La locura de la Cruz o la sabiduría del Amor

Con razón muchos escritores cristianos han ponderado las paradojas del cristianismo. Como la cosa más natural del mundo, estamos celebrando hoy con la mayor solemnidad “La exaltación de la Santa Cruz”. ¿Acaso no es la cruz un instrumento de tortura y de muerte? ¿Es que se puede celebrar la exaltación de la horca o de la guillotina? Esta paradoja, este contraste manifiesta la novedad, la originalidad y la grandeza de nuestra fe cristiana que es capaz de cambiar el significado y la comprensión de la vida y de la muerte.

No somos masoquistas, no ensalzamos el dolor ni aborrecemos la vida, no honramos cualquier instrumento de muerte, honramos la cruz de Cristo, porque en ella quiso morir por nosotros. Desde entonces la Cruz ya no es símbolo de muerte sino que es es el símbolo universal del amor y de vida. No es tampoco, como dicen algunos, símbolo de discriminaciones y de conflictos. Los brazos abiertos de la cruz nos invitan a ensanchar nuestro corazón como el corazón de Cristo, que murió por todos, para que todos reconociéramos el amor del Padre común y llegáramos a convivir como un solo pueblo de hermanos.

La cruz es el recuerdo constante de la bondad de Dios, es el argumento más convincente de la amabilidad de nuestra vida, es el fundamento de la esperanza y de la paz del mundo. No se comprende como algunas personas mal informadas la pueden considerar como fuente de divisiones y conflictos y la consideran incompatible con una convivencia libre y pacífica. Los cristianos podemos garantizar que la cruz de Jesucristo es el símbolo más elocuente, más universal y más eficaz de la reconciliación y de la esperanza del mundo. En estos momentos voy a intentar resumir ante vosotros el significado de la Cruz de Cristo en tres grandes cuadros.

1º) En primer lugar la cruz de Jesús nos descubre la verdad más oscura de nuestro mundo, un mundo cruel donde los hombres se matan unos a otros. La cruz es expresión de un mundo violento, en el que hay rebeliones y represiones, asesinos y verdugos. Un mundo donde mueren también los inocentes, en el que Dios mismo puede ser rechazado y ejecutado para no que no inquiete la paz de los poderosos. Así fue el mundo de Jesús y así es también el nuestro. Con bellas palabras de democracia y derechos humanos, mantenemos sobre media humanidad la cruz de la pobreza y del hambre, y en nuestra propia casa destruimos la familia y condenamos a muerte a miles de inocentes antes de nacer. La cruz denuncia la crueldad y los errores de nuestro mundo. La cruz denuncia la injusticia de nuestros corazones y la dureza de nuestros egoísmos.

2º) A la vez, en contraste y por encima de todo, la Cruz es el símbolo del amor de Dios, de la presencia de Dios con nosotros, que quiso venir a nuestro mundo para enseñarnos el camino de la verdad y de la salvación, que se entregó por nosotros, que con su fidelidad y su obediencia venció en ella el poder del mal y nos abrió el camino de la reconciliación con Dios y de la vida eterna. La cruz de Jesucristo es la gran prueba de la existencia y de la bondad de Dios, la raíz poderosa de nuestra libertad y de nuestra esperanza, la puerta estrecha pero segura de la vida verdadera. En ella Jesucristo, con su piedad llevada hasta la muerte venció nuestras idolatrías, con su obediencia reparó nuestras desobediencias, con su fidelidad de Hijo restauró nuestra amistad con Dios.

3º) En tercer lugar la cruz de Jesucristo es símbolo de la exaltación de Jesucristo, glorificado en su humanidad, junto a Dios, como Rey del mundo, como Norma y Modelo supremo de la humanidad verdadera, como principio de una humanidad nueva, liberada del pecado, libre ya de las amenazas del dolor y de la muerte, afirmada y acogida para siempre en la vida eterna de Dios. La cruz es la revelación de la belleza del mundo redimido, tal como Dios lo quiere y tal como lo añoran nuestros corazones hechos por Dios para la vida eterna. Este mundo presidido por Cristo glorificado es el mundo verdadero, el mundo que nosotros añoramos y deseamos en lo más profundo de nuestro corazón, un mundo santo sin distancias entre la tierra y el cielo, un mundo de hermanos en donde no habrá discriminaciones ni conflictos, un mundo en el que Dios enjugará las lágrimas de todos los afligidos y sanará todas las heridas de nuestros odios y agresiones.

La exaltación de la Cruz es en realidad la exaltación de la bondad de Dios que por medio de su Hijo Jesucristo nos ha abierto el camino para esa vida gloriosa que esperamos. Es también la exaltación de Jesucristo que muriendo en ella adquirió para todos un mundo nuevo donde reine la justicia y la gracia de Dios. Y es también la exaltación de la humanidad, porque gracias a ella hemos sido liberados de las tinieblas de la muerte y brilla ante nosotros la luz gloriosa de una esperanza eterna. Ni el ojo vio ni el oído oyó nunca una cosa semejante. Cristo, muerto en la Cruz y resucitado por Dios como primicia de la Nueva Creación, ha ido por delante de nosotros para prepararnos un lugar en el mundo nuevo, El es, junto a Dios, el lugar de nuestra glorificación con los ángeles y los santos del Cielo.

Alguien podría pensar que este mensaje, esta manera de entender la vida es un sueño más que un visión certera de la realidad. Así opinan los que conociendo el cristianismo lo rechazan como una bonita historia fantasiosa hecha para consuelo de corazones débiles. Esta visión de la vida que a algunos les parece una locura es la Sabiduría de Dios. En la debilidad de Jesús crucificado esta la fuerza de Dios para la salvación del mundo. De este mensaje han nacido miles de héroes, hombres y mujeres que han vivido santamente y han hecho el bien luchando contra el dolor y la injusticia. Este mensaje de la cruz de Jesucristo sostiene ahora la vida de miles de hombres y mujeres que hacen el bien en todos los rincones del mundo sin esperar otro premio que llegar un día al encuentro con Cristo glorioso en el Cielo.

Sigue vigente la paradoja del cristianismo. Somos pocos. No tenemos poder, muchos nos tienen por necios. Nosotros estamos seguros de que la cruz de Jesús es la victoria del bien sobre el mal, la victoria de la verdad sobre la mentira, la victoria de la vida sobre la muerte. En ella tenemos puesta nuestra esperanza, y de esta esperanza nos viene la libertad verdadera, la libertad para vivir en la verdad, libertad para hacer el bien, libertad para trabajar por el bien material y espiritual de nuestros hermanos, libertad para construir un mundo de paz y de justicia sin divisiones ni injusticias.

16 comentarios

  
Luis Fernando
Don Fernando, ha merecido, y mucho, la pena esperar casi un mes para que podamos leer un nuevo post suyo.

La cruz, locura para el mundo, salvación para el mundo. Debemos reivindicar su valor hoy más que nunca. Es nuestra mejor "arma" contra el mal.
14/09/09 1:24 PM
  
Flavia
Gracias de corazón, Monseñor, por este post precisamente hoy, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Como usted muy bien dice no somos masoquistas. Sabemos todos que el final de la Cruz es la Resurrección. Pero la grandeza de la Cruz consiste en ser el signo de nuestra salvación y el sentido de nuestro sufrimiento si lo aceptamos junto a Cristo. Por eso la cruz no es hundimiento sin sentido, sino exaltación.

Puedo aportar el testimonio de que conozco a muchas personas que después de un gran sufrimiento al que no veían sentido, cuando ha pasado el tiempo, me han dicho: " Ahora lo entiendo. Si yo no hubiera pasado por aquello, ahora no entendería un montón de cosas, empezando porque no entendería lo que Cristo me ama. "

Pues mire, fíjese si me gusta su post, que esta tarde voy a meditar con él a fondo.

¡ Salve, Cruz, Esperanza única !
14/09/09 1:48 PM
  
José María Iraburu
Bien dicho, Don Fernando. El Señor le bendiga, el Señor le bendice, el Señor le bendecirá.
Es cierto, veneramos a la cruz porque en ella está Jesús, el Crucificado. Ya, evidente. Pero ¡veneramos también la cruz, la misma cruz! que según amorosa disposición de la Providencia divina pesó sobre Cristo y pesa sobre cada uno de nosotros. En nosotros, para humillación, expiación por los pecados propios y por los del mundo, y para completar con nuestras cruces "lo que falta" a la Cruz de Cristo para la salvación de su cuerpo, que es la Iglesia. Del valor de la Cruz de Cristo viene el valor de nuestras cruces personales, muchas veces tan miserables en sí mismas consideradas. ¡¡Qué maravilla!! No se nos afloje, Don Fernando, y siga con sus posts.
14/09/09 2:07 PM
  
Carlo
La cruz no me soluciona nada.
El Concilio Vaticano II dice que Jesucristo soluciona definitivamente el misterio del hombre…pero lo cierto es que el misterio del hombre permance sin desvelar…seguimos sin saber quienes somos y a donde vamos.
El islam y el cristianismo no son mas que deformaciones monstruosas del judaismo.
Jesus era monoteista riguroso y rezaba la oracion monoteista de Israel,la Shema.Sustituir el Nombre de Dios por el de Jesus es inaceptable porque significa adorar a las criaturas antes que al Creador.Eso es fetichismo e idolatria que llenaria de espanto al propio Jesus.
El Dios cristiano ha sido parido en los concilios con un claro proposito de "superacion" y de "separacion" de la fe monoteista del pueblo de la Torah.Los primeros concilios de la Iglesia no dejan de ser un mal disimulado antisemitismo cristiano...corregido "en parte" solo en parte, en el Vaticano II.

14/09/09 3:37 PM
  
Camino Iriarte
Gracias, don Fernando. No, Carlo, en la Cruz está la vida y el consuelo, y Ella sóla es el camino para el Cielo. Cristo crucificado y resucitado, y nosostros, miembros de la Iglesia, morimos con Él para vivir con Él. Esa es la religión plena. Rezo a María Santísima para que interceda por tu conversión.

Creo que por aquí puede haber algún otro "devoto" de Sta. Teresa Benedicta de la Cruz. ¿Como es que no hay algunos más de sus escritos por internet? No creo que sea cosa de derechos de autor ¿verdad? Es que este post me hizo recordar las "prédicas" que dió la santa en esos tremendos años con ocasión de esta fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Sí, este es el Misterio de nuestra fe.
14/09/09 4:30 PM
  
Luis López
Carlo, acabo de llegar de Misa y le leído el maravilloso artículo de Monseñor y los comentarios incluyendo el suyo. En la Segunda Lectura de la Santa Eucaristía se ha leído el bellísimo Himno Cristológico de Fil. 2, 5-11, donde Pablo -a 30 años de la muerte de Jesús- recuerda la adoración que se le debe a Jesús, pues "toda rodilla se doble, en la tierra, en el infierno y en el cielo". Pablo -y la mayoría de la primera generación cristiana- eran judíos, cosa que parece olvidarse. Pablo, "circuncidado al octavo día, de la tribu de Benjamín, hebreo e hijo de hebreos" (Fil. 3,5) dirá: "¿Son Hebreos?. También yo. ¿Son Israelitas? También yo. ¿Del Linaje de Abraham? También yo (II Cor. 11,28). Y Pedro -otro judío- dirá que "en ningún otro se encuentra la salvación, pues no se nos ha dado otro nombre que el Jesús para salvarnos" (Hch. 4,12).

Pues esos judíos, fanáticos monoteístas, esos que apedrearían a todo aquel que se irrogase la mínima cualidad divina, esos vieron en Jesús la plena divinidad del Padre. ¿Toda una generación de judíos se volvió loca? No, ningún loco lo divinizó. Jesúcristo no fue un mito que se forja en las brumas del tiempo -durante siglos- sino que fue la primera generación cristiana, la que compartió su vida con El -casi en su totalidad judíos- la que vio en Jesús "la plenitud de la divinidad" (Col. 1,19). Lo vieron tan claro, que la cruz, ese horrible signo -póngase en el época- del desprecio, el dolor y la humillación, llegó a ser -lea a San Pablo (1 Cor.1)- lo único por lo que el Apóstol se enorgullecía.

Sencillamente, lo vieron claro. Jesús era el Mesías, el Hijo de Dios, la Palabra definitiva del Padre y la única vía de nuestra salvación.
14/09/09 9:32 PM
  
conchi
Bienvenido,Don Fernando.Gracias, por darnos la lección que esperamos con impaciencia.La Cruz tan odiada por muchos y tan amada por muchos más.Pienso que es terrible el castigo,cuando se ve;pero al mirar y mirar la Cruz se siente Paz y Agradecimiento."Bendita culpa que mereció tal Redentor",dice la liturgia de Semana Santa.A mi me emociona la liturgia del Viernes Santo,cuando canta el oficiante:"este es Leño de la Cruz...".Muchas gracias Monseñor por ayudarnos a crecer en la Fe.
14/09/09 10:10 PM
  
Carlo
Señor Lopez,son muy respetables sus creencias pero usted no se ajusta a lo que realmente ocurrio.De San Pablo hablamos otro dia pero la mayoria de ISRAEL NO ACEPTO A JESUS.La inmensa mayoria de las gentes de Jerusalen tuvieron a Jesus como un impostor como se desprende de los propios evangelios.
Y citando fuentes cristianas,como es la cronica de la Pasion de Cristo por los hermanos Lehmann,de las escuelas cristianas,segun ellos,cuenta la tradicion oral de la ciudad santa de Jerusalen,que las gentes de Jerusalen,aquella tarde en que murio Jesus (de apellido y origen desconocido) decian: malditos seamos porque el Mesias no vino.
14/09/09 10:15 PM
  
Isaac García Expósito
Ecce Crucem Dómini, fúgite, partes advérsae, vicit leo de tribu Juda, radix David, allelúia.

Ésta es la cruz del Señor. ¡Huid, poderes adversos! Ha vencido el león de Judá y vástago de David, aleluya.
14/09/09 11:54 PM
  
Pilar Macarro Sancho
Gracias, mil gracias por esta hermosísima reflexión. Hoy hace 45 años nací...No fue casualidad...sino voluntad de Dios. Me siento muy en deuda con tanto detalle del Señor para conmigo. Gracias Don Fernando!!!!Como siempre: me vino extraordinaria, su reflexión.
15/09/09 12:09 AM
  
Luis López
Carlo, la tarde en que murió Jesús, ni sus discípulos creyeron en El. Pero curiosamente esos acongojados y medrosos discípulos días después salieron en público a manifestar que era el Mesías, dispuestos a morir por ello. ¿La razón? El judío Pablo -a 25 años de la muerte de Jesús, es decir dentro de su generación- recordará la creencia fundamental de los cristianos desde el principio: "Cristo resucitó al tercer día" (1 Cor. 15,4), señalando -por si alguien quería verificar la buena noticia- que se "apareció a más de quinientos hermanos, muchos de los cuales aún viven" (1 Cor. 15,6). Eso -Carlo- no son creencias, sino hechos.

Cierto que no todos los judíos creyeron en El, pero ya profetizó Isaías: "Porque el corazón de este pueblo se ha embotado -han endurecido sus oídos y cerrados sus ojos, para no ver con sus ojos ni oir con sus oídos- ni entender con el corazón" (citado en Hch. 28,27). Y tras el nacimiento de Jesús, ya se le profetizó que "sería caída y resurgimiento de muchos en Israel; será signo de contradicción" (Lc. 2,34).

Pero también está profetizado que algún día la totalidad de los judíos será salva en Jesús (Rm. 11, 25).
15/09/09 9:57 AM
  
Carlo
(N. de M. Carlo, está usted fuera de sí, no parece que pueda aportar nada)
15/09/09 10:32 AM
  
Luis López
Carlo, no sea impaciente, todo llegará. Jesús fue la primicia de nuestra resurrección -1 Cor. 15,23-, por eso es lógico pensar que Él inaguró la última etapa de la humanidad, la era mesiánica, siendo la Iglesia Cristiana el germen de ese futuro reino. Pero los tiempos del Señor no son los nuestros, y la consumación de ese reino -ese nuevo Cielo y esa nueva tierra- todavía deberá esperar. Debemos cada uno de nosotros poner nuestro grano de arena para cooperar a esa obra final del Señor, y siempre tener en los labios la gran esperanza de toda las generaciones cristianas que nos han precedido: "Ven Señor Jesús".
15/09/09 6:45 PM
  
DIEGO+
Enhorabuena por no avergonzarse de la cruz en su magisterio, la cruz de su pectoral ...
16/09/09 12:24 PM
  
Foix
Muchas gracias por sus palabras. La Cruz es nuestro horizonte y nuestra liberación. No hay más. Es el mayor bien que se nos haya dado nunca, por paradójico que parezca. Comprender esto es muy complicado, incluso angustioso, y hace falta la gracia de Dios para certificarlo con claridad y certeza. Incorporarnos voluntariamente a la Cruz de Cristo es el mayor desafío de nuestra vida y nuestra tarea más indeclinable. Gracias por sus palabras.
17/09/09 11:15 AM
  
Lucrecia
HAY QUE AMAR A JESUS.
EL VIVE HOY.
NOSOTROS EN ROSARIO, TENEMOS UN ARZOBISPO MARAVILLOSO, QUE SE LLAMA JOSE LUIS MOLAGAN. TAMBIEN VALORAMOS MUCHO AL PADRE IGNACIO PERIES Y AL PADRE JORGE NARDI QUE TIENE UNA PAGINA EN www.jorgenardi.com.ar
08/10/09 1:35 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.