Yo me apunto a clase de religión

Un Estado aconfesional no significa un Estado que ignora la Religión, y menos aún un Estado que la persigue o pretende eliminarla.

Está abierto el plazo para la matriculación en los cursos de primaria y secundaria, donde se pide la participación en la clase de Religión católica en la escuela. Atentos los padres de familia, atentos los alumnos para no dejar pasar el plazo, y renovar una vez más el compromiso de apuntarse a Religión. La clase de Religión te enseña a ser mejor discípulo de Jesús, a conocer tu historia religiosa, a comprometerte en la vivencia de una auténtica vida cristiana, a ser solidario con el amor de Cristo con todos los desfavorecidos de la tierra. Si eres católico, apúntate a clase de Religión católica. Si haces la primera comunión, si acudes a confirmarte, sería una incoherencia no apuntarte a Religión católica en tu escuela.

Es asombroso el alto porcentaje de padres y de alumnos que solicitan la clase de Religión en la diócesis de Córdoba, tanto en los centros públicos como en los concertados. Es como un referéndum, que año tras año revalida esta elección, con la que está cayendo. Contrasta este altísimo porcentaje de peticiones con la cantidad de pegas que encuentran los padres y los profesores para cumplir este sagrado deber, que es un derecho reconocido en la legalidad vigente, en la Constitución española y en las leyes. A veces, podíamos pensar que se intenta por todos los medios eliminar esta asignatura, porque no se favorece, sino que se obstaculiza lo más posible. A pesar de todo, los padres siguen pidiendo Religión católica para sus hijos en un altísimo porcentaje: más del 90 % en primaria y más del 70 % en secundaria.

En mis visitas pastorales, no dejo de acudir a la escuela, y me reciben con gran alegría los alumnos. Agradezco la buena acogida, salvo rarísimas excepciones, por parte del equipo directivo, el consejo escolar, los padres y los alumnos. Se trata de un verdadero acontecimiento pedagógico del Centro, en el que la inmensa mayoría de alumnos son católicos y alumnos de Religión católica. Ellos lo demandan, no se lo impidamos.

Tener clase de Religión católica en la escuela no es ningún privilegio de los católicos. Es sencillamente el reconocimiento de un derecho a la libertad religiosa, que incluye la libertad de enseñanza, y asiste a los padres al elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. Porque la responsabilidad de la educación corresponde en primer lugar a los padres. Elegir la clase de Religión para los hijos es el ejercicio de un derecho, no es un privilegio. Y al elegir la clase de Religión católica, los padres y los alumnos tienen derecho a ser respetados en este ideario, no sólo en esta clase sino en todas las demás, no enseñando nada que pueda herir la sensibilidad católica del alumno, que se está formando. Y esos mismos alumnos, que han elegido libremente la Religión como asignatura, tienen derecho a que el Obispo los visite. El Obispo, por tanto, visita las aulas no invocando un privilegio del pasado que hay que superar, sino como un derecho de los niños y jóvenes de hoy. Los derechos de los niños deben ser respetados por todos.

Un Estado aconfesional no significa un Estado que ignora la Religión, y menos aún un Estado que la persigue o pretende eliminarla. El Estado aconfesional no tiene como oficial ninguna religión, pero respeta todas dentro de una legalidad de convivencia, e incluso contribuye a su pervivencia. En España más de un 90 % de ciudadanos se confiesan católicos. La presencia de la Religión en la escuela no hace daño a nadie, y beneficia a todos los que la eligen.

Es momento, por tanto, de estar atentos, queridos padres. No se os olvide hacer constar esta petición en vuestro centro de enseñanza. Apoyad a los profesores de Religión. Es por el bien de vuestros hijos, que son también hijos de la Iglesia católica. Jóvenes, apuntaos a la clase de Religión. En ella aprendes muchas cosas de tu religión católica, que te ayudan a conocer y a formarte como católico. Defiende tus derechos. Si vas siendo responsable, date cuenta de que ser católico no es cosa de nombre, sino de verdad.

Profesores de Religión, os agradezco vuestra dedicación a esta tarea. Conozco vuestras dificultades y cómo os abrís camino en medio de ellas. Apelo a vuestra conciencia de católicos militantes y confesantes en medio de una sociedad que mira de lado la religión o que la desprecia. Os animo a ser testigos con vuestra vida, con vuestra profesionalidad y vuestra competencia ante estos niños y jóvenes que se os confían. La Iglesia y los padres de estos niños os lo agradecemos.

Con mi afecto y bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

6 comentarios

Profe de Reli
Dom Demetrio:

Todo lo expuesto en estos párrafos está muy bien pero hay que considerar mínimo 3 puntos:

1. que los obispos, conferencia episcopal por ejemplo (que abogados tiene) haga cumplir los acuerdos internacionales Estado Vaticano - Estado Español respecto a la clase de religión. En este tratado se establece la materia de religión como materia fundamental, exactamente dice que tiene la misma consideración que las demás materias fundamentales. Por lo tanto debe ser tratada exactamente igual, cosa que no ocurre y los obispos (cualquiera) ni la conferencia episcopal han querido dar la batalla por defender la clase de religión tal como establece el acuerdo internacional referido. Y sería muy fácil: llevar ante los tribunales (a todos los niveles judiciales) al Estado Español y a los gobiernos autonómicos que incumplen este tratado. Ningún obispo ni conferencia episcopal se han planteado esto nunca.

2. Otro si, considerar que el llamado acuerdo Iglesia - Estado tiene consideración constitucional, pasa a formar parte constitucional. Por lo tanto el incumplimiento actual es aún más grave porque es incumplimiento de derechos constitucionales. Así, quien pretenda cambiarlo tendría que reformar la constitución.

3. Otro sí, poner un poco de orden en el entramado profesional. Los profesores de religión. Y es que hay profesores que enseñanzas son anti Iglesia, anti sacramentos, anti católica. Y lo que es peor de todos es sabido, con nombres y apellidos en cada obispado.
28/05/15 6:09 PM
Pepito
Desengañémonos, de un Estado aconfesional, que por principio no está a favor de Cristo, no se puede esperar más que esté en contra de Cristo, ya que quien no está a favor de Cristo forzosamente está contra Él, como dijo el mismo Maestro Jesús Nazareno.

Por tanto, no nos hagamos falsas ilusiones, de un Estado aconfesional no se puede esperar más que desprecios y recortes progresivos a la Religión católica y que cada vez haga más difícil la vida a la Iglesia.

Si queremos un Estado que respete los derechos de la Iglesia tenemos que esforzarnos todos, Jerarquía y fieles, en construir un Estado confesional, que esté decididamente a favor de Cristo y con Cristo, pues de lo contrario no podremos esperar del Estado sino que esté cada vez más contra Cristo, contra la Iglesia católica y la enseñanza de la Religión.

Si no nos esforzamos en construir, Jerarquía y fieles, un Estado confesional, no nos quejemos luego de lo que nos pase. Será culpa de nuestra pereza, tibieza y negligencia.
30/05/15 12:04 AM
Luis Fernando
Lo que no se puede pretender es tener un estado confesional cuando la gran mayoría de la población no profesa la fe en la que fue bautizado.

De nada vale llorar por la leche derramada. Estamos como en tiempos de los apóstoles, donde no había estado confesional alguno y el evangelio crecía sin parar.
30/05/15 12:19 AM
Roberto
Pues no se como lo veréis, pero con el panorama político que se avecina se va a intentar marginar lo religioso todo lo que se pueda del ámbito público, clases de Religión, conciertos educativos, símbolos religiosos, presencia en hospitales, cuarteles, financiación de la Iglesia, impuestos sobre bienes y terrenos...........una oleada de laicismo para recluir lo religioso a la conciencia individual y a las capillas y sacristías.

Y lo triste es que creo que no se va a dar una respuesta católica muy significativa. El sentido de pertenencia eclesial en la población no es para tirar cohetes precisamente y tampoco estamos los católicos tan unidos en esta crisis interna que estamos viviendo dentro de la Iglesia, aunque algunos no estén muy de acuerdo en esto de la crisis eclesial, pero yo lo veo así.
1/06/15 5:06 AM
Jesus Gines Ortega
Desde Chile donde habito y donde trabajo y he trabajado en educación superior puedo dar testimonio que la ausencia de educación religiosa esta trayendo consecuencias realmente catastróficas. Basta ver televisión y escuchar a nuestros periodistas -los nuevos maestros de la plebe-. Lo ignoran casi todo y lo poco que saben lo transforman en superficiales noticias que desacralizan la vida, el matrimonio, la educación , la política, los negocios y hasta el deporte. Ojalá podáis en España manteneros firmes ante lo que parece sobreveniros. Si las turbas ululantes silban a la bandera y el himno de su propia patria, ¿qué habrá de esperar que hagan con las costumbres cristianas y con los cristianos?
Únicamente me cabe rezar por España, Chile y el mundo y tratar de ayudar al Papa Francisco a volver a la periferia en busca de nuevos discípulos del Señor.
Cordialmente saludo a mi querido D. Demetrio, que es también de Puente del Arzobispo, como yo
1/06/15 11:02 PM
JUAN ARMANDO COLLAZOS SERRANO
Algo que no se puede perder de vista es que el titular de la clase de religión sea una persona convencida de su religión y que la viva, de modo que la clase resulte atractiva y convincente.
5/06/15 2:16 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.