A 100 años de “Quam singulari”, el Prefecto de Culto Divino reafirma su actualidad

Hoy, 8 de agosto, se cumplen exactamente cien años del decreto “Quam singulari” del Papa San Pío X, por el cual se admitía a los niños a la primera Comunión a la edad de 7 años. Con ocasión del centenario de este importante acto pontificio, el Cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares, ha publicado un artículo en L’Osservatore Romano, que a continuación ofrecemos en lengua española.

***

Cien años atrás, con el decreto Quam singulari, siguiendo fielmente las enseñanzas de los concilios Lateranense IV y Tridentino, Pío X fijó la primera Comunión y la primera confesión de los niños a la edad del uso de la razón, es decir, en torno a los siete años. Esta disposición implicaba un cambio muy importante en la práctica pastoral y en la concepción habitual de entonces, que por diversas razones habían retrasado este acontecimiento tan fundamental para el hombre.


Con este decreto Pío X, el gran y santo Papa de la piedad y de la participación eucarística, con el deseo de renovación eclesial que inspiró su pontificado, enseñó a toda la Iglesia el sentido, el momento, el valor y la centralidad de la santa Comunión para la vida de todos los bautizados, incluidos los niños. Al mismo tiempo, subrayaba y recordaba a todos el amor y la predilección de Jesús por los niños ya que Él, además de hacerse niño, manifestó su amor hacia ellos con gestos y palabras, al punto de decir: “Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”; “dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis porque el Reino de los Cielos pertenece a quienes son como ellos”. Ellos son siempre amigos muy especiales del Señor.


Con la misma predilección, la misma mirada amorosa y la misma atención y solicitud especial, la Iglesia mira, sigue, cuida y se preocupa de los niños. Por eso, como Madre amorosa, desea que sus hijos pequeños, los primeros en el Reino de los Cielos, participen pronto, con la debida disposición, del don mejor y más grande que Jesús nos ha dejado en su memoria: su Cuerpo y su Sangre, el Pan de la Vida. Gracias a la santa Comunión, Jesús en persona, Hijo único de Dios, entra en la vida de quien lo recibe y hace morada en él.


No existe amor más grande ni regalo más grande. Este es un don de amor que vale más que cualquier otra cosa en la vida de cada hombre. Estar con el Señor; que el Señor esté en nosotros, dentro de nosotros; que nos alimente y nos sacie; nos tome de la mano y nos guíe; que nos vivifique y que nos mantengamos fieles en la comunión y en la amistad con Él: es, sin duda, lo más grande, más gratificante y más alegre que puede suceder. ¿Cómo retrasar, entonces, para los niños, este encuentro con Jesús, visto que son sus mejores amigos, aquellos que son amados de modo especial por Dios Padre, objeto de los cuidados especiales de la Iglesia, la santa Madre?


La primera Comunión de los niños es como el inicio de un camino junto a Jesús, en comunión con Él: el inicio de una amistad destinada a durar y a reforzarse para toda la vida con Él; el inicio de un camino porque con Jesús, unidos sin separarnos, procedemos bien y la vida se convierte en algo bueno y alegre; con Él dentro podemos ser, sin duda, personas mejores. Su presencia entre nosotros y con nosotros es luz, vida y pan en el camino. El encuentro con Jesús es la fuerza que necesitamos para vivir con alegría y esperanza. No podemos, retrasando la primera Comunión, privar a los niños - el alma y el espíritu de los niños – de esta gracia, obra y presencia de Jesús, de este encuentro de amistad con Él, de esta participación singular de Jesús mismo y de este alimento del Cielo para poder madurar y llegar así a la plenitud. Todos, especialmente los niños, tienen necesidad del Pan bajado del Cielo, porque también el alma debe nutrirse y no bastan nuestras conquistas, la ciencia, las técnicas, por más importantes que sean. Tenemos necesidad de Cristo para crecer y madurar en nuestras vidas.


Esto es todavía más importante en los momentos que vivimos y lo es de modo especial para los niños, cuya grandeza, pureza, sencillez, “santidad”, actitud hacia Dios y amor, que los caracterizan, desgraciadamente son, con frecuencia, manipulados y destruidos. Los niños viven inmersos en miles de dificultades, rodeados por un ambiente difícil que no los anima a ser lo que Dios quiere de ellos; muchos son víctimas de la crisis de la familia. En este clima, son todavía más necesarios para ellos el encuentro, la amistad, la unión con Jesús, su presencia y su fuerza. Ellos son, gracias a su alma inmaculada y abierta, aquellos que están mejor dispuestos, sin duda, para este encuentro.


El centenario del decreto Quam singulari es una ocasión providencial para recordar e insistir en tomar la primera Comunión cuando los niños tienen la edad del uso de la razón, que hoy incluso parece haberse anticipado. Por lo tanto, no es recomendable la praxis, que se está introduciendo cada vez más, de elevar la edad de la primera Comunión. Al contrario, es todavía más necesario anticiparla. Frente a todo lo que está ocurriendo con los niños y al ambiente tan adverso en que crecen, no los privemos del don de Dios: es la garantía de su crecimiento como hijos de Dios, generados por los sacramentos de la iniciación cristiana en el seno de la santa Madre Iglesia. La gracia del don de Dios es más poderosa que nuestras obras, y que nuestros planes y programas.


Cuando Pío X anticipó la edad de la primera Comunión, insistió también en la necesidad de una buena formación, de una buena catequesis. Hoy debemos acompañar esta misma anticipación de la edad con una nueva y vigorosa pastoral de iniciación cristiana. Las líneas trazadas por el Catecismo de la Iglesia Católica, por el Directorio general de la catequesis y por el Directorio para Misas con niños, son una guía imprescindible en esta nueva o renovada pastoral de la iniciación cristiana, tan fundamental para el futuro de la Iglesia, la Madre que, con la ayuda de la gracia del Espíritu, genera y hace madurar a sus hijos a través de los sacramentos de iniciación, la catequesis y toda la acción pastoral que la acompaña.


No cerremos, entonces, los oídos a las palabras de Jesús: “Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis”. Él quiere estar en ellos y con ellos porque “el reino de Dios pertenece a los niños y a quienes son como ellos”.

***

Fuente: L’Osservatore Romano


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

27 comentarios

  
Marina
Es una excelente noticia. Ya era hora de que se ponga freomunión, incluso a los 9 o 10 años.no a retrasar cada vez más la edad de la C
08/08/10 9:58 AM
  
Marina
Es una excelente noticia. Ya era hora de que se ponga freno a retrasar cada vez más la edad de la Comuniónincluso a los 9 o 10 años.
08/08/10 9:58 AM
  
benjamin
Produce una gran tristeza leer este artículo del cardenal Cañizares a quien, cuando era profesor de catequética y estaba en muy influyentes comisiones diocesanas y nacionales de pastoral, le oimos decir y argumentar justamente todo lo contrario a la luz de la experiencia que ya en los años 80 y 90 se empezaba a tener de una iniciación cristiana de los niños cada vez más caótica e imposible gracias a la presión social paganizante a la que la Iglesia ni pudo ni puede hacer frente con eficacia. ¿Sabe el cardenal Cañizares que la inmensa mayoría de los niños el mismo día que hacen la primera comunión hacen la última? ¿Ha olvidado ya todo lo que él mismo ayudó a repensar y reorientar, y cuyos frutos a penas todavía empezamos a ver? ¿Desea una mayor infantilización del sacramento? ¿Ha oido a los padres de los niños cuando ellos mismos reconocen la enorme inmadurez de sus hijos incapaces de enterarse de casi nada que tenga que ver con "las cosas santas" a los 9 años? ¿No sería mejor situar el sacramento de la confirmación como culminación del bautismo donde ahora está la eucaristía y posponer ésta a una edad un poco más "madura" (12 años + ó -) que es cuando estaba antes de que san Pio X la adelantara, cometiendo, a mi modesto juicio, un error pastoral? Saludos cordiales.
08/08/10 11:38 AM
  
Vicente
creo que sería conveniente volver al orden natural de los sacramentos de la Iniciación: bautismo, confirmación y eucaristía. Tras una adecuada preparación el bautismo, después la Confirmación (a los 10 años) y después la Eucaristía; o bien Confirmación y primera eucaristía en la misma celebración.
08/08/10 1:41 PM
  
Hermenegildo
"El centenario del decreto Quam singulari es una ocasión providencial para recordar e insistir en tomar la primera Comunión cuando los niños tienen la edad del uso de la razón, que hoy incluso parece haberse anticipado. Por lo tanto, no es recomendable la praxis, que se está introduciendo cada vez más, de elevar la edad de la primera Comunión. Al contrario, es todavía más necesario anticiparla".

Creo que estas frases son contradictorias entre sí. En lugar de "que hoy incluso parece haberse anticipado", habría que entender: "que hoy incluso parece haberse retrasado".
08/08/10 5:24 PM
  
Hermenegildo
Benjamín: el problema no está en la edad del niño, sino en si su familia se vive un verdadero ambiente de Fe. Si no se vive, lo mismo da que reciba su primera Comunión a los nueve que a los doce años.
08/08/10 5:26 PM
  
laura (argentina)
Por algo será, dejemos que la madre iglesia actue, tambien se vale de la experiencia. Hay cuestiones, como estas, en la que la opinión suele ser, poco contribuyente, y antes de hacerlo, nos limitemos primero a una reflexión. Bendiciones!!
08/08/10 5:26 PM
  
Tulkas
La edad no es lo determinante, como bien dice Hermenegildo. Lo importante es el uso de razón.

Nadie mejor que los padres para juzgar esto. Pero claro, para ello hace falta primero una familia cristiana.
08/08/10 6:50 PM
  
Catholicus
Al demonio se le combate con la Gracia de Dios. Más poder terrenal suyo se le oponen más y más sacramentos.

Cada vez estoy más convencido de que hay que poner el acento en la gracia de Dios y no en el voluntarismo o "intelectualismo" de ninguna persona.

La Gracia Santificante es real, verdadera participiación filial de Dios, creada y eficiente. No depende del "niño", sino del poder y el Amor de la Iglesia.

Hay que dar la Santa Comunión antes y forzar la importancia de la confirmación para incrustarla en la edad escolar y darle "pompa".

Así combatiremos la perversión que quieren meter a los niños cada vez más pronto.

Esto no lo vamos a salvar ya con ningún voluntarismo, sino sólo apelando a la Gracia de Dios.

Aparte , recuperar la fe, tirar a la basura todos esos libros inútiles de "religión" que se dan en los colegios, reformar a todos los catequistas que siguen bebiendo de la nada y volver a las raíces de la predicación en el sano Temor de Dios, Principio de Sabiduría.

Pero es todo al mismo tiempo.

Para los que argumentan sobre la necesidad de la madurez cristiana..¿Dejamos el bautismo sólo para los herejes voluntaristas que hacen depender la gracia de la "fe" intelectual del receptor?.

Pues si depende de la "fe" del individuo, entonces ya no es Gracia.
08/08/10 7:30 PM
  
Catholicus
Benjamín, ¿al Prefecto para el Culto Divino quieres dar lecciones?
08/08/10 7:33 PM
  
Hector
Me perdone Dios y su Iglesia si estoy equivocado, pero creo que lo mejor es esperar a que la persona sea adulta para recibir la Eucaristía, en mi país "las primeras comuniones" son acto social y no más que eso... y ese mismo mal lo sufre toda Latinoamérica, creo humildemente que debemos ser mas prudentes con el sacramento después de todo, en la primera misa solo estaban presentes hombres adultos, maduros que conocían las escrituras veterotestamentarias.
08/08/10 7:50 PM
  
hector
al igual que Benjamin creo que San Pio X cometió un error pastoral... pero siempre habrá opiniones divididas sobre el tema mi actual párroco, da la comunión lo más pronto posible mi antiguo párroco, lo mas adulto posible, mi actual párroco llena la Iglesia de personas pero pocos son realmente conversos, no son pocos los que tienen creencias anti-católicas, mi antiguo párroco tenia mucha menos gente en el templo pero que feligresía!!
08/08/10 7:56 PM
  
Puesvale
No sé de qué puede servir anticipar la Primera Comunión, si la formación que reciben los niños en sus familias, las parroquias y las escuelas católicas es un desastre.
08/08/10 8:13 PM
  
amauta
Pio X se conmocionó ante la fe de un niño y pensó en adelantar la edad de la primera comunión... si Pio X viniera a mi parroquia de la cual soy párroco no creo que se conmoviera igual. A pesar de insistir y de parecer un marciano por decir que hay que ir los domingos a misa, después de las primeras comuniones... ni un niño persevera de ciento y pico, ni uno... no podemos plantear las cosas como si las cosas no estuvieran como estaban... dudo que en la época de Pío X un buen número de los padres de los niños de primera comunión vivieran juntos sin estar casados, divorciados y vueltos a casar... Catholicus está claro que la primacía la tiene la gracia, pero la gracia no es magia, una cosa es intelectualismo y otra falta de fe... y lo que falta es la fe católica y sobra mucho paganismo... no creo que dar la comunión a niños que viven paganizados les haga creer así por las buenas... bueno el hecho es que no sucede... Pero falta valor para plantear las cosas claras... eso de no echar las perlas a los cerdos por algo lo diría el Señor...
09/08/10 2:52 AM
  
Jerónimo
Yo recibí mi Primera Comunión a los 8 años de edad. Doy gracias a Dios, a la Iglesia y a mi familia por eso. Hoy, pasados ya muchos años, sé que nunca más pude ni podré recibir a Jesús Sacramentado con la inocencia y la pureza de aquel día. Al recibir la Santa Comunión pido a Dios que Él venga a mí como al niño que fui.

Espero que los sacerdotes no nieguen a los niños la oportunidad de recibir a Jesús Sacramentado. Tal vez sea la única vez en toda su vida que lo reciban con el alma inocente, y eso les sea tenido en cuenta en 'Aquel Día'.
09/08/10 1:16 PM
  
Catholicus
Amauta,

No son cosas contradictorias. No dándoles la comunión no van a mejorar en la Fe, ni por no dársela a sus hijos sus padres se van a casar y dejar de pecar y etc, etc.

Es lo uno más lo otro más lo de más allá.

Como principio , "dejad que los niños se acerquen a mí", me resulta lo bastante claro en todos los sentidos. Como principio.

Los sacerdotes de hoy cargan con las culpas de la generación anterior que se empeñó en predicar la no-fe y vaciaron de contenido a los padres de hoy.
La generación inmediata que viene luego - ya está al caer- es aun peor, bueno es saberlo para no desanimarse.

Me parece evidente que disminuida la Iglesia como lo está, soplan vientos desde Roma de retornar la fidelidad a lo recibido y dejarse de la avidez de novedades de la generación pasada. Así que por obligación y convicción añadida, doy un voto de confianza a todo esto, en la confianza de que en Roma están pensando en todas las aristas de la cuestión más que lo que lo pueda hacer yo.

Alguien ahí arriba dice que no entiende qué "ayuda" a un niño recibir la comunión. Semejante cosa sólo muestra una mala comprensión de lo que es la Gracia.

Huelga decir que nadie defiende ninguna distribución a lo loco de sacramentos "porque sí", por el evidente pecado de tentar a Dios que esto supondría, pero sí cualquier sana generosidad.

¿De qué sirve que unos padres adúlteros lleven a sus hijos a comulgar? se pregunta.

¿De qué sirve que mejor no los lleven?, pregunto yo.
09/08/10 1:22 PM
  
Vicente
por el hecho de que sus padres estén en situación irregular, ¿no hay que bautizar al niño ni darle la comunión?
09/08/10 2:39 PM
  
Jerónimo
Vicente:

Jesús dijo: "Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis". Y eso es lo que quiere hacer la Iglesia: que los niños vayan a Jesús.

Si los padres, incluso viviendo en una situación no deseada por la Iglesia, quieren que sus hijos se acerquen a Jesús, no estaría bien impedírselo.


09/08/10 2:58 PM
  
amauta
Si, si quieren que se acerquen a Jesús claro que no hay que impedirlo, faltaría más.. y en principio no se niega el acceso a los sacramentos pro la situación de los padres. Lo ponía como ejemplo de la situación moral, que tampoco es un clima idóneo digamos... la pregunta es la siguiente... el hecho de que lleven a los niños a la primera comunión ¿significa que los quieran acercar a Jesús?... Pues por mi experiencia pastoral diría que parece que mayoritariamente no... quieren participar en un acto tradicional que sirve para hacer una fiesta... al domingo siguiente si te vi no me acuerdo... eso es así y así reciben la comunión muchos niños hoy. Me pregunto ¿Hay que seguir así?... Porque los párrocos no tenemos una varita mágica para el cambio de motivaciones...
09/08/10 6:28 PM
  
Tulkas
amauta:

Pues yo creo que los párrocos, incluso no teniendo una varita mágina, sí podeis hacer cosas.

Para empezar yo prohibiría los disfraces de comunión, ¿sabes? y el carácter festivo de la celebración...

Es responsabilidad de las parroquias, y de los párrocos también, despojar las Primeras Comuniones de todo lo que no sea estrictamente sacramental y Litúrgico.

Así se disminuiría, un poco, el acercarse al Sacramento no por el Sacramento sino por la fiesta que lo rodea.

Varias medidas:

a.-prohibir los disfraces

b.-incrustar las Primeras Comuniones en un contexto celebrativo "fuerte" y cuyo carácter no sea exclusivamente de Primera Comunión. Por ejemplo, no sé si es una barbaridad... en la Vigilia Pascual

c.-no segregar a los niños de Primera Comunión, es decir, no sentarlos aparte ni darles ese día un especial protagonismo, que estén con el resto de la asamblea, con sus padres, y que de ahí se acerquen al Sacramento

d.-impedir que la Misa de ese día degenere en lo que comúnmente se conoce como "Misa para niños"
09/08/10 6:46 PM
  
Emilio
Han sido tiempos en que todo ha estado revuelto. Tiempos de la Teología de la Liberación. Ahora dos nietas mías van a hacer la Primera Comunión. Tienen ocho y siete años. Pero están en América, no en España.
09/08/10 7:34 PM
  
amauta
Con mucho gusto prohibiría los disfraces de comunión, pero un párroco no tiene un poder omnímodo y no lo puede prohibir por su cuenta... otra cosa sería un decreto del obispo mas que prohibiendo, expresando las condiciones (reales claro) de acceso a la comunión y regulando los usos en las ceremonias... En mi parroquia he quitado bastante de show que se hacía (v. gr. a la paz los niños darle una rosa a las madres...), y no ha sido fácil... para muchos ha sido como de marcianos... se llevan tantos años haciendo cosas sin sentido que muchos han perdido el sentido... Otra carencia de esta masificación de las comuniones por parte de quienes van a un acto y no a un sacramento es que no hay catequistas adecuadas... que empiecen dando ejemplo yendo a misa por ejemplo... de donde no hay no se puede sacar... si a esto se le añade el caos educativo en general...es decir los niños de ahora no pueden estar dos minutos sentados sin montar bulla... no puedo hacer como haría el cura de Ars en su tiempo, sentar todos los niños juntos en la Iglesia y darles yo mismo la catequesis... a veces he estado con un grupo de cinco niños y poco me ha faltado para no desesperar... pero eso es lo que hay... sé que esto es un puro desahogo...pero hay que soltarlo..
09/08/10 9:45 PM
  
amauta
Mi idea para reforzar la unidad de los sacramentos de la Iniciación Cristiana sería el juntar primera comunión con confirmación ahora que razonablemente en las diócesis españolas por lo menos el obispo o un Vicario episcopal puede ir a todas las parroquias en uno o dos años... y con eso rompes inercias... cuando vienen a inscribirse a las primeras comuniones de lo que hay realmente interés es por conocer las fechas para reservar restaurante, el resto suele importar bien poco... y cuando dices que los niños tienen que venir todos los domingos a misa te miran como a un marciano... se "comprometen" a llevarlos, pero luego todo son excusas... pero ¿quien le pone el cascabel al gato? Si te pones duro, te van a la parroquia de al lado y arreglado... y si por un motivo negaras la comunión a un niño ya tienes montada una campaña en la prensa... pero a esto los obispos suelen tener pánico.... sigo con el desahogo... perdón... Lo que si que podríamos hacer más los párrocos y los fieles es rezar, y rezar y rezar... y no vendría mal ayunar por ejemplo... ahí soy yo el primero que tengo que entonar el mea culpa, mea maxima culpa...


09/08/10 9:52 PM
  
Tulkas
amauta:

Pues si piensas que debes pedir un documento del obispo con validez para toda la diócesis, hazlo.

Ayer le estuve leyendo a mi mujer (que no es católica) un texto de santa Edith Stein, cuya fiesta celebramos hoy: Wie ich in den Kölner Karmel kam (Cómo entré en el Carmelo de Colonia). Edith relata someramente que tenía la intención de solicitar una audiencia privada al Papa para solicitarle una encíclica sobre la persecución a los judíos en el III Reich. Considerando el misterio de la Providencia de Dios podemos intuir hasta qué punto la vida de carmelita de Edith y la aceptación voluntaria del destino de su pueblo como su destino propio fue más eficaz, salvó más vidas, que cualquier encíclica del Papa. Pero lo cortés no quita lo valiente, la intención ahí estaba y faltó poco, muy poco para que lo consiguiera.
Por lo tanto, hazlo, solicita el documento pastoral del obispo.

Yo acabo de plantear en la web de mi parroquia la cuestión de la Forma Extraordinaria.

Vamos, ya te aseguro que humanamente vas a fracasar tú menos solicitando del obispo que yo con mi solicitud.
09/08/10 10:41 PM
  
Carlos Gimeno
Como sn muchos los comentarios, no los he leido todos; pero estoy de acuerdo en que es fundamental catequizar a las familias, pues hay muchos padres (un 70%)que pasan de Dios, de la Iglesia, de todo... pero les encanta ver a su hijo vestido de marino aun que no se entere de nada. EN el catecismo se les dice que Jesús es Dios y que rezar es importante, mientras que en casa, muchos escuchan que no hace flata ir a a iglesia y que todo es cuento chino. Padres que ni siquiera se preocupan por saber si sus hijos están asimilando algo o si están acudiendo a la catequesis, pero... como ya han comprado el traje, reservado el restaurante, hecho las invitaciones... se ponen furiosos con ell cura cuando les dice que el niño no está suficientemente preparado para recibir tan grande sacramento.
Vengo de Hispanoamérica y recibi la comunión a los doce años: de los 6 a los 8, taller de oración; de los 8 a los 10, comunión nivel 1; de los 10 a los 12, comunión; de los 12 a los 14, confirmación; de los 14 en adelante, grupo juvenil y demás pastorales. Pero claro, a los 12 años se le ve ridículo un traje de marino. Gracias a Dios, por allí eso no se estila. Mis padres no son católicos, pero yo me busqué la comunión y hoy soy un joven sacerdote.
En mi parroquia aquí en España, se nos hace difícil la catequisis de niños puesto que su capacidad de atención es muy reducida, excepto si hacemos ludoterapia, además no están suficientemente alfabetizados, y los libros catequéticos de la Conferencia episcopal son de pena: son dibujos y rellenar con frases cortas... para dibujar que se vayan a la guardería. Adelantar la edad sacramental implicaría que todavía más pronto se marcharían de la Iglesia...
10/08/10 1:42 AM
  
Francisco Rodriguez
Hace unos mesesm punbliqué este artículo
LA MODA DE LAS PRIMERAS COMUNIONES

Con motivo de la primera Comunión de dos de mis nietas alguien dijo: Ya habéis salido de éstas, ya sólo queda la pequeña, aunque para entonces a lo mejor ya no se lleva. El comentario me resultó desagradable y ha venido a mi mente una y otra vez y me ha hecho reflexionar.

Posiblemente la persona que hizo el comentario no conoce el valor de la Eucaristía y no entiende lo que representa que Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, nos dejará su propio Cuerpo para estar siempre con nosotros, dentro de nosotros, para formar parte de su Iglesia y anunciar a todas las gentes la buena noticia del amor de Dios y la salvación por medio de Cristo.

Pero la forma en que gran parte de los cristianos celebramos la primera Comunión de nuestros hijos quizás justifica que parezca a los ojos de muchos como una moda, como un acto social lleno de boato, que de alguna manera deja en penumbra, casi hasta hacerlo desaparecer, el hecho inefable de participar por primera vez en la Cena del Señor.

En este sentido yo también deseo que esta forma de celebración sea una moda que pase pronto de llevarse. Es lamentable que este día los niños estén pensando más en los regalos que recibirán, que en el gran regalo de la Comunión. También es lamentable que lo más importante ese día sea el traje o el restaurante o los invitados o las fotografías y que el coste de todo ello resulte una carga onerosa para la familias.

Me apena que para muchos niños su primera Comunión sea también la última, ya que forman parte de esa gran mayoría de familias que se dicen católicas para añadir, de inmediato, “aunque no practicantes”. Pues sería mejor que dejaran de practicar estas fiestas por un acontecimiento cuyo contenido esencial no valoran, ya que no acuden a celebrar cada domingo la Eucaristía y no digamos nada del sacramento de la Penitencia ya que, al parecer, como “todo el mundo es bueno” y ha perdido la conciencia de pecado, nadie se siente necesitado de perdón.

Los padres transmitimos lo que, en la práctica, vivimos día a día y si en ese día a día no hay vivencia religiosa de la fe, de la esperanza y el amor, ni conciencia de pertenecer a la Iglesia de Jesús, resulta difícil, aunque no imposible, que los hijos vivan una vida religiosa, más aún cuando el ambiente social que nos rodea nos lleva a todos a prescindir de cualquier esfuerzo para dominar nuestros instintos y llegar a ser más personas y al ateismo práctico de prescindir de Dios como innecesario por creernos autosuficientes.

La santidad del sacramento de la Eucaristía exige una profunda reflexión sobre el uso que se hace del mismo con motivo de las Primeras Comuniones.

Francisco Rodríguez Barragán




http://elguadalope.es/2010/05/11/la-moda-de-las-primeras-comuniones/
Publicado en Rebelión Digital y Diario Siglo XXI el 12-05-10
http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/55723
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=17012&id_seccion=5&PHPSESSID=5678208ec3718efe810679d20cb6270d
http://www.camineo.info/news/207/ARTICLE/8697/2010-05-13.html
Publicado en Análisis Digital el 15-05-10
http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=47733&idNodo=-5
*
10/08/10 2:01 PM
  
Luz
Estoy convencida que el Espíritu Santo, llega más rápido en las almas inocentes y perdura para siempre,por ello es importante, que los niños lo reciban a Jesús, porque es EL quién obrará en cada uno de ellos y nosotros dejemos de cuestionarlo cuando lo tiene que donar.Por experiencia que tuve con mi sobrina a la cual desde chiquitita siempre le hable de Jesús lo llegó amar tanto que ya a los 6 años quería recibirlo y lo decia con las palabras el cuerpo la sangre y la divinidad nose exactamente que pasaba por su cabecita cuando lo pedía de esa forma. Y hoy con 8 años sigue amando a Jesús pero recien el próximo año lo podrá recibir.
31/10/10 3:43 AM

Esta publicación tiene 4 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.