En la Misa Crismal, el Papa responde al Llamado a la desobediencia

En un gesto sin precedentes, el Papa Benedicto XVI, en el marco de la Misa Crismal celebrada hoy en la Basílica Vaticana, ha pronunciado una magistral homilía en la que se ha referido de manera explícita al Llamado a la desobediencia publicado por sacerdotes austríacos, derribando sus débiles argumentos y explicando que la desobediencia nunca puede ser un camino para la renovación de la Iglesia. Presentamos a continuación la extraordinaria homilía del Santo Padre.

***

En esta Santa Misa, nuestra mente retorna hacia aquel momento en el que el Obispo, por la imposición de las manos y la oración, nos introdujo en el sacerdocio de Jesucristo, de forma que fuéramos «santificados en la verdad» (Jn 17,19), como Jesús había pedido al Padre para nosotros en la oración sacerdotal. Él mismo es la verdad. Nos ha consagrado, es decir, entregado para siempre a Dios, para que pudiéramos servir a los hombres partiendo de Dios y por él. Pero, ¿somos consagrados también en la realidad de nuestra vida? ¿Somos hombres que obran partiendo de Dios y en comunión con Jesucristo? Con esta pregunta, el Señor se pone ante nosotros y nosotros ante él: «¿Queréis uniros más fuertemente a Cristo y configuraros con él, renunciando a vosotros mismos y reafirmando la promesa de cumplir los sagrados deberes que, por amor a Cristo, aceptasteis gozosos el día de vuestra ordenación para el servicio de la Iglesia?». Así interrogaré singularmente a cada uno de vosotros y también a mí mismo después de la homilía. Con esto se expresan sobre todo dos cosas: se requiere un vínculo interior, más aún, una configuración con Cristo y, con ello, la necesidad de una superación de nosotros mismos, una renuncia a aquello que es solamente nuestro, a la tan invocada autorrealización. Se pide que nosotros, que yo, no reclame mi vida para mí mismo, sino que la ponga a disposición de otro, de Cristo. Que no me pregunte: ¿Qué gano yo?, sino más bien: ¿Qué puedo dar yo por él y también por los demás? O, todavía más concretamente: ¿Cómo debe llevarse a cabo esta configuración con Cristo, que no domina, sino que sirve; que no recibe, sino que da?; ¿cómo debe realizarse en la situación a menudo dramática de la Iglesia de hoy?


Recientemente, un grupo de sacerdotes ha publicado en un país europeo una llamada a la desobediencia, aportando al mismo tiempo ejemplos concretos de cómo se puede expresar esta desobediencia, que debería ignorar incluso decisiones definitivas del Magisterio; por ejemplo, en la cuestión sobre la ordenación de las mujeres, sobre la que el beato Papa Juan Pablo II ha declarado de manera irrevocable que la Iglesia no ha recibido del Señor ninguna autoridad sobre esto. Pero la desobediencia, ¿es un camino para renovar la Iglesia? Queremos creer a los autores de esta llamada cuando afirman que les mueve la solicitud por la Iglesia; su convencimiento de que se deba afrontar la lentitud de las instituciones con medios drásticos para abrir caminos nuevos, para volver a poner a la Iglesia a la altura de los tiempos. Pero la desobediencia, ¿es verdaderamente un camino? ¿Se puede ver en esto algo de la configuración con Cristo, que es el presupuesto de una auténtica renovación, o no es más bien sólo un afán desesperado de hacer algo, de trasformar la Iglesia según nuestros deseos y nuestras ideas?


Pero no simplifiquemos demasiado el problema. ¿Acaso Cristo no ha corregido las tradiciones humanas que amenazaban con sofocar la palabra y la voluntad de Dios? Sí, lo ha hecho para despertar nuevamente la obediencia a la verdadera voluntad de Dios, a su palabra siempre válida. A él le preocupaba precisamente la verdadera obediencia, frente al arbitrio del hombre. Y no lo olvidemos: Él era el Hijo, con la autoridad y la responsabilidad singular de desvelar la auténtica voluntad de Dios, para abrir de ese modo el camino de la Palabra de Dios al mundo de los gentiles. Y, en fin, ha concretizado su mandato con la propia obediencia y humildad hasta la cruz, haciendo así creíble su misión. No mi voluntad, sino la tuya: ésta es la palabra que revela al Hijo, su humildad y a la vez su divinidad, y nos indica el camino.


Dejémonos interrogar todavía una vez más. Con estas consideraciones, ¿acaso no se defiende de hecho el inmovilismo, el agarrotamiento de la tradición? No. Mirando a la historia de la época post-conciliar, se puede reconocer la dinámica de la verdadera renovación, que frecuentemente ha adquirido formas inesperadas en momentos llenos de vida y que hace casi tangible la inagotable vivacidad de la Iglesia, la presencia y la acción eficaz del Espíritu Santo. Y si miramos a las personas, por las cuales han brotado y brotan estos ríos frescos de vida, vemos también que, para una nueva fecundidad, es necesario estar llenos de la alegría de la fe, de la radicalidad de la obediencia, del dinamismo de la esperanza y de la fuerza del amor.


Queridos amigos, queda claro que la configuración con Cristo es el presupuesto y la base de toda renovación. Pero tal vez la figura de Cristo nos parece a veces demasiado elevada y demasiado grande como para atrevernos a adoptarla como criterio de medida para nosotros. El Señor lo sabe. Por eso nos ha proporcionado «traducciones» con niveles de grandeza más accesibles y más cercanos. Precisamente por esta razón, Pablo decía sin timidez a sus comunidades: Imitadme a mí, pero yo pertenezco a Cristo. Él era para sus fieles una «traducción» del estilo de vida de Cristo, que ellos podían ver y a la cual se podían asociar. Desde Pablo, y a lo largo de la historia, se nos han dado continuamente estas «traducciones» del camino de Jesús en figuras vivas de la historia. Nosotros, los sacerdotes, podemos pensar en una gran multitud de sacerdotes santos, que nos han precedido para indicarnos la senda: comenzando por Policarpo de Esmirna e Ignacio de Antioquia, pasando por grandes Pastores como Ambrosio, Agustín y Gregorio Magno, hasta Ignacio de Loyola, Carlos Borromeo, Juan María Vianney, hasta los sacerdotes mártires del s. XX y, por último, el Papa Juan Pablo II que, en la actividad y en el sufrimiento, ha sido un ejemplo para nosotros en la configuración con Cristo, como «don y misterio». Los santos nos indican cómo funciona la renovación y cómo podemos ponernos a su servicio. Y nos permiten comprender también que Dios no mira los grandes números ni los éxitos exteriores, sino que remite sus victorias al humilde signo del grano de mostaza.


Queridos amigos, quisiera mencionar brevemente todavía dos palabras clave de la renovación de las promesas sacerdotales, que deberían inducirnos a reflexionar en este momento de la Iglesia y de nuestra propia vida. Ante todo, el recuerdo de que somos – como dice Pablo – «administradores de los misterios de Dios» (1Co 4,1) y que nos corresponde el ministerio de la enseñanza (munus docendi), que es una parte de esa administración de los misterios de Dios, en los que él nos muestra su rostro y su corazón, para entregarse a nosotros. En el encuentro de los cardenales con ocasión del último consistorio, varios Pastores, basándose en su experiencia, han hablado de un analfabetismo religioso que se difunde en medio de nuestra sociedad tan inteligente. Los elementos fundamentales de la fe, que antes sabía cualquier niño, son cada vez menos conocidos. Pero para poder vivir y amar nuestra fe, para poder amar a Dios y llegar por tanto a ser capaces de escucharlo del modo justo, debemos saber qué es lo que Dios nos ha dicho; nuestra razón y nuestro corazón han de ser interpelados por su palabra. El Año de la Fe, el recuerdo de la apertura del Concilio Vaticano II hace 50 años, debe ser para nosotros una ocasión para anunciar el mensaje de la fe con un nuevo celo y con una nueva alegría. Naturalmente, este mensaje lo encontramos primaria y fundamentalmente en la Sagrada Escritura, que nunca leeremos y meditaremos suficientemente. Pero todos tenemos experiencia de que necesitamos ayuda para transmitirla rectamente en el presente, de manera que mueva verdaderamente nuestro corazón. Esta ayuda la encontramos en primer lugar en la palabra de la Iglesia docente: los textos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica son los instrumentos esenciales que nos indican de modo auténtico lo que la Iglesia cree a partir de la Palabra de Dios. Y, naturalmente, también forma parte de ellos todo el tesoro de documentos que el Papa Juan Pablo II nos ha dejado y que todavía están lejos de ser aprovechados plenamente.


Todo anuncio nuestro debe confrontarse con la palabra de Jesucristo: «Mi doctrina no es mía» (Jn 7,16). No anunciamos teorías y opiniones privadas, sino la fe de la Iglesia, de la cual somos servidores. Pero esto, naturalmente, en modo alguno significa que yo no sostenga esta doctrina con todo mi ser y no esté firmemente anclado en ella. En este contexto, siempre me vienen a la mente aquellas palabras de san Agustín: ¿Qué es tan mío como yo mismo? ¿Qué es tan menos mío como yo mismo? No me pertenezco y llego a ser yo mismo precisamente por el hecho de que voy más allá de mí mismo y, mediante la superación de mí mismo, consigo insertarme en Cristo y en su cuerpo, que es la Iglesia. Si no nos anunciamos a nosotros mismos e interiormente hemos llegado a ser uno con aquél que nos ha llamado como mensajeros suyos, de manera que estamos modelados por la fe y la vivimos, entonces nuestra predicación será creíble. No hago publicidad de mí, sino que me doy a mí mismo. El Cura de Ars, lo sabemos, no era un docto, un intelectual. Pero con su anuncio llegaba al corazón de la gente, porque él mismo había sido tocado en su corazón.


La última palabra clave a la que quisiera aludir todavía se llama celo por las almas (animarum zelus). Es una expresión fuera de moda que ya casi no se usa hoy. En algunos ambientes, la palabra alma es considerada incluso un término prohibido, porque – se dice – expresaría un dualismo entre el cuerpo y el alma, dividiendo falsamente al hombre. Evidentemente, el hombre es una unidad, destinada a la eternidad en cuerpo y alma. Pero esto no puede significar que ya no tengamos alma, un principio constitutivo que garantiza la unidad del hombre en su vida y más allá de su muerte terrena. Y, como sacerdotes, nos preocupamos naturalmente por el hombre entero, también por sus necesidades físicas: de los hambrientos, los enfermos, los sin techo. Pero no sólo nos preocupamos de su cuerpo, sino también precisamente de las necesidades del alma del hombre: de las personas que sufren por la violación de un derecho o por un amor destruido; de las personas que se encuentran en la oscuridad respecto a la verdad; que sufren por la ausencia de verdad y de amor. Nos preocupamos por la salvación de los hombres en cuerpo y alma. Y, en cuanto sacerdotes de Jesucristo, lo hacemos con celo. Nadie debe tener nunca la sensación de que cumplimos concienzudamente nuestro horario de trabajo, pero que antes y después sólo nos pertenecemos a nosotros mismos. Un sacerdote no se pertenece jamás a sí mismo. Las personas han de percibir nuestro celo, mediante el cual damos un testimonio creíble del evangelio de Jesucristo. Pidamos al Señor que nos colme con la alegría de su mensaje, para que con gozoso celo podamos servir a su verdad y a su amor. Amén.


***

La Buhardilla de Jerónimo

***

44 comentarios

  
Hermenegildo
Muy bien las palabras del Papa sobre los sacerdotes austriacos, pero no son suficientes; ¿por qué no se les aplican medidas disciplinarias?

Por otra parte, me sorprende mucho que, después de todo lo que ha llovido y ante la crisis generalizada que sufre la Iglesia desde el Concilio, Benedicto XVI diga que "mirando a la historia de la época post-conciliar, se puede reconocer la dinámica de la verdadera renovación..."

05/04/12 11:03 AM
  
Luis Fernando
¡¡ESPECTACULAR HOMILÍA!!
05/04/12 11:25 AM
  
Luis Fernando
La homilía no va solo dirigida hacia los rebeldes austriacos sino a esos que difícilmente estarán de acuerdo con su afirmación de que "los textos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica son los instrumentos esenciales que nos indican de modo auténtico lo que la Iglesia cree a partir de la Palabra de Dios".

A buen entendedor, pocas palabras bastan.
05/04/12 11:36 AM
  
Norberto
Gracias, es una joyita más de BXVI, a ver cuantos le hacen caso.
05/04/12 11:45 AM
  
gonzalo
Una homilia espectacular, que se entiende y que nos habre a los laicos la puerta del alma sacerdotal que debemos de tener en nuestro medio sociofamiliar. Qué nivelazo¡¡¡¡. Siempre he dicho que es un Papa valiente claro y conciso. Si entrásemos en niveles más terrenales diría que los tiene cuadrados (perdón , jejejeje)

salut
05/04/12 11:54 AM
  
aníbal de la cruz
Hermosa homilía del papa Benecdito XVI, sin duda -siempre "por delante" del Pueblo creyente, aunque no al margen de él-; sin embargo, me pregunto cuántos bautizados católicos en España (por no hablar de Europa entera) se toman en serio la doctrina del Magisterio. Cuántos.

¿Cuántos viven la fe cristiana desde el compromiso solidario, pues no hay podemos hablar de que somos discípulos de Jesucristo y de su Iglesia si no tenemos presentes a los que sufren, a los pobres, a los parados, a los hambrientos...?

¿Cuántos "teólogos", aparte de reflexionar y elucubrar sobre lo que sabemos del Dios de Jesucristo y aun sobre lo que no sabemos, estimulan el compromiso cristiano, esto es, el amor al Evangelio, la fidelidad al Magisterio, la llamada universal a la santidad?

¿Cuántos matrimonios formados por bautizados, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, son realmente iglesia doméstica, escuela de solidaridad, testimonio de espiriritualidad conyugal militante, apertura gozosa a la vida (tener hijos)? Creo que se deben contar con los dedos de la mano y sobran dedos los que, con hechos -sin entrar a juzgar conciencias-, manifiestan tomarse en serio la doctrina del Magisterio sobre la familia cristiana. ¡Pero si casi todos los bautizados católicos, de ambos sexos y en edad fértil, es un secreto a voces que pasan de la doctrina moral de la Iglesia en materia sexual: pocos hijos, anticoncepción, justificación del aborto, falta de compromiso solidario, ausencia de espiritualidad conyugal...!

¿Cuántos obispos en España se muestran contundentes y decididos a la hora de exhortar a tomarse en serio el Evangelio, el Magisterio, la fe misma de la Iglesia universal? ¿Cuántos no dan la muy frecuente impresión de andarse siempre por las nubes justificando lo injustificable, es decir, toda suerte de componendas mundanas, mediocres, burocráticas y partidistas-nepotistas en la Iglesia?

En fin.
05/04/12 12:34 PM
  
Eduardo
Es algo que por desgracia muchos, y no solo sacerdotes han olvidado. La obediencia y el servicio es lo que mantiene a la Fe viva, sin obediencia, la Iglesia es un imposible, por eso nunca puede venir nada positivo de la rebelión. Y menos cuando esa rebelión es contra el mismo Dios, apoyando doctrinas que no se sostienen y que miran más al mundo moderno que a la Palabra de Dios. Hay que meterle en la cabeza a algunos que la Iglesia está para rendir culto a Dios, no para satisfacer las modas e ideologías de turno.
05/04/12 12:37 PM
  
Maricruz Tasies
Yo, cada día más, lo quiero, admiro y agradezco a Dios por este Papa.
05/04/12 12:41 PM
  
Norberto
Hermenegildo

No descansa V.M. ni en Jueves santo, espere que se persuadan antes de echar a nadie, que una vez fuera el regreso es más improbable.
05/04/12 1:16 PM
  
Hesse

Ich liebe dich, Benedicto !
05/04/12 2:00 PM
  
Miriam
¡¡Qué bendición este Santo Padre BXVI!!...es un santo.¡Cuánto debemos amarlo y orar por él!.
05/04/12 2:08 PM
  
María de las Nieves
¡Maravillosa homilÍa! es para meditarla continuamente.Gracias, Santo Padre.
05/04/12 2:45 PM
  
Fredense
Espectacular, sin duda. Me quedo sin palabras.
05/04/12 2:54 PM
  
Maribel
Una homilía excelente, no sólo por lo relativo a los sacerdotes desobedientes, sino por la definición que en la misma hace del sacerdocio y su configuración con Cristo, la necesidad de que los sacerdotes ( y estemos todos , pues lo hago extensivo al sacerdocio común de los bautizados) llenos de la alegría de la fe, de la radicalidad de la obediencia, del dinamismo de la esperanza y de la fuerza del amor.
Las palabras de SS. Benedicto XVI deben hacernos meditar a todos. Son un regalo para toda la Iglesia
05/04/12 3:18 PM
  
Lucía
Me parece muy bien esta homilía que también va dirigida a los sacerdotes austriacos. Austria católica pero solo de nombre en muchos casos. Algunos sacerdotes ahí dejan mucho que desear, como estos que quieren volver a la iglesia católica en una segunda secta de las que andan por ahí. Si piden tantas reformas, pues que se salgan de la iglesia y dejen a las personas y sacerdotes buenos hacer su labor conforme lo manda la iglesia católica. Ojalá todos los sacerdotes fueran como el Papa. Pero bueno, a orar, que es lo único que podemos hacer, entretanto que el Papa ponga orden a todo estos sacerdotes.
05/04/12 3:39 PM
  
juan
En el día que commemoramos la institución de la Sagrada Eucaristía y cómo no, tambiém la gran traición y desobediencia, ésta homilía, estas sabias palabras me dejan como embriagado, y llenado de Esperanza,me han hecho humedecer los ojos de emoción. pues sí,
¡¡ESPECTACULAR!! sí señor ¡¡ESPECTACULAR!!
05/04/12 3:49 PM
  
Guillermo Juan Morado
El Papa no es solo el mayor teólogo vivo de la Iglesia. Es, además, un hombre de gran fe. Verdaderamente espiritual. Lo que dice convence, no solo por ser el Papa, sino porque tiene razón.
05/04/12 4:15 PM
  
joe
Espectacular homilía. Es un llamado a los quieren reformar la Iglesia con desobediencia. La reforma debe hacerse ordenada y obedientemente. Paciencia, paciencia, no les demos argumentos a los talibanes, con reformas intempestivas. Todo se hará, los cambios que pretenden estos revoltosos de Austria se realizarán, pero a su tiempo, y con autoridad, no sin ella. Ya se terminaron los tiempos de Lutero, Tyrrel Loisy. La reforma de la tradiciones humanas, como el celibato, la familia tradicional (hombre mujer), el respeto de la libre conciencia, el derecho de las mujeres al sacerdocio, y a disponer libremente de su cuerpo como su conciencia lo indique etc. etc., ya vendrán, primero como ecxepciones, para después ser impuestas como regla. Estos desobedientes de Austria, con su intemperancia, lo único que hacen, es hacerle el juego al enemigo.
Un ejemplo a seguir son Cardenales, como Martini o Sómbort, que desde el magisterio y sin atacar directamente los dogmas, van creando conciencia al respecto, no condenando a los exaltados, pero llamándolos a tener paciencia. Esta bella homilía de S.S. va en el mismo sentido. Lo dice claramente: "Con estas consideraciones, ¿acaso no se defiende de hecho el inmovilismo, el agarrotamiento de la tradición? NO!!!" Lo que se condena; es el metodo no el objetivo; lo que se ratifica cuan dice: "Pero la desobediencia, ¿es un camino para renovar la Iglesia? Queremos creer a los autores de esta llamada cuando afirmaque les mueve la solicitud por la Iglesia; su convencimiento de que se deba afrontar la lentitud de las instituciones con medios drásticos para abrir caminos nuevos, para volver a poner a la Iglesia a la altura de los tiempos."
05/04/12 4:22 PM
  
Ricardo de Argentina
Como bien acota LF, el problema de la desobediencia no es privativo de los progres austríacos. Y sin obediencia, no hay Iglesia.

El demonio de la desobediencia hace desobedecer a unos argumentando que no están conformes con ciertas normas establecidas, por lo cual exigen "modernización".
Y a otros argumentando que no están conformes con el modo de aplicar esas normas, por lo cual exigen "tradición".
Son las dos caras de la misma moneda falsa.
05/04/12 4:26 PM
  
Juan Mariner
El motín austríaco y otros muchos a nivel planetario vienen a demostrar que algunos infiltrados pseudocatólicos cada vez están más cercados por la razón.El "confunde que algo queda" se va acabando después de 40 años...
05/04/12 5:31 PM
  
Rodrigo Gurgel
Una homilía que nunca será olvidada! Que Dios guarde e ilumine Benedicto XVI durante muchos años! Lo necesitamos!
05/04/12 6:00 PM
  
María Ester
Gracias Benedicto XVI, eres un Santo Padre... ¡¡Que Dios te Ilumine y te Guié Siempre!!.
05/04/12 6:45 PM
  
gerardo torres gonzalez
El que obedece núnca se equivoca,parece que a algunos no nos ha caido el veinte de la obediencia,,,hasta el mismo Jesús obedeció en todo al PADRE,ABBA,, debemos obedecer para crecer espiritualmente..saludos y bendiciones
05/04/12 7:09 PM
  
Tulkas
Yo me he quedado impactado al escuchar la homilía esta mañana pero no por los curas austriacos (que no son sino el promedio de cura europeo setentero y ochenteno pero organizado y con panfleto) sino por la posible aplicación al caso de los fieles curas lefebvrianos.

La aplicabilidad pilla tangencial, y no es tan obvia como le parece a alguno. Porque, veamos, ¿cuándo los lefebvrianos se han considerado a sí mismos un movimiento renovador de la Iglesia? Nunca, nunca, nunca. Ellos se han limitado al "transmití lo que recibí", con una notable integridad.

Por otro lado, si la homilía, en cuanto a la doctrina y en cuanto a la actitud pastoral de manifiesta COMPRENSIÓN hacia los curas austriacos (ya digo: promedio del cura setentero y ochentero europeo) es laudable, la oportunidad no lo es en absoluto.

Si lo de los curas austriacos llega a acontecer no ahora, sino hace treinta años, habría conferencias episcopales enteras aplaudiendo con las orejas. Ahí tienen el apabullante testimonio de Iota unum. Lo que dicen estos austriacos es lo que decían en los setenta los obispos. Estos "rebeldes y desobedientes" tienen como maestros a los obispos del inmediato postconcilio, que paradójicamente se creían fieles al Concilio.

No es nada nuevo bajo el sol. ¿Cómo se van a poner medidas disciplinares a los discípulos, que además son meros presbíteros, cuando no se pusieron a los maestros, que fueron obispos?

Lo que ha cambiado es la interpretación del Vaticano II, simplemente.

Y por eso mismo muchos no aceptan la relectura de los textos, porque con sinceridad y con verdad se pregunta por qué los mismos textos conciliares dicen ahora algo tan diferente a lo que decían en los años setenta.

Y la respuesta es evitentísima, pero el Papa todavía no se atreve a dar: pues porque esos textos son pura fatuidad, "discurso da fare", y hablan según el contexto hermenéutico en que se les encuadre. Carecen de voz propia.

05/04/12 7:09 PM
  
maria-a
Gracias por sus palabras, Santo Padre,en nombre mio y de aquellos a quien fue dirigida.
+
05/04/12 7:46 PM
  
Long
Madre mía: Concilio Vaticano II,Catecismo de la Iglesia Católica,beato Papa Juan Pablo II,bueno,bueno,a alguno le estará saliendo sarpullido hasta en el pelo. Bendito sea Dios por este Papa,y como dice el salmo "en la vejez seguirá dando fruto y estará lozano frondoso".
05/04/12 7:49 PM
  
Ricardo de Argentina
Tulkas, quienes van contra las normas establecidas son transgresores. ¿Puede extrañar que un transgresor desobedezca?. No, por cierto.
Los que en cambio se autoproclaman centinelas de las normas y se pasan por allí, ni más ni menos, a la norma de la obediencia, que es condición sine qua non para la cohesión interna de la Iglesia, a mí no me parece que sean menos trangresores. Más bien son transgresores diferentes, pero transgresores al fin.
05/04/12 8:02 PM
  
Forestier
Estraordinaria homilia
05/04/12 8:09 PM
  
Gregory
¿No es precisamente por la desobediencia por la que tenemos situaciones de escandalo? para mi esto es un escandalo esteril yo me acojo a lo que el Señor nos manda y de lo que el sucesor de Pedro es custodio.
05/04/12 8:11 PM
  
Percival
Tulkas: lo mismo que dices del Concilio se puede decir de la Biblia. Con todo lo rica que es la Sagrada Escritura, está en nuestras manos y ante nuestra inteligencia, como algo que podemos interpretar con muchas hermenéuticas... Y sin acertar en ninguna, si la interpretamos al margen de la Iglesia.
Tus rudas observaciones sobre el texto conciliar, sirven pues también para ti y para los que interpretan el Concilio casi al margen de la Iglesia, por el otro lado de los curas austríacos. Pero siempre al borde de la Iglesia.
05/04/12 8:13 PM
  
Pato Acevedo
¡No somos dignos, Señor!

Pienso en los católicos de otras épocas que han producido tantos santos y sin embargo tuvieron que lidiar con papas escandalosamente pecadores. Mientras tanto, a nosotros, que somos un pueblo mucho más pecador, Dios nos regala un Papa tan sabio y elocuente.
05/04/12 8:38 PM
  
Jorge
No creo Tulkas, precisamente el problema PostConciliar es que ha habido gente que ha malinterpretado el Concilio (que daria igual que fuera este o cualquier otro). Lo que están haciendo los movimientos fieles a la Iglesia es demostrar que existe una manera verdadera de edificar sobre el CVII sin perder la hermeneutica.

Lo que no debemos de confundir es el analisis de una doctrina teológica con las situaciones pasadas, las iglesias que se reincorporan no lo hacen con sus herejias sino en unión a la Doctrina por lo que no se puede decir que si un grupo o iglesia Lefebriana se hace católico es que ahora esa teologia es correcta.
05/04/12 8:45 PM
  
Menka
Así es.
05/04/12 9:00 PM
  
Renée
No sé de dónde sacaron a este Papa , pero hay que pedir más.

¡Cincuenta sacerdotes como él componen nuestra Iglesia!!!

¡Feliz día, Santo Padre, a ti y a todos los sacerdotes que día a día se esfuerzan por ser santos!!!
05/04/12 9:05 PM
  
Esteban
La homilía es magnífica. Justa en sus términos, suaviter en la forma, pero contundente. No me extraña que el Papa haya decidido intervenir ante la penosa deriva de una parte del clero austriaco, preocupado mucho menos por sus fieles y por el anuncio de Jesucristo que por sus propios intereses y psicodramas.
05/04/12 9:38 PM
  
Tony de New York
"¿Se puede ver en esto algo de la configuración con Cristo, que es el presupuesto de una auténtica renovación, o no es más bien sólo un afán desesperado de hacer algo, de trasformar la Iglesia según nuestros deseos y nuestras ideas?"

OUCH! Eso duele.
05/04/12 10:02 PM
  
Antonio A. Badilla
Tantas ideas expresó el Santo Padre que no sé por dónde empezar, de manera que escogí éstas palabras que me impactaron, "Todo anuncio nuestro debe confrontarse con la palabra de Jesucristo: «Mi doctrina no es mía» (Jn 7,16). No anunciamos teorías y opiniones privadas, sino la fe de la Iglesia, de la cual somos servidores." Tantos problemas se evitarían si catequistas, profesores de religión en colegios católicos, y universidades tomaran éstas palabras en serio, pero en su arrogancia, creen que su pensamiento personal torcido, es la eneñanza de la Iglesia universal.
05/04/12 10:04 PM
  
peter de madrid
Soy un cristiano de "base" y no comprendo como algunos clérigos son capaces de decir lo contrario de lo que estudiaron. Creo y después comprendo. No quiero apartarme de la lógica que enseñó Jesús y algunos quieren retorcer para que otros digan, que listos son.
05/04/12 10:30 PM
  
josé Antonio
Es un texto bellísimo. Pero atención, esta dirigido a los desobedientes, a los obedientes,a los que critican a los obispos (sean buenos o menos buenos). Si quieres que la Iglesia cambie y sea santa, cambia tú y procura tu la santidad. Decir que un obispo esa de tal manera es fácil, lo difícil es ser yo de otra, ser santo, vivir en Cristo, por Cristo y para Cristo. Los santos reforman, los que pretenden reformar no reforman ni son santos. Gracias su santidad por esta homilía que me mueve a buscar y desear a jesucristo.
06/04/12 12:27 AM
  
tarja
Aquí se vde bien cómo deben ser las predicaciones de los curas en las Misas: Teología aplicada a la vida práctica, osea doctrina encarnada y no sólo teologías místicas litúrgicas asépticas, inútiles.
06/04/12 7:55 AM
  
RICARDO PIRELA VENEZUELA
"Ni las puertas del infierno prevalecerán contra la Iglesia". El Señor nos ha bendecido con Benedicto XVI. A cada situación dramática que la Iglesia vive, siempre nos da la certeza de su eterna asistencia en la figura del Papa. Pienso que la mayor preocupación de Benedicto, es la salvación de estos hermanos Sacerdotes, que tristemente se están dejando aconsejar por satanás, como decía el Padre Pío. Dios y la Santísima Virgen María los hagan cambiar.
06/04/12 8:32 AM
  
LP
Pero vamos a ver,esta idea de que existe discriminación de la mujer para el sacerdocio es absurda.¿Es que Dios discrimina a los hombres porque la Virgen María era mujer?¿Por qué no era un hombre virgen en vez de una mujer?.A mi modo de ver este asunto está más que zanjado,Jesucristo y los Sacerdotes son hombres y no mujeres porque la Virgen,que es muchísimo más importante,ya es mujer.¿Dónde está el problema?
¿Y por qué no hay un hombre "sin pecado concebido" como María? (al margen de Jesús por ser Dios),¿es que Dios discrimina a los hombres?
06/04/12 1:48 PM
  
Luis Fernando
O sea, el Papa dice:
los textos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica son los instrumentos esenciales que nos indican de modo auténtico lo que la Iglesia cree a partir de la Palabra de Dios.

Y hay todavía quien tiene el valor de presentarse como católico y decir que esos textos son pura fatuidad.

En verdad que el discurso del Papa sirve para que todos queden retratados. Los herejes de un extremo y los cismáticos del otro.

Nosotros, los católicos, cum Petro y su sub Petro.
06/04/12 3:13 PM
  
tulkas
los curas austriacos son HEROES de la integridad ideologica.

se mantiene fieles a lo que en los años setenta defendian muchos obispos y muchos sacerdotes. no mas.

cuando el Papa les dice a los seminaristas italianos: "vosotros sois la primera generacion que interpretara rectamente el Concilio" , tiemblan muchas placas tectonicas debajo de cuarenta años de de-construccion eclesial, debajo de los pies de quienes la han promovido y debajo tambien de los pies de los que han callado.

y decir que los textos del v 2 son pura futilidad y gasto de papel y tinta no es un analisis "rudo". yo, de hecho, comparto la opinion de cierta tesis doctoral aprobada cum laude por la Gregoriana de Roma: el v2 no es mas que una homilia de los años sesenta.

puede servir como herramienta? si, pero su naturalez es la que es y suestilo es el que es.

..:.......................................................

y la verdad es que yo me siento muy cerca y entiendo a los rebeldes austriacos, porque no hacen sino poner en practica lo que han visto a sus obispos, lo que se les ha enseñado en sus seminarios, lo que han leido en libros con nihil obstat local y lo que, finalmente, se anuncio a bombo y platillo en el postconcilio.


y es asi: las mismas herejias de Pagola estan colgadas en grandes cartelones en el claustro de cierta catedral de la que fue obispo el señor actual obispo de almeria y "atrevido" condenador de los que dostienen lo mismo que su antigua sede ostenta...

07/04/12 3:28 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.