InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

11.10.15

María, Pilar de la fe

 

“Oh Virgen del Pilar, Reina y Madre. España y todas las naciones hispanas reconocen con gratitud tu protección constante y esperan seguir contando con ella.

Obténnos de tu Hijo fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor.

Queremos que en todos los instantes de nuestra vida sintamos que tu eres nuestra Madre.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.”

Para los católicos, tenemos en mucho a la Madre de Dios y la amamos de una forma por la que, muchas veces, se nos tilda de exagerados. Sin embargo, bien sabemos que todo el amor que mostremos por María, la Virgen Santísima e Inmaculada, será poco porque los méritos de la Madre de Dios y, también, el auxilio que nos proporciona cuando la requerimos, valen más que todo lo que el mundo pueda ofrecernos.

Leer más... »

2.10.15

Vicenç Navarro: lo que puede llegar a ignorarse es tanto…

Antes de empezar tengo que decir que mi primera intención fue escribir sobre la persona que hoy traigo aquí e incluirla en la serie de título “Tontos de capirote”. Pero, bien pensado, tampoco se merecía tanto porque no deja de ser una pobre persona; equivocada, pero persona.

En fin…

Este Señor, llamado Vicenç Navarro tiene a bien escribir en el diario digital “Publico” que es un medio no ya de izquierdas sino de más allá de la izquierda, defensor de cosas como la Venezuela de Maduro, la Cuba de ya sabemos quiénes e, incluso, el Irán de para qué te cuento. Todo, como vemos, la mar de edificante.

Claro está, por otra parte, que están, en tal página ideológica, a partir un piñón como el partido “Podemos” que es, como bien sabemos, la esperanza negra (por nigérrima) de los que no tienen nada mejor que hacer, dicen, ir contra el sistema (¿?) siendo ellos mismos parte del mismo (Y ahí tenemos a la Grecia de este señor que dice digo donde dijo diego o al revés, según convenga)

Leer más... »

25.09.15

Entre dictaduras y matarifes

 

    

Es bien cierto que a los discípulos de Cristo se les iba a perseguir. Eso ya lo dijo el Mesías porque si a Él lo habían perseguido, eso mismo iba a pasar con quienes le siguieran (cf. Jn 15, 20)

Nada, pues, de eso, nos extraña. Y es que hoy día, ahora mismo, la persecución contra los cristianos se ha convertido, para unos, en un divertimento derivado de sus propios vicios; para otros, una obligación derivada de una concepción equivocada de su religión.

Hemos titulado el artículo de hoy haciendo referencia a dos realidades muy concretas. Una de ellas tiene relación con los llamados yihadistas; otra la tiene con las imposiciones del lobby gay y, en general, con la aplicación a rajatabla, a machamartillo y porque sí de la llamada ideología de género.

Leer más... »

11.09.15

No confundamos al personal: lo intrínsecamente perverso es intrínsecamente perverso

 

Blanco y en botella. Las cosas son como son. No hay que darle más vueltas. Así son las cosas. Quien quiere verlo que lo vea…

En fin… tales son formas de decir lo mismo: cuando una cosa es como que nadie espere que sea de otra forma. Y eso pasa con un caso tan simbólico como la ideología de izquierda. Es más, a más izquierdosa, peor aún y difícilmente podemos decir otra cosa.

También algo así como el llamado “Síndrome de Estocolmo” que es, al parecer, la simpatía o acercamiento que puede tener alguien que ha sido secuestrado con quien lo ha secuestrado. Y eso, se diga lo que se diga, no es más que síntoma de debilidad.

Pero ¿a qué viene esto?

Resulta que, según el resultado de las últimas elecciones en España (en mayo pasado), las izquierdas más izquierdosas han accedido al gobierno de muchos municipios. En este caso, y según conocemos que ha pasado en España históricamente, resultaría de lo más conveniente tentarse la ropa antes de mantener relaciones con tales ideologías.

Pues no. Al parecer, todo es guay y está la mar de bien.

Está bien eso de llevarse bien con todo el mundo. Ahora bien, de ahí a “todo el mundo es bueno” hay una distancia que, en materia política, es más que grande.

Leer más... »

8.09.15

Cuando nace María nace la Madre de Dios y de Cristo y pasa mucho más de lo que parece

 

Natividad de Bamberg 

Quizá esto que vamos a decir ahora pueda causar extrañeza. Y  puede causarlo porque tenemos la costumbre (que no es que sea mala pero no es del todo adecuada) de celebrar ciertos días del año espiritual y hacer como si el resto de días no tuvieran nada que ver con tales días.

Así, por ejemplo, el 25 de diciembre celebramos el nacimiento del Hijo de Dios. Es decir, tenemos tal fecha como la de su nacimiento. Sin embargo da la impresión de que el resto del año (364 días o 365 si es año bisiesto) toda la ternura que tal día nos trae, todo lo que supone para nuestro corazón que nazca Quien, en definitiva, nos va a salvar, no importe para nada o, como mucho, fuera algo que queda tan lejano como días falten para otra Navidad.

Queremos decir, con esta pequeña introducción, que la fe no tiene días concretos para celebrarla sino que siempre es Navidad (que es el ejemplo que hemos puesto arriba) y, por tanto, los buenos efectos espirituales que pueden apreciarse en tal día (y en los anteriores y posteriores) deberían durar, exactamente, todos los días que queden del año hasta otra Nochebuena.

Leer más... »