InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien

15.05.20

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – La tentación de Boromir

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Es bien cierto que, como sabemos, Boromir, el hermano de Faramir e hijo del Senescal de Gondor, a la sazón Denethor II, tenía en mente algo distinto a la voluntad mayoritaria que había acerca del Anillo Único.

El caso es que, cuando se perfiló la posibilidad de llevar a cabo un Concilio, llamado de Elrond por razones obvias, a celebrar en Imladris/Rivendel, su hermano Faramir iba a acudir al mismo. Sin embargo, valióse Boromir de su mayor edad y fue él quien acudió a la tan importante reunión.

Digamos, para empezar, a aquello no fue, sino, el comienzo de la tentación de Boromir o, digamos, una especie de prólogo de lo que luego pasaría porque, si hilamos el hilo que todo esto une podemos decir que sí, que aquella decisión de acudir a la citada reunión tenía más de una razón de ser. Al menos, para aquel hombre, descendiente de los númenóreanos antepasados de Gondor.

No podemos negar, por otra parte que Boromir no era un hombre apocado o venido a menos sino, exactamente, todo lo contrario: arrojado y valiente eran las virtudes que lo adornaban y eso hizo que pocos dudaran de que, al fin y al cabo, no estaría nada mal que fuera él quien acudiera Rivendel.

Boromir lo tenía más que claro: el Anillo Único debía ser utilizado en la lucha contra Mordor porque el poder que se podía derivar de un uso adecuado del mismo sólo podía ir en beneficio del Bien y en perjuicio del Mal. Y por eso siempre defiende la idea de que sea destruido sino, al contrario, que sea llevado en mano de quien pueda defender, atacando, a quien tanto daño había hecho y estaba haciendo a los pueblos libres de la Tierra Media. Y eso era lo que defiende siempre.

Ya tenemos, por tanto, algo más que aportar a la tentación que cogiera el corazón de Boromir: quiere un destino distinto para el Anillo Único.

Leer más... »

8.05.20

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Personajes únicos: Gandalf, el que vino allende los mares

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Nos parece bien empezar esta serie dentro de la serie. La hemos dado en llamar así, “Personajes únicos”, porque creemos que, en efecto, lo son.

Decimos, pues, que nos parece bien que el segundo  (El primero fue Sam, el fiel amigo de Frodo) personaje que aquí traigamos sea aquel, digamos, mago, que fue enviado desde tierras muy lejanas a la más cercana Tierra Media. Y nos referimos al mago gris, a Gandalf.

 

Gandalf, el que vino para quedarse

Cuando llegó a la tierra media tomó forma de anciano, es alto (de 1,80 cm.), tiene una barba larga y blanca hasta más abajo de la cintura, nariz aguileña y cejas largas y espesas.”

 

Esta, bien puede ser una descripción de Gandalf. Ahora bien, este personaje de la inmortal obra de J.R.R. Tolkien era llamado de muchas formas, a saber:

 

Mithrandir, como era conocido entre los elfos y hombres de Gondor,

 

Incánus, entre los hombres del Sur,

 

Tharkûn, entre los enanos u,

 

Olórin, en las Tierras Imperecederas.

Leer más... »

24.04.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Al mirar un calendario

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

La Editorial Minotauro viene haciendo un gran favor a los seguidores de J.R.R. Tolkien al publicar, año tras año desde que eso pasa (lo ignoramos, francamente lo decimos y rogaríamos a quien lo supiese nos hiciera llegar tal año, al menos, vía comentario), un calendario vivamente ilustrado por alguien que sabe lo que hace y a qué atenerse.

Lo del gran favor lo decimos porque es más que bueno que quien tiene conocimientos especiales sobre la obra del profesor de Oxford y se dedica, digamos, a la pintura, refleje determinados aspectos de lo escrito por un maestro de maestros como es Tolkien padre.

El año pasado, 2019, se dedicó el mismo a La Caída de Gondolin porque, justamente, fue tal año, allá por el mes de marzo (el día 5, para ser concretos), cuando se publicó una edición propia de su merecimiento de tal título. Entonces, los dibujos allí plasmados nos muestran tan terrible acontecimiento y nos hace ver, casi tocar, lo que pasó entonces.

Calendario tolkien 2020: Ilustrado por alan lee · Libros · El ...

Y eso es lo que pasa este año, el 2020. Y por eso mismo dedicamos las siguientes líneas en agradecimiento a quien hace posible hacernos “tocar” suelos, caminos, lugares… en fin, lo que es la Tierra Media. Y es que está dedicado a una gran aventura donde los Enanos tienen mucho que decir y aunque hayan pasado ya unos meses desde que el 1 de enero abriera una ventana nueva a la Tierra Media, bien vale la pena abundar en todo esto.

Echar un vistazo a lo que Alan Lee ha hecho con el tema dedicado para el año en curso es lo mismo que agrandar las pupilas para que la sorpresa quepa en nuestro corazón. Y es que estos son los temas que ha tratado el buen hombre:

 

Bilbo en Bolsón Cerrado

La Posada del Dragón Verde

Las Tierra Solitarias

El puente de Rivendel

Las Montañas Nubladas

Los Huargos

Tierras Ásperas

Bosque Negro

Ciudad del Lago

La Montaña Solitaria

Smaug El Poderoso

La Batalla de los Cinco Ejércitos

 

Podemos ver que los temas escogidos son, digamos, todo un recorrido de la inesperada aventura que tuvo que correr el bueno de Bilbo Bolsón y, como se nos dice en la Introducción del Calendario Tolkien 2020 se nos presenta “Una generosa selección de las pinturas a todo color y de los dibujos hasta ahora inéditos incluidos en el libro ‘El Hobbit. Cuaderno de bocetos’”. Y, además, estamos de acuerdo de forma absoluta cuando, a continuación, se nos dice que “El conjunto pone de manifiesto la magia contenida en El Hobbit y ofrece la oportunidad de sumergirse en la fascinante imaginación del hombre que infundió nueva vida a la visión de Tolkien”.

Pues sí, el ilustrador Alan Lee ha sabido a la perfección hacer que gocemos con las palabras-libro-aventura de J.R.R. Tolkien como sólo lo puede hacer quien lo ama profundamente y ha dedicado mucho de su trabajo a reflejar un amor así, incondicional o, mejor, a condición de manifestar que es posible gozar con un mundo, con una Tierra Media en la que todos nos gustaría estar (mejor, casi, cuando acabaron todas las guerras y batallas…)

Este Calendario Tolkien o, para ser exactos, este Tolkien Calendario 2020 es un verdadero tesoro encontrado de una forma mucho más fácil que la que se suele emplear para hallar uno de esos que, escondidos, cuestan sangre, sudor y lágrimas, como diría aquel, también inglés, por cierto.

Podemos decir que estas ilustraciones (a uno le da un poco de vergüenza llamarlos, sólo, “dibujos”, aunque al fin y al cabo lo sean, primordialmente lo sean, en esencia lo sean) hacen lo que la palabra muestra: en unas láminas se nos representa gráficamente un libro, en este caso El Hobbit y lo hace, si cabe, más atractivo. Y podemos decir que, aquí, las imágenes y las palabras valen para mil lecturas hacer sin desmerecer las segundas con respecto a las primeras (ya se sabe eso que dice que “una imagen vale más que mil palabras” pero nosotros no estamos, aquí, de acuerdo con eso porque todo vale y sirve)

Curiosamente, también nos sirven y valen los sinónimos de la tal palabra porque vienen a decirnos que se ha iluminado, dado luz e instruido acerca del libro ya más que conocido y objeto del trabajo de Alan Lee. Y eso, se quiera decir lo que se quiera, es un valor añadido al mero dibujar, ilustrar.

Nosotros, que tenemos de la obra de este ilustrador la mejor de las opiniones sabemos que son, eso, sólo opiniones pero estamos más que seguros que otras personas más calificadas que nosotros para hablar sobre estas ilustraciones abundarían en detalles que se nos escapan. De todas formas, nos basta con saber que Alan Lee ha hecho un gran trabajo que agradecemos con largueza y loamos de la mejor forma que somos capaces.

Gracias, pues, sean dadas a quien tanto merece. 

Eleuterio Fernández Guzmán Erkenbrand de Edhellond

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

17.04.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Sobre la visión que se suele tener de Tolkien y su obra

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Hace muy poco tiempo (apenas unos días con relación al día en el que se escribe este artículo) una persona muy allegada a quien esto pone sobre el folio en blanco le preguntó cuántas partes, en número, se dividía El Señor de los Anillos.

Ni qué decir tiene que la pregunta nos suscitó mucha sorpresa. Y no uso el plural en sentido de querer aparentar algo más de la personalidad que tiene el que esto escribe sino que digo que nos suscitó sorpresa tanto a mí como, imagino suscitaría en el propio autor de tan importante obra literaria. Así, nos suscitó, sí, a los dos…

En fin…

Eso es, claro, una simple anécdota pero, en realidad, esconde mucho de lo que suele pensarse, creo que suele pensarse tengo que decir (yo mismo pensaba algo parecido antes de caer en las maravillosas manos y redes del profesor de Oxford) sobre la obra de J.R.R. Tolkien y de todo lo que rodea a la misma.

En realidad, quizá desde un principio, cuando se sostenía que El Hobbit era un cuento para niños, se creía que sí, que lo era y que no se le debía dar más importancia de lo que la cosa tenía. Incluso podemos imaginar lo que pudieron pensar los colegas de trabajo del profesor Tolkien cuando supieron que parte del tiempo que debía haber dedicado a su trabajo como tal (tenía, según sabemos, algo así como una ayuda económica y debía terminar determinado tipo de trabajo en aquel entonces) lo empleó en escribir “aquello”…

Sí, ciertamente, no debieron ser muy elogiosos los adjetivos que le debieron dedicar entonces porque no podían comprender en su totalidad lo que significaba ya y significaría después aquellas páginas que habían sido escritas para entretener a sus hijos por parte de alguien que dedicaba su tiempo profesional a cosas, digamos, más “contundentes”, si ustedes me pueden entender…

Leer más... »

3.04.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La virtud de lo inesperado

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Uno puede creer que cuando el profesor, el especialista en lenguas y el padre que fue J.R.R. Tolkien empezó a escribir su obra, que ha llegado desde entonces a millones y millones de corazones, hizo algo así como ponerse ante un folio en blanco. Es decir, que siguió paso a paso lo que podría ser una creación, digamos, ordinaria y poco a poco fue creando personajes, paisajes, lenguas, situaciones, etc.

Esto sería la forma más o menos lógica de proceder en quien hace eso que, a veces tan difícil es, de escribir, por decirlo así, para otros.

Sin embargo, todo apunta a que sí, que su obra está elaborada mucho y bien, muy bien trabajada y esforzadamente hecha pero que, como puede verse en las páginas y letras que la conforman, mucho de la misma surgió de forma, casi, inesperada. Y, para nosotros, lo inesperado, en lo escrito por el profesor de Oxford, es una verdadera, buena, magnífica y absoluta virtud.

Más que conocida, a este respecto, es la casi anécdota con la que empezó a escribir El Hobbit: los exámenes que estaba corrigiendo, una inesperada inspiración que le hace escribir aquel extraño y extrañado principio acerca de que en un “agujero en el suelo…”

Empezamos, pues, con algo que fue absolutamente inesperado. Lo dice el mismo autor en más de una ocasión y lo dice porque tuvo que ser, en verdad, algo que no esperaba: ponerse, en aquella situación correctora de exámenes a escribir un cuento… en fin, como que no era lo que se “esperaba” que sucediese, si ustedes nos entienden.

Leer más... »