5 dubia… desde el confesionario

Eminencia, sentado en mi confesionario, y con todos los papeles leídos y aprendidos, yo también espero la respuesta del Santo Padre.

En el marco del debate suscitado en los últimos meses a raíz de la publicación de Amoris Laetitiae, me ha llamado la atención la intervención de un cardenal español, a quien no conozco, por lo cual sólo me ceñiré a sus palabras.

En un artículo publicado en la revista Vida nueva, el cardenal Sebastián afirma que “si los que dudan dejan un rato los papeles y se ponen a confesar, entenderán mejor”

Me sorprendió este argumento, y me tomo el atrevimiento de reflexionar sobre él. Porque si bien el card. se refirió a sus hermanos, en el fondo, sus palabras nos alcanzan a todos los que compartimos su inquietud.

  1. En primer lugar, me “hace ruido” esta contraposición entre “los papeles” y “ponerse a confesar”. La tradición pastoral y litúrgica de la Iglesia, recogida en el Magisterio reciente, por ejemplo, en Reconciliatio et poenitentiae y en documentos como el Directorio para la vida y ministerio de los presbíteros, señalan que justamente una de las necesidades que tiene el sacerdote para ser buen confesor… es estudiar. Esta suerte de antiintelectualismo, este rechazo a la lectura, al estudio, a la reflexión moral, para ir hacia una pastoral de puro encuentro… ya han mostrado su ineficacia y esterilidad. Se termina reemplazando la enseñanza bíblica y de la Iglesia, por el gusto o las ocurrencias del cura de turno. El estudio sólido brinda al confesor herramientas valiosísimas. Evidentemente, es todavía más importante la prudencia pastoral, alma del oficio del confesor junto con la santidad de vida, pero una cosa no quita la otra.
  2. En segundo lugar, quiero decir que las dudas de los cardenales –que expresan las de muchos otros más, las mías también- no se disipan sentándose a confesar. Dedico varias horas a la semana a hacerlo, y cada vez percibo mejor que en medio de la confusión, del relativismo y de la liquidificación del pensamiento y la moral, es cada vez más necesaria la claridad. Hay entre los fieles de hoy un anhelo creciente de claridad, una búsqueda de certezas sobre las cuales edificar la vida. Las respuestas al estilo “sí pero no” o “no pero sí” provocan angustia y no permiten a las personas crecer. Son los mismos penitentes, entonces, los que ponen “sobre la mesa” las dudas, de modo implícito.
  3. En tercer lugar, y esto es lo más importante que debo decir, la falta de claridad en la enseñanza provoca desconcierto y división especialmente en el ámbito de la confesión. ¡Cuántas veces, como sacerdote, he tenido que echar luz a la conciencia de un fiel que me decía “me confesé con tal sacerdote, y me dijo esto” o “ el padre fulano me dio permiso para tal cosa”! La situación actual, descrita con tanta precisión en este mismo portal por mejores plumas, hace que ese tipo de reacciones no sean ya fruto de la ocurrencia de algún confesor de laxa conciencia (como hasta ahora), sino de un estado eclesial deliberadamente provocado o permitido. Así, un fiel que vive en Argentina, cruzando un calle o un río (que separan una diócesis de otra) puede escuchar de dos confesores afirmaciones contradictorias, ambos amparados en las disposiciones de su obispo, y ambos diciendo que eso enseña la Amoris Laetitiae. Los fieles nos dicen algunas veces: “pero padre, ¡pónganse de acuerdo! Al final, es cada maestrito con su librito” Me parece ver en ese “discernimiento” que ya no reconoce principios universales (“abstractos” les dicen ahora) una refinadísima forma de clericalismo. Las consecuencias de esto no hace falta describirlas, pero sólo me permito insinuar que por ese camino, en este tema –y pronto en otros- se desdibuja completamente la catolicidad. Al igual que nuestros hermanos evangélicos, de pastor en pastor, cambiará la doctrina y la moral.

Por eso, con todo el respeto a su trayectoria y sin juzgar de ningún modo sus intenciones, me permito decirle:

Eminencia, sentado en mi confesionario, y con todos los papeles leídos y aprendidos, yo también espero la respuesta del Santo Padre.

 

Leandro Bonnin, sacerdote

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

51 comentarios

Luis Fernando
Al cardenal Sebastián yo le oí dar una conferencia antes del segundo sínodo, en vivo y en directo, diciendo que no era posible encontrar una forma de dar de comulgar a los divorciados vueltos a casar, que eso sería atentar contra al magisterio de San Juan Pablo II. Así, tal cual. Se pueden hacer idea de lo que pienso cuando ahora le veo escribir lo que escribe.

Por cierto, sugerir que los cardenales y obispos que no están de acuerdo con sus tesis no se ponen a confesar es... mejor no lo defino.
7/12/16 11:59 AM
Sipán
Lo bueno y lo malo se transmiten por contagio como la gripe. Y así uno va poco a poco cambiando sus opiniones. Pero eso sólo sucede cuando uno flaquea en su Fe católica.
7/12/16 1:28 PM
Almudena1
¡Dejar a un lado los papeles! Y ponerse a confesar.
¿Pero qué papeles? El Evangelio está en papel. El Yo tampoco te condeno, vete y NO PEQUES más, está en los papeles. El si sí, no no, está en los papeles, y así toda La Palabra de Dios, se puso en papel. Precisamente por eso, para que no llegara uno y dijera que Cristo donde dijo digo ahora dice Diego.
7/12/16 1:30 PM
Claudio
Sandro Magistes en CHIESSA......
ROMA, 29 de julio de 2014 – En un libro-entrevista que sale contemporáneamente en estos días en Italia, España y los Estados Unidos, el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la congregación para la doctrina de la fe, retoma y desarrolla lo que ya había confirmado el otoño pasado en un artículo en "L'Osservatore Romano" que causó sensación: > Divorciados vueltos a casar. Müller escribe, Francisco dicta (23.10.2013) En ese artículo, Müller se detenía sobre todo en la cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar, confirmando las razones del no.
La entrevista ha sido realizada el pasado mes de junio por Carlos Granados, director de la madrileña Biblioteca de Autores Cristianos. Ha sido revisada por el cardenal y tiene como horizonte el próximo sínodo de los obispos, dedicado al tema de la familia.
En el prólogo otro cardenal, el español Fernando Sebastián Aguilar, antes arzobispo de Pamplona, escribe: "El principal problema presente en la Iglesia a propósito de la familia, no es el pequeño número de los divorciados vueltos a casar que desean acercarse a la comunión eucarística. Nuestro problema más grave es el gran número de bautizados que se casan civilmente y de casados sacramentalmente que no viven ni el matrimonio ni la vida matrimonial en sintonia con la vida cristiana y con las enseñanzas de la Iglesia, que desearía que fueran iconos vivientes del amor de Cristo hacia su Iglesia presente y que obra en el mundo". El card
7/12/16 1:41 PM
Claudio
Sigo:
El cardenal Sebastián ha recibido la púrpura de manos del Papa Francisco, que le aprecia mucho. Pero ciertamente no puede incluirse entre los partidarios de las tesis de Kasper.

Let us pray..................
7/12/16 1:50 PM
Renée
Una cosa es ponerse a confesar y otra sentarse en el confesionario para ALCAHUETEAR. Esto último es lo que se propone en Los Amores de Letizia, dado que la Redención es un fiasco: Solo de huecos vive el hombre y de falo la mujer...y quienes se empeñan en fungir de mujeres. Así de simple.

¡Total, como los instintos son irredimibles todo vale! ¿Verdad que sí?

¡Padre Leandro, mis respetos!!!
7/12/16 1:52 PM
doiraje
En esta discusión o, mejor dicho, gran crisis, enorme crisis (que, Dios no lo quiera, puede acabar incluso en cisma), me sitúo en el lado de la objetividad de la moral católica. Hay actos que son malos siempre, con independencia de circunstancias, eximentes y atenuantes. Un cristiano "divorciado" vuelto a "casar" no puede comulgar jamás, mientras mantenga esa vida de pecado (sí, de pecado), salvo que en tal convivencia los miembros de la pareja se mantengan castos por completo. Parece que Roma, promovido por la calculada ambigüedad del Santo Padre no emérito (cada vez, por otra parte, menos ambigua), ha caído en una suerte de sentimentalismo analfabeto, más propio de la ética de un reality, analfabetismo no sólo intelectual, sino espiritual, de tintes tan estúpidos como obscenos. Ser católico no es ser buenista. Y rigorista no puede ser quien respeta la Palabra de Dios, la Tradición y el Magisterio. A no ser que ya vivamos la fe como en un reality.

Pero lo cierto, por experiencia personal, es que apenas existen confesores que merezcan tal nombre, salvo por que, en efecto, absuelven y perdonan pecados en nombre de Dios. Y en este sentido da lo mismo los mal llamados "rigoristas" como los "buenistas" con o sin acento de Buenos Aires. Perdonan, pero no entienden; escuchan (mejor decir, oyen), pero no acompañan; absuelven como te olvidan. Por lo demás, a comulgar hoy, como cosa admitida y común en la práctica, se acerca literalmente cualquiera, en cualquier situación.

Sin d
7/12/16 2:05 PM
Bruno
¡Estupendo artículo!
7/12/16 3:22 PM
María de las Nieves
El Evangelio es claro ,la indisolubilidad del matrimonio es clara el sacerdote es el médico del alma representa a Jesucristo y la gracia actúa en la confesión,el sacerdote está formado objetivamente para eso está ordenado tiene un Ministerio claro y maravilloso, el Señor está presente en el Sacramento de la Penitencia y Comunión, él y sólo él con Cristo van a discernr adecuadamente cada caso particular y actuar en consecuencia, ej el médico corporal recoge del paciente su dolor ve los sintomas, su salud no está bien, distingue claramente si su dolencia es corporal o espiritual o psíquica ,y a partir de ahí prescribe lo necesario y lo mejor para ese paciente y en conciencia eso es lo mejor.
7/12/16 3:29 PM
Ricardo de Argentina
Fuerza es reconocer que los enemigos de la Iglesia han conseguido imponer su agenda, porque el veneno más corrosivo en cualquier institución (y la Iglesia lo es) es la confusión, son los discursos encontrados, son las ambigüedades.
Quien introduce confusión en la Iglesia es nefasto.
Si lo hace adrede, es un enemigo.
Si lo hace sin querer es un elefante en un bazar, y por ende peligrosísimo. Va a estar mejor en cualquier lugar antes que en una jerarquía de la Iglesia.
7/12/16 4:15 PM
carmelo
Dice Concilio Vaticano II sobre su ministerio: “Gracias al Don del Espíritu Santo que fue dado a los presbíteros en la sagrada Ordenación, tiene a estos como cooperadores y consejeros necesarios para el misterio y para la función de ensenar, santificar y apacentar al Pueblo de Dios … “infunde sobre ellos el espíritu de gracia y el buen concejo…. Con corazón limpio”
“En comunión con aquellos obispos del desierto junto con Moisés varones prudentes pueden gobernar el pueblo de Dios.”
Hoy es el tiempo que uno espera ver los frutos de aquel Santo Concilio para resistir a las tentaciones a las que fueron vista por los padres conciliares para dar a las Familias, al pueblo de Dios, el auxilio de la gracia con obispos y sacerdotes santos inspirados por el concilio santo en comunión con todos los obispos del Cielo y los de la tierra que han guiado al pueblo elegido.
Ante la dura tarea que se anticipaba es de saber que el camino vendrían obispos que no: “vea a sus hermanos afectivamente con obligación grave de santificarse y tener un intercambio de ideas asuntos relativos a su función pastoral”, relegando su vocación a un camino escabroso y turbulento. Es por ello Padre Leandro, que tendrá mis más seguras oraciones ante su ardiente interés de dar el mejor concejo a su pueblo y tener razón de lo que se le ha dado por imposición de manos.
abrazo en Cristo y la virgen que lo sostiene siempre.
7/12/16 4:20 PM
Águila de Patmos
Me parece preocupante que el Cardenal Sebastián opine desde la desconfianza abierta hacia hacia todo el que no opine como él (entre otros sus hermanos cardenales). Dice:

"Basta leer despacio y querer entender. (...) Hay que ser más sinceros y un poquito más amplios de mente".

De modo que quienes tienen dudas es porque no QUIEREN entender o porque no son SINCEROS.

Pienso que Don Fernando debería rectificar y pedir disculpas.
7/12/16 7:01 PM
ana
Spadaro: el sexo marital podría ser un deber moral
Spadaro en una entrevista con Crux
Se le preguntó al padre Spadaro si pensaba que los divorciados que se volvieron a casar podrían recibir la comunión si todavía estaban en una relación sexual. La respuesta del padre Spadaro fue sorprendente, en parte porque parecía pensar que la respuesta era sí y en parte por su razonamiento.
Explicó que a veces los casados nuevamente podían "ser invitados a asumir el reto de vivir en continencia". Este es, por supuesto, el único camino a la Eucaristía que la doctrina católica permite. Pero el P. Spadaro afirmó que "esta opción puede no ser factible". Y entonces dijo que alguien podría "creer que caería en un peor error". Es decir, no dormir con el nuevo compañero sería peor que dormir con él. Por lo tanto, podría ser una obligación moral dormir con él.

En resumen, un asesor papal ha dicho que el sexo extramarital podría ser un deber moral.

Esto es más interesante y más preocupante que cualquier número de cuentas anónimas y capturas de pantalla de Tolkien. La Iglesia enseña que Dios siempre nos da suficiente gracia para seguir Su voluntad. También enseña que algunos actos - sexo extramarital entre ellos - nunca están justificados, cualquiera que sea la situación.

No veo cómo las palabras de P. Spadaro pueden reconciliarse con estas verdades bien establecidas. Aquí está la cita completa, en caso de que haya perdido algo:

"Cuando las circunstancias concretas de una pareja div
7/12/16 7:08 PM
Gregory
Creo que el Cardenal Sebastian propone algo simple que empecemos a evangelizar y a dedicarnos al ministerio con firmeza, los debates son buenos pero no podemos sentarnos de por vida a debatir porque el documento dice esto y no esto, creo sin embargo que los cuatro Cardenales hacen lo que consideran justo ta como el Cardenal Sebastian lo pretende hacer.
8/12/16 12:44 AM
Andrea
Padre: nosotros los laicos también necesitamos clarificaciones, en mi diócesis hemos escrito a nuestro Obispo pidiéndole que adhiera al pedido de los cardenales.
Su texto es muy bueno y coincido plenamente con el final donde alude al clericalismo y protestantizacion actuales.
8/12/16 12:24 PM
josep
guerra al pecado, misericordia con el pecador.
8/12/16 1:14 PM
Tito España
Josep: "guerra al pecado, misericordia con el pecador"
¿Puede traducirlo en la práctica? Creo que Jesús lo explico superbién cuando a la adúltera le preguntó: Mujer, ¿nadie te ha condenado? Dijo ella: Nadie, Señor. Jesús dijo: Ni yo te condeno tampoco; vete y no peques más (Jn VIII, 10-11). Vete y no peques más, aquí está la verdadera misericordia para con el pecador y la guerra al pecado.
Con hijo pródigo ocurrió lo mismo: llegó pidiendo perdón a su padre y poniéndose él mismo dura penitencia (Lc XV, 11-21).
Lo que nos cuesta asumir y poner en práctica es lo que nos enseña repetidamente Jesús, como en Lucas XIV, 25-27: "El que no toma su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo".
Tan evangélica es la misericordia y el perdón de los pecados como la obligación de seguir al Señor con nuestra cruz a cuestas, la que a cada uno nos ofrece Él para nuestra santificación.
8/12/16 9:09 PM
Lucas
Tengo la misma experiencia que usted. Gracias por compartirlo. Bendiciones.
8/12/16 9:21 PM
Miguel Antonio Barriola
Me hace recordar a un obispo, presidente de una conferencia episcopal, que sentenciaba, diciendo, que quería a sus sacerdotes: "Non doctores, sed pastores" (=no doctores sino pastores).
Olvidaba que las "Cartas pastorales" son las que más insisten en la "Sana doctrina".
Es alarmante. ¿Podrá un "buen pastor" permitir que su grey se envenene con ideas contrarias al Evangelio y a la Tradición de la Iglesia? ¿No ha de blandir su báculo contra los lobos, si no quiere caer en la categoría de "asalariado", con que descalifica Jesús, el Supremo Pastor, a los que describe como huyendo "cuando ven venir al lobo" (Jn 1o,12)?
8/12/16 11:21 PM
Rafael
Un par de preguntas a don Leandro. ¿Acaso no está en la misma línea la AL que la Familiaris Consortio de Juan Pablo II cuando esta permite comulgar a divorciados vueltos a casar que no conviven more uxorio?

Si en esa situación descrita por la Familiaris Consortio tienen una vez relaciones ¿pueden confesarse de ellas y seguido comulgar? ¿cuántas veces pueden repetirlo?
9/12/16 5:22 PM
Luis Fernando
Rafael, no sé si le contestará el P. Leonardo, pero le contesto yo. Si los divorciados vueltos a casar no mantienen relaciones sexuales, no hay pecado.

Si se comprometen a ello y pecan ocasionalmente, el sacerdote puede darles la absolución. Si está claro que no pueden vivir así porque no puede evitar el pecar, deben separarse.

De hecho, incluso en el primer caso, deben tomar la comunión en la Sacristía, no de forma pública. Así no causan escándalo.

Fácil, ¿verdad?
9/12/16 6:59 PM
Luís Fernando,

Me parece razonable su incompleta respuesta. La clave de ella está en el “ocasionalmente”. ¿Cuándo es ocasional? Evidentemente no hay una norma general fácilmente aplicable. Queda al discernimiento pastoral, que es lo que dice el Papa en la Amoris Laetitia. Imaginemos a cuatro cardenales planteándole una dubia a Juan Pablo II por no fijar con precisión, con un sí o no numérico sin argumentación teológica, cuando es ocasional, rasgándose las vestiduras porque eso es el fin de la doctrina católica, la legalización católica de hecho del divorcio, la anomia, y el no considerar ciertos actos como intrínsecamente perversos. Delirante ¿no? Pues es lo mismo que sucede ahora con la dubia.

No responde a la primera pregunta. Por lo que creo habrá que entender que tácitamente admite que lo que dice el Papa Francisco en la Amoris Laetitia está en la línea de lo que dijo Juan Pablo II en la Familiaris Consortio.
9/12/16 10:16 PM
Padre Leandro
Rafael:

Justamente lo que plantean los cardenales es que no se entiende bien si AL está en continuidad con FC.

Algunos obispos dicen que hay total continuidad, y que, por lo tanto, en el orden práctico, se debe proceder como siempre. En este caso, como dice Luis Fernando, si hay una falta ocasional, el sacerdote puede dar la absolución. En cuanto a la cantidad de veces, no hay una norma "numérica" sino una indicación prudencial para el confesor. Creo que se puede aplicar un criterio similar al que propone el "VADEMECUM DE CONFESORES" para la contracepción (salvando las distancias, claro) "la reincidencia en los pecados (...) no es en sí misma motivo para negar la absolución; en cambio, ésta no se puede impartir si faltan el suficiente arrepentimiento o el propósito de evitar el pecado"

El tema es que hay obispos y hasta Conferencias Episcopales enteras que dicen: no tienen que confesarse. No hace falta que confiesen, no cometen pecado, es más, algunos se atreven a afirmar que tienen un "deber" de intimidad con su nueva pareja.

Por eso es necesario que el Santo Padre responda.
9/12/16 11:10 PM
Padre Leandro
Rafael, ahora veo su nuevo comentario.

Creo que ud. se dará cuenta que no es lo mismo decir: "el sacerdote, a quienes tienen el propósito y la decisión de vivir como hermanos, los puede absolver" que decir "no cometen pecado alguno teniendo relaciones sin estar unidos en matrimonio.

Pues bien, ahora dígame ud. qué es lo que dice AL al respecto.

Gracias!
9/12/16 11:46 PM
Luis Fernando
Vamos a ver si queda clara una cosa. Lo que plantean aquellos que quieren que los divorciados vueltos a casar (DAV) comulguen NO ES que se les permita pecar de vez en cuando, sino que pueden comulgar PÚBLICAMENTE aun llevando una vida marital como cualquier otra pareja casada por la Iglesia.

El acceso a la comunión de los DAV que se comprometían, con su confesor, a vivir en castidad, era un hecho antes de AL. Y también era un hecho, antes de AL, que solo el confesor les podía indicar cuando la absolución no era factible y, por tanto, la comunión.

Todo el cirio que se está montando no es para dejar las cosas como estaban.

Ahí está el hereje de Spadaro diciendo que las relaciones sexuales entre adúlteros con hijos no solo no son pecado sino que, para no romper la unión adúltera, pueden ser un deber. Así que, caballero, no nos venga con preguntas trampa, que no nos chupamos el dedo.
9/12/16 11:52 PM
David
Rafael, veo que es usted muy agudo haciendo preguntas. Le voy a hacer yo una.

Si Juan tuvo relaciones con Rita, que no es su esposa, el sábado por la noche, ¿puede comulgar en la Misa dominical de las 8 de la mañana sin confesarse?
10/12/16 12:05 AM
Luis Fernando
El concilio de Trento explica muy bien las cosas.

Sobre el sacramento de la Confesión, enseña que:

CAN. IV. Si alguno negare, que se requieren para el entero y perfecto perdón de los pecados, tres actos de parte del penitente, que son como la materia del sacramento de la Penitencia; es a saber, la Contrición, la Confesión y la Satisfacción, que se llaman las tres partes de la Penitencia; o dijere, que estas no son más que dos; es a saber, el terror que, conocida la gravedad del pecado, se suscita en la conciencia, y la fe concebida por la promesa del Evangelio, o por la absolución, según la cual cree cualquiera que le están perdonados los pecados por Jesucristo; sea excomulgado.


¿Qué es eso de la contricción? Lo dice también el concilio:

La Contrición, que tiene el primer lugar entre los actos del penitente ya mencionado, es un intenso dolor y detestación del pecado cometido, con propósito de no pecar en adelante.

Recordemos todos una cosa. Al confesor se le puede engañar. A Dios, jamás.
10/12/16 12:14 AM
Padre Leandro
Rafael, ahora veo su nuevo comentario.

Creo que ud. se dará cuenta que no es lo mismo decir: "el sacerdote, a quienes tienen el propósito y la decisión de vivir como hermanos, los puede absolver" que decir "no cometen pecado alguno teniendo relaciones sin estar unidos en matrimonio.

Pues bien, ahora dígame ud. qué es lo que dice AL al respecto.

Gracias!
10/12/16 1:05 AM
Lo que digan algunos eclesiásticos no es necesariamente lo que diga la Amoris Laetitia, que este es el tema de discusión, y el que plantean los cuatro cardenales. No sé lo que dicen unos y otros, que son muchos y variados. Aquí tenemos a la monja Forcades, a la Caram, diciendo lo que les viene en gana, o al sacerdote Joan Carreras defendiendo el aborto, incluso al sacerdote Ignacio Carrasco de Paula promoviendo abortistas desde la presidencia de la Academia Pontificia de la Vida. Y a los progres de toda la vida. Que los cuatro cardenales le planteen la dubia o lo que sea a estos, tienen tarea. Sería deseable más disciplina, que no deja de ser responsabilidad última del Papa. Aunque la cosa viene de antiguo. En su último libro entrevista, Benedicto XVI, denotando algo de enfado, insiste en que un Papa no puede cambiar ciertas cosas aunque quiera. Si no recuerdo mal, se refiere a los desmadres litúrgicos. Supongo que se refiere a posibilidad de hecho.

Pregunta trampa será hacérsela al Papa por lo que digan otros. Y más si es con un delirante aviso de corrección fraterna al Papa. Si el Papa se dedicará a responder por lo que dicen otros no tendría tiempo para otra cosa. El que no se chupa el dedo es el Papa y por eso no responde a esas preguntas conminativas y absurdas, y seguro sabe muy bien lo que hay detrás de ellas, como demuestran las muy contundentes declaraciones que ha hecho recientemente a medios de comunicación, y en homilías de Santa Marta. La última recordando qu
10/12/16 4:03 AM
Luis Fernando
Lo que digan algunos eclesiásticos no es necesariamente lo que diga la Amoris Laetitia, que este es el tema de discusión, y el que plantean los cuatro cardenales.

----

Pues precisamente por eso los cuatro cardenales le preguntan al Papa. Porque se está interpretando AL de forma contraria al dogma católico. Y el Papa debe responder para reafirmar la doctrina católica. Responder de verdad, no con indirectas en entrevistas a medios de comunicación. El magisterio petrino se ejerce por medio de textos oficiales, no en un avión ni ante el escritorio de un periodista.

Eso no tiene NADA de absurdo. Es fácil de entender.

Ya que se pone, responda a lo que le ha preguntado David.
10/12/16 11:06 AM
Padre Leandro
Rafael (si eres aún Rafael)

Que ud. compare los desvaríos de Sor Forcades y sor Caram y de un par de sacerdotes con las afirmaciones contrarias al Magisterio y la Tradición precedentes por parte de OBISPOS y CARDENALES deja claro que no termina de calar la profundidad del problema. Obispos significa sucesores de los apóstoles. La Iglesia es apostólica, luego, un error de ellos es mucho más grave.

Son Obispos -hasta grupos de ellos y Conferencias episcopales- y Cardenales que están enseñando lo contrario al Catecismo y al Magisterio precedente amparados en su interpretación de AL.

Gracias
10/12/16 6:26 PM
El comentario ha salido incompleto y no sé porqué sin el nombre. O he hecho mal el copia y pega o duendes de Internet.

Luis Fernando, es una completa novedad y originalidad exigirle al Papa que conteste a preguntas por que haya sacerdotes o teólogos que digan cosas que parecen no acordes con la doctrina. Si se le hubiera exigido a los Papas anteriores no hubieran tenido tiempo de hacer otra cosa, no tendríamos ni una de sus encíclicas. Estaremos de acuerdo en que la misión del Papa es ir por ahí y predicar el Evangelio. Lo que hace muy bien este Papa. Jesucristo iba por las plazas predicando el Evangelio, sin escribir ningún texto oficial.

Se cortó lo que respondí a David. Me parece evidente que no puede comulgar, sea agudo u obtuso.

Padre Leandro, desde luego es más importante lo que digan obispos y cardenales. Aunque el presidente del Consejo Pontifico para la Vida no es poca cosa, y que justo con ese cargo se dedique a promover abortistas es de la máxima gravedad. También obispos y cardenales han nombrado a la no católica y abortista Pilar Rahola como “buque insignia” de las misiones. A nadie se le ha ocurrido plantearle una dubia al Papa por ello. Yo votaría porque el Papa aplicara la corrección disciplinaria oportuna. Igual que a los obispos y cardenales que dice usted. Pero lo dice en genérico, sin citar a nadie ni lo que han hecho, como si hubiera cantidad de ellos Habrá que hacerle la corrección a ellos y no al Papa. Del mismo modo que hay que hacer la corre
11/12/16 12:51 AM
Rafael
Perdón. Lo del nombre veo que es fallo mío, que se me ha borrado del cuadro en que salía automáticamente. Espero que ahora sí.
11/12/16 12:53 AM
Padre Leandro
Rafael, veo que no nos entendemos.

El problema es que esos obispos y cardenales afirman que su interpretación es la auténtica de AL. Que lo que enseñan es lo que quiere Francisco. Por lo tanto, quien debe responder es Francisco.

Buenas noches!
11/12/16 4:28 AM
P. Neil Ferguson OP
Muy bien dicho Padre!
11/12/16 10:52 AM
Néstor
No es cuestión de si es ocasionalmente o no, sino de si cuando la persona va a confesarse va con el propósito de no tener más relaciones adúlteras, que es lo que requiere una confesión válida, y lo que no tienen los que piensan seguir teniendo esas relaciones luego de confesarse y comulgar, que son los destinatarios de la nueva "pastoral del sacrilegio eucarístico" para la condenación eterna.

Saludos cordiales.
12/12/16 5:50 PM
Néstor
Hasta la "Amoris Laetitia" son papeles, y por otra parte, los laicos no podemos sentarnos a confesar, así que el modo en que el Papa nos hace llegar la verdadera doctrina católica sin ambigüedades no puede ser ése.

Saludos cordiales.
12/12/16 6:08 PM
Connie Alvarez
David y Rafael, bien dicho; el Papa Francisco es nuestro pastor coherente con el Evangelio y claro como el agua viva. Como pueblo nos queda orar por nuestros amados sacerdotes para que no limiten la acción beatificadora del Espíritu Santo.
13/12/16 12:39 PM
Jerónimo
Rafael:

Afirmas que una cosa es AL y otra lo que puedan interpretar de ella teólogos, Obispos, cardenales o Conferencias Episcopales. Y sobre todo respecto del ambiguo y críptico capítulo VIII y la aplicación pastoral del mismo.
Pues bien, quiero recordarte que la Conferencia Episcopal Argentina (mi país) sacó un documento pastoral en el cual interpretaba la AL en discontinuidad con la FC, es decir, abriendo la posibilidad de la comunión de los divorciados viviendo en adulterio (lo cual, afirmas correctamente, es pecado mortal) de acuerdo a la decisión prudencial de cada pastor. Quiero recordarte que este documento fue enviado al Santo Padre, quien les respondió confirmando inequívocamente que aquel era el (único) sentido de interpretación de la AL.
¿Esto es suficiente como para que comprendas el lineamiento del Santo Padre sobre el tema?

“A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia”. Papa Francisco, Amoris laetitia , nº 305.
¿Esto no es totalmente contradictorio? ¿Vivir y crecer en la gracia estando en situación objetiva de pecado? (y hablamos de pecado mortal, claro).

Ahora, los famosos cuatro cardenales, advirtiendo que este documento "mal interpretado" (aunque el Papa
13/12/16 9:56 PM
Josen
Hay que ir al grano, y éste es que el actual pontificado es toda una criba para la Iglesia, que al final pondrá a todos en su sitio, llevándose a los tibios por delante. Ya son décadas de ni so ni arre en la Iglesia; ahora todos tendrán que elegir camino y los tibios elegirán el que han elegido siempre.
13/12/16 10:29 PM
Respuesta del Papa Francisco ante el clericalismo: “Los clérigos se sienten superiores, se alejan de la gente” y “no tienen tiempo para escuchar a los pobres, a los que sufren, a los encarcelados, a los enfermos”. “También hoy Jesús nos dice a todos nosotros y a todos los que han sido seducidos por el clericalismo: 'Los pecadores y las prostitutas os precederán en el Reino de los Cielos'".
13/12/16 10:42 PM
Jerónimo
'Los pecadores y las prostitutas que vivan en adulterio objetivo, pero que se amen, podrán vivir y crecer en la gracia, aunque tengan el corazón endurecido por el divorcio. Será su deber petrificarlo y mantener relaciones extra maritales. Porque he venido a abolir la Ley para instaurar la Misericordia, para aplicar especialmente en los casos en los que haya condicionamientos o factores atenuantes. Vayan y copulen: en el Reino de los Cielos no hay clericalismo carca sino revolución del amor y la paz como la da el mundo'. #CosasQueJesusNuncaDijo

¿Qué tiene que ver el clericalismo con las dubia? A falta de argumentos, buenos son los ataques y las calumnias.. (respuesta aplicable a uno y otro...).
14/12/16 12:56 AM
Padre Leandro
Jerónimo:
El documento no es de la Conferencia Episcopal, sino de un grupo de Obispos.

Rafael (o quien haya comentado)
Si es verdad que el Santo Padre responde a los cardenales de esa manera indirecta (tú estás leyendo en su interior, en sus intenciones) me parece que no es coherente con la transparencia que se pretende.
A los obispos de México les dijo que si tenían que discutir lo hicieran "de frente, como hombres"

Por otra parte, los cardenales expresan al Santo Padre que ellos están sufriendo, y que muchos fieles sufren a causa de la confusión. Además, la otra vez pareció insinuar (así lo interpretaron sus mismos defensores) que los que plantean dudas tienen algún tipo de patología, es decir, están enfermos.

Si el Santo Padre "no tiene tiempo para ellos" (sufren, están enfermos), está cayendo él en ese clericalismo que condena, ¿no te parece?
15/12/16 3:07 AM
Jerónimo
P. Leandro, tiene razón sobre la autoría del tal documento: no fue la CEA sino un grupo importante de la región bonaerense.
Aún así, y siendo lo que ud. apunta no menor, lo importante es que ese documento recibió (aunque informalmente) el visto bueno del Santo Padre.

Lo que pasa con todo el mundo que no es argentino, padre --si me permite--, es que no entienden la forma mentis peronista: el juego del gato con el ratón, el doble estándar, los golpes de mano, el aferrarse al poder, las estrategias debajo de la mesa, el oportunismo, la pasión por las masas, los golpes bajos y las puñaladas por la espalda, la transa con cualquiera por una dosis de poder, la demagogia, el absoluto unilateralismo (que en el absolutismo pontificio viene como anillo al dedo hasta que no le cortan la canilla) y el desprecio por la oposición.
Políticamente aquí lo vivimos los días pasados con el desacreditado Massa (y así le fue).
Hay una sola cosa peronista que el Papa no tiene (y que es de lo que el Peronismo vivió siempre): la buena suerte. Y por eso los continuos resbalones que lo dejan en evidencia. Y él se da cuenta; y se pone furioso.
Perdonemé el análisis político, pero creo que es clave para comprender este pontificado. Los sitios y blogs argentinos de todo el espectro político lo han analizado así, sean de política, religión o sociales. Y la gente en los diarios también.
15/12/16 6:19 PM
María
Jerónimo se pone furioso, porque aplica el peronismo que tuvo suerte porque fue en Argentina, como el castrismo en Cuba, o el franquismo en España, pero cuando se quiere aplicar ese método al catolicismo se fracasa porque hablamos de muchos países, por eso no le salen las cuentas y se pone furioso.
16/12/16 3:45 PM
Si se sientan a confesar y observan que el divorciado recasado, con la excusa de hijos de su nueva relación adulterina, no está arrepentido de sus prácticas sexuales adulterinas u observan que no hay propósito de la enmienda, pues piensan seguir con sexo a discreción, sencillamente no pueden dar la absolución, pues no están ante un hijo pródigo sino ante un orgullosos impenitente. Y esto debería haberlo dicho la Amoris, que sólo habla de eximentes o atenuantes, cuando también hay, con harta frecuencia, agravantes y todavía más agravantes, pero una falsa misericordia lleva a no hablar de ello. No quiero ni pensar la de gente que la Amoris va a llevar al infierno, al tranquilizarlos en su pecado y hasta darles la comunión sacrílega. Sebastian me has defraudado y, en breve, te presentarás ante el Altísimo.
16/12/16 11:18 PM
Thomas Hennigan
No he podido leer los textos del Cardenal Sebastián, pero si Sandro Magister tiene razón en lo que señala, parece que cardenal se contradice. Yo hasta el momento lo he tenido en gran estima, pero ahor me pregunto si con sus 86 años no habrá perdido la cordura.
22/12/16 6:35 PM
Miguel
Santo Tomás de Aquino nos explicó el valor de la lógica para analizar casos como este:

Caso 1:

A y B se bautizan;
A y B se confirman;
A y B se casan y son Matrimonio;
Repetir
( A tiene sexo con X (cualquiera o un C concreto ),
Hasta que A se muere;
Si A murio confesado va al Cielo, en caso contrario va al Infierno,

Caso 2:

A y B se bautizan;
A y B se confirman;
A y B se casan y son Matrimonio;
A se divorcia por lo civil de B
A se casa por lo civil con C
Repetir
(A tiene sexo con C ),
Hasta que A se muere;
Si A murio confesado va al Cielo, en caso contrario va al Infierno,

Luego sería injusto que si ahora parece ser que en el caso 2, A va al Cielo si o si, A fuera al infierno en el caso 1.

Segun parece, ahora se puede ser infiel a B, no confesarse por ello e ir al Cielo.

Si esto es así, las prostitutas van a hacerse ricas.
22/12/16 10:13 PM
antonio
Padre, lo he vuelto a leer, el CONFESIONARIO, que gran ministerio, escuchar, y escuchar, y que fuente de GRACIA!!!!!!, La Sangre de Cristo, te perdona y te Levanta, es verdaderamente excelente, en la practica.

muy bueno.


Que Dios lo bendiga y lo haga con la iglesia, y la humanidad, que corre riego con esto.
24/12/16 3:04 AM
En primer lugar, me “hace ruido” esta contraposición entre “los papeles” y “ponerse a confesar”. La tradición pastoral y litúrgica de la Iglesia, recogida en el Magisterio reciente, por ejemplo, Reconciliatio et poenitentiae y en documentos como el Directorio para la vida y ministerio de los presbíteros, señalan que justamente una de las necesidades que tiene el sacerdote para ser buen confesor… es estudiar. Esta suerte de antiintelectualismo, este rechazo a la lectura, al estudio, a la reflexión moral, para ir hacia una pastoral de puro encuentro… ya han mostrado su ineficacia y esterilidad. Se termina reemplazando la enseñanza bíblica y de la Iglesia, por el gusto o las ocurrencias del cura de turno. El estudio sólido brinda al confesor herramientas valiosísimas. Evidentemente, es todavía más importante la prudencia pastoral, alma del oficio del confesor junto con la santidad de vida, pero una cosa no quita la otra.
Es asi, ESTUDIAR; SIEMPRE, se le mueren las almas, la angustia de los penitentes,Haring, mi verdad, tu verdad.
A Santa Teresa, nunca la engañaron los letrados, los estudiosos-no estudiar siempre ha sido de mal espiritu en la iglesia.aparte de vagos.
24/12/16 9:25 AM
Rexjhs
Veritatis Splendor:

"Pero los preceptos morales negativos, es decir, los que prohiben algunos actos o comportamientos concretos como intrínsecamente malos, no admiten ninguna excepción legítima; no dejan ningún espacio moralmente aceptable para la creatividad de alguna determinación contraria. Una vez reconocida concretamente la especie moral de una acción prohibida por una norma universal, el acto moralmente bueno es sólo aquel que obedece a la ley moral y se abstiene de la acción que dicha ley prohíbe."

"La Iglesia, al enseñar la existencia de actos intrínsecamente malos, acoge la doctrina de la sagrada Escritura. El apóstol Pablo afirma de modo categórico: «¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el reino de Dios» (1 Co 6, 9-10).

Si los actos son intrínsecamente malos, una intención buena o determinadas circunstancias particulares pueden atenuar su malicia, pero no pueden suprimirla: son actos irremediablemente malos, por sí y en sí mismos no son ordenables a Dios y al bien de la persona: «En cuanto a los actos que son por sí mismos pecados (cum iam opera ipsa peccata sunt) —dice san Agustín—, como el robo, la fornicación, la blasfemia u otros actos semejantes, ¿quién osará afirmar que cumpliéndolos por motivos buenos (bonis causis), ya no serían pecados o —conclusión más absurda aún— que serían pecado
26/12/16 12:52 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.