Venerable Marta Robin – Orar y orar

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Orar y orar

 

“¡Porque debemos orar, porque hace falta orar… oremos! Oremos antes de hablar, antes de trabajar; oremos en la acción, oremos en el descanso, oremos en medio de la locura, oremos en la soledad, oremos siempre, oremos sin interrupción. Orar es una potencia de apostolado puesta a nuestra disposición. Si hubiera algo mejor que la oración, Nuestro Señor nos lo hubiera enseñado; pero Él ha enseñado y recomendado sobre todo velar y orar… hacer penitencia.” (Diario íntimo, 29 de enero de 1930)

 

En este texto de su Diario íntimo vemos a una Marta Robin, Venerable de la Iglesia católica, en pura acción espiritual diciendo qué es de lo más importante que debe hacer un católico y, también, la razón de eso.

Nosotros sabemos que tenemos muchos instrumentos espirituales que nos podemos llevar al corazón para hacer frente a lo que nos pasa a nosotros y a nuestro prójimo. Pero, sin duda, uno de ellos es, precisamente, la oración.

Marta Robin sabía muy bien la importancia que tiene orar. Y por eso nos dice, primero, eso y, luego, el porqué de eso.

En primer lugar, es cierto que nosotros sabemos que orar es muy importante y que eso nos diferencia de aquellos que no tienen la más mínima intención de ponerlo en práctica. Pero eso es la teoría porque, a la hora de la verdad, lo que nos dice nuestra hermana en la fe va más allá de lo que solemos pensar. 

En realidad, no es poco lo que aporta Marta Robin. Y es que, por si alguien tenía duda o no tenía muy claro el dónde de la oración, lo indica más que bien. Y es que debemos orar:

 

Antes de hablar, y así evitaríamos muchos errores,

Antes de trabajar, para ofrecer nuestro esfuerzo a Dios y por santas intenciones,

Cuando hacemos algo, para no equivocarnos en sentido de lo que estamos haciendo,

Cuando descansamos, para dar gracias a Dios por el mismo,

Cuando nos encontremos en malos momentos o nos creamos solos y apartados del mundo, para saber sobrenadar tales circunstancias.

 

Y, entonces, la Venerable francesa nos dice de dónde viene eso que ella llama “potencia” (porque, en realidad, lo es hasta que no está en “acto”). Y nos dice que no es sólo que nos pueda servir a nosotros, como creyentes, el orar sino que tiene que ver con la transmisión de la propia fe y, en fin, con lo que el prójimo pueda comprender de nuestra oración. Por eso es también apostolado.

Pero es de Él, del Mesías, de Nuestro Señor, de quien proviene el ansia de orar y por eso enseñó el Padre Nuestro, para saber orar como Dios quiere que oremos. Y es que, en verdad, y eso es cierto, si hubiera habido una mejor manera de hacer las cosas, Él nos la habría enseñado. Y por eso avisó acerca de que debíamos velar y no descuidarnos al no saber nunca cuándo seremos llamado y la misma oración que, a veces, puede ser penitencia según seamos nosotros.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

2 comentarios

  
Oscar de Caracas
Muchas gracias D. Eleuterio por mostrarnos como orar.
Ahora he entendido a mis muchos años porqué orar.

Dios se lo pague.

EFG

Gracias pero, en todo caso, es mérito de Marta Robin.
28/09/20 11:45 AM
  
Veronica vasquez
Donde se puede conseguir su diario en español?

EFG

Me temo que no está publicado en castellano, solo en francés.
29/09/20 12:48 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.