Card. Barbarin: “Si un Parlamento se cree el buen Dios, entonces estamos en peligro”

El periódico Avvenire ha entrevistado al Cardenal Philippe Barbarin, Arzobispo de Lyon y Primado de las Galias, sobre la realidad de la Iglesia en esa Nación, en vísperas del Año de la Fe y en medio del enfrentamiento al plan del gobierno socialista de introducir en Francia el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ofrecemos nuestra traducción en lengua española.

***

“El Año de la Fe es un hermoso regalo, para Francia y para toda la Iglesia. Ya hemos vivido un Año del sacerdocio extraordinario, con la impresión, en Lyon, de ser por un año como la aldea de Ars. El Año de la Fe nos permitirá profundizar el Credo y conocer mejor el Catecismo de la Iglesia Católica. Es lo que el Papa ha querido hacer el año pasado con los jóvenes, en la JMJ de Madrid, ofreciendo su Youcat”. El cardenal Philippe Barbarin, primado de las Galias en calidad de arzobispo de Lyon, es conocido por su compromiso en el diálogo ecuménico e interreligioso, pero también por el eco particular de sus intervenciones a nivel nacional. La semana pasada, Le Figaro abrió en primera página con un llamamiento del prelado que ha sonado como una advertencia para la clase política: “No se debe desnaturalizar el matrimonio”.

*

¿Qué significa hoy la clásica expresión “Francia, hija primogénita de la Iglesia”?


Hace referencia a una historia muy rica que debemos recordar y por la cual es necesario dar gracias a Dios. Pero hay que tener cuidado de no dejarse invadir por el pasado, por ser tan maravilloso. El Señor nos espera en el presente y futuro. Lyon, por ejemplo, recuerda a sus mártires del siglo II, convertidos en una fuente de evangelización de las Galias y del norte de Europa. Pero recordamos que la palabra griega mártir quiere decir testigo. Este impresionante punto inicial de nuestra Iglesia nos lleva a plantearnos una pregunta esencial: “¿Somos los servidores y los testigos del Señor?”.

*

¿Cómo se expresa, en los modos más elocuentes, el impulso misionero de la Iglesia?


En Francia somos muy afortunados. Hay extranjeros que me confían su admiración frente a las iniciativas, múltiples y vigorosas, tomadas para la nueva evangelización. Tenemos escuelas teológicas y movimientos espirituales muy vivaces y audaces. Basta pensar en el nuevo studium de Notre Dame de Vie, en Venasque, o en el de la facultad de Notre Dame en París, o en el renacimiento de los dominicos en Toulouse. Conocemos un desarrollo impresionante de las nuevas comunidades, similar al de Brasil. Algunas, como Emmanuel y Chemin Neuf, tienen ya cerca de 40 años de experiencia. Se pueden evocar también las innumerables innovaciones misioneras, a través de la música y los conciertos, o nuevos sitios de internet de evangelización. En mi diócesis vivimos la hermosa experiencia de los “Trabajadores de la Fe”, en la estela del llamado lanzado por Juan Pablo II durante el Jubileo del año 2000.

*

¿Dónde se encuentran las principales dificultades?


En cierto sentido, somos actualmente muy pobres, ya que piezas enteras se han derrumbado: muchos monasterios y seminarios han cerrado. El clero envejece y esto provoca un sufrimiento real, a veces incluso una cierta desestabilización de nuestras comunidades. Cada año, en Lyon, ordeno dos o tres sacerdotes, y mueren cerca de veinte. Al mismo tiempo, constatamos un verdadero dinamismo, una sorprendente vitalidad. No quisiera ser un optimista ingenuo, ni un sombrío pesimista. Hay situaciones alarmantes en numerosas diócesis y fuerzas de renovación un poco por todas partes.

*

¿La presencia y la palabra de los católicos en la sociedad continúan siendo un desafío?


Tenemos libertad de palabra y el deber de expresarnos por el bien de la sociedad, sobre todo en esta fase de duda sobre el futuro de nuestra civilización. A veces tengo la impresión de que nuestra democracia está cortando el árbol sobre el que vive. En Francia hemos visto al poder perder la cabeza cuando se convirtió en una “monarquía absoluta” y se comenzó a hablar de un “rey sol”. Espero que no entremos en una era de “democracia absoluta”, olvidando que toda forma de poder está hecha, en primer lugar, para servir. Se dice a menudo que la democracia es el “régimen menos malo”. Tratando de permanecer en escucha y de respetar el bien de todos, un Parlamento debe votar una ley financiera y legislar. Pero si se arroga el derecho de cambiar los fundamentos de la sociedad, es decir, si se cree el buen Dios, entonces estamos en peligro. También un Parlamento puede conducir un país al abismo. Siempre es difícil permanecer humildes frente al poder.

*

Lanzado a menudo, ¿el debate sobre la laicidad esconde fallas profundas?


Francia vive las secuelas de un viejo conflicto. Con la ley de separación de 1905, el Estado se compromete a garantizar la libertad de culto y confía a los creyentes la responsabilidad financiera de la Iglesia. Esto honra a los católicos: la formación de un seminarista cuesta 20 mil euros al año. El problema es que, detrás de la palabra laicidad, se esconde a menudo un cierto odio a la religión. Por lo tanto, sí una República laica, pero no una mentalidad laicista. El ex-Presidente de la República había promovido una “laicidad positiva”, lo que prueba bien que ella no lo es espontáneamente. Normalmente, esta palabra no debería requerir adjetivos. Pero, de hecho, Francia se debate todavía entre dos viejas corrientes: respetar la religión o combatirla.

***

Fuente: Avvenire


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

13 comentarios

  
Juan Mariner
El Cardenal Barbarin siempre efectúa declaraciones interesantísimas que hay que reflexionar profundamente.
27/08/12 11:03 PM
  
Luis Fernando
Me alegra que el cardenal primado de Franca hable tan claro y se atreva a criticar el ídolo de la democracia absolutista que nos gobierna.
28/08/12 12:09 AM
  
Percival
Por fin algún Obispo francés se remanga. Ya es hora de que el catolicismo se haga más significativo y notorio en la tierra "primogénita de la Revolución" (porque lo de "Primogénita de la Iglesia" ha quedado un poco atrás).
28/08/12 5:27 PM
  
Eduardo
Me alegra de que se empiece a hablar claro sobre estos temas, hemos llegado al absolutismo democrático en el que lo que diga la mitad más 1 es bueno porque sí, que me digan a mí si eso es muy racional.

Por otro lado la renovación de la que habla este obispo puede verse en ciertos grupos, pero por desgracia son siempre grupos muy pequeños que por ahora tienen un reducido impacto. El panorama general es negativo, las vocaciones y la práctica religiosa no hace más que descender, yo que tengo 20 años, no sé cómo estaremos dentro de otros 20, pero espero que Dios nos ayude, porque vamos a necesitar mucho su ayuda (como siempre la hemos necesitado). Es momento de hacer mucho y rezar mucho por la Iglesia.
28/08/12 7:00 PM
  
javier
No es problema de la "degenarición de la democracia". es problema de propia democracia como se entiende en todo occidente, vinculado al principio de soberania nacional, limitado solo una concepción de los derechos humanos que lo son en tanto en cuanto spn positivizados.

la democracia solo puede ser justa, cuando se recoce que todo poder procede de Dios,con lo que ello implica, y una vez reconocido y limitado el ejercicio de la soberania por la Ley natural, participar en la elecci´n de los gobernantes.
28/08/12 8:21 PM
  
Forestier
Javier: La recta democracia, tal como dijo Juan Pablo II en Lituania, es ya doctrina social de la Iglesia. Una verdadera democracia tiene como pilares fundamentales los declarados derechos humanos en 1948 (inspirados en los mandamientos) y la dignidad y libertad de las personas. Toda ley (aborto, eutanasia, matrimonio homosexual, etc), que conculque estos fundamentos y agriete estos pilares, es cuando pone en peligro de derrumbamiento a la democracia. Por tanto, no culpes a la democracia como tal, pues hoy por hoy, es el mejor sistema (si se respetan estos fundamentos) para regir la convivencia de los ciudadanos.
29/08/12 10:04 AM
  
Pepito
La verdadera democracia es aquella en la que la voluntad del pueblo se somete a la Voluntad de Dios y no al revés.

En las actuales democracias la Voluntad de Dios es ninguneada para poner sobre ella y contra ella la voluntad soberana del pueblo. Así la democracia se degrada a sí misma y se convierte en una democracia al servicio de la voluntad de Satanás, príncipe de este mundo.

En política, como en todo lo humano, hay que poner en primer lugar la Santa Voluntad de Dios: "Hágase Tu Voluntad así en la tierra como en el cielo."
29/08/12 12:28 PM
  
Forestier
Pepito, no me seas fundamentalista. Establecer "a priori" la voluntad de Dios como fundamento de la democracia en una sociedad culturalmente y religiosamente heterogñénea, es pretender forzar la conciencia de las personas que no participan de estas verdades reveladas. Una recta democracia debe respetar la conciencia de los ciudadanos,pues el mismo Cristo, nunca obligó a nadie a seguirle. El invitaba, sugería, animaba, enardecía, pero nunca forzaba a las personas ni a su conciencia para que aceptaran su Verdad. A ver si tocas de pies en el suelo y te haces cargo de la sociedad en la que vives.
29/08/12 2:10 PM
  
pedro de madrid
El origen de los parlamentarios son los votantes, tal vez muchos de estos votantes son bautizados, al cristiano practicante hay que hablarle sin complejos, estos son los problemas que conlleva votar a ciertos partidos sin meditar pros y contras, después pasa lo que observamos cotidianamente.
29/08/12 4:39 PM
  
José Jacinto Verde Colinas
Efectivamente, a juzgar por el titular, creo que este cardenal tiene razón: el Parlamento, la democracia, la libertad (sobre todo entendida en sentido moderno y muchas veces confundida con el libertinaje), la justicia humana, la seguridad, el capitalismo, el socialismo, el comunismo, el liberalismo, etc., son muchas veces ídolos que pretenden sustituir a Dios y, más concretamente, a Jesucristo y a la Verdad Revelada, y eso aun cuando algunos de los conceptos o valores anteriores tienen su importancia y tienen que ser defendidos.

Pero, en la medida que pretenden imponerse sin tener en cuenta la Ley de Dios, se convierten en ídolos y, muchas veces, en motivo de esclavitud y en instrumentos utilizados por muchos políticos y mandamases de los diversos países para dominar, esclavizar y engañar a otras personas.
29/08/12 5:33 PM
  
Enguerrand de Beauffremont
Este señor ya es patético cuando habla de religión, pero es que hablando de política, es aún peor.

No se ha dado cuenta de que cualquier poder soberano es también un poder absoluto, por su propia naturaleza, pero en sí, es un conjunto vacío.No se lo inventó Luis XIV, es así desde la noche de los tiempos, tome el nombre de monarquía, dictadura, democracia, o cualquier otro. Lo que realmente importa es el contenido con que lo llenemos, en aquellos tiempos, Cristo-Rey y la constitución tradicional del Reino de Francia, que nunca se alteró, o los anticristianos y antinaturales principios de la Revolución.
Ésta última es perfectamente lógica consigo misma, una religión ha sustituido a otra, y ha ido instalando sus propias obras. Que el señor cardenal se extrañe a estas alturas, ya indica lo perdido que anda.
29/08/12 9:39 PM
  
Pepito
Forestier:

No se trata de forzar la conciencia de nadie, sino de promover una democracia basada en el respeto a la Ley de Dios, así como otros promueven una democracia basada en el desprecio y ninguneo de la voluntad divina.

Cada cual que vote en conciencia la democracia que considere mejor. En una sociedad hay muchas conciencias, pero no todas ellas son rectas y conformes con la moral.

Cuando una conciencia va gravemente en contra de la Ley divina, hay que respetarla como tal acto subjetivo de la persona, pero no se puede permitir que la persona ponga por obra el acto externo gravemente malo por mucho que ella esté convencida en conciencia de que es bueno.


30/08/12 10:36 PM
  
Gregory
Me gusta la forma directa en la que responde las preguntas que se le hacen en verdad que mis respetos, no se si es un estilo de los franceses o e el Cardenal que responde de esa forma.
04/09/12 9:06 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.