El crucifijo

Cuando se quiere quitar de la plaza pública a Dios, cuando se quiere prescindir de Dios, como si Dios fuera un estorbo, cuando se quiere arrancar del corazón de nuestro niños y jóvenes a Jesucristo, se quita el crucifijo de la escuela, de los hospitales, de todo ámbito de la vida pública.

El 14 de septiembre celebra la Iglesia la fiesta de la santa Cruz. “La señal del cristiano es la santa Cruz, porque en ella murió nuestro Señor Jesucristo para redimir a todos los hombres”, dice el catecismo de la Iglesia. La cruz inicia y corona todas las obras cristianas, la cruz corona nuestros templos, preside nuestra mesa de estudio, la llevamos colgada en el pecho. Al entrar en un templo, cuando vemos pasar una imagen sagrada, cuando oramos por un difunto, nos hacemos la señal de la cruz. La cruz es el símbolo del cristianismo, es la señal de cristiano.

Por eso, cuando se quiere quitar de la plaza pública a Dios, cuando se quiere prescindir de Dios, como si Dios fuera un estorbo, cuando se quiere arrancar del corazón de nuestro niños y jóvenes a Jesucristo, se quita el crucifijo de la escuela, de los hospitales, de todo ámbito de la vida pública.

Quienes pretenden quitar el crucifijo argumentan con razones de laicidad. Dicen que si el espacio público es de todos, Dios no debe aparecer por ningún lado, porque en la vida pública en la que hoy nos encontramos hay creyentes y no creyentes, hay cristianos y musulmanes, hay creencias e increencias de todo tipo. Sin embargo, esa laicidad, que tiene que suprimir a Dios para afirmarse a sí misma, es una laicidad sin futuro, es una laicidad que no hace bien al hombre. Es una laicidad que tiene que arrasar toda una historia, unas costumbres, una cultura, que es cristiana en sus raíces y en sus expresiones.

Que el Estado es laico quiere decir que oficialmente no confiesa ninguna religión, pero al mismo tiempo favorece la religión de sus ciudadanos, porque considera la religión como un bien para el hombre, para los ciudadanos a los que sirve. Pero cuando suprime todo signo religioso, adopta una postura directa de ataque a lo religioso, que contradice la sana laicidad. Un Estado verdaderamente laico respeta las creencias y convicciones de sus ciudadanos, las favorece y las apoya siempre, porque la religión es una dimensión fundamental de la persona. Cuando, por el contrario, ataca las convicciones religiosas de sus ciudadanos (sean los que sean), deja de ser un Estado laico para convertirse en un Estado confesionalmente ateo. Porque sólo a los ateos les molesta Dios y los signos religiosos

En España, nos encontramos con una situación de verdadera persecución religiosa solapada, con este y con otros muchos hechos concretos. Es una persecución que recorta la libertad religiosa, particularmente la libertad de los católicos, porque a otras religiones quizá no se atrevan a perseguirlas por lo que pueda pasar. Se está gestando la nueva ley de libertad religiosa. A ver por dónde sale, pero, con estos preámbulos, nos tememos lo peor, sobre todo en el ámbito de la objeción de conciencia.

Curiosamente, en estas circunstancias, aparecen testimonios muy elocuentes de católicos coherentes, que respetando todas las leyes, plantan cara a esta persecución solapada, y tienen una eficacia insospechada. Ha sido la postura del alcalde de Baena, que se ha negado a retirar el crucifijo del ayuntamiento que preside, y es la postura de tantas personas que no esconden ni disimulan su condición de católicos convencidos. Es momento de dar la cara. Quizá necesitamos que nos pinchen para reaccionar positivamente. Toma un crucifijo en tus manos, cuélgalo en tu pecho, llévalo siempre contigo. La señal del cristiano es la santa Cruz. Teniendo a Jesucristo, lo tienes todo. No te avergüences nunca de ser discípulo suyo. Con su ayuda y su evangelio, y sólo así, podrás mejorarte a ti mismo y podrás construir un mundo mejor.

Con mi afecto y bendición

+ Demetrio Fernández, obispo de Tarazona

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

18 comentarios

Joaquín
Bien dicho, Monseñor. Que Dios le ampare.
8/09/09 1:07 PM
Luis C.
Y dale Perico al torno: Que no.

A ver, monseñor, que el estado español es aconfesional, no laico. Es decir, no reconoce una religión oficial pero si está dispuesto a establecer acuerdos de colaboración con comunidades religiosas. Tiene gracia que precisamente un ateo, partidario del estado laico (del qe tambien demuestra tener un concepto erroneo por cierto), tenga que recordarselo a un miembro de una confesión religiosa, que ocupa un cargo de relevancia dentro de la organización y que supongo, sera más bien partidario de un estado confesional.

Pero bueno, si estan dispuestos a pasar a un estado laico (de verdad) por mi encantado. ¿Hay trato?
8/09/09 1:51 PM
Luis López
Leamos nuestra Carta Magna: "Los poderes públicos TENDRAN EN CUENTA las creencias religiosas de la sociedad española" (Art. 16-3) ¿La sociedad española es mayoritariamente cristiana? ¿Sí? Entonces, dónde está el problema.

Sólo por ese artículo, ya podría sostenerse jurídicamente la existencia de crucifijos en espacios públicos. Y desde luego, no existe ni un artículo que insinúe -ni veladamente- la obligación de eliminarlos.
8/09/09 6:57 PM
José Carlos I
Estimado Luis C.
Parece ser que el que no se entera es usted.
Laico (Independiente de cualquier organización o cenfesión religiosa) es sinónimo de Aconfesional (Que no pertenece ni está adscrito a ninguna confesión religiosa).
Y precisamente Mons. Demetrio ha hecho una correcta definición del término.
Le recomiendo, estimado Luis C., que no defina los términos a su libre albedrio sino que se atenga a sus significados aprobados por la Real Academia Española.
8/09/09 7:09 PM
Luis C.
José Carlos I.

Pues no, machote, no. Estado aconfesional y Estado laico no son la misma cosa. Ya me gustaria a mi que España fuese un estado laico como por ejemplo el francés, pero no. Y dicha diferencia es un argumento básico para los que se resisten hoy día a que el estado vaya dando pasitos para inclinarse mas hacia la laicidad que hacia el aconfesionalismo actual que aún deja abierta la puerta a creencias religiosas. Es decir, es un argumento básico de ustedes. Asi que, tu tambien estimado José Carlos I, antes de salir urgentemente en defensa del obispo, enterate de lo que implica uno y otro tipo de estado y piensa lo que estas diciendo.
8/09/09 8:23 PM
Como era aquello de Camino: "Neutralidad, aconfesionalidad... viejos mitos".

Y la Dignitatis Humanae... "Dejando integra la doctrina tradicional de la Iglesia respecto del deber de los estados de profesar públicamente la verdadera religión...".

(Cito de memoria)

En este tema, mucho me temo, que tenemos las de perder si asumimos como principio válido, el de la "laicidad" o supuesta neutralidad religiosa del Estado respecto del hecho religioso. Por mucho que nos extrañe como puede molestar un crucifijo... lo cierto, es que si pretendemos que su utilización no sea en vano, un mero elemento decorativo, sino configurador o determinante de una enseñanza, de una moral, etc, es lógico que pueda molestar a quien no comparte esa Fe y aspira a que sea otra ética la que impere (convencional o de otra religión).

Desde esta óptica, la laicidad podrá ser más o menos beligerante con la religión católica, pero es evidente que un país con una tradición como la nuestra donde la religión ha penetrado tan intensamente, la laicidad no puede sino ser hostil con la verdadera religión y las fricciones están aseguradas: juramentos, funerales, etc en los que se conservan reminiscencias de un pasado mejor. Si somos honestos, deberíamos darnos cuenta de que con la laicidad nunca hubiéramos llegado a poner crucifijos en las escuelas, ni en los hospitales, y en este sentido, es lógico, que si la laicidad es otra cosa distinta de la unidad católica constituyente de España durante toda su historia, desaparezcan aquellos recuerdos de esa pasado (glorioso).

No estoy a favor por supuesto de la retirada y valoro el intento de Monseñor Demetrio, pero son vanos intentos de defender los efectos de un pasado que se denosta, y que es esencialmente distinto de un presente que se ensalza (tronos a los principios y cadalsos a las consecuencias).

Saludos
9/09/09 10:13 AM
Flavia
Por mi experiencia en la enseñanza y mi presencia en equipos directivos, puedo asegurar que, en los centros que conozco, la disputa sobre los crucifijos fue totalmente artificial. Concretamente, en un determinado colegio fue una única familia la que protestó por la presencia de la cruz, pero eso bastó para levantar la polvareda.
A la mayoría de los padres, los cuales eligen religión para sus hijos, el crucifijo no les molesta. Y para ser sincera, a muchos de mis compañeros profesores ateos o agnósticos tampoco les molestaba en absoluto. De forma que, si alguien tiene tiempo, sería muy interesante llevar a cabo un ratreo de dónde han surgido las polémicas en cada caso concreto y ver la verdadera fuerza de los oponentes a la cruz. Me parece que iba a ser bastante poquita.
9/09/09 10:52 AM
José Carlos I
Estimado Luis C.
Sigue sin entender las cosas. No tiene nada claro el significado de los términos y continúa dandoles una definición particular (me remito a mi anterior comentario en el que no daba una opinión personal sino que simplemente constato el significado real de los términos segun la RAE que para nada tiene que ver con posiciones personales).
Por otra parte, parece ser que lo que dice la constitución no le agrada nada.
El Gobierno ha de tener siempre en cuenta las creencias de los ciudadanos, aunque a usted no le guste. Un Gobierno (en si mismo no es ningún ente superior ni nada por el estilo) está al servicio de la sociedad en conjunto y no de particulares (ya sean ideas o individuos). No se puede gobernar en contra de la sociedad.
Si no se tienen estas cosas claras mal se puede entender lo demás.
Por cierto, no necesito salir urgentemente en defensa de Mons. Demetrio, que tiene las ideas claras y sabe defenderse solo.
En mi primer comentario y en este me dirijo expresamente a usted por que no sabe o no quiere utilizar correctamente los términos (no se puede utilizar una palabra con un significado que no tiene), lo qual es algo básico para enterderse las personas.
No es lo mismo LAICO QUE LAICISTA. Esta claro que usted defiende un estado LAICISTA (que no tenga para nada en cuenta las creencias de la sociedad) no un estado LAICO o ACONFESIONAL (que si las tiene).
Finalmente, usted no es ATEO, verdaderamente no existen los ateos. Tadas las personas son creyentes por que por su naturaleza necesitan creer en algo. Estan los que creemos en DIOS y los que como usted no creen en DIOS, pero si que creen en algo o en alguien (IDOLATRIA).
Bueno no me extiendo más, no creo que merezca la pena.
9/09/09 12:55 PM
Luis C.
Jose Carlos I.

Que no, que el que no se entera es usted. Y se lo repito por última vez: El estado aconfesional no reconoce ninguna confesión religiosa como propia pero no se cierra a mantener relaciones de cooperación con cualesquiera organizaciones que representen dichas creencias y que se vean representadas en la sociedad (que es lo que ocurre actualmente en España). El estado laico no solo no tiene una confesión religiosa si no que ademas, considera que en el ambito público las expresiones religiosas deben quedar a todas luces excluidas. Su lio viene de que no entiende que el significado de la palabra aconsionalidad/laico, aplicadas al concepto de estado, matizan dicho significado. Y no, no es que lo diga yo, lo dicen desde catedráticos de Filosofía del Derecho hasta cualquier hijo de vecino que pueda editar la wikipedia.

¡Ah! ¡Es usted el que da carnets para ser ateo! ¡faltaría mas! ¡Y menuda explicación! Bueno vayamos a la demostración de que ademas de cabezota es usted un poco corto. Ateo significa, reduciendolo al máximo, negar la existencia de dios (dioses), ¿esta claro? ¿si? ¡bien! Según su absurdo planteamiento yo no soy (nadie es) ateo por que, pese a no creer en la existencia de dios (dioses), si puede que crea en otras cosas o personas. ¿Ve donde está el error? el ser sobrenatural dios no está presente en su planteamiento de algo o alguien. Por ejemplo, creer en la existencia de mi perro o en la existencia del Sol no me convierte en teista -como usted- hasta que no considere a uno de ellos o ambos como dioses. Tranquilo, le avisare cuando pase, para que me retire el carnet.

Ale, feliz tarde.
9/09/09 3:32 PM
¡¡¡¡¡¡ DATE EL GUSTO!!! Relájate y disfruta ¡¡¡
Creo que sobre el tema ya está todo dicho ... es la hora del combate cuerpo a cuerpo: pedir los canales católicos al antenista, amolestar la blasfemia en el ambiente cotidiano, bendecir la mesa ante tus elegantes invitados, invitar al cura si te da la realísima gana, etc. ¡¡SÍ, ERES CATÓLICO, TIENES DERECHO, DATE EL GUSTO Y DIFRUTA!!!
9/09/09 5:55 PM
Kino
Contrastes curiosos. Dicen los de siempre que les gustaría un país laico como el francés. Aqui no acuden al Reino Unido ni a ninguno de los países nórdicos (que citan tantas veces como modélicos) que son confesionales como sabemos. Los mismos cuando citan los modelos de estado nombran entonces al Reino Unido y Alemania y callan a Francia porque no les interesa ya que es centralista, no tiene autonomías. Se cita el país como ejemplo a seguir, pero callando lo que no nos interesa del mismo. Falta de honradez en el razonamiento. Hace un tiempo a alguien se le llenaba la boca de citar lo democrática que ha sido Suiza para sonrojo de España; pero se callaron astutamente que las mujeres hasta hace muy poquito no tenían derecho al voto en este "admirado" país helvético. ¡Ya estoy harto de poner ejemplos extranjeros!
Y ya que esta gente apoya tanto al Islam, ¿por qué no citan su modelo de estado confesional y sin nada de libertad religiosa?
9/09/09 6:41 PM
Yolanda
Al que se da el ghusto y disfruta:

¿Por qué llamas "combate cuerpo a cuerpo", como si con ello estuviéramos declarando la guerra previa al fin del mundo, a algo tan normal como

"""pedir los canales católicos al antenista, amonestar la blasfemia en el ambiente cotidiano, bendecir la mesa ante tus elegantes invitados, invitar al cura si te da la realísima gana, etc."""

Lo llevo haciendo toda la vida (salvo lo del antenista, no veo casi tele, no tengo más que los canales normales que no haya que pagar y no sé de qué va eso de los canales católicos). Bendigo la mesa cuando como en el trabajo. Ya me conocen y nadie se mete conmigo en mi cara. Si lo hacen a mis espaldas lo ignoro y me trae sin cuidado. Invito al cura a csa, o viene si le apetece. Al que blasfema en mi presencia se lo recrimino con educación, y, si es un menor, con más dureza.

En fin, ¿es que hay alguien que no lo haga o se crea un héroe por hacerlo?
9/09/09 8:17 PM
Carlos
¡No esperemos más! ¡Pasemos a la acción! Si intentas privar a la vida publica del crucifijo y de todo lo que representa, que lo quiten (muy a nuestro pesar), no podemos hacer nada. Pero lo que no pueden hacer es quitárnolo de nuestra vida privada y pública, de cada uno de nosotros. Lo que propongo es que empezemos una revolución, que saquemos el crucifijo ha la calle, a nuestra vida pública. Propongo ponernos un crucifijo en la solapa (para llevarlo tanto en el trabajo, como en el bar, en el colegio...), sacarlo a los balcones de nuestra casa (como se sacan las banderas cuando gana algún equipo), colocarlo en nuestros lugares de trabajo, ect. Que se sepa que si nuestro gobierno es ateo, el resto no lo somos. Propongo inundar nuestra vida de crucifijos, y que cada vez que veamos uno demos gracias al Señor. Dios quiera que alguna plataforma se haga eco de esto y haga algo. Yo por mi parte lo haré. Que Dios os vendiga
10/09/09 9:00 PM
jacinto
Monseñor: gracias por la bendición y por el artículo.
11/09/09 1:53 PM
jacinto
Yolanda, desde mi caracter, si es usted valerosa. No es que no me atreva a bendecir la mesa en público,; si voy en el metro leyendo un libro religioso, lo llevo forrado, para que no se vea. Admiro su valor.
11/09/09 2:01 PM
Para YOLANDA
Ojalá todos los católicos vivieran su fe con aquella naturalidad, prudencia y frescura que v.d testimonia. Dios le bendiga +
11/09/09 7:19 PM
miscato
Magnífica reflexión.Enardece y calienta.Hay que plantar cara a la necedad,con otro nombre,el ateismo,porque sobre ser estériles a efectos históricos,quieren esterilizar a todo el mundo y convertirnos en pasto de la necedad.Ya es hora de llamarles a la cara necios y destructores de lo humano.
12/09/09 6:10 PM
Luis C,
miscato

Si, yo tambien te quiero. :)
13/09/09 12:43 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.