Venerable Marta Robin – Efectos de la gracia

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Efectos de la gracia

 

“No hay pecado que con la gracia no se pueda evitar; ninguna tentación sobre la que no se pueda triunfar; ningunas indispensables luces que no se puedan obtener; ningunos dolores que no puedan ser consolados.” (Diario íntimo, 22 enero de 1930)

 

Cuando un creyente habla de la Gracia de Dios, no hay duda alguna de que cree y sabe que es muy importante. En realidad, también es fácil que no acabe de comprender, en el fondo, qué es la misma ni cómo se sabe que se ha alcanzado. Sin embargo, hay algo que no duda nadie que crea en Dios Todopoderoso: su Gracia es indispensable para nuestra vida espiritual.

De todas formas, como una de las, digamos, generales de la ley espiritual nuestra, está la que nos dice que sin gracia de Dios, en fin, es difícil llevar a cabo casi nada, nada, que pueda resultar en beneficio nuestro.

La Venerable Marta Robin, como podemos leer aquí, tiene muy claro la importancia de la gracia. Y al parecer, no es poca ni menguada sino, al contrario, mucha y grande.

 

Pecado,

tentación,

luces espirituales,

dolores.

 

Escuetamente, tales realidades de nuestro espíritu y de nuestra alma son “tocadas” por la gracia de Dios.

Así dicho, a primera vista, es fácil deducir que como la gracia de Dios tiene importancia a tales niveles, sin duda, ha de ser muy tenida en cuenta porque, de lo contrario, los mismos pueden resultar afectados, en nigérrima negritud, por sus muchos enemigos mortales, matarifes del alma.

Aquí podemos ver que hay tres, digamos, realidades que, en efecto, actúan en nosotros y hay una que necesitamos si queremos caminar por el mundo siguiendo la Voluntad de Dios.

Pues bien, cada una de ellas se ve ayudada por la gracia de Dios en el sentido de que cada una de ellas necesita, nunca al contrario ni en exceso: justo como es necesitada la gracia, así la misma actúa en cada fiel hijo de Dios que la acepta.

Así, por ejemplo, el pecado, que tan dañino resulta para nuestra alma (la mancha y perjudica, como sabemos) puede ser evitado si la gracia actúa en nosotros y en nuestro corazón.

Así, también, la tentación, que tantos pecados nos hace cometer y ayuda tanto a que caigamos en ella, puede ser vencida, y triunfar sobre ella, cuando la gracia de Dios interviene, en bueno y en defensa, en fin, de cada uno de los tentados.

Pero aún hay más porque, como nos dice nuestra hermana en la fe católica, aquello que, en realidad, necesitamos mucho y más que necesitamos (la luz espiritual) puede ser alcanzada si dejamos que la gracia actúe en nosotros. Y no es esto poca cosa porque, a partir o, mejor, a través de las luces espirituales que Dios nos dona, podemos encaminar mejor nuestros pasos y, seguramente, no caeremos en las tentaciones ni en el pecado.

Y, sin embargo, como la Venerable Marta Robin, habitada en el universo propio del dolor y el sufrimiento, que la gracia de Dios coadyuve, también, a que el dolor pueda ser consolado…, en fin, resulta de lo más gratificante y gozoso. Por eso ella, que tanto sufrió en vida mortal, está más que de acuerdo (lo experimenta en sus propias carnes y alma) que, en efecto, la gracia de Dios le está echando, por decirlo así, una mano más que grande y, es más, es la mano de Quien todo lo puede a través de su tan especial intervención.

No es poca, pues, la importancia de la gracia de Dios. Otra cosa es si, de verdad, nosotros queremos atender a su presencia en nuestro corazón y si, acaso, la queremos.

    

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.