Motu Proprio «Omnium in mentem»

Modificaciones en el Código de Derecho Canónico sobre derecho matrimonial y funciones de los diáconos

El Papa Benedicto XVI ha aprobado dos modificaciones del Código de Derecho Canónico sobre diáconos y sobre matrimonio. Las modificaciones se recogen en el Motu Propio «Omnium in mentem» hecho público hoy por el Vaticano, en el que se modifican dos cánones que definen las funciones ministeriales de los diáconos y se suprime en tres artículos sobre el matrimonio la excepción para los fieles que hayan apostatado de las leyes canónicas sobre forma canónica del matrimonio, dispensa del impedimento de disparidad de culto y licencia requerida para los matrimonios mixtos

(Agencias/InfoCatólica) Se trataba de una excepción de derecho eclesiástico a otra norma más general, según la cual todos los bautizados en la Iglesia Católica o acogidos en ella deben observar las leyes eclesiásticas (c. 11). 

El Código de Derecho Canónico establecía que los fieles que hubieran separado de la Iglesia con “acto formal” –conocida como apostasía–, “no quedaban sujetos a las leyes eclesiásticas relativas a la forma canónica del matrimonio (c. 1117), a la dispensa del impedimento de disparidad de culto (c. 1086) ni a la licencia requerida para los matrimonios mixtos (c. 1124)”. Esta excepción tenía “el objetivo de evitar que los matrimonios contraídos por aquellos fieles fuesen nulos por defecto de forma, o bien por impedimento de disparidad de culto”.

Pero, continúa explicando el Papa en el Motu Proprio, en estos años se había constatado que tal excepción generaba numerosos problemas pastorales. Por una parte, por la dificultad para determinar en los casos concretos si se había producido efectivamente tal “acto formal de separación de la Iglesia”. Por otra parte, porque veía que se derivaba “al menos indirectamente, una cierta facilidad o, por así decir, un incentivo a la apostasía en aquellos lugares donde los fieles católicos son escasos en número, o donde rigen leyes matrimoniales injustas que establecen discriminaciones entre los ciudadanos por motivos religiosos”, así como que tal inciso “hacía difícil el retorno de aquellos bautizados que deseaban vivamente contraer un nuevo matrimonio canónico, después del fracaso del precedente”, de tal modo que “muchísimos de estos matrimonios se convertían de hecho para la Iglesia en matrimonios denominados clandestinos”.

La nueva redacción de los cánones

Hasta ahora el canon 1086 decía: "es inválido el matrimonio entre dos personas, una de las cuales fue bautizada en la Iglesia Católica o recibida en su seno y no se ha apartado de ella por acto formal, y otra no bautizada". A partir de ahora queda así: "es inválido el matrimonio entre dos personas, una de las cuales está bautizada en la Iglesia Católica o acogida en su seno, y la otra no bautizada". El inciso que elimina el Motu Proprio es: " y no se ha apartado de ella (de la Iglesia) por acto formal", lo que se conoce como apostatar, y es el mismo que se ha retirado del canon 1124. 

Ese canon decía: "está prohibido, sin licencia expresa de la autoridad competente, el matrimonio entre dos personas bautizadas, una de las cuales haya sido bautizada en la Iglesia Católica o recibida en ella después del bautismo y no se haya apartado de ella mediante un acto formal, y otra adscrita a una Iglesia o comunidad eclesial que no se halle en comunión plena con la Iglesia Católica". Ahora pasa a establecer que "el matrimonio entre dos personas bautizadas, de las cuales una esté bautizada en la Iglesia Católica o en ella acogida tras el bautismo y a la otra inscrita en una Iglesia o comunidad eclesial que no está en plena comunión con la Iglesia Católica, no puede celebrarse sin autorización expresa de la autoridad competente".

Monseñor Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos ha aclarado que con estas modificaciones, a partir de la entrada en vigor del nuevo motu proprio, "el canon 11 recupera vigor pleno por lo que concierne al contenido de los cánones ahora modificados, también en los casos en que haya habido un abandono formal. Por todo ello , para regularizar eventuales uniones en las que no se hayan observado estas reglas habrá que recurrir, siempre que sea posible, a los medios ordinarios ofrecidos para estos casos por el derecho canónico: dispensa del impedimento, sanación, etc".

Distinción entre las funciones de presbíteros y obispos y las de los diáconos

Con el segundo cambio , el Motu Propio "Omnium in mentem" confirma la distinción esencial entre el sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial y, al mismo tiempo, expresa con mayor claridad la diferencia entre episcopado, presbiterado y diaconado. Así, en el canon 1008, respecto a todos los ministros ordenados –obispos, presbíteros y diáconos–, la definición de sus función principal “apacentar al Pueblo de Dios (…) desempeñando en la persona de Cristo Cabeza las funciones de enseñar, santificar y regir”  toma una nueva redacción, que se adecua mejor a los tres grados del ministerio ordenado: “servir (…) con nuevo y peculiar título, al pueblo de Dios”.

Además, se añade un párrafo al canon 1009, por el que se especifica esa distinción entre sacerdotes y obispos, de un lado, y diáconos, de otro: “aquellos que han sido constituidos en el orden del episcopado y del presbiterado reciben la misión y la facultad de actuar en la persona de Cristo Cabeza; los diáconos, en cambio, son habilitados para servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad”.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

6 comentarios

Esperemos que luis, canonista, nos aclare con unos pocos ejemplos sencillos cuáles son los cambios sustanciales.

:)
16/12/09 6:11 PM
Cesar Montoya
Con la separacion de las funciones del diacono de actuar como Cristo Cabeza, como queda el status del diacono como miembro del clero y guia inserto en el obispo del Pueblo de Dios?
10/10/10 4:57 AM
Juan Carlos Goñi
Como católico chapado a la antigua,me asalta una duda, la posición del Diácono es relevante por la aparición de su ministerio en las Escrituras y una larga tradición en la Iglesia, que le tuvo como integrante indubitable del Sacramento del Orden. Si no hay otra explicación los nuevos diáconos ya no serán más personas integrantes del Orden Sagrado y se reducen a los que antes fueron las órdenes menores. En realidad una capitis diminutio jurídica. En América afecta negativamente esta reforma.
7/11/11 3:39 AM
David
Ya lo decía esto el Concilio en la Lumen Gentium nº 29: "En el grado inferior de la Jerarquía están los diáconos, que reciben la imposición de las manos «no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio»[110]. Así, confortados con la gracia sacramental, en comunión con el Obispo y su presbiterio, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad..."

Es decir que es indudablemente un sacramento pero ordenado al ministerio, no al sacerdocio. No sé dónde está el problema. Quizás es la reiterada visión de querer verlos como presbíteros cuando no lo son. Son clero, sí, pero no sacerdotes.
2/04/12 9:10 AM
Arnoldo
Los cambios están claros, basta solo analizar los canones correspondientes y aplicarlos a la nueva redacción, esto con el fin de ser mas entendidos y evitar de esta manera lagunas jurídicas, ya por cierto bastantes en el codex.
14/07/12 12:15 AM
Juan Morre
De ninguna manera se quita al Diácono del orden sagrado. El diácono participa del orden, de lo que no participa es del sacerdocio ministerial. Eso es así desde siempre, este cambio clarifica mejor el tema. Lean LG 29
21/08/12 9:55 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.