22.02.19

Pakistán: Las “Asia Bibis” de las que nadie sabe en el mundo

Resuelto el caso de la cristiana paquistaní Asia Bibi con el exilio, quiero hoy llamar su atención hacia los datos que Ayuda a la Iglesia Necesitada proporciona sobre el número de cristianos que, falsamente acusados de blasfemia -delito recogido en el código penal paquistaní- esperan su ejecución en los corredores de la muerte de ese país cuya denominación significa “tierra de los puros", refiriéndose a los musulmanes puros. Se trata de otros “casos Asia Bibi” que no han tenido la repercusión mediática que ha merecido esta madre cristiana paquistaní.

En Pakistán, solamente un dos por ciento de la población es cristiana, frente a casi un 97 por ciento de musulmantes. A menudo los cristianos trabajan en condiciones de semiesclavitud. Aunque hay alrededor de 1000 presos esperando ser ejecutados por blasfemia, el gobierno todavía no ha ejecutado ninguna de las sentencias. Sin embargo, existe un clima policial y social muy permisivo con las acusaciones falsas que pueden terminar con el acusado en la cárcel -como el sucediera a Asia Bibi- o víctima de un linchamiento.

Leer más... »

23.01.19

Desde lo hondo a ti grito, Señor

Ante el testimonio de fidelidad de los cristianos perseguidos, nos preguntamos a menudo cómo pueden resistir, por qué no se resiente su fe, cómo llegan a abandonarse, de dónde sale esa llamativa confianza, qué fuerza invisible les dibuja sonrisas en medio del despojamiento absoluto, qué pudo transformar algunos corazones de piedra cuya recién estrenada carne perdona hoy al asesino de los suyos…

-          Dios mío, yo quiero elegirte a ti y quiero regalarte las obras – Thuan ya no necesitó ningún esfuerzo para traducir lo que sentía su corazón-. Tú sabes lo que necesitamos antes de que te lo pidamos. Si tengo que quedarme aquí, ya no me importa. Con forma de gusano, sin sentencia, para siempre… No sé si estoy volviéndome loco. Pero lo único que me importa ya eres tú. Quédate conmigo. Necesito tu presencia en esta oscuridad. Ahora todo es distinto. Ninguna celda, ninguna tortura, ningún tirano, ninguna enfermedad ni demencia, tampoco la soledad extrema…podrán separarme de ti, si tú permaneces conmigo.

El velo de las tinieblas se había rasgado, y ahora, en la negrura, titilaba de nuevo una esperanza indestructible. A pesar de que la humedad sofocante de la celda le recordase, terca, que una amenaza pendía sobre su vida.

Teresa Gutiérrez de Cabiedes – “Van Thuan, libre entre rejas”

Leer más... »

18.01.19

No os canséis de rezar por Leah hasta que vuelva

(Información de  Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN) Nigeria, el país más poblado de África, viene siendo azotado por dos frentes de islamistas radicales. Las milicias de Boko Haram han causado más de 20.000 muertos desde 2009, además de provocar una catástrofe humanitaria que se cuenta en dos millones de refugiados y millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria. Han secuestrado a miles de jóvenes y mujeres, que han sido esclavizados o reclutados para las milicias y los atentados terroristas. Actualmente más de 2000 personas siguen secuestradas. Los cautivos son obligados a convertirse, a casarse con militantes y los que se niegan sufren una violencia extrema.

El otro frente de muerte está a cargo de los pastores musulmanes fulani, que han provocado también miles de muertes, atacando con especial saña a los agricultores cristianos.

Estos dos conflictos afectan principalmente al norte de un país que, por otra parte, es todavía un ejemplo de buena convivencia y respeto entre las diferentes religiones, un país en el que -a pesar de la persecución (¿o quizás “gracias” a ella?)- los seminarios están llenos.

Entre esos más de 2000 cautivos de Boko Haram y desde su secuestro en febrero de 2018, Leah Sharibu es para los cristianos de todo el mundo un testimonio impresionante de fidelidad a Jesucristo.

Leer más... »

13.10.18

15.09.18

Dolorosa pero no desesperada

No imagino a los cristianos perseguidos preocupados en exceso por los acontecimientos eclesiales que nos arrancan lágrimas a algunos católicos occidentales. No exagero con el “algunos". Muchos otros están encantados.

Quizás muchos perseguidos ni se han enterado. Supongo que, si tu parroquia está siendo atacada por islamistas Seleka (me refiero a lo que se sufre en República Centroafricana), lo de la “mafia lavanda” cobrará una importancia mínima.

Pero nosotros nos preocupamos hasta llorar. Mientras, ellos, los perseguidos, viven la fe como la vive la Virgen: con dolor, pero sin desesperación.

Leer más... »