InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Julio 2020

22.07.20

Beato Manuel Lozano Garrido - “Lolo, libro a libro”- Acercarse a Dios desde el amor

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Mesa redonda con Dios”.

Acercarse a Dios desde el amor

 

“Dios se hace fuente de conocimiento a todo hombre que se encarama. Lo que de verdad importa es que la fuerza del corazón no deje de alimentar la nave de la plegaria, devorar y devorar distancias, aproximar a Dios todo eso que engloba nuestro nombre. El camino de las estrellas es la vida de la Fe; y su asfalto, la Esperanza.” (Mesa redonda con Dios, p. 26-27)

 

Nosotros caminamos hacia Dios, hasta su definitivo Reino, a través de la Esperanza.

Esto que nos dice el Beato Manuel Lozano Garrido tiene una importancia vital en nuestra vida espiritual porque nos muestra a la perfección hacia dónde debemos mirar pero, sobre todo, cómo debemos actuar en nuestra vida.

Es bien cierto que nosotros solemos decir que nuestra cercanía a nuestro Creador la queremos y, es más, la ansiamos como lo más importante que hay en nuestra vida espiritual. Pero eso no se hace de cualquier manera ni de cualquier forma se hace. Y es que, para eso, en realidad, debemos mirar hacia Dios y, entonces, ser capaces de seguir el camino que nos ha trazado nuestro Padre del Cielo.

Lolo nos dice que Dios se revela, por así decirlo, en el corazón de todo aquel hijo suyo que se le quiere acercar. Es decir, que es nuestra voluntad la que apunta hacia nuestro acercamiento al Creador. Y, entonces, en justa correspondencia de fidelidad, el Todopoderoso se convierte, sí, en fuente de conocimiento.

Leer más... »

20.07.20

Netflix ofende o hasta delinque, sí, sí, presuntamente, pero...

Netflix: Amazon.es: Appstore para Android

 

Seguro que la Venerable Marta Robin sabrá perdonarme que hoy día le coja su día de publicación para un tema como el que hoy traemos aquí pero estamos más que seguros que ella también se habrá sentido ofendida desde el Cielo.

Todos sabemos que las expresiones que pueden considerarse populares o que se pretenden que lo sean, las carga el Diablo. Es más, en algunos casos, como este, Satanás ha debido ser el asesor del guionista o guionistas.

Y nos explicamos, no sin antes manifestar nuestro más elevado asco por lo que aquí vamos a traer, por lo injusto y, sobre todo, por lo innecesario.

Resulta que anteayer domingo, el que esto escribe estaba viendo el segundo capítulo de una serie titulada “La monja guerrera” que, como se decía antiguamente, echan en la plataforma Netflix.

Alguien, ahora mismo, podrá decir que cualquier cosa de mal gusto puede verse ahí y, ciertamente, no pocas veces es eso cierto; también que puede ser ofensivo contra las creencias cristianas, aquí católicas (más católicas que, así, en general, cristianas).

Pues bien, ya en el primer capítulo de la susodicha serie se dice algo así como que

“Los católicos son muy suyos sobre quien debe resucitar (-29:46’), a menos que ellos lo controlen”.

Como comprenderán esto es, además de una manifestación de ignorancia supina al respecto de la resurrección una falta de sesera puesta al servicio del idiotismo general. Y es que diera la impresión de que el catolicismo dice si este o aquel ha resucitado… En fin…

Pero lo sucedido, como he dicho arriba, en el segundo capítulo pasa de castaño a oscuro y es lo que nos ha hecho titular este artículo de una forma tal que indica que aquí no sólo se ofende, de forma gratuita e innecesaria sino que es posible que se esté cometiendo un delito de injurias como una catedral de grande.

Resulta que, cuando faltan 23’49” para que se termine el tal episodio pasa lo siguiente y se dice lo que sigue:

Leer más... »

19.07.20

La Palabra del Domingo – 19 de julio de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia  

Mt 13, 24-43

“24 Otra parábola les propuso, diciendo: ‘El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. 25 Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña. 27 Los siervos del amo se acercaron a decirle: ‘Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?’ 28 Él les contestó: ‘Algún enemigo ha hecho esto.’ Dícenle los siervos: ‘¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?’ 29 Díceles: ‘No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. 30 Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero.’‘31 Otra parábola les propuso: ‘El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. 32 Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas.’

33 Les dijo otra parábola: ‘El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.’ 34 Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas, 35 para que se cumpliese el oráculo del profeta: = Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. = 36 Entonces despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: ‘Explícanos la parábola de la cizaña del campo.’ 37 El respondió: ‘El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; 38 el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; 39 el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40 De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. 41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, 42 y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 43 Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.”

COMENTARIO

Cómo es el Reino de Dios

Jesús habla en parábolas porque es la mejor forma de que le entiendan aquellos que le escuchan. Además, sirve para hacerles ver qué era, exactamente, lo que quiere que entiendan.

Es cierto que Dios planta, siempre, buena semilla en el corazón de sus hijos. Sin embargo, en muchas ocasiones hay personas que se encargan de emponzoñar el mismo con ideas que se alejan de la voluntad de Dios. Plantan, así, la cizaña que, en caso de fructificar, puede dañar, mucho, la cosecha del Creador.

Resulta importante, por tanto, desdeñar aquello que pueda ser cizaña y quedarnos con lo bueno que Dios entiende benéfico para nosotros. Lo demás, como bien se dice en el texto de San Mateo, será quemado cuando Dios quiera.

Es, por eso mismo, este texto en parábolas uno que lo es escatológico. Jesús les dice qué pasará cuando vengan sus ángeles a separar lo bueno de lo malo. Sirve, por eso mismo, para prevenir y saber a qué carta quedarnos en asuntos espirituales y no caer, así, en lo que no debemos caer. Los justos brillarán y los injustos irán, ya sabemos, al infierno.

Pero el Reino de Dios, Dios mismo, es como una semilla muy pequeña y como una pequeña cantidad de levadura. Ambas realidades, en principio, pueden valer poca cosa pero, con el uso adecuado y con el tiempo, llegan, en un caso, a ser un arbusto de grandes dimensiones o, en el caso de la levadura, a dar consistencia a la masa, pongamos, de pan.

Leer más... »

17.07.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Las tentaciones de Sam, según Tulkas

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Un fiel lector del que esto escribe tuvo a bien, en el comentario que hizo en un artículo de fecha 17 abril pasado, servirnos en bandeja el artículo de hoy. Es más, el título responde exactamente a lo que entonces decía quien tiene un pseudónimo propio de los más fuertes de las Tierras Imperecederas, quizá, el más fuerte entre ellos. Espero que perdone nuestro amigo la tardanza en abordar la propuesta que entonces hizo pero, como sabe, “más vale tarde que nunca”.

Y a eso, humildemente, nos vamos a dedicar ahora pues esto es lo que decía quien se hace llamar, en nombre de la Tierra Media pero, sobre todo, de las Tierras Imperecederas, Tulkas:

Sería interesante dedicarle un post a las tentaciones de Sam, que creo que son 3:

1- La tentación de volver a La Comarca cuando el espejo de Galadriel. (Página 392 “El espejo de Galadriel)

2- La tentación de tomar el anillo para convertir Gorgoroth en un jardín.

3- La tentación de ceder a la desesperación en su camino al Monte del Destino, escena que Tolkien plantea como un diálogo de Sam consigo mismo al estilo de Gollum con Sméagol (Sam también estaba herido por el anillo)

Veamos, pues, cada una de ellas.

Leer más... »

15.07.20

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (y XII)

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (y XII)

 

“Ahora, sí, intentaré poner en el pórtico de esta mañana las palabras de siempre, vitalizadas ya con el nuevo borrador de tu inspiración: ‘Señor, que yo llegue a amarte en el sufrimiento” (El sillón de ruedas, p. 315)

 

Realmente, podemos decir que no hay mejor colofón a algo que se sostiene que terminar afirmando lo que se ha ido diciendo a lo largo de tantas y tantas palabras. Y el Beato Manuel Lozano Garrido lo consigue, una vez más, con lo que aquí traemos.

A lo largo de once semanas, a artículo por cada una de ellas, hemos traído lo que Lolo dejó escrito en el capítulo XIV de su libro “El sillón de ruedas”. Y es que el título muestra más de lo que dice: “Quiero amar el sufrimiento”, así, sin anestesia ni nada dicho por quien tanto, entonces ya (y luego) estaba sufriendo e iba a sufrir.

El Beato de Linares (Jaén, España), como escribió luego en el resto de sus libros, tenía la cosa espiritual más que clara: una cosa es sufrir y padecer (cosa, por cierto, propia de cada uno de nosotros) y otra, muy distinta, cómo se tiene en cuenta el sufrimiento. Y en eso, como tantas veces hemos dicho, Lolo (y es, si consideramos que sus escritos están plenamente vigentes) lo borda a la perfección quien, sufriendo tanto, tanto demuestra que ha amado.

El caso es que el amor de verdad (no el fingido, no el impostado) es así: no duda que ama independientemente de cuáles sean las circunstancias del amor o, mejor, más ama según sean las mismas malas o peores. Y eso es lo que hace nuestro hermano en la fe católica y, en general, en el más puro sentido común que pudiera haber en el mundo: reconocer lo que se es pero, así dicho podría parecer duro, saber estar a lo que hay que estar sin, a veces, poder estar…

Ahora sí”. Lolo nos dice que, después de haber escrito lo que ha escrito sobre las diversas formas de entender el sufrimiento, ahora sí puede afirmar lo que afirma acerca del mismo.

Veamos, de todas formas, que su humildad que parece no tener límite. Y es que, a pesar de que ha llegado el momento de hacer lo que dice que va a hacer, en todo caso, lo va a “intentar” lo que nos hace ver que es posible, incluso en su caso, que no sea capaz de hacerlo.

Nosotros sabemos que sí, que es “ahora sí” y que tal “ahora sí” es que sí, que es capaz de hacer lo que dice y, ya de paso, hacernos ver a nosotros que eso no es imposible: sufrir y amar el sufrimiento.

Amar el sufrimiento, sí, pero…

Leer más... »