los jóvenes, esta fue la razón que le movió para apuntarse como voluntaria en la JEMJ, Jornada Eucarística Mariana Juvenil, que tendrá lugar en Covadonga el próximo verano.

¿Qué supone para usted formar parte de la organización de la Jornada Eucarística Mariana Juvenil?

Un auténtico regalo. En mi vida, la presencia real de Cristo en la Eucaristía y la presencia de Nuestra Madre son dos pilares fundamentales. Creo que estamos en deuda con el Señor por el regalo que nos ha hecho con la Eucaristía y con la Virgen María. Participar en una Jornada así, ayudando a dar a conocer esta verdad de nuestra fe a los jóvenes, entregar parte de mi juventud a ello, es un verdadero privilegio.

¿Quiénes están invitados a participar?

La JEMJ es una iniciativa pensada para jóvenes entre los 14 y los 30 años que quieran encontrarse con el Señor vivo en la Eucaristía, que quieran profundizar en ello o tener razones de su fe. Y también para aquellos que se encuentran en búsqueda de la Verdad. Es una Jornada basada en la oración y en la formación. Nos impresionó mucho conocer el resultado de unas encuestas que hicieron los obispos de los EEUU que revelaban que el 70% de los jóvenes de EEUU no creían en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Los resultados no serían muy distintos si la encuesta la hiciéramos en España. De esas encuestas nació el Renacimiento Eucarístico Nacional. La JEMJ es un eco de ese movimiento eucarístico nacido en EEUU, pero igualmente necesario aquí y en todo el mundo.

Pero, aquellas personas que no cumplan con el rango de edad, están invitadas a participar de otro modo, rezando, dando a conocer la JEMJ y animando a los jóvenes que estén a su alrededor a participar.

¿Por qué es importante que los jóvenes se enamoren de Jesús Eucaristía y tengan un trato frecuente con Él?

En el mundo en el que hoy vivimos, tan bombardeado por ideologías contrarias a la Verdad, necesitamos de una fuerza para mantener nuestra fe. La Eucaristía es el alimento que nos permite vivir nuestra fe con alegría y fidelidad.

Si un joven desea vivir auténticamente su fe no puede prescindir de la Eucaristía. Es un regalo inmenso que Dios nos da: Él se humilla para unirse a mí, Él me da la fuerza que necesito, se hace uno conmigo para que ya no sea yo, sino que sea Él quien viva en mí, quién hable a través de mí, quien ame a través de mí.

En muchas ocasiones, el joven experimenta su debilidad: en la universidad, en casa, con los amigos…Es difícil, a veces, dar testimonio con valentía de la fe; amar a todos los que nos rodean, incluso a nosotros mismos; no dejarnos llevar por la pereza, la impureza, el egoísmo…

La Eucaristía es la mejor arma para ganar todas esas batallas porque es el mismo Dios que viene en nuestro auxilio. Solo nos pide que le reconozcamos realmente presente, que le acojamos y que le dejemos realizar Su obra en nosotros.

¿Qué ha supuesto en su vida la adoración eucarística?

Ha sido fundamental. El trato diario con Jesús en la Eucaristía me ha enseñado a amar, me ha llenado de alegría, me ha dado fuerza para luchar. Quizá en el momento no te das cuenta, pero miro hacia atrás y veo la Misericordia que el Señor ha tenido conmigo, como me ha ido protegiendo y como Su presencia ha sido una constante en mi vida. Sé que eso ha sido gracias a comulgar cada día y a tener un ratito de oración con Jesús en la Eucaristía donde, con mucha paciencia, el Señor me ha ido enseñando como un maestro y purificando mi mirada y mi corazón. Si te acostumbras a tratar con la presencia del Señor es más fácil llevarlo después y encontrarte con Él en otros ambientes.

No somos conscientes realmente de lo que significa que Dios está vivo allí, que cuando nuestra vida termine aquí nos encontraremos cara a cara con el mismo Dios, pero que ya aquí podemos tener esa cercanía con Él.

Reconozco que aún debo profundizar más en ello y pedirle al Señor la gracia de enamorarme de la Eucaristía, pero me siento en deuda con todo lo que me ha dado a través de cada comunión y cada adoración.

¿Por qué Covadonga es un lugar muy significativo para reactivar la fe?

Por el significado espiritual que tiene para la fe en España. Allí fue la primera gran victoria cristiana de la Reconquista, fruto del aliento que Nuestra Madre dio a las tropas españolas. Fue una experiencia tan fuerte de fe que los animó a seguir luchando durante cinco siglos, hasta conseguir el triunfo del reinado total de Cristo en España.

Del mismo modo, queremos que los jóvenes españoles, de la mano de María, tengan una experiencia grande de la presencia de Cristo en la Eucaristía, que reconozcan con la fe e incluso con la razón que Dios está vivo en la Eucaristía. Y que esa experiencia los lleve a reconquistar almas para que Cristo reine en los corazones de otros jóvenes.

¿Por qué merece la pena participar en estas jornadas?

Porque todos necesitamos del Señor. Nuestra sociedad, especialmente los jóvenes, necesitamos a Dios. Necesitamos de la Eucaristía para que nuestro corazón pueda descansar en la Verdad. Hoy en día, con tantas guerras, tanta desorientación en la Verdad, tantos conflictos intrafamiliares… todos anhelamos paz, un amor verdadero, necesitamos respuestas a las preguntas más profundas de nuestro corazón. Y todo ello lo encontramos en la Eucaristía.

Necesitamos a jóvenes enamorados de la Eucaristía que reflejen con su vida la alegría y la vida que da el Evangelio. Necesitamos jóvenes formados que den respuesta a este mundo desorientado. Necesitamos jóvenes portadores de paz y de Amor que ayuden a sanar las heridas de nuestro tiempo.

¿Con qué actitud hay que acudir?

Con un corazón abierto y generoso. Debemos pedir al Señor que abra los corazones de nuestros jóvenes más grande que nunca, para que acojan todo lo que Él quiera darles. El Señor no se deja ganar en generosidad, tiene mucho para darnos ¡la vida eterna!

Solo necesita que los jóvenes vayan con el corazón abierto, dispuestos a encontrarse con Él, reconociendo que todos estamos sedientos de Su amor.

¿Qué espera Jesús de los jóvenes que vayan?

El Señor quiere derramarse en la Jornada Eucarística Mariana Juvenil. Ahí y siempre. Él está enamorado de cada uno de nosotros. Le basta un pequeño y simple sí, un pequeñísimo deseo de conocerle para derramar los tesoros más grandes de Su amor. Es impresionante ver como Dios obra en las almas que se abren a Él.

Dios quiere encontrase con cada uno de los jóvenes que acudirán, no tengo ninguna duda. Quiere regalarles un Amor y una presencia que, de sentido a sus vidas, una Alegría que no tiene fin y que podrán contagiar a los demás. Quiere unirse a ellos, les espera con los brazos abiertos.

Personalmente, los animo a no esperar para inscribirse. Las plazas son limitadas porque el espacio en Covadonga no es mucho, en la explanada solo caben 2.000 personas. Estamos trabajando para conseguir alojamientos económicos en los alrededores, en polideportivos, colegios… que serán asignados por orden de inscripción. Y estamos trabajando, especialmente, para ofrecerles una experiencia de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. La renovación de la Iglesia y de la sociedad que tanto anhelamos «pasa por la Eucaristía» (EE 60).

Por Javier Navascués

2 comentarios

  
Federico
Impresionante testimonio: sinceridad, claridad y hasta profundidad teológica. Que Dios bendiga a esta chica y a todos los que participan en esta iniciativa
18/11/23 11:55 AM
  
Rmontaud
La vida da muchas vueltas. Estas manifestaciones le deseo que las haga con mayor experiencia y profundización en la fe, en un futuro muy lejano, pero en el contexto de otras agrupaciones, porque la juventud biológica siempre tiene los días contados.
18/11/23 3:16 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

16.11.23

Gómez Moyano habla de ¿Adónde te escondiste?, reflexiones sobre la fe para adolescentes y adultos

Sergio Gómez Moyano es escritor, profesor y filósofo nacido en Barcelona. Al igual que los humanistas del Renacimiento, cuenta con intereses en una amplia variedad de temas y disciplinas. Desde la informática a la metafísica pasando por la literatura y el cine. Su pasión por la enseñanza le lleva a ejercer como profesor a nivel de ESO, Bachillerato y Universidad. Compagina esta labor educativa en el Colegio Abat Oliba – Spínola y en la Universidad Abat Oliba de Barcelona. Su interés por el escritor Robert Hugh Benson le llevó a investigar y escribir una tesis doctoral sobre la interpretación filosófica de los escritos literarios de este peculiar converso inglés. Ha contribuido con traducciones al castellano y prólogos de libros sobre obras de este autor, como por ejemplo “Historias sobrenaturales” (B.A.C.). Como autor de ficción cuenta con algunas novelas publicadas, de las que destaca Querencio (Sekotia) en la que combina elementos filosóficos y narrativos de forma ágil y seductora, explorando la intersección entre la filosofía y la literatura.

¿Por qué decidió escribir un libro basado en su experiencia como profesor de religión?

Una respuesta corta a esa pregunta sería “porque el tema mola”. Una respuesta más larga comenzaría en el reto que se me planteó de dar clase de religión a alumnos de 3º de la ESO. El director del colegio me dio una sola instrucción: “los católicos tenemos una característica revolucionaria: no hemos renunciado a utilizar la razón. Quiero que los alumnos piensen". Entonces se me ocurrió la idea de enseñar Filosofía de Dios ¡a adolescentes de 14 años! Si te paras a pensarlo fríamente, parece una temeridad, pero el planteamiento de la asignatura funcionó. Los alumnos se sintieron interpelados inmediatamente por las cuestiones que yo les proponía. Y eso les incitaba a hablar. Hablábamos y debatíamos mucho. Y escucharles hablar sobre la existencia de Dios, sobre el sentido del universo, sobre su propia inquietud interior fue como encontrar un tesoro. Ellos fueron los que me iban indicando en todo momento por dónde debía ir. Después de varios años impartiendo la asignatura, me decidí a escribir un resumen sencillo, fácil de leer, lleno de anécdotas, referencias a películas, canciones, incluso chistes, de las cosas de las que hablábamos en clase.

Un título que evoca el comienzo del cántico espiritual, ¿Por qué se esconde Dios y dónde lo hace?

¿Adónde te escondiste?” es, en efecto, el inicio del cántico espiritual. San Juan de la Cruz explica en su poema que ¡ha perdido a Dios! Y se va a buscarlo. Pensé que en la asignatura antes comentada nos estábamos dedicando a trazar caminos que llevaran a Dios, empezando por las criaturas a las que “vestidas las dejó con su hermosura”. En realidad, Dios no se esconde. Esa es la sensación que podemos tener al vivir bajo el peso de este mundo materialista e irreflexivo, que ha dejado de lado la capacidad de sorprenderse. Dios se manifiesta en el mundo físico, en nuestra propia inquietud interior y, además, se ha revelado a sí mismo en la Biblia y en Cristo. ¿No nos sorprende el universo con esas dimensiones que más que entenderlas nos sobrecogen, que cada vez se expande a mayor velocidad? ¿No nos sorprende que en nuestro planeta haya surgido una singularidad llamada vida, que no es el resultado de las partes que forman un organismo vivo? ¿No nos sorprende que los seres humanos hayamos adquirido consciencia y nos hayamos convertido en observadores y guardianes de nuestro mundo? ¿No nos sorprende la capacidad de cuestionar lo dado o la capacidad infinita de desear que llevamos dentro? Dios está detrás de estas preguntas (y de muchas más), pero si damos estas cosas por supuestas, no nos haremos las preguntas que exigen la presencia del Creador.

¿Por qué es muy positivo que el joven de hoy se cuestione la existencia de Dios y el sentido de la vida?

El joven de hoy en día y el de todas las épocas tiene las mismas inquietudes profundas. Considero que es importantísimo que los jóvenes reflexionen sobre el sentido de la vida, sobre aquello que realmente les mueve a levantarse y seguir adelante día a día con sus deberes y obligaciones. Necesitan cuestionarse sobre lo que es de verdad valioso, bueno, verdadero, bello. En fin, es una forma de ponerles de frente a la realidad, sin intermediarios tecnológicos. Para ello, a veces hay que desbrozar el camino para que puedan llegar a esas cuestiones. Este libro es una buena herramienta para ello.

Pero en otros tiempos en donde la fe era algo ambiental, ¿tendría menos sentido cuestionarse algo tan básico como la existencia de Dios?

Decía Robert Hugh Benson, el autor que estudié para mi tesis, que la grandeza del catolicismo se encuentra en que es una religión para el hombre “normal”, es decir, para cualquiera. No hace falta ser un sabio para salvarse. Así que en un ambiente donde se respira fe, no sería necesario profundizar más para alcanzar la salvación. Sin embargo, de la misma manera que la fe ayuda a entender el mundo, la razón ayuda a comprender la fe y dar razones de nuestra esperanza. En un mundo descreído, las razones de la fe son el punto de encuentro entre creyentes y no creyentes.

Es un libro sencillo, pensado para adolescentes, ¿pero que puede servir para los adultos, que igualmente se hagan esas mismas preguntas?

¿Adónde te escondiste?” tiene su origen en unas clases para adolescentes, pero es totalmente válido para adultos, quienes podrán profundizar más por la experiencia de vida más abultada que llevan a cuestas. Es para todos los públicos, pero de lectura más bien ligera y divulgativa. En él se apuntan muchos temas que luego el lector puede profundizar por su cuenta, si lo considerara necesario.

¿En qué medida se ha basado en los argumentos tradicionales para demostrar la existencia de Dios?

En el libro aparecen argumentaciones de san Agustín, de san Anselmo y Tomás de Aquino y también alguna más moderna. Pero estas argumentaciones aparecen en el libro después de habernos asombrado por el universo y encontrar plausibles explicaciones no materialistas de los hechos.

¿Qué otras pistas da a los jóvenes para que encuentren a Dios?

La primera y segunda parte del libro exploran la revelación natural de Dios. En primer momento, a partir del universo, y luego mirando hacia dentro de sí mismo. Dios ha dejado una huella de su infinitud en nuestra alma que no puede saciarse en este mundo. Es como si nuestra alma fuera un cañón de un calibre de dos metros de diámetro y pretendiéramos que disparara una bala de 9 mm. Los bienes de este mundo nunca la acaban de colmar.

San Agustín decía que para el que quiere creer una razón es suficiente, pero para el que no quiere creer mil razones no lo son. ¿Hasta qué punto se requiere una disposición interior a querer creer?

San Agustín tiene razón: hace falta una cierta actitud para creer. Los argumentos sobre la existencia de Dios solo apuntan caminos en cuyo horizonte neblinoso se puede percibir la presencia del Creador, pero al final creer es una decisión vital (o un don). Yo he visto alumnos que se han preguntado por primera vez la posibilidad de la existencia de Dios a partir de las clases en las que se basa este libro. Y si no dan el paso de la fe, no importa. Estas preguntas confrontan directamente al que las hace con la verdad. Y el que busca la verdad, decía Edith Stein, está buscando a Dios.

¿Espera que, con la ayuda de la gracia, la lectura del libro vaya más allá de un simple entretenimiento y que produzca un cambio de vida para que muchas personas encuentren a ese Dios escondido?

No me atrevería a ser tan pretencioso, aunque me encantaría que fuera así. Robert Hugh Benson, el autor que antes he citado y que se convirtió del anglicanismo al catolicismo, decía que con la investigación racional había logrado retirar todos los obstáculos intelectuales que le separaban de su conversión, pero eso no era suficiente para dar el paso. Se le presentó la Iglesia como la nueva Jerusalén llena de tesoros espirituales, en la que entraba mucha gente de toda condición con gran gozo en su corazón. La percibió como una opción de vida bella apasionante. Entonces se le hizo irresistible entrar. Pero no lo habría hecho si le hubiera quedado la más mínima duda a nivel intelectual. Espero que este libro sirva, al menos para desbrozar prejuicios sobre la supuesta irracionalidad de la religión, para que el camino hacia la fe en Dios quede libre de obstáculos en los lectores.

Por Javier Navascués

1 comentario

  
Jaume
Tendría que leer al P. Gratry, 1803-1867), francés, muy famoso en su tiempo y más allá. Sus libros son extraordinarios.
17/11/23 12:55 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.