El auténtico filósofo cristiano.

No podemos negar que hay algo del cristianismo que llamó la atención de los filósofos aristócratas y de los judíos doctos de los inicios de la era cristiana. Al punto que podemos decir, que el cristianismo cambió la historia de la Filosofía, mostrando a la razón humana perspectivas que la sola razón no había descubierto. La Metafísica clásica se nutrió de la substancia de la revelación cristiana de modo que por la revelación se introdujeron ideas filosóficas en la Filosofía pura. Es innegable que la revelación cristiana ha ejercido una acción sobre el desarrollo de la metafísica. El cristianismo afectó seriamente el curso de la especulación filosófica al punto que hoy podemos hablar de una Filosofía cristiana.

Pero siguiendo con el discurso, lo que llamó la atención de filósofos y judíos doctos fue la salvación por la fe en Cristo crucificado, es decir, el escándalo misterioso de Jesús. “Para los que son llamados, sea de entre los judíos, sea de entre los gentiles, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios, porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres y la debilidad de Dios más fuerte que la fuerza de los hombres”.[1] La salvación que predica San Pablo es la verdadera sabiduría, porque poseer la fe en Jesucristo, es poseer esa verdadera sabiduría. Quien posee la religión posee, en su esencia, la Filosofía, las ciencias, técnicas y artes y todo aquél conocimiento verdadero. Por eso un creyente puede salvarse sin conocer a profundidad la Filosofía, porque todo el contenido verdadero de la Filosofía, y de todas las ciencias y saberes, están implícitos en su creencia. Lo cual no implica que no deba esforzarse por penetrar con su razón en las verdades de fe.

Por su parte, no existe otro objeto más importante de la Filosofía, que conducirnos a Dios y unirnos a Él. Y el cristianismo hace llegar a la Filosofía verdades filosóficas que, aunque son alcanzables por la razón humana, esta no había podido alcanzar. El cristianismo hace reinar el orden en la razón humana. Pero, además, como Cristo es la Verdad, toda verdad es cristiana por definición. En efecto, el Verbo es el origen de toda verdad y de todo conocimiento. Por eso la revelación perfecciona la Filosofía.

Es evidente que los primeros pensadores cristianos obtuvieron muchas ventajas con la llegada de la religión. Y se dieron cuenta que tal es la relación entre la razón y la fe: que, si la razón quiere ser plenamente razonable, el único camino seguro es escrutar la racionalidad de la fe. De hecho, por no contar con la revelación, aún los filósofos griegos, alcanzaron muchas verdades más allá de cualquier otra civilización pagana, pero con mezcla de muchos errores y contradicciones. Pero además la fe aspira a integrarse en una inteligencia que explicite su propio contenido. Se trata de la fe que busca la inteligencia que había propuesto San Anselmo. Para él no se trata de comprender para creer, sino de creer para comprender.

Por otra parte, es un hecho que para el cristiano la razón sola no basta a la razón, y que no sólo en el siglo II d.C., se convirtieron sabios y filósofos al cristianismo, sino que se siguen convirtiendo, debido al interés de aumentar en sabiduría. El intelecto también busca entenderse a sí mismo por la fe. El esfuerzo de la verdad creída por transformarse en verdad sabida es el quehacer de la sabiduría cristiana y el cuerpo de las verdades racionales que surgen de ese esfuerzo por comprender la verdad revelada, es la Filosofía cristiana misma. El contenido de la Filosofía cristiana son las verdades racionales descubiertas, profundizadas o simplemente salvaguardadas, gracias a la ayuda que la revelación ha dado a la razón.[2] Creer es un sucedáneo de muchos conocimientos que pueden ser alcanzados por la razón, pero que muchos no pueden ni podrán alcanzar por múltiples razones. Sin embargo, siempre que sea posible sustituir la fe o la creencia por la ciencia, es decir, que podamos demostrar con la razón lo que la fe nos presenta, será un bien muy grande para nuestra inteligencia.

En suma, lo que hace el filósofo cristiano es ver, si entre las proposiciones que él cree verdaderos, no hay algunas que con su razón pudiera demostrar que son verdaderas. Cuando el cristiano encuentra entre sus creencias verdades que puede alcanzar con la ciencia de su inteligencia, se convierte en filósofo. De modo que el filósofo cristiano es aquel que debe a la fe las luces que le permiten llegar con la razón a las últimas verdades.[3] Para que un sistema filosófico sea verdaderamente cristiano, es necesario que lo sobrenatural descienda en su realización. Esto no quiere decir que el conocimiento que alcanza la filosofía cristiana, no pueda ser demostrado sin la fe, sino simplemente que considere la revelación como un auxiliar indispensable de la razón para alcanzar esas verdades que también conoce por la fe. El auténtico filósofo cristiano es aquel que se interesa principalmente por los problemas cuya solución es fundamental para vivir su fe. Porque la verdadera sabiduría consiste en conocer a Dios y en conocerse a sí mismos, ya que el conocimiento de nosotros mismos nos lleva al conocimiento de Dios.[4] El filósofo cristiano no es un científico curioso y vano que va profundizando en una cuestión cada vez más acotada en la que no terminará jamás. Sino aquel cuya originalidad se manifiesta en la razón iluminada por la fe que le ayuda a comprender a Dios, al hombre y las relaciones del hombre con Dios. El filósofo cristiano entiende que hay verdades necesarias para la salvación, que Dios ha revelado, aunque fueran alcanzables por la razón. Porque esas verdades habrían sido alcanzadas por muy pocos, después de mucho tiempo y esfuerzo y con mezcla de muchos errores.[5] Si Dios no se hubiera revelado, actualmente nos encontraríamos en peores tinieblas que en las que se encuentran los que han rechazado la fe. Pero además, como es evidente, el espectáculo de contradicciones entre los filósofos lo único que engendra es la deformación en el escepticismo.[6] Por eso el filósofo cristiano considera necesaria la ayuda divina que le ofrece la fe. El hombre no puede alcanzar un conocimiento adecuado de Dios, haciendo a Dios a un lado. No es indiferente que el filósofo sea cristiano.

Como dato histórico, en el culmen de la Edad Media, Santo Tomás es el filósofo cristiano más grande que ha tenido la humanidad y su mayor mérito no radica en haber sido comentarista de Aristóteles, sino en la profundización con el que acrecentó el conocimiento de Aristóteles sobrepasándolo grandemente, gracias a su conocimiento tan profundo de la revelación. El culmen de la época de oro de la Filosofía griega clásica es la obra de Aristóteles que en el siglo XIII d.C. fue depurada y completada por Santo Tomás de Aquino quien precisó y completó las consecuencias implicadas en los propios principios aristotélicos, uniendo y separando perfectamente lo que corresponde a exclusivamente a la fe, lo que es alcanzable por medio de la razón y lo que es alcanzable por la razón iluminada por la fe.



[1] Corintios, I,19-25.

[2] Cfr. Gilson, Étienne. El Espíritu de la Filosofía Medieval. Ed. Rialp, Madrid, 2009, p.39.

[3] Cfr. Idem. p. 40.

[4] Cfr. San Agustín. Soliloquios, II,1,1.

[5] Cfr. Aquino, Tomás de. S.Th., I, q.1,a.1.

[6] Ibidem.

3 comentarios

  
Milton
Gracias por el post arqueológico de lo que alguna vez la iglesia tuvo pero que ya no volverá jamás porque no es necesario hoy

Lo que importa hoy son los valores de moda como la paz, la fraternidad, el ecumenismo y la ecología

El dogma está superado por el tiempo

En palabras del papa francisco el tiempo es superior al espacio.

Bendiciones Dr Ocampo

--------------------------------------------------
¿En verdad piensa así?
Saludos:
MOP
22/06/17 9:40 PM
  
Tulkas
Un enfoque de la ecología desde las coordenadas del Acto creador de Dios, de su Providencia y de la esperanza en la Nueva Creación es cristianísimo.

Lo que pasa es que no parecen ser éstas las coordenadas de Laudato sii, sino Greenpace.

No entiendo cómo Francisco pierde TANTAS oportunidades.
26/06/17 9:29 AM
  
Alex
Dijo valores de moda los progres hablan cosas del espíritu del concilio y misericordia, por lo que es sarcastico
21/07/17 3:42 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.