InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Mayo 2017

4.05.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- La verdad más exacta

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - La verdad más exacta

“Una cosa me hace sufrir en el mundo…, es el olvido de las criaturas a su Creador.”

Este corto texto del hermano Rafael es síntoma de mucho de lo malo que, entonces, en su tiempo (años 30 del siglo pasado, el XX) pasaba. Podemos imaginar lo que ahora mismo, pleno siglo XXI, sucede al respecto de lo que nos dice el bueno de San Rafael Arnáiz.

Leer más... »

3.05.17

Serie “Santos y Beatos” - San José Sánchez del Río - En Sahuayo, Michoacán (México)

Resultado de imagen de Santos y Beatos

En su infinita Sabiduría, el Padre Dios ha sabido suscitar, a lo largo de los siglos, de entre sus hijos, a una cantidad relativamente significativa de los mismos para demostrarnos que no es imposible ser fieles a su Voluntad. Tales de entre nosotros han subido a los altares y, bien como santos bien como Beatos, nos muestran un camino a seguir.

Debemos decir, como es bien conocido y para que nadie se lleve a engaño, que los Santos y Beatos que a lo largo de la historia de la catolicidad han sido tales no siempre han llevado una vida perfecta porque como hombres o mujeres han podido tener sus momentos espirituales de cierta caída. Al fin y al cabo también eran pecadores.

Pues bien, el emérito Papa Benedicto XVI, en la Audiencia General del 13 de abril de 2011 dijo esto que sigue acerca de la santidad:

“La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en realizar empresas extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros, por el grado como, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida según la suya. Es ser semejantes a Jesús, como afirma san Pablo: ‘Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo’ (Rm 8, 29). Y san Agustín exclama: ‘Viva será mi vida llena de ti’ (Confesiones, 10, 28). El concilio Vaticano II, en la constitución sobre la Iglesia, habla con claridad de la llamada universal a la santidad, afirmando que nadie está excluido de ella: ‘En los diversos géneros de vida y ocupación, todos cultivan la misma santidad. En efecto, todos, por la acción del Espíritu de Dios, siguen a Cristo pobre, humilde y con la cruz a cuestas para merecer tener parte en su gloria’ (Lumen gentium, n. 41).”

Pues bien, aquellos hermanos nuestros que vamos a traer aquí han sabido cumplir lo mejor posible lo que nos dice el Papa. Seamos, nosotros mismos, fieles en lo poco para poder serlo en lo mucho.

 

San José Sánchez del Río - En Sahuayo, Michoacán (México)

 

Resultado de imagen de san josé sánchez del río

El 28 de marzo 1913 nace en Sahuayo, Michoacán (México), un niño a quien ponen el nombre de José Luis. Sus padres, Macario Sánchez y María del Río, eran fervientes católicos con una fe bien asentada en el corazón. 

Leer más... »

2.05.17

Un amigo de Lolo – Lágrimas como fruto del amor.

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Libro de oración

 

En el libro “Rezar con el Beato Manuel Lozano, Lolo” (Publicado por Editorial Cobel, www.cobelediciones.com ) se hace referencia a una serie de textos del Beato de Linares (Jaén-España) en el que refleja la fe de nuestro amigo. Vamos a traer una selección de los mismos.

Lágrimas como fruto del amor

“El sentimiento es, pues, como un azogue, que le da al llanto su categoría de espejo del corazón. Por eso procuramos siempre que manen en silencio, para evitar un panorama de carne viva, de llagas y desgarrones. Son también como el mosto purísimo del dolor, que va más allá del hollejo, para quedarse en el néctar, que siempre es amor. (”Si tus lágrimas rodasen hacia dentro”de “Desde este lado de la tapia").

Cuando nuestra alma sufre algún tipo de perjuicio y se siente arrasada por un padecimiento, que surjan de ella las lágrimas es lo que, en verdad, se espera. Sería expresión de tener un corazón de piedra cuando, ante tal tipo de situaciones, nada fuese lo que sucediese en tal sentido.

El Beato Manuel Lozano Garrido entiende tal situación muy bien porque tuvo mucho que sufrir y, en materia de sentimientos, era un verdadero maestro. Por eso sabe más que bien cómo explicar lo que puede resultar casi imposible de explicar.

Digamos, por ejemplo, por lo dicho arriba acerca de las lágrimas como expresión necesaria de un padecer, es bien cierto que el llanto es, por decirlo así, un espejo que refleja la situación por la que pasa nuestra alma: si abundante, alma de carne; si escaso, camino vamos de tener alma de piedra.

En realidad, en este tipo de materias, debería ser suficiente con reconocer que es que nuestro llanto muchas veces es callado. Es decir, si bien las lágrimas pueden emanar, digamos, con testigos, la mayor parte de las ocasiones preferimos, en palabras también de Lolo, un dolor “de escafandra” que es lo mismo que decir que en silencio, para nosotros mismos, sin testigos.

Tal llanto no deja de serlo por eso, sino que, al contrario, arraiga en nuestro corazón y nuestra alma se esponja al saber que tiene tal escape y que no ha de parecer impasible ante lo que le sucede al ser humano donde habita.

Pero hay más. Y es que Manuel Lozano Garrido nos muestra una imagen que dice mucho de lo que, en el fondo, son o pueden ser nuestras lágrimas. Y es que, si destilamos el dolor, el sufrimiento que podamos estar padeciendo, en materia espiritual, obtendremos un fruto. ¡Sí!, por muy absurdo que a muchos pueda parecer (no son capaces de entender el sufrimiento también como fuente y no sólo como fosa) se puede obtener fruto del sufrimiento, del dolor. Y es, como dice Lolo, como el “mosto” del mismo o, lo que es lo mismo, como un agradable gozo del que podemos, además, alcanzar a tener un sentido más cercano a lo que debe ser el Cielo: de lo que era sufrimiento, se ha obtenido la vida eterna…

Lo que nos muestra nuestro Beato es lo que pudiera parecer imposible de concebir: del dolor, de la situación en la que, en principio, creemos no tener más salida que el paso del tiempo y el final definitivo, podemos, puede salir algo bueno. ¿Es que, acaso, no salió nada bueno de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo?

La respuesta a eso es, seguramente, otra fuente de Agua Viva que salta hasta la vida que no muere nunca.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

 ……………………….

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa 
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Las lágrimas expresan, las más de las veces, la hondura de nuestra alma. 

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

1.05.17

José, santo y obrero

Resultado de imagen de San José Obrero

La figura de San José, como padre de nuestra fe cristiana, tiene que ver mucho con aspectos muy concretos de nuestro devenir diario.

Eso, digamos, necesitaba ser refrendado por quien podría refrendarlo. Por eso, el 1 de mayo de 1955, Pío XII, en la Plaza de San Pedro, vino a manifestar una gran verdad (que contenía una esperanza en el futuro) que la cristiandad entera ya conocía desde hacía casi dos mil años:

“El humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias".

Así se instauró, desde aquel día, una festividad muy querida por los hijos de Dios: la celebración del padre putativo de Jesucristo, Hijo del Hombre y hermano nuestro, en cuanto entregado al mundo del trabajo y, también, ejemplo espiritual a seguir.

Leer más... »