No se puede pedir generosidad a las víctimas sin solicitarles antes perdón

Mons. Munilla ve imposible alcanzar la paz si los terroristas no se arrepienten del daño causado

El obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla, ha manifestado que es «muy difícil, por no decir prácticamente imposible», alcanzar la «deseada» paz sin un «verdadero arrepentimiento por la violencia y los daños causados», y que ésta «no tendría unas bases firmes si estuviese fundada en meros cálculos estratégicos de efectividad». El prelado presidió ayer, en la Basílica de Santa María, la solemne misa de celebración del patrono, san Sebastián.

(EP/InfoCatólica) Mons. Munilla ha presidido en la Basílica donostiarra de Santa María la Eucaristía en honor de San Sebastián, patrono de la ciudad, donde ha hecho referencia al último comunicado de ETA, en el que la organización armada declaraba un alto el fuego general, verificable y permanente.

En ese sentido, ha señalado que que la sociedad vasca "ha experimentado unos sentimientos ambivalentes ante ese anuncio: la alegría y la esperanza por el alto de la violencia, pero también la decepción por la oportunidad perdida, cuando muchos esperaban la desaparición definitiva del terrorismo".

Asimismo, el obispo guipuzcoano ha remarcado que las víctimas del terrorismo "no deberían ser percibidas jamás como una presencia embarazosa en un proceso de pacificación" sino que, al contrario, "su necesaria participación está llamada a ser una garantía de la verdadera paz".

La necesaria contribución de todos a la paz

A su juicio, todos "sin excepción" tienen que hacer su contribución a la paz, tanto la clase política, las fuerzas de seguridad, el sistema judicial y penitenciario, los medios de comunicación, la Iglesia y todos los ciudadanos. "El mayor aporte que podemos hacer cada uno de nosotros a la causa de la paz, es vivir con intensidad y fidelidad, al servicio de la sociedad, la vocación que Dios nos ha dado a cada uno", ha considerado.

De este modo, ha apuntado que los políticos deberán aportar "en la búsqueda del bien común", los magistrados "discerniendo con independencia y conforme a criterios de justicia y equidad", los cuerpos y fuerzas de seguridad, "luchando honesta y eficazmente contra el crimen", el régimen penitenciario, "caminando hacia una justicia restaurativa" y los medios de comunicación, "informando con objetividad y espíritu constructivo".

No hay paz sin conversión de los violentos

El prelado donostiarra ha considerado que la mayor contribución de la Iglesia a la paz es "la llamada a la conversión, que incluye el arrepentimiento y la petición de perdón" y ha subrayado que "es muy difícil, por no decir prácticamente imposible, alcanzar la deseada paz, sin un verdadero arrepentimiento por la violencia y los daños causados" porque "la paz no tendría unas bases firmes si estuviese fundada en meros cálculos estratégicos de efectividad".

"No podemos aceptar el pensamiento de quienes afirman que la violencia tuvo su razón de ser en otro contexto, pero que en el momento presente ha dejado de tenerlo. Quienes así sienten y piensan, no sólo corrompen el mismo concepto de la paz, sino que la fundan sobre bases inestables", ha insistido.

Munilla ha afirmado que si la violencia no tiene razón de ser hoy, "es que no la ha tenido nunca", al tiempo que ha manifestado que es "necesario empezar por purificar todas las imágenes idealizadas o románticas elaboradas en la historia de la humanidad en torno a episodios violentos". En su opinión, la violencia "nada tiene que ver con la valentía y el arrojo, sino con la cobardía y el recelo". "En el fondo, tenemos que llegar a entender que la violencia es el miedo a las ideas de los demás, combinado con la poca fe en las propias", ha añadido.

El obispo donostiarra ha afirmado que para entender la "gravedad" de la violencia "es básico tener la capacidad de ponernos en el lugar de quienes la padecen". Además, ha dicho ser consciente de que "algunos juzgarán que esta aportación que hace la Iglesia, es equiparable, en términos populares, a un empezar la casa por el tejado". Sin embargo, ha insistido en que "el arrepentimiento, lejos de ser un sobreañadido en el tejado, forma parte de los cimientos de la paz".

No se puede pedir generosidad a las víctimas sin pedir perdón

"Mientras no cambiemos nuestra prontitud para ver la paja en el ojo ajeno y seamos incapaces de ver la viga en el nuestro, los esfuerzos para construir la paz, no serán otra cosa que un falso equilibrio estratégico de egoísmos", ha aseverado, al tiempo que ha remarcado que no se puede pedir "generosidad" a las víctimas "sin mostrarles previamente un arrepentimiento sincero y coherente, acompañado de una petición humilde de perdón".

En esa línea, ha asegurado que el perdón de las víctimas a sus agresores "sólo es posible desde la misericordia del Corazón de Cristo, que nos dio el mandamiento del amor al prójimo, el cual incluye también el amor a nuestros enemigos".

El ejemplo martitial de San Sebastián

El obispo de San Sebastián ha manifestado que ser consciente de que la sociedad actual "compagina sus raíces religiosas con una fuerte secularización" aunque, no obstante, se ha mostrado convencido "sinceramente" de que "las bases en las que el Evangelio funda la paz, son válidas y necesarias para el conjunto de la sociedad, más allá incluso de nuestro credo religioso".

Munilla ha concluido su homilía con la figura de San Sebastián, "quien a pesar de ser un profesional de las armas, prefirió morir que matar, prefirió la fe en Dios a la gloria de los hombres", al que ha propuesto como "modelo y referencia moral" para los niños para ayudarles a "encaminarse por sendas de paz y de justicia".

Para el prelado, "la espiritualidad martirial es inseparable de la esperanza". "De hecho, aunque todos soñamos con la construcción de un mundo más justo, sin embargo, solamente seremos capaces de transformar el mundo, en la medida en que no nos dejemos arrastrar por él", ha concluido.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

6 comentarios

Antonius
Y la correspondiente acción de la (teórica) justicia (inexistente). Me temo que nunca sucederá.

Es decir, que se arrepientan y cumplan con la justicia sin ningún tipo de favor especial. Me temo que ni lo uno ni lo otro sucederá.

Por tanto solo queda la única vía que además siempre fue la única sensata, razonable, y legal. La acción policial, y eso solo lo hizo Aznar (fue lo único bueno que hizo, lo único). Me temo que esto tampoco sucederá.

Conclusiones:

1. Tenemos eta para rato (tanto como dure el sistema, que ya está en las últimas), tenga el nombre y apariencia que tenga.

2. Vence eta la guerra, porque al final se cede ante sus pretensiones (ellos nunca cederán, nosotros que elegimos a los que nos administran por supuesto que cederemos, llevamos 40 años cediendo).

3. Vence el terrorismo como instrumento para conseguir fines políticos.

Muy bien españolitos, estoy muy orgulloso de vosotros.

Y/O
21/01/11 9:45 AM
Nova
¡Por fin un Obispo como Dios manda en Vascongadas! ¡Gracias sean dadas a Dios!

Y que hayan tenido que pasar décadas hasta que un Obispo haya dicho en esa tierra todas estas cosas, que son básicas para un cristiano... Las víctimas tienen que haberse sentido muy aliviadas; al menos, eso espero.

Dios le bendiga y proteja siempre, Mons. Munilla.
21/01/11 10:28 PM
Catecúmeno
Te doy infinitas gracias, Señor, por Mons. Munilla. Un verdadero pastor, un hombre de Dios, uno de tus muchos regalos. También te pido por la conversión de todos los pecadores (empezando por mí mismo).
21/01/11 11:06 PM
RG Lucense
Hay personas valientes, y personas prudentes. El valor y la prudencia, son virtudes. Pero no es tan frecuente encontrar ambas en la misma persona. Monseñor José Ignacio Munilla reúne ambas condiciones, y eso le convierte en un excelente operario de la Viña del Señor.
He tenido la suerte de escucharle y saludarle personalmente, y estoy convencido de que sabe muy bien lo que hace.
22/01/11 1:43 AM
gonzalo
Me gusta este sr obispo. Habrá que valorar que hemos hecho y dejado de hacer en la vida con relación a la violencia en el País Vasco, y en concreto , el papel llevado a cabo por el clero.
Voy a ser sincero, parte del clero y de los laicos habremos mirado a otro lado ante el levantamiento de la serpiente

Salud
22/01/11 8:15 AM
Javier
Monseñor Munilla tengo claro que es un hombre de Dios. Yo hace años no podía ni ver a los curas...(me expulsaron de los salesianos por vándalo..era buena pieza) y escuchaba de adolescente canciones de "La polla records" que me hacían ver la hipocresía de este mundo y me enseñaban a atajarla utilizándo la violencia, ¡aquellas canciones me ponían como una moto!! lleno de odio y rencor ... así vivia hacia esta sociedad... Pasaron los años y este buen hombre de Dios entró en mi vida un dia por esas "casualidades" de la vida(que no lo son),,, hará como 7 años lo escuché hablando en una emisora religiosa de las que jamás habria querido escuchar ni de coña vamos..!! Pues no sólo no me convertí en oyente asíduo convertido porla transparencia y tolerancia sus palabras.. sinó que me después de más de 30años sin haberlo hecho decidí hacercarme a un sacerdote para confesarme...Esa confesión valió para mi lo que no está escrito ni jamás habría imaginado... ..acabé estando más de 2 años de voluntario en dicha emisora:Radio María (experiencia que recomiendo desde aquí a culaquiera pues le va a abrir mucho su mente y su corazón,ah y sobre todo le va a hacer ver el valor de la de la humildad). Hoy puedo decir que hay un antes y un después en mi vida y rezo porque haya también un antes y un después para el País Vasco con la llegada de esta bellísima persona siervo de Jesús, quien sus propios "compañeros" dudaban con su firma de su valía para tal puesto. UN ABRAZO MUY GRANDE PARA USTED JOSÉ
22/01/11 3:43 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.