InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

3.06.16

La Iglesia católica no puede reconocer al ladrón

  

Desconcertante y preocupante. Eso es lo que es esto. 

En el Evangelio de San Lucas (12, 39) hay un texto que viene que ni pintado ahora: 

“Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa.”

Pues bien, en el siglo XVI hubo alguien que empezó a robar fieles y doctrina en el seno de la Iglesia católica de la que formaba parte. Tenía nombre y apellidos pero baste con decir Lutero. 

Tal persona, fraile agustino a más señas, no supo cómo dar solución a sus personales pensamientos espirituales y tiró por la calle de en medio manifestando una clara oposición a Roma, al Papado y a santa doctrina que, seguramente, había jurado tener por buena y mejor.

Leer más... »

18.05.16

Las aguas de la Iglesia católica

Las aguas de la Iglesia católica andan revueltas. Vamos, queremos decir que algunos están produciendo olas de pretendido gran tamaño para ver si zozobra la barca de la Esposa de Cristo. 

Debemos reconocer que llevan un tiempo agitando las aguas porque es la única manera de hacerse presentes. Además, no podemos negar que las ambigüedades espirituales no ayudan nada de nada para que la calma chicha del mar por donde navega la barca de Pedro sea lo que impere. 

Ahora, sin embargo, debemos decir varias cosas: 

Primera: la Iglesia católica ha de prevalecer y no ha de sucumbir. Eso lo dijo Cristo. 

Segunda: el barquero ha de llevar el timón con seguridad y no dando alas a los que aprovechan, grumetillos indignos de pisar la cubierta, lo más mínimo para zarandear la misma. 

Tercera: sólo la perseverancia en la fe y la negativa a las proposiciones de motín puede hacer que cada uno se dedique a lo suyo y no haga intentos de pasar por la quilla a los llamados ortodoxos como, por cierto, con algunos ya está pasando. 

Leer más... »

26.03.16

Triduo Pascual: el sábado que espera

 

El tercer paso que damos nos acerca mucho, ya, al domingo en el que se demuestra que Cristo venció a la muerte. Este sábado, Santo a más señas, parece como si reinase el silencio: han quedado lejos los ecos de las palabras de Cristo en la Última Cena, también apartados de nuestro corazón, los sufrimientos del Maestro en su Santa Pasión y, sobre todo, como olvidada aquella muerte en la cruz, su Cruz.

Pero las cosas no son tan fáciles como podemos imaginar. Y es que hoy tampoco podemos dejar de aprender lo que vale la pena de este día, en apariencia, tan neutro por ser de espera. Nosotros, como la Madre y los discípulos que estaban escondidos por miedo a los judíos, debieron orar mucho aquel día, especialmente aquel día en el que todo parecía quedar muy lejos.

Debemos, pues, orar. Y debemos hacerlo con perseverancia porque Dios espera de sus hijos que le pidan lo que necesitan y lo hagan así, insistiendo y siendo, así, “cabezones” espirituales. Y es que la blandenguería de nada nos sirve de cara al Todopoderoso. Vale, pues, la santa cabezonería como entendió, por ejemplo, San Josemaría a la que bien puede ser tenida por virtud.

Leer más... »

24.03.16

Triduo Pascual: Santo Viernes

 

El siguiente paso que damos lo damos con Cristo que, como culminación a la misión para la que había sido enviado al mundo por Dios, muere por cada uno de aquellos que lo confiesen hijo del Todopoderoso.

Nosotros, por el mismo, que en este segundo paso quedamos mirando hacia el domingo de Resurrección, debemos tener en cuenta algunas cosas y aprender otras o, mejor, recordarlas todas y no dejarlas escondidas debajo de cualquier celemín.

Cristo se entrega por sus amigos.

Cristo perdona a sus enemigos.

Cristo muere para que nos salvemos.

Cristo muere porque cumple con la misión que tenía encomendada.

Cristo muere porque era fiel a Dios.

Cristo muerte porque sabía lo que le iba a pasar.

Cristo muere…

Cristo, en efecto, tras una horrible Pasión que hemos tenido tiempo más que suficiente como para asimilar cómo fue, muere en la cruz. Tal fue su Cruz, aquella que llevó cargando no sólo con la madera que la formaba sino con los pecados de la humanidad toda y entera. Por eso le pesaba tanto y por eso la santificó, limpiando los pecados que cargaba con las gotas de su divina y santa sangre.

Leer más... »

23.03.16

Triduo Pascual: Santo Jueves

  

Durante este mismo jueves, mañana viernes y el próximo sábado vamos a procurar vivir el Triduo Pascual como lo que es: una unidad. Es decir, no hablamos de Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo sino de Jueves Santo-Viernes Santo-Sábado Santo porque uno es el camino que lleva a Cristo a morir y a resucitar y uno ha de ser el camino que nosotros sigamos para lo mismo y por lo mismo.

Para eso, vamos a tomar el mismo como un camino en el que damos pasos, tres en concreto: el primero lo daremos hoy jueves, Santo a más señas; el segundo, mañana viernes, Santo día en el que Jesús entrega su vida; por fin, el tercero, lo daremos el sábado, Santo día de espera de la Iglesia de Cristo.

En realidad, lo que hacemos en el Triduo Pascual es dejar que el Creador pase por nuestra vida lo mismo que pasó por la vida del pueblo elegido (Ex 12,1-8.11-14) para poder ser salvados, para ser liberados de la esclavitud del mundo, del demonio y de la carne. Es decir, lo que hacemos es algo así como manifestar a Dios que queremos que pase por nuestra vida porque queremos que cambie, que nos ayude a cambiar, lo malo que hay en nosotros, la tendencia al pecado de la que parece no podemos librarnos.

Leer más... »