Venerable Marta Robin – Teología del sufrimiento

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Teología del sufrimiento

 

“Para mí, toda mi teología, toda mi ciencia es el amor, la unión de mi alma a Dios por Jesucristo con la Santa Virgen; nada más y nada menos. Ahí está mi cima y mi todo. No quiero saber más”. (Diario íntimo, 22 de enero de 1930)

 

Esperamos no exagerar con esto que vamos a decir acerca de la Venerable Marta Robin pero debemos decirlo porque así se nos parece.

Imaginemos que hay personas, que las habrá, que no conozcan nada de aquella católica francesa que vivía en el campo y que estuvo muchos años de su vida postrada en una cama, a la que acudían a visitar miles de personas en busca de oración y de auxilio espiritual. Imaginemos, pues, que una de tales personas quisiera saber, en materia espiritual, a qué atenerse al respecto de Marta Robin.

En tal caso, le diríamos que leyera lo que hoy hemos traído aquí porque resume de forma perfecta el qué y el cómo de la Venerable Marta Robin. Y no es que queramos decir que no se debe leer nada más de nuestra hermana en la fe sino que basta estas pocas líneas para ponerse en situación al respecto de Marta.

El caso es que ella misma lo dice: toda mi teología. Y eso, se quiera decir lo que se quiera decir, es, eso, un buen resumen. Y a él nos atenemos. Por eso dedicamos este artículo a los que poco conocen de Marta Robin, Venerable de la Iglesia católica a la espera de su Beatificación que será, exactamente, cuando Dios quiera.

Nos debemos fijarnos en algo que es muy importante. Y es que cuando Marta Robin dice que es muy importante lo que dice que lo es para ella no lo hace, sólo, con aquella parte espiritual que en su vida pueda haber o, lo que es lo mismo, con su teología sino que va más allá y dice que, incluso, lo que es importante para ella también es su ciencia. Y eso sólo puede querer decir que no se limita la cosa a una espiritualidad hueca o, en sí misma, íntima, para sí sino que toda su vida, también la física o material, está llevada por eso que es tan importante. Digamos, por tanto, que en Marta Robin había verdadera “unidad de vida” que, como sabemos, tan difícil es que haya siempre en nuestra vida de creyentes católicos…

Veamos, por tanto, qué es eso tan importante.

Seguros estamos que muchos ya lo habrán adivinado. Sí, el amor.

El amor es, por tanto, lo que es crucial en la vida de Marta Robin y eso, claro está, no tiene por bueno y verdad ella sola, sin ayuda o auxilio ninguno o, en fin, sin estar cerca de quien vale la pena estar cerca.

Digamos que aquí, Marta Robin no es nada original, si se nos permite decir esto. Y es que se acoge a Jesucristo y a la Virgen María, su Madre y Madre nuestra. Ahora bien, cuando dice eso no lo hace por quedar bien con su fe sino, al contrario, constatando que, de verdad, ella ama por Jesucristo y con la Virgen María. Y con esto queremos decir que estar cerca de Jesucristo ha de querer decir que comprende su sufrimiento y hace, de su Pasión, algo propio pues sabemos que Marta Robin también pasó por los estadios de la Pasión de Nuestro Señor los días en los que aquella acaeció, de Jueves a Domingo.

Y, por otra parte, unir su alma a la de Dios con su Santísima e Inmaculada Madre, no es palabrería o algo por el estilo sino que supone que, de verdad, sabe que es hija de María y, por tanto, la entrega que la misma, la Madre de Dios, llevó a cabo la ha de llevar también Marta. Y bien que la llevó.

Y, luego… no quiere saber más, con eso tiene bastante. ¿Y quién no?

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.