Más cerca de tener un nuevo doctor de la Iglesia español

Sería un gran honor para la Iglesia española tener a un nuevo doctor de la Iglesia, y máxime si se trata uno tan conocido y querido por el clero español. Sería el primer Doctor español declarado desde que Pablo VI lo hiciese con la contemporánea del maestro Ávila, Teresa de Jesús.

El pasado día 18 se reunieron en Roma, en la llamada sala de Congresos de la vaticana Congregación para las Causas de los Santos, un grupo de teólogos consultores de dicho dicasterio, de varios paísess, para discutir la posibilidad de conceder a San Juan de Ávila el título de Doctor de la Iglesia.

Dicha reunión había sido precedida por otra en la Congregación para la Doctrina de la Fe en la cual se declaró que la doctrina del Maestro Avila había sido "eminente", esto es, superior a la de otros teólogos, requisito previo para la declaración por parte del Papa de un nuevo Doctor. Ahora los consultores de las Causas de los Santos tenían que valorar la extensión de dicha doctrina en el mundo, su influjo en teólogos, autores de espiritualidad y santos, etc. La reuinón acabó con un voto unánime afirmativo, por lo que el doctorado de San Juan de Ávila está más cerca.

Ahora la custión debe ser discutida por un grupo de obispos y cardenales miembros del mismo dicasterio, que deberán recomendar al Papa dicha concesión de doctorado.

Sería un gran honor para la Iglesia española tener a un nuevo doctor de la Iglesia, y máxime si se trata uno tan conocido y querido por el clero español. Sería el primer Doctor español declarado desde que Pablo VI lo hiciese con la contemporánea del maestro Ávila, Teresa de Jesús. Anteriormente Pío XI lo había hecho con otro contemporáneo, San Juan de la Cruz y, en tiempos mucho más remotos, había sido declarado San Isidoro de Sevilla. Pero la declaración de Juan de Ávila, que sería una buena noticia para España y toda la hispanidad, nos llenaría de especial gozo a nosotros, sacerdotes españoles, de los que él es Patrón.

De hecho, San Juan de Ávila fue fundamentalmente eso, un sacerdote. Nacido en Almodóvar del Campo, en Castilla la Nueva. Estudió filosofía y teología en la Universidad de Alcalá, fue considerado como uno de las más influyentes y elocuentes figuras religiosas de la España del siglo XVI. Fue amigo de San Ignacio de Loyola y consejero espiritual de Santa Teresa, además de San Francisco de Borja. Como sacerdote mostró tal elocuencia, que el Arzobispo de Sevilla le pidió que se dedicara a la evangelización en su país. Trabajó durante 9 años en las misiones de Andalucía.

Famoso predicador, fue acusado ante la Santa Inquisición de Sevilla por predicar el rigorismo y la exclusión de los ricos del Reino de los Cielos. Luego de ser liberado, se dedicó a misionar en todas las regiones de España, principalmente en las ciudades. Los más famosos de sus escritos son sus cartas y el tratado: "Audi Filia". Fallecido en Montilla en 1569, fue beatificado en 1894, declarado Patrono del clero secular español por Pío XII en 1946 y canonizado por Pablo VI en 1970. La Compañía de Jesús celebra su fiesta como si se tratase de uno de sus miembros, ya que Juan veneró siempre a esta orden y a su fundador.

El magisterio de Juan de Ávila no terminó con su vida. Sus abundantes escritos han influido notablemente en la historia de la espiritualidad y de la renovación eclesial. En la Biblioteca de Autores Cristianos sus obras conocidas ocupan varios volúmenes. Se enumeran no menos de catorce ediciones generales españolas y tres en otras lenguas, en distintas épocas. De obras por separado son numerosas las ediciones y versiones a distintos idiomas. De su Epistolario hay al menos veintitrés ediciones extranjeras. El tratado "Audi Filia" es un clásico de la espiritualidad. Se tradujo muy pronto al italiano, francés, alemán e inglés. Los católicos perseguidos en Inglaterra encontraban en él un gran aliento. Fray Luis de Granada afirmaba: "Lo tengo en la cabeza por haberlo leído muchas veces". Felipe II lo tenía de libro de cabecera. El Cardenal Astorga, arzobispo de Toledo, decía: "este libro ha convertido más almas que letras tiene".

Su influencia en el Concilio de Trento ha sido puesta de manifiesto por los especialistas. No pudo participar en él por su precaria salud. Pero a través del Arzobispo de Granada, D. Pedro Guerrero, envió dos Memoriales, que fueron acogidos en el aula conciliar con aplauso general. Sus criterios influyeron en los acuerdos de este Concilio en temas de tanta importancia como la institución de los Seminarios, la reforma del estado eclesiástico o la catequesis, de modo que Pablo VI pudo decir en la homilía de canonización que "el Concilio de Trento adoptó decisiones que él había preconizado mucho tiempo antes".

El Maestro Ávila pertenece a ese grupo de verdaderos reformadores que alentaron e iluminaron la renovación de la Iglesia en aquellos tiempos recios del siglo XVI. Su influencia se puede comprobar también en varios Concilios provinciales de aplicación de Trento: en los de Toledo, Granada, Santiago de Compostela, Valencia y, pasando al Nuevo Mundo, en el tercer Concilio de Lima y de México.

Sus escritos fueron fuente de inspiración para la espiritulidad sacerdotal. A él se le puede considerar como el promotor del movimiento místico entre los sacerdotes seculares. La obra clásica "Instrucción de sacerdotes", de Antonio de Molina, tan leída a lo largo de los siglos XVII y XVIII, trancribe con frecuencia al Maestro Ávila. Su influencia se detecta también en la escuela sacerdotal francesa : uno de sus fundadores, el Cardenal Bérulle, afirmaba que dicha escuela ya había sido un diseño de Juan de Ávila. San Francisco de Sales lo menciona elogiosamente en el "Tratado del Amor de Dios" y en la "Introducción a la vida devota" trae pasajes del "Audi Filia", remitiéndose a su autoridad espiritual. San Antonio Mª Claret, lector asiduo del Maestro Ávila, confesaba: "Su estilo es el que más se me ha adaptado y el que he conocido que más felices resultados daba. ¡Gloria sea a Dios Nuestro Señor, que me ha hecho conocer los escritos y obras de ese gran Maestro de predicadores y padre de buenos y celosísimos sacerdotes!".

Ya en nuestro siglo, Juan de Ávila ha sido una referencia para el clero diocesano, no solo en España, sino también en otros países, particularmente en América. Su figura influyó de manera notable entre nosotros en el resurgir de la espiritualidad sacerdotal a mitad de este siglo. La declaración de Patrono del clero secular español impulsó nuevos estudios sobre su doctrina y vida. En las "academias sacerdotales" de los Seminarios se estudiaban sus obras y, mirando al Apóstol de Andalucía, se alentaba la santidad y espiritualidad propia del sacerdote diocesano. En este ambiente se recibió con entusiasmo su canonización y actualmente su fiesta del 10 de Mayo es en la mayoría de las Diócesis una jornada de fraternidad en la unión del presbiterio y en la celebración gozosa de las Bodas de oro y de plata sacerdotales.

P. Alberto Royo Mejía, sacerdote

InfoCatólica cuenta con tu ayuda, haz clic aquí

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

5 comentarios

BIATIENSE
Este gran santo y próximo Doctor de la Iglesia fundó una inmportantísima Universidad, en el S. XVI, que llegó a hacerle sombra a la Salmantina, fue la "Universitas Biatiense" la Universidad de Baeza, de la que fue Rector, y en la que llegaron a coincidir varios santos, dos de ellos Doctores de la Iglesia, el mismo maestro Ávila y San Juan de la Cruz, San Juan Bautista de la Concepción y San Miguel de los Santos.
El maestro Ávila era devotísmo del Santo Cristo de la Yedra, en la ermita del mismo nombre, término municipal de Baeza; esta imagen y ermita aun existen hoy. El Padre Ávila cuenta las grandes gracias extraordoinarias que recibió en este santuario, incluida una aparición de nuestro Señor cuando caminando se dirigía a celebrar la Santa Misa a este lugar y faltándole las fuerzas para llegar, el mismo Cristo se le apareció animándolo y confortándolo.

La ciudad de Baeza fue recientemente declarada por la Unesco "Patrimonio de la Humanidad". El conjunto Universitario que promoviera San Juan de Ávila es impresionante, merece mucho la pena visitarlo..
20/12/10 10:51 AM
Francisco Javier
Esperemos que haya muchos más santos Doctores!! Para mi gusto falta: Santa Hildegarda von Bingen.

Los católicos deberíamos promover la lectura de los Doctores y de la Patrística. Con esto, acabaríamos santos todos por lo menos.
20/12/10 3:22 PM
anarico
No tengo la menor de duda de que el Camino que nos enseña a andar S. Juan de Ávila es un Camino feliz. Ahora, en los últimos tiempos, otros, nos vienen con otros caminos nuevos inventados desde la ignorancia total de la cuestión. No se puede esperar nada bueno para los que andan de ellos.

Una buena noticia nos trae Infocatólica hoy. Y cuanto más tiempo esté en el "candelabro" más alumbrará.
21/12/10 3:59 AM
Andres -eduardo Luis
En Granada había un arrendatario de libros (¿buhonero?), su limpio "cuchitril" lo tenía cerca del arco de Elvira. Se llamaba Juan Cidade. Previamente había vivido en Oropesa, (Toledo),y luchó con las tropas del emperador cristiano Carlos I (V), en tierras vascas Fuenterrabía y fue a oponerse al emperador turco a Viena Austria, es portugués. A principios del s. xvi predica en el Carmen de los Mártires Juan de Avila, acude a la predicación, casi como toda Granada, el portugués. Por las palabras del sacerdote, Cidade se convierte y baja la cuesta de Gomérez diciendo y gesticulando como un "loco" dispuesto por Dios a hacer lo que le pidieran: cabecear una esquina, patear un gran roca, tirarse a una balsa sucia de agua del río Darro,... Lo encierran en el manicomio del hospital real. Juan Cidade no estaba loco, es que -bajando la cuesta de Gomérez ya era San Juan de Dios-. Es el copatrón de Granada junto con San Cecilio, el primer obispo de esta tierra.
21/12/10 11:21 AM
Mucho nombramiento nuevo y mucho título universitario, mucho dinero, mucho poder y mucha corrupción, todo esto es muy evidente. Lo que Dios quiere de nosotros, es que recibamos al Señor Jesús como nuestro único salvador, lo demás son historias. Lean los 10 Mandamientos, principalmente el primero; pero nó del catecismo infantil, sinó de la Biblia. Están en: Deuteronomio 5 y EXODO 20, lo demás son historias para no dormir.
Que el Señor nos bendiga a todos. Si no admiten esto, ya no admiten nada.
22/12/10 8:01 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.