Medjugorje y los médicos abortistas ucranianos

Medjugorje y los médicos abortistas ucranianos

Me asombró saber que hay una institución ucraniana, llamada Cáliz de Misericordia, cuya tarea es ayudar a los médicos abortistas de ese país, a fin que abandonen las prácticas abortistas.

Cuando voy a Medjugorje me hospedo en el castillo de Patrick y Nancy, un matrimonio que desde hace ya bastantes años ha dedicado y consagrado su vida a la Virgen. Patrick es muy conocido allí por el testimonio de su conversión del que él culpa, en el mejor sentido de la palabra, a su madre, que rezaba todos días el rosario durante treinta y seis años por la conversión de su hijo.

La tarea de la Iglesia de ayudar a gente con problemas es inmensa. Pero me asombró saber que hay una institución ucraniana, llamada Cáliz de Misericordia, cuya tarea es ayudar a los médicos abortistas de ese país, a fin que abandonen las prácticas abortistas. Ya el año pasado me impactó bastante el saber que la que había sido mi cama iba ser ocupada esa misma noche por un médico o médica abortista.

Esta tarea se realiza en una doble dimensión: de prevención y de rescate. En mi estancia en Medjugorje coincidí con un grupo de chicos y chicas que se estaban preparando para ser médicos internistas. A éstos y a los adultos, unos días más tarde, con experiencia de abortos, se les invita a pasar unos días gratis con un día en la playa en la ida y otro en la vuelta. En medio reciben tres días de charlas sobre su profesión, insistiendo en el valor del amor y de la vida, pues la formación que reciben en su país es puramente abortista, materialista y atea.

Uno se pregunta cómo es posible que un cursillo tan corto pueda tener algún éxito. Pero la respuesta a esto está en manos de Dios y de la Virgen. Ya el año pasado me contaron que en el primer grupo que vino la jefa del grupo dijo a sus colegas: «Hoy, subiendo al monte del Vía Crucis, el más alto de los dos junto a Medjugorje, he tenido la impresión que cada vez que pisaba una piedra estábamos pisando el cráneo o los huesos de los niños que hemos matado. Me contaron también otro caso reciente: una pareja de médicos abortistas con un hijo enfermo. Ambos pararon de hacer abortos y el niño empezó a mejorar.

Este año esperaban un grupo de cuarenta y cinco personas. Algunos eran médicos ya convertidos, que vienen naturalmente a echar una mano. Se les recomienda que venga cada uno con su pareja, porque, al parecer, es más fácil la conversión de ambos que la de una persona aislada. Alguien me dijo que por cada médico que se convierte, son por lo menos mil abortos menos. Es indudable que es una intención que he tenido y sigo teniendo muy presente en mis oraciones.

Pero desgraciadamente todo esto no deja de ser una gota de agua en el inmenso genocidio del aborto. Como sacerdote, y me parece lógico dado el elevado número de abortos, es un drama que cada vez me llega con más frecuencia. Es ante todo una solución desastrosa, con gravísimos traumas psíquicos y morales, que van haciéndose mayores con el paso de los años, y que por supuesto no cura ninguna enfermedad, sino más bien las origina o agrava, al ser un acto contra el instinto natural de ser madre.

Nuestros actos son a menudo irreversibles y sus consecuencias están con frecuencia fuera de nuestro alcance. Las mujeres deben ser informadas de las secuelas y repercusiones del aborto, porque les hiere en lo más profundo del ser, destroza literalmente sus vidas, ya que matar a un hijo o a un ser humano inocente, no sólo significa la muerte de éste, sino que conlleva un sentimiento de culpa, por lo que sufren graves depresiones, autorreproches, remordimientos, insomnio, pesadillas y trastornos de conducta como la promiscuidad o el alcoholismo, quedando con frecuencia marcadas con un síndrome postaborto, que se presenta antes o después a lo largo de la vida, independientemente de ideologías o creencias, y se expresa con problemas graves de personalidad, inestabilidad emocional, agresividad contra el médico que les ha inducido y a quien no quieren volver a ver, o contra el marido o compañero con un número muy elevado de separaciones y divorcios, pues se quejan, en la inmensa mayoría de los casos con razón, de no haber recibido información veraz y completa acerca de las consecuencias físicas, y sobre todo psicológicas, que ese aborto tendría para ellas el resto de sus vidas, y es que es más fácil sacar al niño del seno de su madre que de su pensamiento. Es obvio que casi toda mujer que aborta queda profundamente afectada por ello, aunque no quiera o no pueda reconocerlo. Desde el punto de vista de la mujer, el aborto es un acto que va totalmente en contra de sus instintos más profundos, y es que el problema no es ser madre o no serlo, sino ser madre de un hijo vivo o de un hijo muerto.

Tener un bebé nunca, nunca, será tan duro a la larga como tomar la decisión de no tenerlo, no curando el tiempo el problema, sino por el contrario, agravándolo, pues a medida que pasan los años, el aborto se hace cada vez más presente. Por todo ello, es muy importante no sólo el perdón sacramental, sino perdonarse a sí misma, pedir perdón al hijo o hijos que han matado y perdonar también, como nos enseña el Padre Nuestro, a las personas que le han inducido a él.

Pedro Trevijano

17 comentarios

Gonzalo
Gracias por esta reflexión tan cristiana, tan llena de misericordia, que no oculta ni un ápice de la maldad del aborto, y a la vez no necesita satanizar a las mujeres abortistas, sino que es capaz de reconocer que estas son también víctimas.
13/09/19 11:48 PM
Hechos

De acuerdo con el magnífico posr y me uno a las oraciones por la conversión de los médicos.

El matiz de la desinformación de la mujer vale para segundo mundo muy probablemente y tercer mundo seguro. Pero en los "países civilizados" no es de recibo afirmar que si una mujer, o una pareja o hasta un matrimonio civil decide abortar lo hagan por desinformación.

Definitavemente en el "primer mundo" la mujer adulta que decide abortar lo hace por intereses espúrios.Y el padre del niño nonato es tan responsable, en este caso irresponsable como ella.

Saludos cordiales.
14/09/19 1:00 AM
Gregory
Son muchas las victimas del aborto desde la madre, el hijo y el medico que lo realiza todos son victimas desde diferentes realidades no es lo mismo la victima como el victimario pero no deja de ser victima. Todos necesitan de la misericordia del Señor acudir a ella Santa Maria ruega por nosotros.
14/09/19 2:12 AM
María Teresa Gallegos
Un hermoso mensaje como todos a los que nos tiene acostumbrado el padre Trevijano, es horrible la campaña tan grande que se hace sobre el aborto, y ahora más con el candidato de los,demócratas que dice, que si llega a ser presidente de USA, impondrá el aborto en todas partes, para evitar el calentamiento, aparte de que leí un artículo de los ambientalistas, que dicen que los niños son los principales causantes del calentamiento por los gases que expiden; un absurdo total, pero como hoy la gente carece de sentido comun, muchos y muchas lo van a creer, porque hoy la gente cree todas las infamias. Ma. Teresa. México.
14/09/19 4:31 AM
Soledad
El artículo es precioso por lo que testimonia.
Desearía hacer una reflexión, que puede ser errada, pero así lo percibo yo.
Para mi la únicas víctimas reales son el niño, y la mujer coaccionada, manipulada o que fruto de su ignorancia da ese paso.
Los demás son víctimas de su propio pecado. Un pecado monstruoso. Son víctimas, como lo puede ser un homicida, un abusador de menores, o el que roba al prójimo o difama. Las consecuencias en tu vida son distintas según la gravedad del pecado. El pecado personal tiene consecuencias en uno mismo y en tu entorno.
Aquí efectivamente hay consecuencias por lo que supone ir contra la propia naturaleza, saltando te los instintos más básicos. Alma y cuerpo somos, y este último se rebela.
Al poner a todos en el mismo bote, creo caemos en un juicio injusto.

Alguien dice que en el primer mundo las mujeres están informadas y abortan por motivos espureos. Totalmente de acuerdo.
Son víctimas?. No son pecadoras.Con un pecado que pasa factura al alma y consecuentemente a la esfera física.

Los médicos. Como dice el P. Trevijano, estos, en concreto son formados desde el materialismo, ateísmo y formación abortista. Pero su formación no es la del común de los mortales. Como médico lo digo, recibes una formación, que permite saber, CIENTÍFICAMENTE, aquello que haces.

CZada persona es un mundo, cada conciencia tb, pero tratar de llamar "víctimas" a todos es faltar a la realidad.

Yo conozco casos de mujeres con cuatro abortos, que lo
14/09/19 10:27 AM
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
Gracias Padre Pedro por compartir este testimonio! Excelente su blog!
Ruego su bendición
14/09/19 11:06 AM
Victoria
Muy de acuerdo con Soledad.
14/09/19 4:04 PM
Soledad
Veo se corto el comentario, no me di cuenta que tiene límites.

Decía conozco mujeres que utilizan el aborto como anticonceptivo , realizándolo varias veces. Otras cuyo motivo es el que le impide ascender profesionalmente. Médicos que consideran al embrión como "algo" en formación.Mujeres del primer mundo, informadas y formadas.Ambos sin problemas de conciencia.

Además cada día vemos noticias donde el aborto se presenta como "derecho", personas que se vanaglorian de esto, difunde y promueven con argumentos no sólo inadmisibles sino que van contra toda lógica. Son víctimas estas personas?. Eni opinión todo es azufre.
.. Tendemos en este caso a ser más misericordiosos a la hora de comprender este abominable pecado, justo por esa cualidad que no nos cabe en la cabeza.

A mi personalmente me desequilibra por dentro. He tenido que leer mucho, rezar y llevar a la oración para poner en su justo punto lo que representa. Es la barbarie más monstruosa que como humanidad hemos realizado, y mira que hay cosas terribles. El acto de desamor es tan grande, tan abismal la maldad, que no entra en ningún corazón o mente, seas creyente o no que se rija por principios donde la conciencia sabe lo que está bien o mal.

Concluyó :iniciativa bonita, y que se trabaje con la pareja tb. El refranero es sabio, "quien duerme en el mismo colchón, se vuelve de igual condición"
14/09/19 4:50 PM
hornero (Argentina)
Hechos: no juegan los intereses, juegan las consecuencias, sea del mundo que sea.
14/09/19 9:52 PM
Mercedes
Lo espantoso del aborto no sólo reside en el asesinato de un ser desvalido, si no que, encima, se le niega la posibilidad de un bautismo que sirva para evitar el Purgatorio al alma de la infeliz criatura así asesinada.
Es, de todos los crímenes, el peor que se pueda cometer. Esas mujeres "informadas y auto convencidas" de que "practican un derecho" porque repiten la espantosa consigna de "nosotras parimos, por tanto decidimos" y la otra frase monstruosa de "con mi cuerpo hago lo que quiero" cuyas frases hechas son pura y absoluta mendacidad, ya que el cuerpo del nasciturus "no les pertenece" del mismo modo que tampoco son "dueñas" de sus propios cuerpos, porque tanto ellas como sus criaturas pertenecen a Dios, aunque no lo quieran entender y por muy ateas que sean). Esas mujeres difícilmente podrán deshacerse del estigma que las impregna en el mismo instante en que "aborrecen a su criatura" y se convierten por si solas en la más horrenda abominación ante los ojos de Dios y de los hombres. Adormecen sus "conciencias" con falacias y autoengaños, pero hay momentos en los que no pueden huir, escapar ni esconderse de tal monstruosidad y, finalmente, terminan llevando unas vidas vacías, miserables y atormentadas. En verdad, necesitan de muchas oraciones para que recapaciten y se arrepientan, aprendan a orar por sus hijos asesinados y por el grave delito de lesa humanidad que han cometido contra el ser desvalido y contra ellas mismas.











15/09/19 2:36 AM
maru
Pues habrá que rezar porque los médicos se conviertan. Está claro que toda la maldad de este mundo, es porque ek mundo se alejó de Dios y así nos va...y cada vez peor.
15/09/19 4:13 PM
Rubén (de Argentina)
Dice Soledad:

"Además cada día vemos noticias donde el aborto se presenta como "derecho", personas que se vanaglorian de esto, difunde y promueven con argumentos no sólo inadmisibles sino que van contra toda lógica. Son víctimas estas personas? En mi opinión todo es azufre".

Pues sí, todo es azufre. Y si alguien lo duda, que mejor que las palabras de San Pío de Pietrelcina para dejarlo claro:

"Cuando veas un alma que anuncia el aborto como un acto benigno, sabrás que en ella reina el príncipe de las tinieblas y que está en peligro de muerte eterna. ¡Ay, de nosotros, si consentimos con ese miserable y mortal pecado! No osemos tomar el lugar del Creador y no permitamos que ningún hombre lo haga. Y no seamos cómplices de este crimen maldito por culpa de nuestro silencio o nuestra tibieza".
16/09/19 3:27 AM
Hechos

Hornero: Las consecuencias son terribles para la madre que asesina a su hijo nonato, incluso las más desalmadas feminazis a largo plazo caen en depresiones salvajes que sólo pueden parchear a base de drogas.

Pero cuando yo escribo intereses espúrios, me refiero a la motivación para cometer asesinato contra un niño indefenso: En el 100% de los casos es puro egoísmo. Algunas tienen como atenuante una situación económica muy precaria y otras el miedo a perder la pareja.

Para el primer caso respondo: Si yo careciera de ingresos económicos con què alimentar a mi hija pequeña, viviendo en Europa ¿la .mataría?

Para el segundo es obvio: Todas terminan perdiendo la pareja, bien porque a ella le asquea él, a quien culpabiliza, bien porque a él ya no le hace gracia acostarse con una mujer que se pasa el día llorando.

Saludos cordiales.
16/09/19 9:41 AM
bublin
No me gusta nada ese enfoque de considerar a la madre abortista una especie de "víctima".

Si existen abortos, es precisamente porque las madres que los perpetran saben que gozan de una siniestra impunidad.

Ser demasiado compasivos con las y los asesinos es complicidad camuflada.

17/09/19 10:00 PM
M A
Los médicos conversos procuran reparar todo lo que hicieron. El primero que recordamos es el de Bernard Nathanson que vino a España antes de la despenalización del aborto para ponernos en guardia frente a la legislación 'despenalizadora'.

Tiempos después supe que una religiosa había rezado sin saber por quién por esta intención.

Hace falta mucha oración para las conversiones de los aborteros.

Les animo a ello.

En cuanto al síndrome postaborto en España tenemos Proyecto Raquel
proyecto-raquel.com/node/157
17/09/19 10:02 PM
Juan Carlos, Jerez
Estimado P. Pedro: no sé si lo sabe, pero hay un sacerdote misionero español en esa fundación /misión, el padre Pablo Escrivá de Romaní, y que en España hay un grupo de oración por la misión en Ucrania, principalmente compuesto por fieles de la provincia de Cádiz, pero también de otros lugares, incluso de Florida.
Hace poco tuvimos la oportunidad de conocertanto al P. Pablo como a Valentina, que son un ejemplo de entrega al Señor. La historia de búsqueda de Dios y de conversión de Valentina daría para un documental o una película. ¿Sabían que logró llevar a Medjugorje a los diputados de Ucrania, que se abrazaron todos en torno a la Cruz, y que se comprometieron a derogar la ley del aborto a su regreso a Ucrania? Tal como volvieron, estalló la guerra con Rusia, y no se pudo llevar a cabo.
22/09/19 3:15 PM
Juan Carlos, Jerez
Comparto el enlace:

chaliceofmercy.org/es/nuestra-historia/
22/09/19 3:20 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.