Venerable Marta Robin – Ser humilde así

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Ser humilde así

 

“A los otros las acciones brillantes, las obras coronadas de éxito. A mí el recogimiento, el silencio, la oración de amor”. (Diario íntimo,29 de enero de 2020)

 

Antes de empezar tengo que decir que la Venerable Marta Robin, en la forma de decir estas palabras, ha manifestado una finura espiritual excepcional. Y lo digo por lo que sigue.

Al ir a traducir el texto, lo había hecho poniendo donde pone “Aux autres les actions éclatantes”  y, luego, “A moi le recuillement”, Para los otros las acciones brillantes y para mí el recogimiento. Y, sin embargo, la traducción final ha sido “A los otros” y “A mí”. Y es que hay diferencia entre una cosa y la otra.

Esto lo decimos porque da la impresión de que Marta Robin nos está diciendo que es ella quien busca el recogimiento, etc., porque Dios se lo ha propuesto y ella ha aceptado.

Bueno, y después de esto que, reconocemos, puede sostenerse que carece de importancia, vayamos con este corto texto de su Diario íntimo.

Cuando alguien es humilde y lo es de verdad, debe alejar de sí muchos pensamientos que quedan muy lejos de tal virtud. Así, por ejemplo, cuando nuestra hermana en la fe nos dice que deja, por decirlo así, para los demás, las “acciones brillantes” y aquello que pueden hacer que acabe coronándose de éxito, nos está diciendo y refiriéndose a aquello que dijo Jesucristo cuando sostuvo que no había que hacer las cosas en lo secreto del corazón y no haciendo expresión de que se hacía, por ejemplo, algún sacrificio. Algo así como para ser vistos.

No. Marta Robin no quiere para sí tal tipo de comportamientos. Y cualquiera podría decir que era eso lo más normal del mundo porque, físicamente, ella no estaba como para llevar a cabo acciones brillantes o coronadas de éxito como el mundo entiende tales cosas.

Sin embargo, no creemos se trate de eso sino de lo que sigue, de lo que ella sí quiera para sí. Y eso la define a la perfección lo mismo que quedan definidas la mar de bien las personas que quieren sólo acciones brillantes y coronadas de éxito.

Marta quiere algo que tiene más que ver con su alma que con lo que de exterior pueda tener una vida. Y es que ella prefiere, como María en el episodio bíblico de la visita de Cristo a casa de  Marta, María y Lázaro, estar junto al Señor, ser así, como quiere que sea el Señor.

Decimos que la humildad preside estas palabras porque sólo quien anhela tener, para sí misma (como es el caso de la Venerable Marta Robin), el recogimiento, el silencio y la oración de amor es que ha comprendido más que bien cuál ha de ser la forma de proceder de un hijo de Dios.

En realidad, el recogimiento tiene todo que ver con un alma sencilla, que se ocupa de cosas muy distintas a las que tiene por ocupación el mundo y los equivocados, que anhela la quietud del silencio para mejor comunicarse con Dios y que, por fin, se comunica con su Padre del Cielo con una oración que, teniendo en cuenta el Destinatario de la misma, sólo puede ser de amor, sólo se espera que sea de amor y, en fin, sólo es de amor.

Marta Robin, que tanto sufrió físicamente en vida tenía, como vemos, las cosas del alma más que claras. Y nos ofrece, para nuestro provecho espiritual, este corto pero intenso catálogo de procederes.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

1 comentario

  
Jordi
"Bueno, y después de esto que, reconocemos, puede sostenerse que carece de importancia,"

Sí, es muy importante y transcendental, tanto, que merece una nota a pie de página porque son detalles que indican que Dios se lo propuso como el gran regalo, no que ella, orgullosa, no contará con Dios, y mucho más hoy con el paradójico nivel tan bajo de conocimientos que existe.

EFG

Le doy a usted la razón. Gracias por la apreciación.
07/09/20 12:49 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.