La oposición interpondrá recurso de inconstitucionalidad

México DF legaliza el matrimonio homosexual

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), equivalente al Congreso local de la capital mexicana, ha aprobado una controvertida iniciativa de ley que permite los matrimonios de homosexuales, un reconocimiento que no existe aún en otros países de América Latina. La iniciativa incluye reformas a seis artículos del Código Civil capitalino, en especial, el 146, para que en lugar de establecer que «el matrimonio es la unión libre entre un hombre y una mujer», señale que es «la unión libre de dos personas» y al artículo 391, referido a la adopción, de la que podrán disfrutar también las parejas del mismo sexo.

(Agencias/InfoCatólica) En el mundo están autorizados los matrimonios homosexuales en Bélgica, Canadá, España, Holanda, Noruega, Sudáfrica y Suecia, así como en estados de EEUU como Connecticut, Iowa, Massachussetts y Vermont, señala el dictamen aprobado en México.

La propuesta adoptada, impulsada por los partidos de izquierda, mayoritarios en el Congreso local y en el gobierno de la capital mexicana, fue aprobada por 39 votos, 20 en contra y 5 abstenciones.

Concubinas y concubinos

Parte de las reformas incluyen que las concubinas y los concubinos tienen derechos y obligaciones recíprocos, ahora con la modificación de artículo 291 bis, así como al artículo 724 que permite constituir el patrimonio familiar.

Durante la acalorada discusión, de más de cuatro horas, el conservador Acción Nacional (PAN) y legisladores del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), advirtieron de los riesgos ante «la posible alteración al sistema civil y social». La legisladora Mariana Gómez, del conservador PAN, expresó a la prensa su desacuerdo y dijo que su partido pedirá al alcalde del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, el veto a la ley. Entre otras acciones, dijo «se interpondrá la incostitucionalidad», agregó.

Las reformas que han salido adelante serán ratificadas por el alcalde capitalino la semana entrante y posteriormente entrarán en vigor una vez publicadas en la Gaceta del Distrito Federal, donde quedarán promulgadas para que a partir del primer trimestre de 2010 puedan celebrarse los primeros matrimonios entre homosexuales en la capital mexicana.

Abogados Católicos piden el veto

Por su parte, el Colegio de Abogados Católicos de México ha anunciado que interpondrá en las próximas semanas acciones legales en contra de esta nueva ley: «Vamos a solicitar al jefe de Gobierno del Distrito Federal (Marcelo Ebrard, del PRD) que aplique el veto a la propia norma y que se haga una consulta antes de que ésta sea promulgada y entre en vigor», dijo a la prensa el presidente de ese organismo, Armando Martínez.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

3 comentarios

sergio méndez
Con respecto al matrimonio homosexual, ni que aclarar habría que puede estarse de acuerdo o no con el alcance social y jurídico derivado de su promulgación y aceptación; incluso, es lícito y legítimo plantear que es una injusticia el que se le llame matrimonio a la unión de una pareja formada por personas homosexuales, varones o hembras.
Sin embargo, ¿es democrático oponerse a que las leyes civiles de un Estado cualquiera reconozcan ese tipo de uniones, toda vez que la mayoría de los estados del mundo occidental, gracias a Dios, no son ya confesionales, si es que alguna vez lo fueron, el caso de España, por ejemplo? ¿Ese tipo de uniones entre homosexuales perjudica los legítimos intereses de la familia tradicionalmente constituida por la unión entre un varón y una mujer?
Es más, se puede legítimamente creer, en plena confirmidad con las enseñanzas de la Iglesia, que el amor homosexual es indigno, pecaminoso, no querido por el plan de Dios, etcétera; incluso, es lícito y legítimo desear que la única solución para las personas homosexuales es que corrijan esa tendencia, que sanen esa tendencia, o que practiquen la castidad. De acuerdo. Sin embargo, lo que no es lícito es que se trate de pretender que todo quisque, es decir, que todo ciudadano y toda ciudadana acepten la postura confesional católica.
22/12/09 11:41 AM
Joaquín
Sergio, no hace falta acudir a la doctrina católica. La cuestión del matrimonio pertenece a la ley natural. Va en contra de la misma el que se llame matrimonio a la unión entre dos personas del mismo sexo. Y cuando la familia auténtica ve equiparados sus derechos a los de uniones que no lo son, el perjuicio es grande. Para que usted lo entienda, si se aprobara lo que quieren los promotores del proyecto Gran Simio, los grandes primates tendrían los mismos derechos que los seres humanos. Pero eso supondría la degradación de la dignidad humana, que se vería equiparada a la de los monos.
Pues igual con el matrimonio. Si se le iguala a algo que no lo es, se le degrada.
22/12/09 11:56 AM
sergio méndez
En algún que otro comentario ya he señalado que recientemente, con ocasión de la presentación de un número monográfico de una prestigiosa revista de pensamiento ("Cuadernos del Ateneo de La Laguna, de Tenerife), dedicado a los derechos civiles de las personas homosexuales, tuve ocasión de hablar con una de las responsables de esa publicación, una profesora de Filosofía y militante feminista. Me dijo que muchos intelectuales no aceptan la visión que del concepto ley natural sigue manteniendo la Iglesia católica, apostólica romana. Además, argumnetó esa profesora que las tendencias y comportamientos homosexuales están suficientemente documentados en cientos de especies animales; es más, existe consenso en la comunidad científica, me llegó a decir ella, sobre que los delfines consienten sexo "por placer", no con manifiestos fines procreativos.
La de la profesora universitaria de Filosofía a que me refiero puede que no sea más que eso, una opinión más, aunque puede que la de alguien experto en la materia. Pero ahí está. Como la de tantos y tantas intelectuales que ponen en tela de juicio el concepto de ley natural, al menos como hasta ahora se ha entendido.
Por último, y al menos hasta donde alcanzan mis conocimientos, el proyecto Gran Simio no pretende equiparar los derechos de los grandes simios con los de los seres humanos, sino más bien otorgar una especie de trato de favor a los simios con respecto al resto del reino animal, pues no en vano hace de esto millones años la actual especie "homo sapiens sapiens" y los antepasados de los simios actuales (gorilas, chimpancés,orangutanes y monobos) pertenecían al mismo tronco.
22/12/09 1:04 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.