Siervo bueno y fiel

Entre los muchos modos de llamar al Papa él prefería éste: “Siervo de los siervos de Dios". Quiso entregar su vida al servicio del Señor, primero como sacerdote, y luego como obispo y papa. En estos ministerios encontró la mejor manera de servir a los hermanos, a su patria, al mundo entero.

Si ahora ponderamos su obra no es por afanes de grandeza, sino para comprender mejor el hoy de la Iglesia y del mundo, para no ser víctimas de las críticas injustas y presuntuosas que nos deforman la realidad.

Cuando lo eligieron Papa estaba ya empeñado en fortalecer la fe de su pueblo, convencido de que así les ayudaba también a defender su identidad y su libertad frente a las agresiones y opresiones de los comunistas. Al ocupar la Sede de Roma, este compromiso se hizo más amplio y más fuerte.

Sobre este primer empeño tuvo que afrontar enseguida la dura tarea de clarificar la confusa situación de la Iglesia en aquellos primeros años del posconcilio. Como consecuencia de esta labor, desde fuera y desde dentro de la Iglesia, le vinieron enseguida las críticas de conservador e intransigente. Desde algunos ambientes españoles con especial dureza. Había quien pensaba que para evangelizar al mundo de hoy, la Iglesia tenía que pactar y condescender con las opiniones y los gustos de la cultura dominante, mejor dicho, mejor dicho, con las opiniones y los deseos de quienes dominaban y manipulaban la cultura. El sabía que la credibilidad y la eficacia de la Iglesia radica en la fidelidad, en el amor y en la verdad, no precisamente en la complacencia.

Juan Pablo II asumió decididamente la tarea de aplicar las enseñanzas del Concilio a la vida de la Iglesia. En esta línea se han ido sucediendo los Sínodos con las respectivas Exhortaciones Apostólicas, que son el mejor comentario y ampliación de la doctrina y las sugerencias conciliares, la colegialidad episcopal, el ministerio sacerdotal y episcopal, la vida consagrada y la vocación de los fieles seglares, el sacramento de la penitencia, las necesidades específicas de las Iglesias de cada continente. La promulgación del nuevo Código de Derecho canónico y del Catecismo de la Iglesia católica se inscriben en esta misma dirección.

En su magisterio el Papa quiso recuperar y vitalizar las enseñanzas fundamentales de nuestra fe, nuestras relaciones con la Santa Trinidad, el valor permanente y universal del mensaje y de la redención de Jesucristo, la relación entre la razón y la iluminación de la fe, los fundamentos de la conciencia y de la vida moral, la dignidad y el valor de la vida y del trabajo de los hombres. La fe en el valor del Evangelio de Jesús y su amor apasionado por todo lo humano le hicieron acercarse con la luz del evangelio a todas las oscuridades de la vida contemporánea, manteniendo una relación dialéctica, directa y leal, tensa a veces, con la cultura contemporánea en asuntos de primera importancia, como los derechos de la persona, el respeto a la vida humana en cualquier circunstancia, las exigencias de la justicia internacional, primacía del bien común y de la paz, la necesidad de favorecer la renovación espiritual y moral de los cristianos y de la sociedad en general. Su convocatoria para una nueva evangelización del viejo occidente cristiano es el inicio de una nueva época eclesial y apostólica. Este magisterio, profundo, exigente, sincero y directo, ha sido acogido con gratitud por muchos, pero ha provocado también duras incomprensiones y rechazos.

Ahora, lo importante es recoger y aprovechar esta herencia, verdadero don de Dios para la Iglesia y para cada uno de nosotros. Nos queda el ejemplo de su piedad y de su amor al Señor Jesús, el vigor y la eficacia de su fe, el ejemplo de la entereza, la fidelidad y la generosidad de un gran hombre, un gran cristiano, un gran ministro y servidor del Señor. Que por eso mismo ha sido también un gran servidor de la Iglesia y del mundo.

Nos queda también el ejemplo de su confianza plena en la vigencia y el valor del evangelio de Jesús, conservado y ofrecido por la Iglesia, precisamente en este tiempo, en este mundo, para la humanidad de hoy y de mañana. Su pensamiento, su estilo personal era directo, verdadero, poniendo el dedo en la llaga, con mucho amor, pero con entera verdad. El amor le hacía ser sincero y exigente, sin someterse a las exigencias de la complacencia. En su conducta y en sus escritos hay toda una pedagogía evangélica y cristiana de la evangelización. De palabra y de obra quiso convencernos de que no hace falta disentir de la Iglesia para hacer el bien en nuestro mundo.

Su mejor lección podría ser la síntesis entre tradición e innovación, mística y acción. Juan Pablo II era un hombre tradicional, arraigado espiritualmente en la tradición cristiana, los Evangelios, los Santos Padres, la buena escolástica, las vidas y los ejemplos de los santos. Pero a la vez, desde esta vivencia de la tradición cristiana, misionera y universalista, se sentía movido a salir al encuentro del mundo, de las personas, de las instituciones sociales y políticas, de las confesiones y religiones, se acercaba a los problemas más vivos y duros del momento para ofrecer la verdad del evangelio de Jesús y la vida nueva de su Espíritu. Supo ser un hombre de su tiempo y de su mundo, sin dejar de ser un hombre de Dios, de Jesús y de la Iglesia.

Mirando más allá del hombre Carol Wojtila, tenemos que agradecer a Dios el don de su Iglesia, y en ella el del ministerio de Pedro y de sus sucesores, garantía de unidad y cátedra de la verdad de Dios para la salvación el mundo. Damos gracias a Dios por su Iglesia, por su continua asistencia, por este don del ministerio pontificio que nos ayuda a mantener la identidad de la fe y a renovar continuamente su eficacia, para nuestra salvación, para la salvación del mundo.

21 comentarios

  
unitas
Su mejor lección podría ser la síntesis entre tradición e innovación, mística y acción. Ejemplo antes, intercesor ahora, para todos nosotros, los cristianos de a pie y los que tienen las "cátedras", "púlpitos", medios de comunicación, catequesis, etc. etc. Que seamos fieles a Jesucristo y a la Iglesia, sin pasarnos por ningún extremo a las influencias del Malo. Juan Pablo II el Grande, ruega por nosotros, que somos chiquitos.
02/04/08 9:39 AM
  
AGUSTIN VILLANUEVA
Me parece magnifico que Monseños Sebastian tenga un bloc propio.
02/04/08 11:22 AM
  
ICUE
En este aniversario de la muerte del granJuan Pablo II, rezo para que ayude a la Iglesia, y lleguen más vocaciones sacerdotales.
Con gran afecto
02/04/08 11:33 AM
Ruega por nosotros,Papa Wojtila
02/04/08 12:25 PM
  
NMP
D. Fernando Sebastián: la Iglesia como institución viene manteniendo un pulso con el laicismo y el nihilismo reinante. Pero durante treinta años ha estado divagando a la hora de indicar claramente a sus fieles dónde debían mirar para votar y además no ha dado cobertura a las fuerzas más vivas y respaldo a quienes hablaban de cambio profundo en la Iglesia y en la sociedad. (...) Un cristiano.
02/04/08 12:29 PM
  
José Antonio Ruiz
(...) el amor es una fuerza de carácter emocional compuesta al cincuenta por cien de verdad y al cincuenta por cien de bondad. (...)Informaba monseñor ayer, como algo BUENO, que la iglesia perdiese influencia política. Error tremendo, porque solo desde la influencia política, digo más, solo desde la voluntad de la iglesia de asumir todo el poder político se puede llevar adelante la obra de Dios. Porque es desde el poder político desde donde se puede legislar leyes justas para eliminar el aborto, el matrimonio entre homosexuales, leyes justas para repartir la riqueza, etc, etc. Es verdad que la iglesia católica ha cometido errores terribles cuando ha tenimo mucho poder político, pero errores mucho más terribles han cometido todos los partidos políticos del arco parlamentario, no digamos nada de los comunistas, y sin embargo no por ello dejan de considerarse legitimados para alcanzar el poder político. Con muchas más razón la iglesia católica debería plantearse alcanzar el poder político para que el Evangelio fuera un mensaje vivo capaz de dar vida a todas las manifestaciones de los hombres. Si dejamos esta posibilidad solo a los malos, ¿como puede la iglesia católica quejarse luego de que hagan leyes inicuas?.
02/04/08 12:57 PM
  
Federico Jorge Jose
De acuerdo Monseñor. Juan Pablo II fue un Papa ejemplar y S. E. sabe mucho de la Iglesia y de su Historia, y con sus artículos está ayudando a desmontar mitos, a aclarar cuestiones que podían sernos dudosas y a evangelizar, pero voy a ser muy pesado mientras se me admita en este blog: las iglesias están cada vez más vacías, el número de musulmanes por primera vez en la Historia ha superado al de cristianos, los jóvenes, excepto en grandes ciudades, no pisan las iglesias, y los católicos servimos de mofa. Por favor dedique si lo tiene ha bien algún artículo a esta situación, a hacer autocrítica y a proponer estrategias o soluciones.
02/04/08 1:13 PM
  
conejílope
Yo no creo que Juan Pablo II fuera una persona especialmente mediática; eso lo decían las gentes que no podían comprender cómo un hombre como él podía resultar tan atractivo en nuestro tiempo. Aprovechaban para decir que Juan Pablo II tuvo una enorme aficción por el teatro y, claro, eso se notaba en su puesta en escena. La impresión que yo tengo es que no había en él ninguna teatralidad, era un ser humano genuino, de una pieza, que decía lo que pensaba con respeto y con firmeza. También con cariño. No sé, tenía algo que jamás se ha visto en la TV. Por eso brillaba con una luz intensísima en los medios. Alguien "mediático" jamás tendría ni el atuendo, ni la edad, ni el discurso que tenía él. O sea que de mediático nada (véase qué personajes son hoy "mediáticos" para comprobar que, aparte de la condición humana, poco o nada tienen que ver, en sus dichos y en sus hechos, con Juan Pablo II)
02/04/08 2:16 PM
  
VICTORIA
Sencillamente emocionante el escrito sobre J.Pablo II. Muchas gracias D. Fernando, por este artículo y pos sus años de servicio a la Iglesia
02/04/08 3:43 PM
  
Juan Manuel Rubio González
Juan Pablo II ha sido una bendición de Dios y en una época de arrinconamiento de los viejos, asesinato preventivo de minusválidos e invitaciones al suicidio (perdón, ¡qué cabeza la mía! interrupciones voluntarias de embarazos y eutanasias), su misma trayectoria vital hacia la ancianidad, la invalidez y la muerte ha sido un testimonio de valor poco común.
Recuerdo los días tras su muerte cuando las televisiones se lanzaron a poner reportajes de su vida y la impresión que me causó uno que se limitaba a mostrar su pontificado en orden cronológico: del hombre vigoroso de paso firme y voz potente al anciano agachado que necesita bastón y finalmente no puede andar ni apenas hablar. Caí en la cuenta que lo que había ocurrido lentamente, durante 26 años de pontificado, era que el mensajero había ido menguando a la vez que el mensaje crecía, las palabras habían ido callando a la vez que resonaba la Palabra.
02/04/08 4:45 PM
  
pedrito
Estimado monseñor. Al margen de lo que usted escribe, quisiera manifestarle mi disgusto por escribir en este periódico digital (...)
02/04/08 4:50 PM
  
conejílope
Estimado Federico Jorge José, habida cuenta de que cualquier miembro de la Iglesia se debe sentir concernido a la hora de poner en marcha "estrategias o soluciones", estaremos encantados de oír sus propuestas.
Saludos
02/04/08 5:10 PM
  
Raweb
Viva la Libertad!!! Gracias, D. Fernando. Muchas gracias.
02/04/08 5:44 PM
  
Marisé
Monseñor, seria suficiente con el encabezamiento de su escrito "bueno, siervo y fiel" pero seguro que todos le recordamos tambien como el Papa peregrino, mensajero de la paz y como el que recorrio el mundo enseñando "El Camino la Verdad y la Vida".
Juan Pablo II siempre estara en nuestro corazón.
02/04/08 5:52 PM
  
jose de maria
Sin duda maravilloso como describe a un hombre fuera de serie que mientras el mundo sea mundo lo recordara, ahora nos toca pedir su intercesión para tomemos el camino verdadero y no seamos complacientes al engaño del enemigo.
02/04/08 9:11 PM
  
Juan
Pocas veces he sentido en mi vida la ternura ,el afecto y la cercanía personal y espiritual como la sentí hacia Juan Pablo II, a quién no conocí. Para mi llamarle Padre es su mejor definición porque engendró nuevos cristianos, entre los que me encuentro, y nos proporcionó ayuda, protección y alimento. Gracias y sigue ayudándonos Juan Pablo II
03/04/08 9:35 PM
  
Mons. Sebastián
Perdonad que no os haya respondido todavía. Lo haré conjuntamente hasta que vaya haciéndome al blog. Además, como hemos estado sin "conexión" o como se diga estas 20 horas...De momento, saludo a todos los que han querido comentar algo en mi blog. Muchas gracias amigos. Soy un pobre obispo jubilado y casi ochentón. No me pidáis mucho ni os hagáis muchas ilusiones. Yo haré lo que pueda por formular opiniones cristianas sobre los acontecimientos, responder, comentar, hablar con vosotros y ayudaros a conocer la doctrina de Jesús y de la Iglesia a propósito de los acontecimientos de nuestra vida. Dios nos ayudará, sin duda.
03/04/08 9:46 PM
  
luisa
Querido Monseñor: ¡qué alegría encontrar su blog! Yo he empezado también mis pinitos en esto. Como usted, me mueve el deseo de difundir el bien. El día 2 escuché en Radio Cope un pequeño homenaje a Juan Pablo II y me emocionó mucho porque, con el trajin de la vida, se me había olvidado el aniversario.¡Cuanto queremos al Papa Polaco!Muchas gracias por su artículo.
Un saludo.Luisa
04/04/08 9:36 PM
  
Ramón Jara
Muchas gracias don Fernando por la aportación que ha hecho de cara a la democracia en España, firmo desde la propia vivencia cada afirmación Vd. hace, su amigo Ramón
07/04/08 8:46 PM
  
Fernando
Mnos,Sebastián:
Con todo el respeto del mundo hacia usted ,a su brillante intelegencia , a su gran valor y a su preclara longevidad,por las cosas que nos cuenta y dice, PARECE QUE ES USTED UN DEMÓCRATA.
Como es posible, que haya pedido el voto para Fuerza Nueva ( que me parece una nueva reedicción del fascismo)encaminando a los cristianos en esa finiquitada dirección antidemocrática, contraria a la Constitución y a la soberania nacional.Aqui hay una clara contradicción,QUE ME RESPONDE?.(Todo lo que he escrito es sin ánimo de molestar a nadie; pues soy profundamente liberal y respetuoso con las ideas de los demás).
Cordiales saludos.

09/04/08 11:39 PM
  
Fernando
Mnos,Sebastián:
Con todo el respeto del mundo hacia usted ,a su brillante intelegencia , a su gran valor y a su preclara longevidad,por las cosas que nos cuenta y dice, PARECE QUE ES USTED UN DEMÓCRATA.
Como es posible, que haya pedido el voto para Fuerza Nueva ( que me parece una nueva reedicción del fascismo)encaminando a los cristianos en esa finiquitada dirección antidemocrática, contraria a la Constitución y a la soberania nacional.Aqui hay una clara contradicción,QUE ME RESPONDE?.(Todo lo que he escrito es sin ánimo de molestar a nadie; pues soy profundamente liberal y respetuoso con las ideas de los demás).
Cordiales saludos.

09/04/08 11:40 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.