Venerable Marta Robin – María, Virgen

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

María, Virgen

 

“Oh, Virgen tan bella y tan pura, Oh Inmaculada Virgen María, mantenednos, a Jesús y a mí, amorosamente unidos en vuestro Corazón maternal.” (Diario íntimo, 8 de febrero de 1930)

 

No podemos negar que la Venerable Marta Robin es consciente del papel que la Madre de Dios juega, no sólo en su vida sino en la de todo creyente católico.

Por aquel entonces, 1930, ya llevaba unos años padeciendo el sufrimiento y el dolor. Y eso no hizo que se viniera abajo y se dejara llevar por las circunstancias física de su vida sino que siguió adelante no perdiendo nunca la esperanza y confiando, por ejemplo, en aquella joven que quiso ser la Madre de su Señor y se puso, ella misma, el título (pues lo es) de “esclava del Señor”.

Marta Robin sabe muy bien que tiene en María a alguien que, siendo fiel a Dios, nunca la van a abandonar o la va a dar de lado. Al contrario es la verdad: María, la Madre por antonomasia, siempre está dispuesta a recibir las necesidades de cada uno de sus hijos.

Nuestra hermana francesa conoce muy bien sus necesidades. Pero hay una que, al parecer, está por encima de las demás. Y tiene que ver, también, con Jesucristo, su hermano, Dios hecho hombre que, al igual que su Madre, nunca la ha abandonado en sus años de enfermedad y nunca la abandonará hasta que sea llamada por el Todopoderoso a su definitivo Reino.

Antes que nada reconoce Marta Robin lo que es obvio: María es bella y María es pura. Y ambos calificativos no se desvían ni un ápice de la realidad porque, sí, la Madre de Dios tiene una belleza interior, de alma, que no ha tenido igual y, luego, es pura porque es Inmaculada y nunca pecó. Y eso es más que bueno porque puede enseñarnos una tal belleza y una pureza sin la cual nada de ella misma se entiende.

Partimos, pues, de lo esencial que, por básico, no puede faltar en una necesidad como la que la Venerable Marta Robin manifiesta en estas pocas palabras.

Y luego, como no puede ser de otra forma, viene lo que viene: Marta Robin le pide a la Virgen María, para ella misma y para el Hijo de Dios (¡tan amigo suyo lo considera!) una misma cosa que tiene todo que ver con la prosperidad en lo bueno del alma y del espíritu de Marta. Y es que no quiere nuestra hermana en la fe separarse de Jesucristo. Es más, quiere y pretende estar unida de tal manera el hijo de María que demanda, que siempre estén los dos en el Corazón de María.

El caso es que la Venerable francesa no pide, digamos, una unión sin importancia o para salir del paso. No. Lo que ella quiere es que la Virgen María, a la que llama “Inmaculada” en plena conciencia de lo que eso significa para ella misma, para María, y para sus hijos, es permanecer en el Corazón de María junto a su hijo Jesús y eso, a ser posible, que sea para siempre.

De todas formas, queremos entender que Marta Robin ya está, junto a Cristo, en el Corazón materna de María. Y es que por eso no le pide que allí los ponga sino que ella dice “Mantenednos” lo que es lo mismo que decir que ya están allí y que no tiene ninguna intención de salir de tan gozoso lugar espiritual.

Que Marta Robin diga, o supongamos que dice, que ya está en el Corazón de María es algo más que especial porque supone que ha encontrado el camino para llegar al mismo. Y, ya de paso, que quiere que nosotros también lo encontremos, como buena hermana espiritual que es.

  

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.