InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Serie Venerable Marta Robin

9.12.19

Venerable Marta Robin – Este es el listón espiritual de Marta

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Este es el listón espiritual de Marta

 

“Morir en lugar de ofender a Dios” (Diario íntimo, 11 de enero de 1930)

 

Aquel 11 de enero del año de Nuestro Señor de 1930, la, ahora, Venerable Marta Robin dejó escrito sólo esto. Es decir, en su Diario íntimo sólo (casi) se recoge lo que aquí hemos traído aunque luego, a renglón seguido, dejaría escrito esto: “¡Señor, hazme la gracia de vivir y morir en vuestro santo amor sin nunca ofenderos! ¡Preservarme de toda adulteración del corazón!”

Podemos decir que tanto una cosa como otra viene a ser, en primer lugar, la intención expresada como amor incondicional a Dios. Luego, nos dice lo que supone eso y lo que, en definitiva, es su ansia espiritual de primer orden.

Titulamos esto diciendo que el listón que pone nuestra hermana en la fe es, exactamente, el que es. Y no es, precisamente, bajo.

Marta Robin sabe que es templo del Espíritu Santo y, por eso mismo, no quiere que su corazón se adultere ni con las cosas del mundo ni con ningún tipo de pecado. Por eso implora al Buen Dios que haga eso por ella: que le haga la gracia de estar siempre en su Amor porque sólo así sabrá que habrá obrado con la rectitud de alma que quiere nuestro Creador.

Decimos lo del listón espiritual porque, ciertamente, lo es.

Leer más... »

2.12.19

Venerable Marta Robin – Esto es lo que hay que pedir a Dios

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Esto es lo que hay que pedir a Dios

 

“¡Yo pido pocas cosas para mí al Buen Dios! Pero cada instante yo le digo en mi corazón: mi Dios, mi Jesús bien amado, de mi alma, de mi pobre pequeña alma, ocuparos de ella, velad por ella.” (Diario íntimo, 9 de enero de 1930)

 

Sabemos, porque lo hemos leído y escuchado muchas veces, que el Hijo de Dios dejó dicho que debíamos pedir a Dios con perseverancia y, en general, sabiendo qué es lo que queremos. Y eso es lo que hace la Venerable Marta Robin. Y lo hace como sólo puede hacerlo quien conoce que es escuchada y, claro, atendida.

Es de una franqueza a tener muy en cuenta que nos diga nuestra hermana en la fe católica que sí, que ella no sólo pide para el prójimo sino que también lo hace para ella misma.

Bueno, en realidad, sí pide para ella pero, como nos dice, lo hace acerca de poco, de pocas cosas. Y es que, como hija de Dios que era también podemos imaginar y suponer que tenía que pedir a su Creador por su propia persona y alma. Y en eso no puede haber nada que se pueda tener como conducta reprochable sino, al contrario, como reconocimiento de sus propias necesidades.

De todas formas, es cierto y verdad que hay algo sobre lo que sí pide a Dios, a Jesucristo y, en fin, al Espíritu Santo. Y es que Marta Robin le pide por su alma…

Leer más... »

25.11.19

Venerable Marta Robin – Locura por Dios

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Locura por Dios

 

 

“Que la locura domine y gobierne toda nuestra vida.” (Diario íntimo, 9 de enero de 1930)

 

Es posible que alguien se pueda llevar las manos a la cabeza cuando lee que hay que estar “loco” por algo. Lo que pasa es que quien eso cree y piensa, a lo mejor, nunca ha estado “loco” por nada y eso lastra mucho ciertas verdades…

El caso es que la Venerable, en un momento determinado de su Diario íntimo nos dice eso: que la locura debe dominar nuestra vida.

Claro. Nosotros sabemos que no se puede referir a una locura de tal manera cogida a nuestra existencia que no seamos conscientes ni de lo que queremos ni de lo que hacemos. No. Marta Robin, como buena hija de Dios que era (y es, ahora, en el Cielo) sabe muy bien a qué se refiere.

Aquí, en el caso espiritual del alma, de nuestra alma, lo que quiere decir nuestra hermana en la fe es que hay algo que debe, como ella misma dice, dominar y gobernar nuestra vida. Y no se trata, precisamente, de nuestros gustos particulares o egoístas.

El caso es que, para empezar, nos pide que tal estado espiritual, la locura, no debe ser algo pasajero sino que, al contrario, debe llevarnos por el mundo de la mano y llevarnos, así, al definitivo Reino de Dios, llamado Cielo, donde ella ya goza de la bienaventuranza y la Visión Beatífica.

¿Qué, pues, debemos hacer a tal respecto? Y esto lo preguntamos porque pudiera parecer que eso, tal locura, no se identifica con nada. Al contrario es la verdad, como es fácil adivinar en materia espiritual.

Leer más... »

11.11.19

Venerable Marta Robin – Ofrecer el sufrimiento

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Ofrecer el sufrimiento

 

“De todas formas, así suframos poco o mucho, no suframos por nada: es muy triste, inmensamente. Suframos por Dios y por las almas… Suframos en par y por amor.” (Diario íntimo, 7 de enero de 1939)

 

Es francamente cierto que para decir según qué cosas en materia espiritual hay que ser un alma no turbada o venida a menos sino, al contrario, conviene tener un alma, llamada, de criterio o, lo que es lo mismo, un alma como debe tener todo aquel que cree en Dios Todopoderoso y se sabe hijo suyo.

A este respecto, hemos escrito aquí muchas veces acerca del sufrimiento, de sufrir, de cómo sufrir y, en fin, de cómo hacer para que note Dios que sí, que entendemos muchas cosas…

La Venerable Marta Robin era una, digámoslo así, una experta en sufrimiento. Es decir, que a lo largo de su vida pasó por muy malo momentos físicos.

Ella, sin embargo, no parece que se viniera abajo con facilidad o, lo que es lo mismo, que cayera en la desesperanza. Y eso la hizo más que fuerte y, sobre todo, ejemplo para todos aquellos que, a lo mejor no sufriendo tanto como ella, también pasamos por momentos no demasiado bueno o, en todo caso, es posible que pasemos por ellos.

En cuanto a la manera de sufrir, es evidente que hay, por lo general, dos formas: bien o mal.

Decimos que se sufre mal cuando se avinagra el espíritu y el alma se vuelve negra; se sufre bien, al contrario, cuando se sabe que tal sufrimiento no es en balde y, podemos decir, está puesto ahí para que aprendemos algo, para que alimentemos nuestro corazón de lo bueno que eso puede tener.

Sí, es cierto que pudiera parecer masoquismo querer aprender algo del sufrimiento. Sin embargo, no puede serlo cuando hay muchos hermanos nuestros en la fe (como, precisamente, Marta Robin) han obtenido mucho provecho espiritual de lo que han pasado. Por tanto, si lo pueden hacer tales creyentes católicos… ¿no vamos a poder nosotros?

Vayamos, pues, a la cosa porque tiene su importancia. Y mucha que la tiene.

Sufrir, sí, es verdad que se puede sufrir mucho o poco. Y también e cierto que a uno le puede parecer que sufrimiento es insufrible cuando, a lo mejor, es algo de poca importancia. Pero ya sabemos que, a este respecto, cada cual es cada cual.

Leer más... »

4.11.19

Venerable Marta Robin – Así se sabe sufrir: con conocimiento de causa

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Así se sabe sufrir: con conocimiento de causa

 

“No nos creemos nuestros sufrimientos pero, cuando, por permiso o por orden de Dios, se presentan, como Jesús, como María, con Jesús, con María, por Jesús y María, llevémoslos noblemente, valientemente, con amor y en silencio; al dolor gimiente y ruidoso le falta honor y dignidad.” (Diario íntimo, 7 de enero de 1930)

 

No podemos negar que la Venerable Marta Robin lo tenía más que claro.

Queremos decir con esto que su fe estaba más que arraigada en su corazón, que no era cobarde ni nada por el estilo y que, por si esto no fuera ya suficiente, que nos da una lección muy difícil de aprender pero más que práctica y conveniente.

Podemos decir, para empezar, que estas flores que le echamos a nuestra hermana en fe con más que merecidas.

Marta Robin, como bien sabemos, sufrió físicamente mucho en vida en el mundo. Y su sufrimiento podía no haber sido aceptado aunque, claro está, de haber hecho eso, ni ahora estaríamos hablando de ella ni, pensamos, ella hubiera escrito lo que escribió en su Diario íntimo y que aquí traemos, por ejemplo, hoy mismo.

Algo fundamental: no caben masoquismos.

El masoquismo debe ser algo así como un trastorno que consiste, en esencia, en hacerse daño a uno mismo de la forma que sea. Y eso quiere decir que nos proporcionamos el sufrimiento a gusto o, algo así, como a la carta.

Leer más... »