Verdaderos para ser libres


“La verdad os hará libres”,
nos dijo Jesús, en una palabra llena de resonancias antropológicas y teológicas. La verdad, para Jesús, en último término, es la bondad misericordiosa de Dios, reconocida como fundamento de todo cuanto existe. En un primer momento, verdad es la realidad consistente, la realidad del mundo, la realidad de las personas, en la medida en que está patente ante nosotros, ofreciéndonos la posibilidad de fundirnos con ella ampliando y enriqueciendo así, en la unidad del amor, nuestra propia existencia.

Ser persona es precisamente eso, vivir abierto, pegado a la realidad, vivir en la realidad del mundo, de las cosas, de las personas, arraigado en ellas por la fuerza del amor que recibimos y ofrecemos, tratando de crecer en esta comunión vital y de ayudar a crecer en la verdad y en el bien a cuantos viven en relación con nosotros. Esta dinámica común y permanente hacia el crecimiento de nuestro ser, en la verdad, por el amor, es el fondo y la grandeza de nuestra libertad. Ser libre es tener la capacidad de desarrollar la propia existencia en comunión con los demás, asimilando las riquezas de la realidad en la que estamos constituidos y arraigados.

Los hombres no somos islas. No vivimos ajenos unos a otros. Vivimos todos dentro de la gran unidad física y espiritual que es la humanidad, en un fluir de existencia que pasa de unos a otros y se multiplica sin cesar en las mentes de todos. Por eso, detrás de esta dinámica interior de nuestro ser personal, está la verdad y la realidad de Jesús. Nadie puede prescindir de El, pues forma parte de nuestra humanidad. El nos dice “Yo soy la Verdad”, yo soy esa verdad que os permite crecer conmigo en la verdad y en la bondad de las cosas, la verdad que os permite entrar hasta el corazón del mundo, hasta el misterio interior de todas las cosas que se abre a la Verdad de Dios, de la que nace toda verdad, y de quien recibimos el espíritu de amor y de apertura para entrar en comunión con todos los existentes.

Este proceso se puede ver más claramente en una perspectiva descendente. Dios Padre es la fuerza del ser infinito que se afirma por Sí mismo, al afirmarse se hace Verdad, esplendor de Sí mismo, y a la vez se hace concordancia, fusión, gozo en la unidad del Ser infinito con el esplendor de la Verdad en un Amor personal que es la afirmación de la bondad y de la generosidad infinita del ser de Dios.
Algo de esto nos da Dios cuando nos crea a su imagen y semejanza, nuestro pequeño ser personal queda abierto a la verdad de Dios porque procede de El, tiene en sus entrañas esa concordancia con todas las demás cosas y personas nacidas del mismo Dios, y por eso mismo es capaz de descubrirlas con gozo, de amarlas, de fundirse con ellas en el abrazo del espíritu, buscando la plenitud gozosa que solo nos puede venir del Dios original. La belleza y la bondad que encontramos en el mundo nos descubre lo que llevamos ya dentro de nosotros mismos, porque Dios lo ha puesto de antemano, al hacernos hijos suyos, abiertos a la realidad universal. Así es como la verdad, descubierta, amada, asumida, nos hace libres, vivientes, exultantes.

Nuestro Presidente Zapatero, quiso presentar las cosas de otra manera. Con una audacia de alto riesgo sentenció: “La libertad nos hará verdaderos”. Esta manera de entender la libertad ya no está abierta ni arraigada en la realidad, es una libertad encerrada en sí misma, sin referencia a la verdad objetiva de los demás, es la libertad de los propios deseos, la libertad de las ambiciones y caprichos, una libertad ensimismada que no se molesta en buscar la consistencia de la verdad fuera y más allá de sí misma. En esta manera de entender las cosas, ser libre es llevar a término mis deseos, lo que en cada momento me apetece, así llego a ser verdadero, así consigo llegar a ser yo mismo. Pero un “yo mismo” que no ha crecido saliendo en busca de la rica y compleja realidad anterior a mí, mayor que yo, sino que se repliega sobre sí misma satisfaciéndose en los propios deseos. Esta manera subjetivista de entender la libertad, sin apertura a la realidad objetiva, previa y superior a nosotros, nos mantiene encerrados en una sala de espejos, en la que todos nuestros deseos nos reflejan a nosotros mismos, nos vemos de mil maneras pensando que somos el centro del mundo, pero en realidad sólo nos vemos a nosotros mismos y disfrutamos de nosotros mismos, cada vez más aislados de la verdad del mundo y de los hombres, más alejados de la verdad infinita de Dios, que queda al otro lado de los espejos, anterior e independiente de nuestros caprichos.

Esta manera de entender las cosas tiene dos manifestaciones en nuestra cultura que resultan verdaderamente trágicas y destructivas. La primera es el relativismo. Si nosotros somos el centro de la realidad, si las cosas o las personas que existen independientemente de nosotros no son término real de nuestra libertad, entonces es lógico que no queramos reconocer nada como objetivamente verdadero. Sólo es verdad lo que cada uno decida para su propio bien. Cada uno “crea” su verdad y tiene “sus” verdades. Una cosa es verdad para uno, y la contraria puede ser verdad para otro. En el fondo es que nada es verdad para nadie.

En esta manera de ver las cosas, cada uno vive encerrado en sí mismo, cada uno es la verdad para sí mismo, sin necesidad de mantener contacto real con lo que cada cosa es fuera de nosotros. En esta mentalidad la persona vive cerrada en su propio mundo, cerrada en sus propios deseos, de espaldas a la realidad. Como si fuera el principio y el fin del mundo. Esto, que en el mundo de las realidades físicas es imposible, en el mundo de las realidades espirituales y morales lo practicamos continuamente. “La Iglesia puede decir lo que quiera, yo pienso que…” Cada uno tiene su verdad, cada uno se fabrica su verdad. Pero esta verdad no sirve para comprender la realidad, ni para entrar en ella, ni para favorecerla, porque no es la verdad de la realidad, sino la verdad subjetiva de nuestros propios deseos. El relativismo es individualismo y termina siendo nihilismo.

La otra funesta consecuencia del subjetivismo es la legitimación de la mentira. Si la verdad nace de nosotros, si es verdadero lo que cada uno quiera, estamos facultados para decir en cada caso lo que nos convenga, lo que queramos que piensen los demás a favor de nuestros deseos, de nuestros planes ambiciones. No hay por qué atenerse a la verdad de las cosas, porque no hay una verdad objetiva, cada uno compone la verdad como le parece. El lenguaje mentiroso nos desconecta de la realidad, nos recluye de nuevo en nuestras pretensiones, manipula la realidad de los otros llevándolos a configurarse con la vanidad de nuestras fantasiás y deseos. La cultura del subjetivismo termina siendo una cultura fundada en la mentira, es decir, en el vacío, en el no ser, en la nada, porque la mentira es lo que no es, el hueco de la existencia, la ficción de la realidad.

¿Qué pensar, qué se puede esperar de una sociedad en la que no se quiere aceptar la verdad de las cosas, en la que desde la opinión pública, desde la política, queremos que las cosas sean como nos interesa a nosotros, como si fuéramos realmente los creadores de un mundo de valores, de proyectos, nacido de la presuntuosa omnipotencia de nuestra engrandecida libertad? Cuando llegamos aquí estamos ya en el terreno de la idolatría, de las falsas divinidades creadoras de mundos falsos y decepcionantes. Nosotros mismos somos el ídolo al que atribuimos los poderes del Dios creador del mundo y fuente de la vida y de la felicidad.

Tendremos que cambiar y dedicarnos sinceramente a buscar juntos cómo son y cómo tienen que ser las cosas, por sí mismas, en atención a su propia naturaleza, al crecimiento de todos en la verdad y en el bien, en esa verdad universal que nos sostiene a todos, que tiene espacio para todos y que en último término está garantizada por la Sabiduría, el Poder y la Bondad de Dios. Sin esta voluntad conjunta de vivir y crecer en el camino de la verdad movidos por el amor a lo real, no hay cultura verdadera, ni hay sociedades fuertes, ni hay personas cabales.

Os invito a indagar las consecuencias de estas ideas en tres campos especialmente importantes de nuestra vida: la educación, la vida política y la religión.

29 comentarios

  
antonio
Monseñor gracias. El ver que sigue escribiendo es señal de que Dios y su siervo (usted) no se cansan de nosotros por lo que aún nos queda la esperanza de que tenemos futuro. Es un consuelo. Porque Monseñor yo creo que hay que tener algo más que estómago para soportar algunos comentarios.
Yo la verdad pienso que los que se dedican a poner verde a nuestra Iglesia deberían practicar deporte pues de alguna manera sentiran un tipo de paz que ayudará a no enviar mensajes cargados de tanta adrenalina que no les lleva más que a un callejón sin salida.

educación:
está demasiado egocentrica en lo PERSONAL del individuo en vez de en el colectivo más cercano. más hincapié en nos vos ellos y menos yo tu el.
politica:
como escribió alguien que no recuerdo;"los cargos de poder deberían ser para los que no los deseasen".
Cuando son deseados en el deseo se pierde el servicio al pueblo al servirse a sí mismo. un ejemplo; el Rey David (en lo de que le cayó de sorpresa el reinado).
religion:
dicen que los hombres somos como la luna, tenemos una cara que a nadie enseñamos.
bueno pues la solucion a mi parecer sería; es verdad pero más que exigir que deberiamos mostrarla lo mejor lo más verdadero el no tratar de ocultarla y nada más.
09/11/08 12:08 AM
  
pepiño
Monseñor, uff, el artículo de hoy me ha superado, ha ido a traición. Entrar a hablar de la perspectiva descendente de Dios y de repente meter a Zapatero y su filosofía masónica me ha sentado fatal. Me sentido como un cubito de hielo que lo sacan del congelador tan confortable y lo meten en la cazuela hirviendo. KO.

Antonio ¿qué comentarios?, van todos firmados, por lo que no está muy bien acusar pero sin parecerlo. Vamos, que el tirar la piedra y esconder la mano está feo.

De todas formas ser el primero que escribe un mensaje - no hay ningún otro antes -, y empezar dando cera desde el primer párrafo y diciendo que otros mensajes van cargados de adrenalina -aquí no hay ninguno - suena incoherente...a menos que ya vayas buscando caña - que no creo -.

No sé Antonio, explícate, pero no me fundas que te veo...
09/11/08 2:09 AM
  
antonio
pepiño buenos dias que no te enfades hombre que aunque he sido el primero, me refiero cómo crítica CONSTRUCTIVA a otros comentarios de otros de los apartados ( ver carlos con minúscula) que nuestro Monseñor al redactarlos y leer ve como ponen a la Iglesia verde y no por lo del tiempo ordinario en la celebracion.
simplemente era eso aplaudir la fortaleza que el Señor da a sus siervos lo cual para mi es muy de agradecer pues es un testimonio de fe.
pero pepiño ya te vale escribe sobre el articulo y no te pierdas en el paisaje.
yo no fundo nada ni a nadie lo que me faltaba. Y para que veas que aprecio a los que se mojan va un chiste con todo el amor del mundo:
-¿sabes cuál es el colmo de una parroquia?
pues que llames por telefono y no te lo coja ni Dios-.

el chiste pepiño no va ni con segundas ni con terceras va con cariño otra cosa son las diferentes tergiversaciones que se hagan a posteriori ahí yo ya no entro.

Ésto que escribo a continuacion no es "repartir cera" es opinar sobre las consecuencias a las que se hacen mención al pié del articulo:

-los adultos somos egoistas porque de niños nos educaron en el egoismo el egoismo produce vivir en la mentira permanentemente. Dios es la verdad.Es amor el amor se parte,comparte y reparte. no se ya como descifrarlo para que se entienda mejor.

-los politicos no son verdaderos porque se sirven del pueblo. son unos falsos. los que hacen esto y los que dejan que lo hagan sin decir esta boca es mía.

-a muchos cristianos se les va mucho tiempo en aparentar lo que no son lo que produce muchas críticas (muchas veces con razón) en la sociedad que permanece "fuera" de la Iglesia.

es MI opinion no quiere decir que sea LA VERDAD.

anoche vi la película "el septimo sello" (1988 Carl schuzl) que aunque es muy fantástica (antaño fantástica era ciencia ficcion) refleja muy bien el tema de ser verdaderos pues al final alguien voluntariamente da la vida (llama esto la atención cuando estamos rodeados de autenticas esponjas que no solo no dan un palo al agua sino que te absorben hasta la última gota de tu sangre. vamos yo en el país de las maravillas no me siento otra cosa es que con Dios todo lo podamos aguantar lo que no quiere decir que sea bueno o por lo menos a mí no me gusta) POR TODA LA SOCIEDAD y el mensaje de ese acto es muy bueno aunque se trate de una película más.

a mí pepiño me gusta la sociedad porque Dios la tiene así por algo y respeto su voluntad ahora bien me gustaría que fuese mejor a todos los niveles. Es mi esperanza.
09/11/08 8:17 AM
  
Miguel A
En su nuevo post, Monseñor dice cosas totalmente homologables desde la perspectiva del Zen. Por ejemplo esto: "Tendremos que cambiar y dedicarnos sinceramente a buscar juntos cómo son y cómo tienen que ser las cosas, por sí mismas, en atención a su propia naturaleza". O esto otro "Vivimos todos dentro de la gran unidad física y espiritual que es la humanidad, en un fluir de existencia que pasa de unos a otros y se multiplica sin cesar ". Y por mas que pueda parecer sorprendente a un cristiano, esto otro: "“Yo soy la Verdad”. El Zen no es otra cosa que la busqueda de ese Yo.

Por último, este consejo: "Tendremos que cambiar y dedicarnos sinceramente a buscar juntos cómo son y cómo tienen que ser las cosas, por sí mismas, en atención a su propia naturaleza", parece la enseñanza de un verdadero Maestro Zen. No somos tan diferentes, despues de todo. Buenos dias.
09/11/08 8:53 AM
  
Ana
LAs críticas constructivas ayudan a mejorar pero las críticas negativas que se hacen solo para molestar no conducen a nada más que a que suelte adrenalina el que critica y no va por ti Pepiño, lo digo ppor algunos que no son católicos y que entran a pegar un rabotazo a la Iglesia y por otros ultracatólicos que se dedican a denigrar a los obispos.
Miguel A se habrá dado cuenta de que no va por usted porque no es su estilo, usted es educado y dice lo que piensa sin ofender
09/11/08 1:31 PM
  
Miguel A
Gracias, Ana, muy amable de su parte
09/11/08 1:39 PM
  
José Carlos
Al leer el artículo de Monseñor,surgen ven mí una serie de pensamientos que,aunque son bastante pesimistas,no voy a dejar de exponer: y es que el panorama relativista es tan profundo y está tan extendido,incluso entre gente religiosa,que me temo que tendrán que pasar muchos años para que se pueda imponer una filosofía distinta,una filosofía fundada en la verdad objetiva. Las consecuencias de todo esto,tanto para la sociedad civil como para la religiosa,van a ser tan catastróficas o más que ya lo son ahora. Y esto en el campo de la enseñanza (¡pobres niños del presente y del futuro inmediato y pobres familias!),en el de la vida política (relativismo y totalitarismo a todo pasto) y en el de la religión (una mayoría de católicos empapados de relativismo y secularización y una pequeña minoría de cristianos como Dios manda). Y en medio de todo este mar tempestuoso,la barca de Pedro navegando y procurando enderezar las cosas para extender lo más posible el reino de Cristo. Todo esto,dicho de tejas para abajo,según nuestras miras humanas; porque lo que Dios haga y haya decidido con respecto al futuro,El lo sabe. A nosotros sólo nos queda trabajar en la viña del Señor y orar continuamente para que Dios se apiade de esta sociedad que camina tan torcida. Saludos a todos,en especial al Sr. Arzobispo.
09/11/08 4:29 PM
  
Mons. Sebastián
Hola amigos. Hoy es domingo y estamos todos un poco más tranquilos. Y con ganas de ser buenos.
Antonio, no hay que cansarse por nada de anunciar el evangelio de salvación y de difundir el conocimiento de Jesucristo y de nuestro Dios salvador. Puede haber otra alegría mejor en la vida? Luego cada uno verá lo que hace según su conciencia.
Pepiño, dejando aparte las bromas, yo quiero invitar a pensar seriamente los interrogantes de una sociedad, o de una vida personal, en la que nos hemos refugiado en una voluntad permanente de crear un mundo a nuestro gusto, al margen de la realidad objetiva de las cosas, a cuyo conocimiento hemos renunciado. Nosotros queremos ser la medida de todas las cosas, los hacedores de nuestro mundo, a partir de nuestros propios deseos. En el fondo es la consecuencia lógica de haber prescindido de Dios en nuestra imagen del mundo, como si la presencia de Dios, el tenerlo simplemente en cuenta, fuera una amenaza para nuestra libertad, la libertad de la razón, la libertad de buscar nuestro bienestar y nuestra felicidad por encima de todo. Recreamos un mundo de deseos, no de realidades, y nos perdemos con él en el vacío. Los cristianos, en vez de discutir entre nosotros, tenemos la misión hermosa y seria de hacer ver a todos que Dios está ante nosotros, que El es la fuente de la vida, que nos ama infinitamente, que no hay razón para eliminarlo ni huir de El, sino que nuestra vida consiste en buscar su rostro y preparar nuestro encuentro con El, porque El es la mejor garantía de nuestra humanidad y de nuestra vida. La alusión a Zapatero es muy accidental. Aunque la fórmula tiene mucha miga. Creo que proviene de Peces Barba. Nuestro diálogo es con la sociedad entera, con los hermanos que viven configurados por la cultura de este mundo.
Miguel A. No me extraña que haya coincidencias. Para mí eso es una consecuencia clara de la unidad de Dios Creador de todo y de todos, de la universalidad de Jesús que descubre el misterio radical del hombre, de todos los hombres, y asume todo lo que los mejores hombres han vivido y nos han transmitido. Para nosotors, Cristo es el centro de todo, sin merma ni agravio de nadie, para bien de todos. Cuánto se podría hablar de esta cuestión!
Saludos a Ana, siempre bondadosa.
José Carlos, eso que dice Vd. puede ser verdad, yo también estoy de acuerdo en eso. Pero bueno, esa es permanentemente la tarea de la Iglesia. Ayudar a los hombres de buena voluntad a descubrir y vivir la realidad del mundo y de la propia humanidad desde la conciencia de Jesús, que es la conciencia verdadera, regenerada y regeneradora. Tarea de gigantes, de santos, de mártires, de fieles discípulos animosos. Por qué no vamos a estar nosotros en esa tarea? Eso es trabajar por el Reino de Dios, eso es construir, con la ayuda de Dios, un mundo nuevo, verdadero y fraterno.
Muchos saludos para todos.
09/11/08 4:59 PM
  
Isa
D. Fernando :Dios le pague el trabajo que se toma en escribir estos artículos con los que puedo entender algunas cosas que se me quedaban en sombras.
Creo que muchas personas los leemos aunque no dejamos comentario,
Gracias
09/11/08 7:52 PM
  
conchi
Gracias Dn.Fernando por sus escritos;ayudan mucho y gusta estar aquí delante del ordenador viendo lo que escriben unos y otros.Al menos nos evadimos un poco de la rutina diaria.Esta tarde he estado en la Catedral de Valencia en un concierto maravilloso,"el Mistery de Elche",escenificado .Pensaba yo ...dónde está la Fe hoy en día que no hace el arte maravilloso que hacían aquellos cristianos.Ellos eran libres de verdad y hoy todo parece un rebaño de ovejas.El espíritu libre crea maravillas. ¿ No lo cree así Padre ?
10/11/08 12:11 AM
  
Manuel
Cuando el presidente J.L.R. Zapatero dice que "la libertad nos hace verdaderos", contraponiéndo este concepto al evangelico "la Verdad nos hace libres" intenta despreciar a la religión cristiana, dando por supuesto que lo importante no es la Verdad (¿existe la Verdad?) sino la libertad (política). Esto legitima la mentira, ya que como la Verdad es cuestionable, por tanto no importa deformarla con tal de conseguir el objetivo político que a el le interesa, llegar al poder para así dar libertad a los ciudadanos.
Porque el concepto de libertad que el utiliza no es el religioso, sino el político y no existe libertad en España con cualquier partido político sino con su partido. Lo que el no explica es qué significa "ser verdadero".
Un asesino será "verdadero" si asesina, un pederasta lo será si abusa de niños, si el hombre es libre para hacer lo que quiera puede hacer lo que no debe.
Para mi ése es el problema de esa reflexión, el concepto moral no existe. La libertad (hacer lo que queramos sin ningún tipo de de limitación) nos hace verdaderos (nos mostraremos tal como somos).
Si el buén salvaje fuera la naturaleza humana, esto sería el paraiso, pero, por desgracia, el "optimismo antropológico" no se corresponde con la realidad, más bién la tentación del alma humana hacia las pasiones convertiría nuestra sociedad en un infierno, sin no existiera ningún control.
Esta reflexión del presidente tiene, en mi opinión, un cierto aire masónico. Dicho todo esto sin despreciar a la libertad, necesaria para construir la propia personalidad y las creeencias de manera auténtica.
10/11/08 12:41 AM
  
antonio
cuando hay que sacar el látigo se saca aunque no guste a los cambistas de turno pues el celo por la casa del Padre está por encima de las críticas (evangelio de hoy). Mi madre me ha enseñado que el que dice la verdad pierde la amistad pero que el que dice la verdad a Dios alaba y no va por ningún Obispo de la Iglesia. yo no comento para golpecitos en la espalda comento para edificar a la Iglesia.
a mí la gente que no se moja no me gusta pues son unos listos y cuanto más lejos mejor, no sea que me contamine que de lo que se ve se aprende; si yo os contara de mis andanzas por este mundo...la de chusma que me he topado para SÓLO APROVECHARSE "a donde no os acojan..." (san Francisco de Sales lo deja bien claro en su -Tratado sobre el amor de Dios-.
Que estemos como estamos (la sociedad)
no es ni más ni menos que el resultado de una cristiandad de burgueses(acomodados) y YO EL PRIMERO que por dejadez o por perdernos cómo dice Monseñor en absurdas discusiones que no van a ninguna parte o por lo que sea el mundo se nos está comiendo vivos desde hace tiempo.
He leído hechos de los apóstoles y ahí se ve cómo los cristianos con CRISTO a la cabeza se meriendan a toda la mafia (seres que atentaban contra la doctrina de Cristo sometiendo a los hombres) por dónde iban pues la fuerza de lo alto les alentaba anunciando al Salvador con grán parrexia a todas las gentes.
pienso que si no hay primero un buen estudio por parte de quien corresponda de dónde estamos y cómo estamos no podremos organizarnos TODOS para llegar a algún punto en concreto en lo que a una evangelización NUEVA se refiere; Juan Pablo II en Santiago de compostela 1989 dijo;" sonó la hora, llegó la hora de emprender una nueva evangelizacion". el problema o la cuestión es cómo se lleva a cabo.
ana disculpa mi correccion y mi falta de delicadeza al escribir pero es más que crítica negativa la TRISTE REALIDAD TE GUSTE O NO. Y si para empezar no miramos la situación real pues a ver el futbol o los videjuegos que es lo que se lleva.
10/11/08 12:59 AM
  
antonio
En California se ha celebrado un referendun venciendo el no a las uniones legales entre personas del mismo sexo.
Posteriormente al conocerse el resultado muchas personas de asociaciones a favor de estas uniones se manifestaron ojo EN CONTRA DEL RESULTADO DE LA VOTACIÓN LEGAL hasta con violencia y agresiones como autenticos bárbaros.
Pienso que estos manifestantes libres de pensar como quieran tienen que respetar la libertad de pensamiento de los que han votado aunque no les agrade el resultado pues como comenta Manuel hacen con esta violencia lo que no deben.
Si lo de ZP lo hubiera dicho mi padre o mi madre me hubiera dolido igual pues sólo Cristo nos da la verdadera libertad a través de su verdad. Me sorprendió el que alguien pueda arrogarse el poder corregir al mismísimo Señor no sé me supera aunque en tierra de toreros.... Yo en mi corazón la siento y no me cabe otra pues me llena plenamente sin dejar hueco alguno. El que a Dios tiene nada le falta.
10/11/08 1:25 AM
  
Eduardo Jariod
Muchas gracias, Monseñor, por ofrecernos este excelente artículo. Coincido por completo con la descripción de la situación actual que vivimos.
10/11/08 1:02 PM
  
Ana
Los que hablan del evangelio tal cual es arrasan, los otros languidecen y si que es verdad que la fe no se impone, se propone. ¿Pero quien se va a sentir atraido por los que quieren rebaajar la exigencia y acomodarla a su forma de pensar?Al final la levadura se convierte en masa y la sal se vuelve insipida y la gente la pisa
10/11/08 4:36 PM
  
Ana
Creo Antonio que no me has interpretado bien:la crítica constructiva la acepto pero me parece inaceptable y también digo que no me parece aceptable y no escribo con mayúsculas que se ataque a un lujo de Obispo y lo se porque he tenido la suerte de ver en vivo y en directo, todo lo que ha hecho y además se la ha jugado muchas veces y esto es verdad y si no iros a PAmplona y comprobareis todavía sus frutos y lo fácil que se lo ha puesto a D. Francisco.
Por lo demás yo estoy muy de acuerdo en que la verdad nos hará libres pwero no los ataques gratuitos a la Iglesia y a algunos de sus obispos.
don Fernando, excuseme,pero me parecía de justicia y gracias por la paciencia
10/11/08 10:40 PM
  
jaime
Vivimos totalmente sumergidos en un entorno que promueve la cultura de lo fácil e inmediato, dando debido cumplimiento a cuantas apetencias tengamos. Hay que procurar no tener tiempo para pensar, para reflexionar. No se puede vivir para comer, beber, etc. La codicia es ilimitada y nunca puede ser satisfecha. Este rumbo es a todas luces imprudente. Pero muchas personas, al no tener una esperanza más allá de la muerte, no pueden dejar de aprovechar ni un minuto para su goce personal. Todo lo que les supone esfuerzo ó pena, hay que alejarlo. No se puede sufrir, hay que dar culto al dios salud para prolongar nuestra vida unos minutos. Como se descartan las verdades absolutas y a Dios mismo, ¿para qué discutir? Que cada cuál haga y deshaga a su antojo.

Occidente está cayendo por la pendiente descrita. Es como la crisis económica. Se puede negar con la boca, pero andando por la calle y relacionándote con la gente, es imposible decir que no la hay.

¿Y qué puede hacer un cristiano de a pie en medio de este escenario? Partiendo de la oración y participación frecuente en los sacramentos (es decir, enraizado en Cristo), adquirir el coraje que se nos pide para testimoniar una manera distinta de afrontar la vida, hablar alto y claro, ofrecer un discurso cargado de amor y esperanza, denunciando convenientemente las sandeces que se dicen y las tropelías que se cometen.

No votamos cada 4 años a unos políticos que cada vez nos representan menos. Votamos cada día, cada minuto, con nuestras acciones. ¿Qué vemos en la tele?, ¿qué leemos?, ¿a qué dedicamos el tiempo libre?, ¿qué grado de participación y compromiso adquirimos en la sociedad?, ¿qué sabemos hacer y a qué dedicamos nuestras virtudes por el bien de todos, y especialmente de los más desfavorecidos? ¡Quitémonos de una vez esa capa de tibieza que nos oscurece y mostremos lo luminoso del Evangelio a todos cuantos nos vayamos encontrando!
11/11/08 9:00 AM
  
jaime
Pequeña reflexión sobre la frase “Dios Padre es la fuerza del ser infinito que se afirma por Sí mismo”.

- ¿Quiere decir esto que Dios tiene en sí mismo la razón de su existencia? Sí
- ¿Quiere decir que Dios no puede no existir? Sí
- ¿Quiere decir que todo lo demás (seres humanos, naturaleza, objetos …) son contingentes? Sí, pues no tenemos en nosotros mismos la razón de nuestra existencia. Desde que somos concebidos (dependencia de nuestros padres) hasta el día a día (dependencia del aire, agua, comida …) somos dependientes.

Entonces tiene que haber algo/alguien preexistente que dé sentido a la existencia, pues, ¿es necesario dar sentido a nuestra existencia?, ¿nuestra existencia tiene sentido? Pienso que sí. Un Ser eterno como el descrito sería Dios que ha ido prefigurándose y anunciándose a lo largo de la Historia hasta encarnarse en Jesucristo. Precisamente se nos ha dado la libertad para reconocer a nuestro Creador.
11/11/08 9:09 AM
  
antonio
ni Ana ni nadie que lea mis comentarios debe sentirse mal. En la Iglesia hay centenares de miles de cristianos sean laicos, religiosos,obispos sacerdotes que son no solo majos sino estupendísimas personas que han ayudado a mí y a muchísimas personas muchísimo y doy gracias a Dios siempre por ello.
A nuestro querido Monseñor Fernando Sebastian no le conocía hasta por casualidad leer unos de sus articulos de ésta página y me agradan mucho porque son profundos y con mucha sustancia y además les comento a amigos que me encanta D. Fernando porque puede llevar gracias a internet a otros lugares los dones que Dios le ha concedido produciendo un bien inmenso a innumerables cristianos o que no lo sean por la razon que sea que no viene al caso. que yo diga algo sobre la educacion ,la politica y la religion no es en general sino sólo las parcelas que debemos mejorar o mejor no escribo y así pues solo leo y se ha acabado. Los comentarios para la crem
12/11/08 1:47 AM
  
antonio
Muchisimas gracias Monseñor por todo lo que hace.Nunca le olvidaré.Dios le bendiga siempre con su amor y sabiduría.
12/11/08 1:48 AM
  
Miguel A
No cabe duda de que Monseñor se ha ganado el aprecio y la simpatia de quienes estamos aqui, con independecia de lo que creamos. Porque la verdad no se queda en las creencias, las trasciende (aunque no las borra)
12/11/08 2:56 PM
  
jaime
estimados compañeros de blog,

es un placer leer no sólo leer los ricos post de Mons. Sebastian, sino también el resto de comentarios. hay que reconocer que es mucho mas lo que nos une que lo que nos separa. Discutimos sobre la diferencia, pero no hacemos la lista de semejanzas. Segun el dicho: "el arbol no debe impedirnos ver el bosque". Asi que, con animo constructivo y en dialogo apasionado pero respetuoso, sigamos colaborando con Mons. Sebastian en este fantastico blog. Nos enriquece, encamina y nos permite entrar en confrontación sincera unos nicks con otros ;-)

Gracias, Monseñor, por sus comentarios.
Y gracias también al resto por vuestros comentarios.
12/11/08 3:36 PM
  
Mons. Sebastián
Gracias a Isa y Conchi y a cuantos mostrais de una u otra manera vuestra satisfacción por este blog. Es una alegría. Seguimos.
Manuel, tu comentario es muy certero. Efectivamente, yo también creo que en esas palabras de nuestro Presidente, que él pronunció pero que no son suyas, hay una antropología perfectamente atea. Ese concepto de libertad es un concepto mítico, una libertad absoluta, no reglada por la realidad, no encuadrada en la verdad y en el bien, sino creadora de verdad y de bien. Se quiera o no, esa expresión quiere decir: "Es bueno y verdadero lo que yo decida", lo que nosotros decidamos, lo que el Parlamento, o el mismo Presidente decida. Y así, en vez de ser hijos de Dios, llegaríamos a ser siervos del omnipotente gobierno. Una especie de dictadura metafísica. Bonito, verdad? Seguramente no se dan cuenta de lo que encierran sus palabras, pero tendrían que meditarlo, y deberían meditarlo los españoles que se dejan embaucar con las apariencias de progresismo y de ampliación de libertades.
Bueno, leo vuestros comentarios y no tengo más que decir, mi persona no pinta nada, lo que vale es que cada uno nos encendamos en ganas de testimoniar la verdad y el valor de nuestra fe, la bondad y la necesidad de Dios, el vacío y el deterioro de la vida humana cuando los hombres renegamos de Dios y dejamos de buscar honestamente la verdad y el bien para todos en lo que depende de nosotros.Creerlo, celebrarlo, vivirlo, testimoniarlo con las obras y las palabras. Como discípulos entusiastas de Jesucristo. Si removemos así a algunas personas, poco a poco se notará. Igual que ahora se nota el vacío, la deserción y la cobardía.
Mi mejor saludo para todos vosotros. Dios con todos.
13/11/08 7:29 AM
  
Miguel A
La Verdad no puede contradecir a la Verdad, Monseñor. Ustedes son verdaderos discipulos de Cristo. Yo estoy con ustedes, no se preocupen, les defenderé allá donde haga falta.
13/11/08 3:12 PM
  
alberto
Don Fernando, perfecto. Creo que a los niños, de lo primero que se les debería enseñar en la escuela es: Lo que es, s; y lo que no es, no es. Porque en elfondo, el problema de fondo se reduce a este principio, aparentemente tautológico, pero necesario para el correcto pensamiento, para alcanzar la Verdad sin mentirse, sin inventarla, para ser, al fin y al cabo, libres.

Un abrazo,
13/11/08 7:51 PM
  
conchi
Gracias Monseñor,procuramos estar atentos a las enseñanzas que Ud. nos da;hoy hay dificultades de oir en los templos, hablar de las grandes cosas que están pasando acerca de nuestra Fe.Parece como si hubiera algo de miedo a algo ó a alguien.Quizás esté yo equivocada y lo vea de ese modo.
13/11/08 8:41 PM
  
Mons. Sebastián
Miguel, qué acertado y qué bonito lo que dices. La Verdad se nos viene por todas partes y siempre resulta armoniosa, convergente, enriquecedora. Así es como tenemos que ver todas las manifestaciones y adquisiciones del espíritu humano, en ninguna de ellas está ausente la mano de Dios. Para nosotros los cristianos, Jesús es el verdadero punto de mira para tratar con todos, en todos puede haber vestigios del Verbo, semejanzas, atisbos cristianos. Una buena visión de Jesús tiene que ser capaz de asumir y dar fortaleza a todos esos elementos de Verdad que estan dispersos por el mundo y por la historia. "Primogénito de toda criatura" todo creado por El, todo descansa en El.

Muchos saludos a todos.
14/11/08 10:55 PM
  
Ana
Miguel: usted debe ser un hombre bueno
15/11/08 4:07 PM
  
Manuel
Una reflexión personal. "La Verdad os hará libres" es una promesa y una advertencia. Mientras no vivimos en la Verdad no somos libres, estamos esclavizados. ¿Qué nos esclaviza? Nuestras pasiones desordenadas, nuestro egoismo, el decorado con el que disfrazamos la realidad. ¿Qué es la Verdad?... ¿El Amor?, ¿Dios? (Así quiero creerlo) Nuestro Señor Jesucristo nos cuenta que él es el camino la verdad y la vida. ¿Porqué la Verdad nos hace libres? Cuando era adolescente mis deseos y necesidades me empujaban de un lado a otro, de una persona a otra, conocía a mi mujer y su amor me liberó de esa búsqueda permanente y de muchos de mis errores pasados. Quizás de esta forma nos haga libre la Verdad, como te puede hacer libre el Amor.
15/11/08 8:24 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.