InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Abril 2020, 27

27.04.20

Venerable Marta Robin – El valor de la oración en el silencio

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

El valor de la oración en el silencio

 

“¡Oh María! ¡Oh mi santa y buena Madre! ¡Dame a mí, danos a todos comprender el gran valor del silencio, en el cual se entiende a Dios! (Diario íntimo, 12 de enero de 1930)

 

En un momento determinado de las Sagradas Escrituras, el Hijo de Dios dice algo así como que, a la hora de llevar a cabo el rezo, la oración, no se haga, digamos, con grandilocuencias sino que lo hagamos en lo secreto de nuestra casa y, creemos, en lo secreto de nuestro corazón. Y eso lo decía argumentando que Dios, tu padre nos dice, que ve en lo secreto, sabrá de eso que hemos hecho, que has hecho.

Sin duda, esto lo decía porque, al parecer, había quien prefería el hacer notar que estaba orando, no sabemos si, con aspavientos o algo por el estilo. Y, es más, abunda el Hijo de Dios en el hecho de que no escucha su Padre del Cielo más a los que actúan de forma grandilocuente sino, al contrario, a los que lo hacen en lo secreto de su corazón y, si es posible, de su propia casa.

La Venerable Marta Robin, dirigiéndose a la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, le pide algo que no siempre estamos dispuestos a seguir. Le pide, en suma, una humildad muy grande a la hora de orar.

En realidad, sabemos que vivimos, hoy día, en un mundo demasiado “ruidoso”. Y los ruidos lo son de toda clase porque los hay desde los que se reciben de fuera, por el mundo producidos, y los que se reciben en el mismo corazón produciendo, digamos, una situación, según la cual, no podemos escuchar lo que el espíritu necesita escuchar. Y ambas realidades son más que graves para un creyente católico.

Leer más... »