InfoCatólica / La Esfera y la Cruz / Categoría: Escépticos

8.09.14

Profundizando en la segunda vía de Santo Tomás

AquinoEn los debates sobre religión, es habitual traer a colación las cinco vías o demostraciones de la existencia de Dios, que Santo Tomás de Aquino expone en la Suma Teológica, suponiendo que son pruebas exhaustivas y auto suficientes, para luego ser rápidamente refutadas y desechadas, generalmente suponiendo que han sido superadas por la ciencia moderna.

Esto, sin embargo, es un grave error, porque en realidad cada una de las cinco vías no es más que el esqueleto de un argumento, que el santo suponía que sus lectores ya conocían en su contexto y eran capaces de explicar en detalle por sí mismos. La Suma, después de todo, no es más que lo que dice su nombre: un resumen para estudiantes de teología.

Dada nuestra distancia temporal y cultural con el ambiente en que se formularon estas demostraciones, es necesario explicar ese contexto, para que las 5 vías sean entendidas en su verdadero valor.

Eso es lo que intentaremos hacer a continuación, en relación a la segunda vía. Ya antes habíamos hecho un artículo similar respecto a la primera vía, que pueden revisar en este enlace.

Santo Tomás sostiene:

La existencia de Dios puede ser probada de cinco maneras distintas.[…] La segunda es la que se deduce de la causa eficiente. Pues nos encontramos que en el mundo sensible hay un orden de causas eficientes. (Suma Teológica Ia c.2 A.3)

Leer más... »

22.05.14

¿Una explicación científica de la fe?

Un lector nos consulta cuál es nuestra opinión acerca de este video:

Se trata de una conferencia de Michael Shermer, fundador de la Skeptics Society y editor de la revista Skeptic, donde propone que los seres humanos “básicamente somos primates buscadores de patrones”, que esa capacidad ayudó a nuestros antepasados a sobrevivir en etapas previas de nuestra evolución, que esa ventaja evolutiva resultó en la aparición de un “motor de creencias” en nuestro cerebro, y que sería eso lo que se manifiesta en las supersticiones y lo que explica la persistencia de las religiones.

Curiosamente, para demostrar que los primates son especialmente buenos para encontrar patrones, recurre a ejemplos como los perros de Pavlov, la rata de Skinner o una paloma. Hasta donde yo sé, ni los perros, ni las ratas, ni las palomas son primates, y lo único que demuestran estos ejemplos es que todos los animales tienen la capacidad de encontrar patrones en la naturaleza, y ninguno de ellos es, sin embargo, especialmente religioso.

Shermer señala que, en razón de este “motor” instalado en nuestro cerebro, creer es nuestros estado natural, mientras que el escepticismo y la ciencia es un estado anti natural, es más difícil e incómodo. El siguiente paso en su tesis es notar que además tenemos la tendencia a atribuir intencionalidad a los patrones que encontramos, y estos dos factores explicarían la tendencia a creer en conspiraciones, espíritus, fantasmas, demonios, ángeles, dioses, diseñadores inteligentes y Dios.

¿Qué opino de todo esto?

Leer más... »

25.04.14

¿Puede haber otro motor inmóvil, aparte de Dios?

En una entrada anterior, comentábamos acerca de lo mal entendidas que son las 5 vías para demostrar la existencia de Dios, que nos ofrece Santo Tomás en la Suma Teológica, y les contábamos sobre Parménides de Elea y la teoría hilemórfica de los aristotélicos, para entender en su verdadero contexto la premisa “todo lo que se mueve es movido por otro”, en que se basa la primera de ellas.

Nuestra tarea, sin embargo,estaba lejos de encontrarse acabada, pues rápidamente nos han replicado por el otro extremo del argumento, apuntando a su conclusión, y señalando que no hay razón para suponer que el motor inmóvil tenga que ser uno, en circunstancias que podrían ser muchos; y aún si fuera uno, podría ser un ente diferente a Dios, tal vez el demiurgo platónico, o el propio universo

Para responder a esta objeción, partamos admitiendo que efectivamente a primera vista decir sin más que Dios es el motor inmóvil puede parecer un salto injustificado, pero que no se trata de un defecto del argumento, sino que es un efecto de su contexto. En efecto, la Suma Teológica es un resumen (en latín, summa) de las materias que debían conocer los estudiantes de teología en la Universidad del S. XIII, y como dice Edward Feser, está escrita pensando en creyentes cristianos, y no es un trabajo avanzado de apologética o destinado a convencer escépticos.

Por eso Santo Tomás pasa del motor inmóvil a Dios, sin mayores argumentos al respecto, suponiendo que sus lectores cuentan con el entrenamiento que les permite compartir esa conclusión. Pero claro, en estos nuestros tiempos de barbarie filosófica, no podemos hacer esa mismas suposición, y se requiere explicar cómo un motor inmóvil es lo mismo que Dios.

Entonces ¿Puede haber más de un motor inmóvil?

Leer más... »

6.04.14

¿Cómo sabes? una reflexión sobre razón y experiencia

Conversar acerca de las pruebas de la existencia de Dios, suele provocar un efecto muy peculiar en algunos escépticos: repentinamente sufren de una desconfianza aguda en la capacidad de la lógica para demostrar algo. Nos dicen “Puede que esos argumentos estén bien, pero no son más que argumentos, devaneos filosóficos que no significan nada en la realidad. Para eso deberías tener pruebas científicas de la existencia de Dios”.

Lamentablemente, esa actitud nos arroja en los amplios campos de la epistemología, es decir el estudio de lo que podemos conocer y cómo podemos conocer, que no siempre son una lectura ágil y amena.  Acompáñenme en un recorrido por las fascinantes llanuras de la epistemología, mientras examinamos los medios a través de los cuales adquirir conocimientos acerca de la realidad.

La primera y más básico de conocer es la experiencia, que da lugar al llamado conocimiento empírico, porque él pertenecen todas aquellas cosas que conocemos a través de los sentidos y las sensaciones. Así sé qué es el color azul, qué desayune hoy y cuál es el sonido de las teclas al escribir esto. A esta categoría pertenecen también nuestras emociones y sensaciones, como el amor, y que podemos tener por ciertas en indudables, aunque sean difíciles de demostrar a los demás.

La fuerza del conocimiento empírico radica en que está a disposición de todos, y no requiere más que contar con los sentidos adecuados para percibir la realidad: si alguien quiere decirnos que hay un perro verde, basta con que nos lo muestre, y si lo hace, por extraordinaria que sea una afirmación, tendríamos que darla por cierta. La escuela filosófica que enfatiza la certeza que nos entregan los conocimientos que adquirimos directamente a través de los sentidos se llama empirismo (representado aquí por David Hume).

 

Leer más... »

30.03.14

Neil deGrasse Tyson y el propósito del universo

Neil deGrasse Tyson es un astrofísico y divulgador ateo, que tal vez algunos conozcan de cierto meme, pero que últimamente ha alcanzado notoriedad como conductor en el documental Cosmos, reedición de la serie que con el mismo nombre hizo Carl Sagan a mediados de los ‘80:

En una entrada anterior, un comentarista nos dejó el enlace a este video, donde el profesor Tyson se pregunta acerca del propósito que tendría el universo:

Tal como podríamos esperar de un ateo, su respuesta es un muy razonable “¡Vaya! no estoy seguro”, pero lamentablemente, el video va cuesta abajo a partir de tan auspicioso comienzo, y pasa a criticar a cualquiera que ose decir algo más:

quien sea que exprese una respuesta más definitiva a esta pregunta está afirmando tener acceso a un conocimiento sin bases empíricas

Claro, si lo dices en ese tono, parece que confiar en conocimientos sin bases empíricas fuera algo malo.

Leer más... »