El cardenal Hollerich dice que limitar a 1,5º el calentamiento global es un «profundo imperativo moral»

«La Tierra grita y esos gritos han tomado la forma de temperaturas en alza»

El cardenal Hollerich dice que limitar a 1,5º el calentamiento global es un «profundo imperativo moral»

En continuidad con la alineación de gran parte de la Iglesia con el Nuevo Orden Mundial y las tesis sobre el calentamiento climático provocado supuestamente por el hombre, el cardenal Hollerich, sj, presidente de Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea, ha pedido a Europa que tenga un papel de liderazgo en la Conferencia de Glasgow sobre el clima.

(Vatican.news/InfoCatólica) En el contexto de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se celebrará en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021, el Cardenal Jean-Claude Hollerich SJ hace un llamamiento a los líderes de la UE que participan en el evento para que aceleren la acción climática y promuevan un cuidado integral de nuestra Casa Común.

«La pandemia del COVID ha sacado a la luz el hecho de que todo está interconectado y es interdependiente y que nuestra salud está inextricablemente ligada a la salud del medio ambiente en el que vivimos» - se lee en la carta. Citando al Papa Francisco el cardenal Hollerich recuerda:

«La Tierra grita y esos gritos han tomado la forma de temperaturas en alza, con récords batidos en muchas regiones; de inundaciones mortales e incendios forestales que devastan comunidades en toda Europa y el mundo; de pérdidas materiales agravadas por traumas sociales y psicológicos»

Proteger y promover los derechos de las personas

Además - precisa Hollerich - en este periodo de transformación global, Europa tiene la responsabilidad de respetar, proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas, sobre todo de aquellas que se encuentran en situaciones más vulnerables y marginadas.

Según el cardenal, para los líderes de la UE la Conferencia de la ONU representa una oportunidad para marcar la diferencia al reunirse con otros líderes mundiales.

«La COP26 y la COP15 representan momentos críticos para lograr una nueva ambición. Europa sola -afirma el presidente de la COMECE- no resolverá la crisis ecológica, pero Europa puede y debe desempeñar un papel de liderazgo a nivel internacional en estos próximos foros: encontrar una vía que respete el umbral de 1,5°C de calentamiento global es un profundo imperativo moral».

La carta incluye las siguientes peticiones concretas dirigidas a los líderes europeos:

- Aumentar la ambición: actualizar los objetivos nacionales a corto plazo en materia de clima y biodiversidad para que reflejen la parte nacional que le corresponde a Europa en el esfuerzo mundial por alcanzar un límite de 1,5º C de calentamiento, y un nuevo objetivo mundial de protección del 50% de la naturaleza;

- Cumplir las promesas de garantizar el cumplimiento de los compromisos financieros existentes y acordar nuevos objetivos para apoyar la adaptación, la mitigación, las pérdidas y los daños en los países en desarrollo;

- Catalizar la transformación: detener todas las nuevas infraestructuras de combustibles fósiles y reorientar las subvenciones destructivas hacia energías renovables socialmente responsables y enfoques agrícolas agroecológicos;

- Dar prioridad a los derechos: reafirmar y respetar las obligaciones de protección y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales en la acción sobre el clima y la biodiversidad.

La iniciativa de esta carta fue llevada a cabo por la Alianza Europea Laudato Si' (ELSiA): una alianza de seis instituciones y organizaciones católicas con el objetivo de adaptar el enfoque integral de la carta encíclica Laudato Si' y las relativas enseñanzas de la Iglesia al contexto europeo con un enfoque especial en las instituciones de la Unión Europea.

El cardenal Jean-Claude Hollerich es el embajador de la Alianza Europea Laudato Si'.

Asamblea de otoño de la COMECE 2021

Los Delegados de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea participan desde hoy 27 y hasta mañana 28 de octubre en la Asamblea de Otoño de la COMECE que se celebra en formato virtual. Los obispos -delegados en la COMECE por los episcopados de los 27 Estados miembros de la UE- entablarán un diálogo con Colin Scicluna, Jefe de Gabinete del Vicepresidente de la Comisión Europea encargado de la Democracia y la Demografía, y Herman van Rompuy, Presidente emérito del Consejo de la UE y actual Presidente del Centro de Política Europea.

El evento se centrará en la Conferencia sobre el Futuro de Europa que incluirá un intercambio con los jóvenes. La Asamblea será también una ocasión para evaluar formas creativas de promover mejor las políticas de la UE centradas en las personas, así como el diálogo y la solidaridad en un contexto socioeconómico e internacional que resultó empobrecido por la pandemia del COVID-19.

 

15 comentarios

javierrr
Igual, en vez de estudiar teología se dedicó a estudiar ciencias atmosféricas
28/10/21 8:24 AM
Carmen
Gritos los que pegará vd. cardenal Hollerich, si no se convierte, cuando el infierno le engulla, y allí sí que son altas las temperaturas.
¿Que vd. no cree que exista el infierno?. Pues ya se enterará cuando se muera, que por la edad que tiene será dentro de poco tiempo.
28/10/21 8:38 AM
Jorge
a este cardenal parece que se le olvidó que en Averno 1.5° C sólo hace cosquillas.... tal vez debería preocuparse de que las almas se salven del calentamiento eterno
28/10/21 8:51 AM
Anticlimacus
¿En qué parte del magisterio o de las escrituras viene eso? En mi biblia no he encontrado nada y en el compendio de la DSI tampoco...
28/10/21 8:54 AM
Marta de Jesús
😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴😴
Masonic disfrazado de catolico a la vista, mi capitán. ¡¡¡Huyan!!!

Dios grita, y no la tierra, o mejor dicho, Dios llora (me lo imagino llorando, más que gritando), porque le hemos dado la espalda. Y los satánicos lo aprovechan para mover las piezas a su interés y el de su amo. Si Nietzsche estuviera vivo, su filosofía radicaría sobre la abolición del hombre, tras 'haber matado a Dios'. Estaba claro que eliminando a Dios, sus criaturas tarde o temprano nos veríamos afectadas. Lo que al filósofo se le olvidó es que nuestro Dios, el único, el que debería ser de todos, es un Dios que resucita, como decía Chesterton. La prueba está siendo dura. Pero Dios está con nosotros.

Resto fiel 💓✝️🕊️🛐

28/10/21 9:35 AM
Ad Ensem
¿ Pero cuándo se ocuparán de salvar almas en lugar del sistema financiero con sus mentiras para dominar el mundo? Nos hemos quedado sin pastores. ¿Dónde se han escondido? ¿Porqué dejan el rebaño en manos de mercenarios siervos de Rothschild en lugar de Cristo Rey?
28/10/21 9:38 AM
jandro
A este funcionario eclesial ¿ Le parece poco los impuestos ecologicos que ya pagamos los europeos y que nos están llevando a la pobreza ?

Por cierto ¿ Sabe S.E. que gracias al CO2 las lluvias y la masa verde del planeta han crecido mucho ?

No sé Rick, pero huele a Agenda Global 2030... Todo el Tíber huele a Agenda 2030

28/10/21 9:43 AM
Batavus
Pues me resulta raro que ni en Fátima, ni en Medjugorge, ni en ninguno de esos sitios en que al parecer hay comunicación directa con el Cielo, haya habido avisos sobre este problema tan grave... ¿Será lo que aún nos falta por saber del secreto de Fátima?
28/10/21 9:43 AM
Marta de Jesús
Acabo de leer un artículo en religión en libertad muy al hilo de esto. Chantal Delsol, filósofa francesa, hace un estudio de lo que está pasando. Por si les interesa. Disculpen la publicidad de otra publicación. No sé si está permitido. Pero es que está relacionado totalmente.

Resto fiel 💓✝️🕊️🛐
28/10/21 9:53 AM
inaki gonzalo
Hace tiempo que estoy persuadido que esta idiocia global y asfixiante tanto en la Iglesia como en la sociedad tiene un origen diabólico. La caída es global, y salvo honrosas excepciones (que son los que se mantienen aferrados a Cristo y la Santísima Virgen) ya no hay televisión, periódico, partido político, científico, obispo, amigo o familiar del que no oigamos las mismas idioteces que parecen metidas en sus mentes como si fueran autómatas.

Creo que estos tiempos que nos toca vivir han sido profetizados en la Sagrada Escritura y en revelaciones particulares como Fátima, La Salette, Emmerich, incluso la profecía atribuida a San Francisco.

Y ante este asalto diabólico, no es casualidad que quitaran la oración de León XIII al final de la Santa Misa, o los cambios en el Padre nuestro para quitarle su valor exorcístico cambiando el "liberanos a malo" por un genérico líbranos de los males.
Así que tenemos que hacer justo lo contrario: en el Padre nuestro rezar "liberanos a malo" pensando en el demonio y al final de la Santa Misa:

Sancte Michael Archangele,
defende nos in proelio,
contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium.
Imperet illi Deus, supplices deprecamur,
tuque, princeps militiae caelestis,
satanam aliosque spiritus malignos,
qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo,
divina virtute, in infernum detrude.
28/10/21 10:24 AM
Charo
¿Por qué estos sacerdotes que se interesan tanto por la climatología, no leen a los científicos más relevantes en este asunto en lugar de hacer caso a la ONU y demás estamentos dominados por la masonería que dirige el mundo? Sería la única forma de enterarse de la verdad, y de que el hombre, ni tiene la culpa de los cambios del clima, ni tampoco puede acabar con ellos.
A no ser que estén metidos de lleno en el plan del NOM, como parece, por cuestiones merarmente políticas.
28/10/21 10:38 AM
José Martinez
Zapatero a tus zapatos, y ,líbranos de chorradas. A qué fue ordenado obispo? Para decir tonterías?
28/10/21 10:39 AM
Luis López
Para la Iglesia Católica, la salvación de las almas es -debe ser- mucho más importante que la integridad del planeta. Y eso no significa olvidar los males que los hombres cometemos contra nuestro entorno, sino atacar una de las causas principales del mal (el pecado), y no una de las consecuencias (el mal uso del entorno en el que Dios nos ha creado). Lo primero es competencia de la Iglesia, lo segundo no.

En lo que toca a la acción humana, la integridad del planeta depende bastante de que haya muchísimas personas con almas santas, y que, entre otras cosas, empleen con prudencia esa obra que nos cede Dios, que es la naturaleza. El trabajo de la Iglesia debe centrarse en santificar al pueblo cristiano, y llevar el evangelio a toda criatura para que se convierta y se salve.

Buscando el Reino de Dios y su justicia, todo lo demás -un mundo más habitable y menos contaminado- se nos dará por añadidura.
28/10/21 11:01 AM
Alvar
Mentira!
Un profundo imperativo moral es desenmascarar a los hijos de Satanás e impedir que sigan haciendo el mal.
Cardenal, háblenos de geoingeniería como instrumento de guerra contra nosotros y deje de decir estupideces.
28/10/21 11:12 AM
José Luis Molero
¿Y si los obispos, cardenales y máxima curia se dedican a anunciar el Evangelio de la verdad? El evangelio de la verdad no habla del cambio climático, ni del medio ambiente, ni del problema del Amazonas, ni del reciclaje de residuos... No. Habla de un Dios hecho carne en Jesucristo, que murió y resucitó para nuestra salvación. Qué por el pecado que entró en nosotros (no entró el medio ambiente, la ecología...) estábamos condenados.
¿Se acuerdan de esto, conferencias episcopales del mundo?
28/10/21 11:13 AM

Esta noticia no admite comentarios.