InfoCatólica / Santiago de Gobiendes / Archivos para: 2021

18.04.21

Sobre Judas Iscariote, L'Osservatore Romano y el Pecado Mortal

Dice San Pablo que “de lo que rebosa el corazón, habla la boca". Así que es normal que el traidor justifique la traición y que quienes pretenden vender la Iglesia a los poderes de este mundo recomienden leer la obra de Robert Hugh Benson, Señor del Mundo. Así sabemos a qué atenernos.

No debe sorprendernos que quienes traicionan a Cristo elogien a quien lo traicionó: se identifican mucho con él. Por lo visto era el caso de don Primo Mazzolari, el párroco de Bozzolo, que al parecer en 1958 predicó una homilía en el Jueves Santo justificando a Judas Iscariote. Y todo ello no lo habríamos llegado a saber si L’Osservatore Romano no nos lo hubiera contado el pasado Jueves Santo.

«Pobre Judas —comenzó el sacerdote. Yo no sé qué le habrá pasado en el alma. Es uno de los personajes más misteriosos que encontramos en la Pasión del Señor. Tampoco trataré de explicarlo, me conformo con pedirles un poco de piedad por nuestro pobre hermano Judas. No se avergüencen de asumir esta fraternidad. Yo no me avergüenzo, porque sé cuántas veces he traicionado al Señor; y creo que ninguno de ustedes debería avergonzarse de él. Y al llamarlo hermano, nosotros usamos el lenguaje del señor. Cuando recibió el beso de la traición, en el Getsemaní, el Señor le respondió con esas palabras que no debemos olvidar: ‘¡Amigo, con un beso traicionada Hijo del hombre!’».

«¡Amigo! Esta palabra —continuó Mazzolari— nos indica la infinita ternura de la caridad del Señor, también nos hace comprender por qué yo en este momento lo he llamado hermano. Dijo en el Cenáculo, no les llamaré siervos, sino amigos. Los Apóstoles se convirtieron en los amigos del Señor: buenos o no, generosos o no, fieles o no, siempre serán los amigos. Nosotros podemos traicionar la amistad de Cristo, Cristo nunca nos traiciona, nunca traiciona a sus amigos; incluso cuando no lo merecemos, incluso cuando nos rebelamos contra Él, incluso cuando lo negamos, ante sus ojos y su corazón, nosotros seremos siempre amigos del Señor. Judas es un amigo del Señor incluso en el momento en el que, besándolo, consumaba la traición del Maestro».

Leer más... »

15.04.21

Los Derechos de Dios

“Ciertamente es justo y necesario afirmar y defender los derechos del hombre, pero antes es preciso reconocer y respetar los derechos de Dios. Descuidando los derechos de Dios se corre el riesgo, ante todo, de anular los del hombre. «Cuando, por el contrario, faltan ese fundamento divino y esa esperanza de la vida eterna ―sigue afirmando el Concilio―, la dignidad humana sufre lesiones gravísimas» (Gaudium et spes, 21).”

Juan Pablo II

 

Esto no es de recibo:

El jesuita Thomas Reese pide que se prohíba a los niños y jóvenes asistir a la Misa tridentina y menosprecia el dogma eucarístico

Ni esto:

Un obispo alemán invita a sus sacerdotes a bendecir uniones gays: no habrá consecuencias

Y esto menos aún:

Rebelión abierta en Alemania: sacerdotes anuncian que bendecirán parejas homosexuales el 10 de mayo

Leer más... »

10.04.21

Guerracivilismo

Lo primero que hacen los totalitarios es considerar que todos los que piensan distinto no son personas. “Despersonalizar”, “deshumanizar” a quien consideras, no tu rival, sino tu enemigo, es el primer paso necesario para aniquilarlo: primero matándolo socialmente mediante el desprecio, la descalificación, el insulto o la burla. Luego, pasada esta primera fase y, tras una buena campaña de propaganda, una vez convencida la mayoría de la población de que “esos no son personas, sino fascistas”; una vez que se considera que “esos son los enemigos de la libertad y de la democracia”; una vez que se decreta una “alerta antifascista”, una vez que se asume que el de Vox, el de la CEDA o el “ultracatólico” no son personas, se les puede poner una diana para que los bestias tengan carta blanca para apalear, apedrear, quemar iglesias o liquidar físicamente al enemigo o al disidente. Ahí está el origen de los campos de exterminio nazis y de los gulag soviéticos. Ahí está el origen de las checas comunistas que fusilaban si juicio previo a quienes ellos mismo consideraban como enemigos de la revolución.  

Leer más... »

27.03.21

María Corredentora: Dios hace lo que quiere

El texto que les propongo a continuación no es mío. Está tomado de la obra de Fr. Antonio Royo Marín, Teología de la Perfección Cristiana, concretamente de su Capítulo III (págs. 60 a 80) titulado “La Virgen María y nuestra santificación". Lo que yo hago es seleccionar, escoger y hacer mío, en forma de paráfrasis, parte del texto del teólogo dominico. Algunas “morcillas” sí son mías, pero lo sustancial está tomado de Royo Marín. No llenaré el texto de entrecomillados y citas porque haría que este post fuera excesivamente farragoso. Todo lo hago mío, aunque lo haya escrito otro, porque no es la originalidad lo que busco ni la gloria personal, sino la gloria de Dios en María Santísima.


Yo quiero entregarme a María en calidad de esclavo

“Y es de notar que hay tres clases de esclavitud. La primera es esclavitud de naturaleza: buenos y malos son de esta manera siervos de Dios", señala Royo Marín. Efectivamente, Dios es el Creador de todo cuanto existe: Él es la Causa Primera y nosotros somos causas segundas; luego, nosotros, buenos y malos, estamos todos en manos de Dios porque Él es el creador y el dador de vida. “La segunda es esclavitud forzada: los demonios y los condenados son de este modo esclavos de Dios. La tercera es esclavitud de amor y voluntaria; y con esta debemos consagrarnos a Dios por medio de María del modo más perfecto con que puede una criatura consagrarse al Creador“.

María es esclava de Dios por Naturaleza y por amor: “he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra". Dios la había escogido y creado sin pecado original desde siempre para que fuera su Madre. No cabía un no de María a la Voluntad de Dios porque la llena de gracia no puede no aceptar la voluntad de Dios, sino que libre y meritoriamente la acepta porque su voluntad y la de Dios son la misma. El mérito es cien por cien de Dios y cien por cien de María: no cincuenta y cincuenta (semipelagianismo).

Leer más... »

22.03.21

Algunas reflexiones a vuela pluma sobre la Iglesia y el Liberalismo

¿Son todas las religiones verdaderas o sólo hay una que lo sea? ¿Existe el derecho al error? Podemos equivocarnos pero el error no es un derecho. El error hay que evitarlo… Y cuando te equivocas, conviene que te dejes corregir y no persistir en el error, porque si lo haces, ya no es un problema de ignorancia, sino de necedad.

La única religión verdadera es la Católica. Todo el mundo es libre para buscar la verdad y, una vez encontrada, proclamarla. Pero no existe el derecho a decir que la capital de España es Bogotá. La libertad siempre debe ir de la mano de la verdad y de la moral. La mentira no es un derecho humano, sino una depravación de la libertad: es pecado, como lo es la idolatría de rendir culto a cualquien dios que no sea Cristo.

Pero la libertad liberal se separa de la verdad y de la ley moral universal y predica el derecho a autoposeerse y autodeterminarse; es decir, el derecho a que cada uno haga lo que le dé la gana, sin tener en cuenta si esa acción contribuye al fin para el que hemos sido creados (Dios) o nos lleva a la condenación eterna. Porque el liberal desprecia a Dios. Y si uno es libre para autodeterminarse y autoposeerse, lo lógico es que tengamos que aceptar que cada uno sea libre para profesar la religión que quiera o para no profesar ninguna en absoluto. Lo mismo que cada uno sería libre para casarse con una mujer, con un hombre, con un perro, con un árbol o con nadie: todas las opciones de género serían igualmente aceptables porque la verdad y la Ley Moral Universal – la ley natural y la Ley de Dios – no pueden obligarme a nada: el hombre es autónomo y responsable de sus actos y puede hacer todo lo que quiera con la única restricción de no violentar la libertad del otro.

Leer más... »