El horror de la poligamia

El matrimonio polígamo es, por supuesto, inválido y supone discriminación y violencia con respecto a la mujer, así como un quebrantamiento de los derechos fundamentales de la persona. Por tanto, se contrapone a nuestra concepción de lo que debe ser la sociedad moderna.

Un gran problema en el matrimonio con musulmanes es el de la poligamia, que el Islam acepta. La poligamia ataca la igualdad y paridad que deben existir entre los cónyuges, porque pone a la mujer, en condiciones de inferioridad. Prueba de ello es que en aquellas regiones donde prevalece la poligamia, está más arraigada la condición servil de la mujer. La poligamia es una figura moralmente deficiente, que no responde a la esencia de las relaciones hombre-mujer y que refleja un estadio de evolución social superado por el Evangelio. Tampoco es nada buena la situación de los hijos, y muy especialmente de las hijas de estas familias polígamas, que van a tener  graves dificultades para tener una visión positiva del hombre.

La insistencia de la Iglesia sobre el matrimonio monogámico es la fidelidad a la palabra del Señor. El matrimonio y la familia cristiana se basan en el amor verdadero entre un hombre y una mujer, en el recíproco respeto, en el tratar de conseguir un proyecto de vida en común y en condiciones de igualdad.

La situación de la mujer víctima de la poligamia es tremenda. Una mujer italiana, cristiana, nos cuenta en el libro de Magdi  Cristiano Allam, “Grazie Gesú”, su experiencia: “Me casé por amor, con un egipcio musulmán que, sin saberlo yo, se volvió a casar con una compatriota de la que tuvo una hija. Saber esta noticia cuando estábamos todavía casados me rompió el corazón y me ocasionó una herida profunda en el alma, porque no me sentí respetada ni siquiera como ser humano. Sólo ahora entiendo que para él, musulmán, la mujer cuenta menos que un varón. Además, el no haberme convertido al Islam fue un motivo agravante en el deterioro de nuestra relación. La mujer, en cuanto tal, es un ser débil que no razona objetivamente, por tanto no puede expresar sus propias ideas y pensamientos”… “Ser la mujer de un polígamo me hizo sentir confundida, abandonada, sin identidad, como si estuviese en un rebaño de animales donde hay un macho dominante y loas hembras sirven sólo para la reproducción. Eres alguien anónimo sin rostro. El hombre egoísta, prepotente y fundamentalmente inseguro se esconde detrás de los preceptos del Corán, cometiendo así esta infamia, sin preocuparle lo que una mujer pueda sentir dentro de sí misma”… “Todavía más grave es que el gobierno italiano no se preocupe de este fenómeno ya bastante difundido, no protegiendo a sus ciudadanos. Denuncié a las autoridades competentes la bigamia de mi marido intentando obstaculizar los derechos que él adquirió gracias a su matrimonio conmigo, pero continúa viviendo tranquilamente en Italia con la otra mujer, casada por el rito islámico, y su hija. Además ha obtenido el permiso permanente de residencia y la ciudadanía, porque está casado con una italiana.”… “La ausencia de defensa por parte del Estado hace que me sienta abandonada, y que comprenda que, a pesar que hay personas de buena voluntad que denuncian estos hechos, las instituciones son totalmente incapaces de obrar activamente por el bien del pueblo italiano”(pág. 103-104).

El matrimonio polígamo es, por supuesto, inválido y supone discriminación y violencia con respecto a la mujer, así como un quebrantamiento de los derechos fundamentales de la persona. Por tanto, se contrapone a nuestra concepción de lo que debe ser la sociedad moderna. Nuestra sociedad, si queremos que sea una sociedad democrática, debe proteger los derechos humanos, cosa que, ciertamente no se realiza con el matrimonio poligámico. Por si fuera poco, el hijo de un musulmán debe forzosamente ser musulmán, y en el caso de fallecimiento del marido, la mujer cristiana no tiene ningún derecho sobre sus hijos, de los que se encargaría la familia musulmana del marido.

Pero no nos olvidemos que el gran peligro que corre nuestra sociedad occidental y cristiana, es el dejar vía libre al triunfo del relativismo y positivismo, con lo que nos quedamos sin valores morales, como expresó demasiado bien Rodríguez Zapatero cuando en la revista italiana Micromega del 2 de Marzo de 2006 declaró: “La idea de una ley natural por encima de las leyes que se dan los hombres es una reliquia ideológica frente a la realidad social y a lo que ha sido su evolución. Una idea respetable, pero no deja ser un vestigio del pasado”. Sólo una sociedad que proteja y respete los valores religiosos, morales, sociales y políticos podrá sobrevivir e impedir por medios legítimos el avance del Islam. Andemos con cuidado para que no suceda en España lo que Magdi denuncia en el caso de Italia, o, todavía mucho peor, en el caso de Gran Bretaña, donde la poligamia desde el 2008 para los musulmanes prácticamente no es delito, pues el polígamo tiene incluso derecho a tener una pensión familiar por cada mujer añadida (pág. 104). No podemos permitir en nuestro país, la violación de los derechos humanos, en especial los de la mujer, aunque las feministas miren para otro lado, y la libertad religiosa, y a quien no esté de acuerdo con esto, como dijo hace unos años el primer ministro australiano en una célebre intervención, debe marcharse a su tierra, voluntaria o forzosamente.

 

Pedro Trevijano, sacerdote

 

InfoCatólica cuenta con tu ayuda, haz clic aquí

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

17 comentarios

Ricardo Sanchez Recio
Estimado P. Trevijano: deseo saber porque no incorporó el documento "Vademecum para los confesores sobre algunos temas de moral conyugal" del Pontificio Consejo para la Familia (1997) en su libro "Sexualidad, Una orientación cristiana", Ed. San Benito (2008). Desde ya, gracias por su respuesta, que le ruego envíe al mail: [email protected] Ricardo Sanchez Recio
27/05/12 2:30 AM
Pedro Trevijano
Tiene Vd. razón. Es un fallo. Saludos Pedro Trevijano
27/05/12 2:55 PM
Javiergo
P. Trevijano, usted dice: "...nuestra sociedad occidental y cristiana..." Hace mucho, mucho tiempo que la sociedad occidental dejó de ser cristiana. Hoy es neopagana. Yo comprendo y entiendo, por supuesto, que tanto sacerdotes como clérigos, monjes/as, etc., vivan en un ambiente en el cual tienen nulo o escaso contacto con el mundo. Viven, en cierto modo, en su burbuja, y lo digo desde el máximo de los respetos. Pero los que vivimos en el mundo real, sabemos por el trabajo, por el barrio, por la comunidad vecinal, por las propias familias, por las noticias que nos llegan de todas partes, que -y me cuesta decirlo pues es una dura realidad, pero hay que aceptarla- la sociedad occidental no solo no es cristiana, sino que es anticristiana. Los odios, las violencias, los separatismos, los gaymonios, los abortos, los divorcios, las iglesias vacías, la falta de fe, la indiferencia absoluta hacia todo lo religioso y espiritual son más que muestras palpables de que la sociedad occidental es una sociedad nauseabundamente atea, ante lo cual las miserias del islam son una bagatela. Además, la poligamia ya se da bajo tapadillo en todo el mundo occidental, sin ninguna necesidad de un marco religioso.
27/05/12 4:29 PM
Juan Mariner
Comparto lo dicho por Javiergo, pero sin tanto dramatismo. Neopaganismo "anticatólico" quiere decir que aún somos muy fuertes y nos tienen en cuenta en sus derivas rabiosas, sino sería sólo "neopaganismo a secas".
28/05/12 12:00 AM
Pedro Trevijano
Las raíces cristianas de Europa son indiscutibles, Desde el monumento principal de casi todas las ciudades y pueblos de Europa hasta la bandera europea están enraizadas en la fe cristiana. Todavía hoy en España hay más gente que va el domingo a Misa que al fútbol. Que hay mucha gente anticristiana llevada del odio a la fe, es indiscutible. Ahora mismo acabo de leer la última tontería del PSOE: que la Iglesia pague el IBI: Los pobres saben donde tienen que acudir para encontrar ayuda, no precisamente a las sedes de los partidos ni de los sindicatos. Afortunadamente miles y miles de voluntarios hacen posible la labor de la Iglesia, por ejemplo con la catequesis, pero eso sí la única Iglesia que ilumina es la que arde y estoy por oir algo en contra a las izquierdas. ¡Viva la cultura laicista!
Eso sí: Viva la Alianza de las civilizaciones y demás majaderías promusulmanas. ¿Condenan las feministas radicales la poligamia?
Por cierto en el Concilio Vaticano II el general de los benedictinos dijo: "no sé si estoy fuera del mundo. Lo que sé es que me paso la vida aconsejando a seglares y son ellos los que me buscan". Personalmente puedo decir lo mismo. Dejémonos de tópicos tontos.
28/05/12 12:46 AM
kirkayú
Padre Trevijano: Me llama la atención, que cuando se sabe del trato que otras religiones dan a la mujer, siempre surge la pregunta: ¿Y las feministas no tienen nada que decir?. Las feministas que yo conozco, odian tanto a la Iglesia, que serían capaces de ponerse el burka, si con ello perjudicaran gravemente a la Iglesia, no exagero nada.
Ya que estamos en cosas que me llaman la atención, la primera es la conocida y acertada frase del Papa y Obispos de: Llegará el día, que la humanidad se avergonzará del aborto, como ahora se avergüeza de la esclavitud. Muy cierto, pero eso será entre la gente con conocimiento. Porque entre la gente que mayórmente me ha tocado "la suerte" de tratar, y no son pocos, la esclavitud le importa un pimiento; y si a día de hoy le reportara algún beneficio, no le daría ningún problema de conciencia, a lo sumo alguno miraría para otro lado.
Con todo el respeto, a mí también me parece como a Javiergo, que el clero vive en una burbuja.
28/05/12 11:32 AM
Juan Mariner
¿Se atreverá el Club Bilderberg a instaurar la poligamia/poliandria en el mundo occidental, lejos de cuatro datos de pensiones anecdóticos? NO, ni esto ni la clonación humana: sería el incontrol total.
28/05/12 12:25 PM
Javiergo
Desde el aciago momento en que el socialismo masónico zapateril instauró el "matrimonio" entre homosexuales, que es una degradación diabólica, ya todo es posible. Con el gaymonio se abrió la puerta a la poligamia, a la poliandria, e incluso, por qué no decirlo, a la zoofilia, pues en la nueva ley (que el PP mantiene) se habla de´vínculos de afecto y de cariño' y qué duda cabe que estos se dan entre las mascotas y sus dueños. JAMÁS, insisto, jamás se debió aprobar el "matrimonio" homosexual, porque desde el momento en que el matrimonio ya no es exclusivamente la unión de un hombre y una mujer, entramos en el terreno de las aberraciones, en el reino del anticristo. Estos del Club Bildergerg (al que pertenecen las jerarquías del PPSOE) se alían con los musulmanes y con quien haga falta con tal de cargarse la monogamia.
28/05/12 9:47 PM
Juancho.
Brillante artículo una vez más,pero una aclaración.Vd. suscribe la frase de ".......me paso la vida aconsejando a seglares......"Denota ciertos tics de molestia,de superioridad malenetendida.Que se sepa cada uno sabe de su materia.Cuando uno acude a un sacerdote le pide consulta de asuntos religiosos,y quizá por derivación tocan temas psicólogicos,filosóficos....pero no creo que un sacerdote en el ejercicio de su profesión ORIENTE o lo que es peor pretenda GUIAR sobre ,por ejemplo,dónde compar un piso, qué ropa comprar ,qué perfume comprar.....Digo,no sé.....Sólo faltaba que la Iglesia dijera qué perfume comprar,a qué hay que oler.Un saludo.
28/05/12 9:47 PM
Javiergo
He vuelto a releer con suma atención el magnífico artículo del Padre Trevijano sobre el horror de la poligamia, y no he visto en ninguna parte la frase de ".......me paso la vida aconsejando a seglares......" No entiendo cómo Juancho puede inventarse algo así y quedarse tan tranquilo. Yo no salgo de mi asombro. Por lo demás, aun en el caso de que la frase mencionada hubiese sido suscrita por el P. Trevijano, todo lo que añade Juancho, al comentarla tan críticamente, son interpretaciones personales y juicios de intenciones que son a todas luces intolerables y que están fuera de lugar. Y le recuerdo a Juancho, por último, que el mismo Jesús llegó a decir: "¿hasta cuándo habré de soportaros?". Un saludo
29/05/12 12:08 AM
miguelangel
"Deuteronomio 25:5 Cuando dos hermanos habitan juntos y uno de ellos muere y no tiene hijo, la mujer del fallecido no se casará fuera de la familia con un extraño. El cuñado se allegará a ella y la tomará para sí como mujer, y cumplirá con ella su deber de cuñado". En el principio, los musulmanes tomaban varias mujeres, siguiendo el pasaje descrito y para protección de las viudas familiares sin recursos. Si eso se ha desvirtuado y si las mujeres actuales son sometidas o no por la poligamia, no lo sé. Pero no es "una figura moralmente deficiente". Será anacrónica y desde luego desaconsejable para mujeres occidentales. La poligamia de la gente normal, acabará con el desarrollo económico (es caro), aunque los que puedan mantener a varias, lo harán como estatus social. La poligamia no es que menosprecie a la mujer, sino que la mantiene en un estado de desvalimiento, que la educación y el desarrollo económico de las mujeres irá remediando. Otra cosa es que, en Europa, se admita la práctica, legalmente, lo que lía bastante el Código Civil. Pero es que ya está liado aquí: "Progenitor A, progenitor B". Enfin.
29/05/12 9:22 AM
Pedro Trevijano
En el confesonario aparte de oír y perdonar pecados, el confesor debe tener santidad y comprensión, así como saber educar, enseñar y aconsejar.
La postura de la Iglesia ante la poligamia es clarísima: Como decía Juan Pablo II: “Ahora bien, también entre los católicos hay quienes, en nombre del respeto a la cultura de esos pueblos, quisieran justificar de alguna manera, o tolerar, semejante práctica en las comunidades cristianas. Durante mis viajes apostólicos no he dejado de recordar la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio monogámico y sobre la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer”.
El concilio de Trento condena tajantemente la poligamia: “Can. 2. Si alguno dijere que es lícito a los cristianos tener a la vez varias mujeres y que esto no está prohibido por ninguna ley divina (Mt 19,9 ss), sea anatema” (DS 1802; D 972).
Sobre este tema nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “La poligamia no se ajusta a la ley moral, pues contradice radicalmente la comunión conyugal. La poligamia “niega directamente el designio de Dios, tal como es revelado desde los orígenes, porque es contraria a la igual dignidad personal del hombre y de la mujer, que en el matrimonio se dan con un amor total y por lo mismo único y exclusivo” (Familiaris Consortio 19). El cristiano que había sido polígamo está gravemente obligado en justicia a cumplir los deberes contraídos respecto a sus antiguas mujeres y a sus hijos” (nº 2387).
29/05/12 12:55 PM
Juancho.
Estimado Javiergo:La frase que entrecomillo en mi anterior comentario es la que dice el P.Trevijano en un comentario y es del general de los benedictinos.Sólo pedía que se aclarara un poco más,ni más ni menos.No es mi intención iniciar una discusión,porque yo no quiero discutir con Vd.Le devuelvo el saludo,Javiergo,y le reitero que no quiero discutir.Eso sí,le pediría que aunque no lo ha hecho,si alguna vez vuelvo a opinar aquí no me insulte,ni me menosprecie.Yo no soy más que Vd.,pero Vd. no es más que yo.Así que respéteme.Ya ve que soy muy estricto en mis palabras.Un saludo.
29/05/12 8:50 PM
Javiergo
Estimado Juancho, le pido disculpas si le he molestado con mi comentario. Ahora, al aclarar usted la fuente de su crítica, ha quedado todo aclarado. En cuanto al tema de este post, el P. Trevijano acierta de lleno, me encanta leer y releer lo que sice sobre este asunto. Tan verdad es lo que afirma sobre la poligamia, que hasta un autor pagano del s. XX como fue el célebre pensador y filósofo E. M. Cioran llegó a escribir: “El amor es tanto más intenso cuanto que se halla vinculado a lo individual, a lo concreto, a lo único; se ama a una mujer por lo que la diferencia en el mundo, por su singularidad. En los instantes de amor supremo nada podría reemplazarla (…) Pues el amor, cuanta más intensidad posee, más individual es. Quienes viven una gran pasión no pueden amar a varias mujeres a la vez, es imposible. Cuanta más fuerza tiene una pasión, más se impone su objeto…”
31/05/12 12:12 AM
Javiergo
Sobre esta materia que usted toca en este post, y que hoy es completamente acuciante, leí en una ocasión una obra magnífica que recomiendo vivamente leer. El autor es el sacerdote y escritor José María Cabodevilla, y el título: "Hombre y Mujer: Estudio sobre el matrimonio y el amor humano" (en B.A.C.). Respecto a la monogamia, extraigo aquí, para edificación de todos, este breve fragmento de la susodicha obra: "... La familia es la fórmula ideal, y la monogamia el estado perfecto. Los grandes cultivadores de la psicología profunda -Adler, Allers, Schwarz- han defendido el grupo monogámico estable como norma natural, no como mera 'configuración cultural' perecedera. Porque no es la cultura la que ha traído la monogamia, sino al revés, la monogamia ha sido el fundamento y la condición de la cultura..." (Op. cit., pág. 78) Un saludo en Cristo Jesús.
31/05/12 2:48 PM
pedro de madrid
El fallecido presidente frances Valerí, vivia con una amante y se juntó con dos en los funerales, (la propia y la otra), lo aprovecharon los musulmanes para decir que eso era poligamia y si lo hacían los franceses ellos también lo podían hacer. Por eso cuando un monarca sigue esta conducta, adulterio, (con una y otra) no me extrañaría que se intente en España implantar la poligamia. Los que tienen que dar ejemplo, que lo den bueno, de so ser así, no nos extrañemos
4/06/12 5:24 PM
sylvia caldera de chamorro
Estimado Padre Pedro, usted valientemente toca un tema muy comun en Europa por la gran cantidad de musulmanes que han inmigrado. Yo soy latinoamericana y aqui, si bien es cierto los hombres no se casan con dos o mas, si tienen esposa y sucursal. Desgraciadamente las leyes no protegen a las esposas ni a los hijos de las esposas. El tema de los hijos adulterinos la Iglesia como institucion no lo menciona, en el catesismo no lo toca y en las Cartas a la familia, cuando habla de "situaciones especiales" habla de todo, menos de eso.
He visto perderse muchos matrimonios y he atendido a muchos hijos heridos por el adulterio de sus padres y no puedo comprender como los sacerdotes no ven el dano tan grande que se hace al matrimonio y por ende a la sociedad cuando se le aconseja al hombre casado hacerse responsable de la manutencion de un hijo adulterino. No es lo mismo si el hijo es de ANTES del matrimonio, la mujer con quien lo tuvo no tiene ningun interes en quedarse con el hombre, pero cuando se trata del fruto de una querida o amante, esta usa al hijo para retener al hombre a su lado.
Ademas, si dan dinero, crean un vinvulo que no debe existir, crean un deseo el la criatura adulterina inocente de tener a ese padre en su vida, de que sus padres esten juntos. Lo va a querer tener presente en los acontecimientos mas importantes de su vida y es una barbaridad como se desgarra el alma de una esposa ofendida por el adulterio, despreciada y algunas veces hasta acosada por la amante del
10/03/13 12:38 AM

Esta noticia no admite comentarios.