Carta abierta a mi amigo Omar

Amigo Omar, en estos días en los que comienzas el Ramadán, paz y bien.

Te escribo, y creo que estarás de acuerdo en que la ocasión lo merece, para hacer una reflexión del mundo que nos rodea. Un mundo en el que, desgraciadamente, ha tocado bastante cerca de tus seres queridos la violencia sin sentido de los radicales, en nombre de un Dios que dicen compartir con nosotros. Pero no engañan a nadie, pues a quien realmente adoran es a Satán, el enemigo del hombre y de Dios.

 

Sin embargo, no es de extrañar que la reacción contra occidente sea tan virulenta en el mundo musulmán. Mira a E.E.U.U. En 60 años lo que empezó siendo una sugerente lucha contra el puritanismo moral protestante –aunque con un peso importante de la opinión Católica, credo mayoritario por los inmigrantes italianos e irlandeses- ha degenerado ya en toda clase de pornografía y ensalzamiento del vicio público, apenas contenido por unas leyes que pueden borrar de un plumazo como ha ocurrido con la imposición a los estados del “matrimonio” gay en Estados Unidos.

Ante eso, la reacción de personajes como Ben Laden, que vivieron la decadencia occidental en su juventud y que decidieron acabar con ese estilo de vida costase lo que costase, y dispusieron medios para armar un ejército de Muyahidines, pero lejos de hacer justicia, se perpetraron y se siguen perpetrando los crímenes más abominables que ha visto este siglo en nombre de Alá.

Occidente se pudre, pero el diablo está diezmando al mundo musulmán de una manera distinta. Al enfrentarnos, al llevar a la masacre y exilio de los cristianos orientales, o a la dinámica Iglesia Católica en el continente Africano, el Diablo ataca directamente a la parte saludable de los cristianos, rabioso por su fidelidad.

Pero cuando los muertos ocurren en el aletargado occidente, súbitamente todo el mundo grita “je suis Charlie”. Somos unos hipócritas incorregibles. Y lo peor es que no cambiará nada. Y si cambia, será a peor.

El Premio Nobel Preventivo Obama ha decidido que no se enfrentará de frente a este problema. Ha abandonado a su suerte a Irak y todo Oriente medio. Quien resiste solo es un hombre de la catadura moral de Bashar Al Assad. Resulta inquietante que no hay “buenos”, solo escalas de maldad. Un enemigo externo que amenaza con asesinarnos a todos y uno interno, que carcome como una termita un occidente podrido en su propia decadencia. Estados Unidos antes reaccionaba, pero ya todo está vendido. Cuando el vicio es la ley, poco podemos esperar más que el martirio.

¿Es pues el mal llamado Estado Islámico la única cura de ese occidente decadente? Al final el origen del mal es uno solo, y uno no reemplazará al otro.

Si al final se salen con la suya, como parece ser cuestión de tiempo que ocurra, sin duda erradicarán el espíritu de libertades que, aunque facilitó esta situación, también fue la cuna de los mayores avances de nuestra civilización: las universidades, la ciencia, la filosofía, teología… Solo la libertad e independencia de un poder político posibilitan eso.

Si el Estado Islámico acaba con eso, no es descabellado pensar que, así como ocurrió con la caída del Imperio Romano, Europa retrocederá siglos en su historia. Concretamente al año 622, año de la Hégira.

Y el caso es que nuestra pasividad ha permitido su expansión. Pero la del resto del mundo musulmán ha sido una complicidad indolente. A lo largo de vuestra historia podéis contar como siempre quien empuñaba más fuerte la cimitarra es quien regía los destinos de los musulmanes. Bien lo sabemos en España, a lo largo de 7 siglos de guerras intermitentes, pero por ejemplo el caso de Saladino, que terminaría conquistando Jerusalén.

Pero queda tranquilo. Es imposible que haya cruzada alguna, porque no habría prácticamente cruzados.

Lo que ocurre es que como no despertemos, cristianos y musulmanes, nos van a imponer un credo que no es ni siquiera el vuestro. No tengo que decirte como sería tu país con Sharia. No tengo que decirte el miedo que nos puede dar a los europeos algo parecido.

En el viaje  Medjugore, Dubrovnik y Mostar que hice hace un par de años, descubrí que los puentes que nos separan aún son enormes. Por necesidad, es hora de cimentarlos. Estos bárbaros no son sino la muerte del Islam, no sus heraldos. Ruego a Dios que nuestros gobernantes lo sepan ver a tiempo.

Termino como empezaba, amigo. Y gracias por tu paciencia.

13 comentarios

  
gringo
Estás cometiendo un error al tratar de explicar el odio del radicalismo islámico contra occidente en la libertad sexual.
Ben Laden ya atentó contra el World Trade Center en 1993, antes de que nadie hablara del matrimonio gay.
Cuando la retórica islamista habla de las cruzadas y recuperar Al-Andalus, poco les importa que seamos democracias o reinos cristianos, simplemente nos odian porque no somos exactamente como ellos.
Por eso igualmente masacran a los musulmanes chiitas, aunque en Irán cuelguen a los homosexuales de las grúas para ejecutarlos.
Son musulmanes como ellos, odian a muerte a los gais como ellos, pero los matan como a cristianos.
Está pero que muy feo que por muy despreciable que te parezca el matrimonio gay, puedas siquiera insinuar que por culpa de los homosexuales los islamistas nos atacan.
A todo el mundo le duele más aquello con lo que se identifica. En Nepal pueden morir miles de personas en un terremoto, pero seguro que si unas pocas decenas fallecen por lo mismo en Italia tú y yo nos sentiríamos más afectados. Lógico pues es un país europeo con el que tenemos lazos culturales. Eres un hipócrita por eso?. No más que las personas europeas a las que les duele más un atentado en París que otro en Lagos.
Finalmente te recuerdo que los kurdos resisten al Daesh gracias a la ayuda norteamericana, que son drones y aviones de la USAF los que bombardean sus posiciones en Iraq, que gracias a la diplomacia americana los aviones iraníes sobrevuelan Iraq para bombardear a los islamistas en Siria, y que el pasado invierno millones de refugiados sirios se salvaron de morir de hambre y frío, gracias a la ayuda que llevaba escrita US AID y ACNUR. Con esta última, la organización de la ONU de ayuda a los refugiados, tengo modestamente el honor de colaborar.
Así que el panorama del decadente occidente que solo hace languidecer hundiéndose en la miseria moral sin hacer nada ante los drama hunanos, es falso.
30/06/15 11:41 AM
  
Miki V.
Coincido en que no es lo único. El matrimonio gay no es sino sintomático de la decadencia occidental. Y algo hay de eso cuando los del estado islámico se dedican a hacer practicar balconing sin piscina a los homosexuales que pillan por donde pasan.

Por lo demás, me alegra que colabores con ACNUR. Creo que sabrás entonces de primera mano la cantidad de recursos asignados a los refugiados en la región y lo insuficientes que son los esfuerzos realizados, pero alabo tu defensa de la misma.
30/06/15 12:16 PM
  
Guillermo P.F.
Por alusiones, simplemente digo que ni yo ni mi futuro marido somos sintomáticos de ninguna decadencia ni vicio público. Simplemente queremos que nos dejen vivir en paz como nosotros a ustedes. Si somos un "mal ejemplo" para el mundo, para la moral, para la fe, para usted en concreto, es algo que lamentablemente no vamos a poder subsanar (y sabe Dios que lo hemos intentado). Gracias.

Me desmarco de la foto de la pareja publicada. Yo no hago ese proselitismo carnavalesco que es el que vds. ven por la tele. Existimos los discretos, que hasta vamos a Misa.

Y espero haber entendido mal esa especie de "esperanza islamista" que vd. me parece abrazar, espero equivocarme.

Nota del B. Guillermo, si crees que lo del "balconing sin piscina" le parece bien a alguien, me conoces muy, muy poco. Mira, en 2009 escribí este artículo sobre el Orgullo Gay. Resalto un párrafo:

"Habrá homosexuales que vivan su condición con total naturalidad, no lo niego, pero esa gente se diferencia de los gays no porque “no salgan del armario” sino porque le dan a su sexualidad el sitio que le corresponde, de acuerdo a la ley natural (que cumplen como pueden), pero no hacen de su condición el centro de su vida, ni les imponen a los demás un “respeto y reconocimiento".
30/06/15 1:52 PM
  
gringo
La decadencia occidental era el discurso soviético y lo que se estudia ahora en los libros de Historia es la URSS, el COMECON y el Pacto de Varsovia.
Los EEUU, la UE y la OTAN siguen existiendo. Y por mucho tiempo.
La democracia pluripartidista, la economía de mercado, el respeto a los derechos humanos y cierto nivel de bienestar, se han demostrado como el sistema de más garantías de supervivencia. Por la sencilla razón de que los gobernados están en su mayoría a gusto con el sistema.
Si se pudo derrotar en el s.XX al fascismo y al comunismo no veo por qué no se puede derrotar en el XXI al islamismo, que es mucho más débil.
Fíjate si es débil que su peor pesadilla es que una niña vaya a la escuela.
El ISIS tiene como mucho 50.000 combatientes, frente a los millones de soldados de Hitler y Stalin.
Teneis cierta querencia a culpar a los gais de las decadencias, como si los imperios que en lugar de dar derechos a los homosexuales los persiguieron hubiesen durado mucho. Vuelvo a poner el ejemplo de la Alemania nazi y la URSS donde la homosexualidad era delito.
En tiempos de Fernando VII por ser sodomita te mandaban a Cartagena a las galeras, y ya ves como acabó España.
Sobre Roma, desde Neron hasta su caída pasaron cuatrocientos años y para entonces ya era un imperio cristiano.
Lo siento pero los gais no causan decadencia social ni económica. Sobre la moral eso depende de cada cual. Para mí la decadencia es cuando se persigue a la gente por su comportamiento sexual cuando es entre adultos y consentido. Decadentes son Irán y Arabia Saudita, no España.
30/06/15 3:21 PM
  
Miki V.
Gringo, visto que ni se lee lo que se responde a sus comentarios, reitero que el síntoma no es la causa. La indolencia de ese occidente tan avanzado que nos describe muere en los abortorios, en las clínicas donde se practica la eugenesia... Quizás no sea un problema de medios, sino de voluntad. Putin está llamando a la comunidad internacional a volcarse en Siria. ¿Le harán caso?
30/06/15 5:19 PM
  
gringo
Para empezar si Rusia no puede dar lecciones a Occidente en lo que respecta al aborto. Allí no solo es legal sino un derecho y lo paga el estado, además de que es el principal método anticonceptivo.
A pesar de que tiene la mitad de población que los EEUU en Rusia hay un número similar de abortos.
En China ya sabemos que incluso obligan a abortar.
Así que en Oriente las cosas no pintan mejor.
Por otro lado si quisiéramos volcarnos con Siria, además de librarles del Daesh habría que quitarles de encima a un dictador que los bombardea con napalm.
Putin está muy contento con Asad porque le permite usar el puerto de Tartus, que es su última base en el Mediterráneo.
Putin tiene el poder de un autocrata y si quisiera podría acabar con el aborto en Rusia, pero no lo hace.
No entiendo esa admiración de algunos católicos por Putin.
Consiente el aborto en su país, sus tropas han cometido crímenes de lesa humanidad en Chechenia, sus esbirros han matado a periodistas críticos, ha invadido otras naciones cristianas como Georgia y Ucrania, que le pregunten a los uniatas lo qye están pasando por culpa de los ultra nacionalistas rusos, en el exterior apoya dictaduras como el de Siria, Cuba y Corea del Norte.
30/06/15 9:38 PM
  
santir
No creo que el terrorismo islámico puede explicarse como una reacción frente a los 'vicios' occidentales. Surge antes de que la liberalización de costumbres se hubiese extendido por occidente. Está más bien inspirada por la envidia y el rencor. Todas las sociedades islámicas han fracasado en una u otra medida frente a occidente, incluso en aquellos países con petróleo y muy ricos.
Laden era un niño rico y disipado que un buen día se 'convirtió' y pasó de imitar a los occidentales, a los más decadentes, a matar 'enemigos' de la fe islámica, por ser los culpables de su caída en el vicio y de la miseria de los musulmanes. Caso de estudio freudiano...
01/07/15 11:57 AM
  
gringo
Cierto santir.
Cuando un terrorista sunita se inmola con explosivos en una mezquita chiita, es difícil explicar eso como una reacción a los vicios occidentales.

Nota. Si me meto a hablar de lo mucho que se quieren esos, da para post aparte.
01/07/15 3:51 PM
  
gringo
Sunitas y chiitas se quieren tanto como católicos y protestantes en los ss.XVI-XVII.
01/07/15 7:34 PM
  
JOSÉ IGNACIO LESACA ESEVERRI
Interesantísimo y sugestivo artículo, Miguel. Nuestro Occidente se pudre moralmente, en efecto. Y cada vez apesta más... (Sin que ello quiera decir que no haya podredumbre moral en otras partes del mundo: también ellos están afectados por el pecado original y por los pecados personales).
02/07/15 4:54 PM
  
iker
Muy interesante la tesis del Ben Laden que pretende responder a la decadencia occidental.
Ingenioso lo del Premio Nobel Preventivo
Pero me quedo con una frase: No hay buenos, solo escalas de maldad.
Escribe más a menudo (si tienes tiempo)
Un saludo
04/07/15 12:06 AM
  
Palas Atenea
Sea cual sea la causa del terrorismo islámico lo cierto es que Occidente está en plena decadencia. Pero la decadencia no es algo demostrable porque ningún decadente admite serlo y, aunque lo admitiera, negaría las consecuencias de ello. La República de Weimar era decadente con nazismo o sin él. Hubo decadencia en Europa después de la IGM, pero no hay ninguna fórmula matemática que lo demuestre.
"No hay buenos, sólo escalas de maldad" es la tesis del relativismo. La bondad no es relativa ni tampoco banal pero el mal admite matizaciones y banalidad, que es la tesis de Hanna Arendt. No se puede hacer bien a alguien inconscientemente porque tiene un coste, pero se puede hacer mucho mal inconsciente y banalmente ya que no pasa factura.
La decadencia de Occidente está plagada de mal banal mucho más que de maldad buscada. Una de las características de ese tipo de mal es que se niega a la vez que se echa algo en falta, la famosa "falta de valores" que oímos un día sí y otro también. En el Occidente maravilloso de gringo no hay falta de valores sino maravillosos hallazgos y la sociedad actual es la mejor de las posibles, con excepción de la futura que será aún mejor dadas las esperanzadoras consecuencias del matrimonio gay, el aborto y la ideología de género.

20/07/15 10:27 AM
  
Palas Atenea
La ambigüedad típica de las sociedades decadentes llama mucho la atención en la "Germania" de Tácito. Hay un elogio muy claro hacia la familia germana, compacta y amorosa, donde los hijos son educados por padres y abuelos, la madre da la vida por sus hijos y el padre por todos ellos y la compara con la familia romana-seguramente patricia-donde los hijos están en manos de esclavos, la madre presiona al padre para que ocupe un puesto en el senado para no ser menos que otros y el padre forma parte de círculos conspiradores para quitar a éste emperador y poner al otro.
Tácito es romano y, como tal, seguramente pensaba que Roma era el núcleo central civilizador del mundo antiguo pero...percibía la "falta de valores" familiares entre los romanos y la cohesión de la familia germánica. Tácito es del s. I y no pudo ver hasta que punto la cosa fue decayendo pero ya tomaba nota.
Naturalmente alguien como gringo podía decir que el Derecho Romano era puntero y seguramente ser romano era la mejor opción en ese siglo y Tácito estaría de acuerdo con él. Ahora bien, los historiadores antiguos, tipo Tucídides o Tácito, llaman la atención por su objetividad. Tal vez por eso son tan fiables, nunca insultan al enemigo pasando por alto sus virtudes sino que no ahorran elogios cuando creen que es de justicia. Si no fuera así los alemanes no tendrían tanto afecto por un historiador que escribía desde el otro lado.
20/07/15 1:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.