Manos blancas no ofenden, Don Carlos

Me las prometía muy felices dando por cerrado el tema del P. Ángel… Pues se le ocurre a Espejo Público entrevistar a mi obispo… Y se imaginarán que lejos de zanjar el tema, hemos terminado echando gasolina al fuego.


Que diga cosas como que en el espacio público cabe la religión es de agradecer. Que defienda la residencia del Cardenal Rouco, tampoco es malo, que para algo lleva la birreta roja, pero no podía ser todo el monte orégano, y nos tocó hablar de Rita Maestre, que mal (pero bueno) y del ya cansino P. Ángel con el que mi obispo no está enfadado.

Y es que la cuestion, una vez más, no es de enfado, no es un tema personal, es que se está usando una Iglesia para hacer un mítin político. Y homenajear a una persona que habrá sido muy amigo del celebrante, pero que se dedicó a machacar siempre que pudo los valores que la Iglesia defiende, y que llevó una conducta de todo menos católica. 

Ante eso, la llamada al orden era lo mínimo exigible por parte del purpurado. Y encima andamos pidiendo perdón, porque el reprochado se coge un berrinche. Y resulta que tiene a sus amigos en los medios haciéndole el juego.

Pues qué quieren que les diga. Para este viaje no hacía falta alforjas. Si el obispado adopta la táctica del avestruz con cada problema, solo porque la otra parte no tiene reparos en ir a los medios a quejarse, pues mal andamos.

Está bien que se vaya a los medios. De ahí salen declaraciones a los telediarios, y bien. Pero mi obispo necesita saber que hay que saber defender lo que se hace. No hay necesidad de parecer más chulo que un ocho. Sencillamente decir “Una Iglesia no está para estas cosas". Sino que se tenía que haber hecho en la sede de la Federación Socialista Madrileña. Y punto.

En vez de eso, es lo de siempre. El perfil bajo, el ir pidiendo perdón por todo, hasta lo que no se hace, y el ir encajando bofetada tras bofetada. Que ya quisiera uno cobrarlas de Susanna Griso. Manos blancas no ofenden, ya se sabe. Que le suelten a Enric Sopena para saber lo que es un sabueso ideologizado.

No todos los obispos tienen la telegenia de Monseñor Fulton Sheen. Pero ya se podían repasar TODOS los purpurados su desparpajo ante la cámara, defendiendo verdades como puños. Ni más ni menos que doctrina católica (y el ocasional cameo en un concurso…). Otro gallo cantaría.

+Pax et bonum+

Miguel Vinuesa

 

11 comentarios

  
jb
Es que ser crucificado duele, faltar'ia m'as. Bueno. ya sabemos lo que pas'o con los ap'ostoles;si no fueron decapitados fueron crucificados apedreados etc... no muy agradable oiga!
23/06/15 1:12 PM
  
Proby
Ahora, con motivo de esto, algún que otro necio ha hecho un comentario en la página de ese canal de televisión diciendo que la religión es algo "personal e íntimo". Estoy harto y asqueado de ese tópico. El católico lo es en todas partes: en su casa, en el trabajo, en la calle y dondequiera que vaya. Y si alguien no lo entiende, ése es su problema. Me niego a que la religión (la católica) se quede encerrada en la iglesia, que es lo que estos bobos pretenden.
23/06/15 2:19 PM
  
María
Claro es que la Jerarquía, pues como siempre en la Historia, con el poder y con el mundo. ¿cuándo ha sido diferente?.

Nota del b. Precisamente Fulton Sheen era muy jerárquico y jamás concedió un ápice en los temas de la Iglesia.
23/06/15 2:28 PM
  
Alejandro Holzmann
Los errores y defectos de los pastores sagrados no dan licencia para la irreverencia o la falta de respeto hacia ellos; mucho menos hacia el propio obispo; y mucho menos en los medios de comunicación social. No es así como se hace periodismo católico ni como se sirve a la verdad y al bien de la Iglesia.

La falta de reverencia y respeto por los Pastores es una ofensa al Espíritu Santo, agrega a la infidelidad del Pastor una nueva infidelidad, y es causa de confusión y escándalo en el pueblo cristiano. Por desgracia, esta es una costumbre muy extendida en Infocatólica, tanto entre comentaristas como entre blogueros.

La defensa de la fe y las costumbres, así como el deseo de preservar al pueblo cristiano del error y el escándalo no puede servir de pretexto para esto -el fin no justifica los medios-. Una cosa es manifestar sorpresa, desilusión o pena por las palabras del obispo, refutar los errores que pueda contener y presentar en cambio la verdad, todo expresado con lealtad hacia él y un sincero amor por la Iglesia. Otra muy distinta es decir que el obispo adopta "la táctica del avestruz con cada problema", que no sabe "defender lo que se hace" y que busca "parecer más chulo que un ocho".

Nota del B. Ojalá fuese chulo, ojalá. Pero no. Con cada problema no sé, pero con los medios ha sido la actitud timorata que la Iglesia lleva adoptando desde hace décadas. Y así estamos que cualquier periodista domina y encauza a los prelados por donde él quiere. Por eso digo "para ese viaje no hacía falta alforjas", porque para no decir nada, mejor se quedaba callado. Y no me alegro, no, pero es tan tamaño el escándalo que llevamos los 3 últimos posts con esto.

Ya entiendo que usted prefiere la omertà con los obispos. Es muy libre. Lo que sin embargo es necesario es, como hijos suyos que somos, y precisamente por leales, recordarle el deber de defender la sana doctrina de la Iglesia, y no de claudicar ante los medios.
23/06/15 4:54 PM
  
truthes
Ni de broma haga apología de la violencia de género contra el hombre.

Una mujer que abofetee a un hombre ha de pagar su agresión con cárcel, y también una fémina que asesine a su hijo en su vientre.

Nota del B. Mano blanca no ofende (origen). Si es que qué mala es la LOGSE.
23/06/15 8:28 PM
  
Isabel
Si en mi parroquia pasara o hubiera pasado lo que ha pasado en San Antón de Madrid, no vuelvo a poner un pie en todo lo que me quedara de vida, así fuera la única iglesia de la ciudad.

Ya está bien. A ver si se enteran los responsables de toda esta herejía y herejías que continuamente se están produciendo, de que todavía quedamos personas que pensamos cómo han pensado las personas honradas en toda la vida del Señor. Que no nos hacen comulgar con ruedas de molino.

Que lo único que están consiguiendo con todos esos guiños al mundo es que las iglesias se acaben de vaciar, que ya casi lo han conseguido. ¿O piensan que las van a llenar todos aquellos a los que les están bailando el agua?

Empiezo a pensar que es cierta la frase que se dice acerca del clero en la genial novela de Benito Pérez Galdós "Fortunata y Jacinta".
23/06/15 11:40 PM
  
Forestier
No sé si es "católicamente correcto" el que diga y repita, que uno de los problemas de varios de nuestros pastores (fundamentalmente en Europa) es su falta de personalidad. No tienen ni condiciones humanas, ni nivel de argumentos, ni reflejos y competencia suficientes para enfrentarse a los medios de comunicación actuales. Acuden con actitud timorata y cobarde. Es un tema muy preocupante, pues de estos "pastizales" obispales, se derivan (como estamos viendo) unas consecuencia muy negativas para la Iglesia Católica.
24/06/15 12:08 AM
  
Chimo
¿Es cierto que el sr. Osoro Sierra dijo que no hablemos de Rita Maestre, la que irrumpió con violencia en una capilla universitaria profanando una Santa Misa, por aquello de "no juzgar y no ser juzgados"?

María e Isabel, se insulta y se persigue a nuestros obispos en la medida que ejercen en libertad su misión al servicio de Cristo y la Iglesia, y Vds, lo hacen, precisamente, por todo lo contrario. A ver si se aclaran y dejan de hacerle el juego al enemigo.
24/06/15 11:27 AM
  
Miguel Vinuesa
A un comentario en moderación de Francisco José Vegara Cerezo. Lo que disponga la dirección del portal, yo no lo discuto, que aquí no soy sino un invitado.
24/06/15 1:57 PM
  
Néstor
Clarito y ajustado.

Saludos cordiales.
24/06/15 5:23 PM
  
Eduardo
Mons. osoro no es purpurado porque no es cardenal, ni lleva birreta roja

Nota del B. Error mío, lo tenía por sinónimo de obispo.
24/06/15 9:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.