Alejandro Giammattei presentó la política provida y profamilia que regirá Guatemala hasta el 2032
Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala

Protección a la vida desde su concepción y la familia como unidad básica de la sociedad

Alejandro Giammattei presentó la política provida y profamilia que regirá Guatemala hasta el 2032

El presidente Alejandro Giammattei presentó el pasado 25 de julio la «Política Pública de Protección a la Vida y la Institucionalidad de la Familia 2021-2032», que consta de 99 amplias acciones de 11 ministerios que se unificaron para optimizar resultados en beneficio de los guatemaltecos.

(Prensagobgt/InfoCatólica) El mandatario oficializó la iniciativa en un acto especial celebrado en el Patio de la Paz del Palacio Nacional de la Cultura, al cual asistieron funcionarios y representantes de sectores de la sociedad como universidades, iniciativa privada y organizaciones campesinas y populares, entre otros.

La nueva estrategia, que unifica esfuerzos de las instituciones para mejorar la protección de los guatemaltecos, incluye compromisos para optimizar los programas sociales, de salud, educación y del adulto mayor, entre otros, muchos de los cuales ya están en marcha.

En total, son 99 programas que se deben «unir para que podamos ir dando (mejores) resultados, abarcando a la mayor cantidad de la población», aseveró el presidente Giammattei.

Indicó que la nueva estrategia, solicitada por muchos sectores del país, une el esfuerzo de 11 ministerios y otras instituciones del Ejecutivo para el fortalecimiento de la familia, la prevención del embarazo temprano y lucha contra la desnutrición, entre otros rubros que serán atendidos con prioridad.

Protección a la vida y de la institución familiar

«El problema público que atenderá esta política se relaciona con la protección a la vida y la institucionalidad de la familia para la atención de necesidades inmediatas de protección a la vida desde su concepción, primera infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez y adultez mayor para proteger a la familia como unidad básica de la sociedad», establece la iniciativa.

Para responder a las necesidades de atención –precisa– «es determinante que las acciones estratégicas y operativas institucionales se implementen de manera coordinada para lograr un impacto positivo en la población».

Las poblaciones han afrontado dificultades para acceder a los servicios educativos de forma igualitaria y equitativa que les permita mejorar sus condiciones de vida. Por lo tanto, se debe fortalecer la articulación y armonía de las acciones promovidas por medio de un sistema de protección integral a la vida y la institucionalidad de la familia, para garantizar la plenitud y observancia de los derechos fundamentales que le corresponden, destaca.

Reitera que la nueva estrategia tiene por objeto «el fortalecimiento institucional y establecer lineamientos que coadyuven a garantizar la atención de las necesidades inmediatas de protección de la vida desde su concepción y derechos humanos de la persona que está por nacer, etapa prenatal, primera infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez y adultez mayor, protegiendo así a la familia como unidad básica de la sociedad».

«El adulto mayor no solo es parte de la familia sino también una de sus prioridades», por lo que «es una responsabilidad del Estado definir políticas, programas, proyectos, estrategias, entre otros, que aseguren y faciliten el acceso de forma equitativa a los mismos», resalta, entre otros puntos, la Política Pública de Protección a la Vida y la Institucionalidad de la Familia 2021–2032, que en un documento de 45 páginas detalla las acciones y las disposiciones legales que las sustentan.

Discurso del Presidente Alejandro Giammattei:

La verdad es que hoy es un día esperado por mucha gente, poder tener la política pública que garantice la protección a la vida desde su concepción hasta su muerte natural.

Una política pública que viene y desarrolla el concepto básico del desarrollo humano uniendo los esfuerzos de 11 ministerios que se miran involucrados en el tema o en los temas; pero no solo eso, son 99 programas de gobierno que ya se realizan en un esfuerzo disperso.

Esta política pública nos va a permitir unir esfuerzos para poder empezar a dar resultados y resultados que se puedan traducir en el fortalecimiento de la familia en la prevención del embarazo temprano y muchas otras cosas.

Hoy hay un trabajo por hacer. Quiero agradecer profundamente a quienes nos acompañaron desde noviembre, cuando alrededor de una mesa, con una taza de café, con varios de los aquí presentes dijimos: el año entrante tenemos que sacar esta política pública que une incluso las otras políticas públicas, tres, que estamos reforzando para que puedan tener éxito y de esta manera poder ser un país en el cual se pueda declarar pública, como lo demanda la Constitución, que aquí se protege la vida desde su concepción.

Y esa protección de la vida desde su concepción, implica también prepararnos como país, para que las personas, desde el vientre materno reciban la asistencia prenatal para que garanticemos que esos niños nacerán con la capacidad al tope de sus funciones.

Y de ahí tomar a esos niños y poderlos llevar a una etapa de preprimaria, en donde, a través de esos centros que se han creado en el país de desarrollo integral, nos permita atender a los niños desde que nacen hasta que cumplen 4 años.

Tratando de estimularlos, pero especialmente previniendo la desnutrición, causa fundamental de que muchos de nuestros niños pierdan esas facultades con las que nacieron.

Los cambios que esta política va a permitir se deben ver reflejados en la coordinación interinstitucional más grande en la historia. Esta política pública es la más compleja que se ha hecho.

Yo estoy convencido de que a partir del próximo año miraremos cómo vamos a redoblar los esfuerzos en hacer que esto que se plantea hoy tenga sustento en las acciones que ayudan a mejorar el cumplimiento de los ODS, pero también el cumplimiento del índice de desarrollo humano en el país.

Este es el momento de revisarnos, incluso como sociedad, en un momento difícil para algunos, en los cuales la polarización lo único que demuestra es que hay quien gana en que no estemos unidos.

Pero hoy hay una política que nos une y que debe representar esa unión con esos valores y esos principios creados desde la propia Constitución de la República, y que ahora los vemos transformados en el reconocimiento de que esa protección se dará.

Pero no solo eso, mejoraremos los programas sociales, de salud, de educación, del adulto mayor y los demás programas -son un total de 99, como les indiqué antes-, son los que hay que unir para que podamos ir dando resultados, abarcando a la mayor cantidad de gente y pudiendo proteger al guatemalteco como Dios lo manda.

Que Dios les bendiga, pero especialmente que Dios bendiga a Guatemala.

 

 

5 comentarios

Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
No todo está perdido. ¡DEMOS GRACIAS A DIOS!
2/08/21 9:31 PM
José Luis
Pues le felicitamos y esperemos que el Espíritu santo le guíe en sus actos. Puede convertirse, dados los tiempos, en un enviado de Dios.
2/08/21 10:31 PM
SGM
Oremos por él, hay noticias recientes de protestas pidiendo su renuncia.
3/08/21 3:02 AM
Ramón montaud
Desde 1985 Guatemala es un estado laico. El 45% son catolicos. El 42% protestantes y el 11 % no tienen ninguna religión. El presidente de la republica es catolico. La Santa sede debe felicitarse con estas medidas
3/08/21 6:39 AM
Miguel Marroquín
Después de leer él artículo y los comentarios sobre el mismo, creo que existe cierto desconocimiento del tema, para ello debo mencionar que soy un católico guatemalteco tradicional, y a pesar de que la ley que se ha promulgado defiende la familia, es lamentable decir que uno de los verdaderos fines de la ley es permitir el lavado de dinero del narcotrafico por parte de las sectas protestantes, actividad que en la actualidad es muy común y que sin duda con lo establecido en la ley incrementará.

Aunado a lo anterior y luego de leer ciertos comentarios sobre la fe católica del presidente Giammattei, creo que esta se debe poner en contexto con la conducta del personaje. El señor Giammattei es uno de los presidentes más corruptos de la historia de Guatemala, lo cual no es poco, tiene sumida a la población en una vorágine de pobreza, desempleo y enfermedad, luego de haber autorizado prestamos millonarios para combatir la emergencia del COVID, actualmente únicamente el 2% de la población ha sido vacunada, los hospitales no tienen insumos, los doctores no son remunerados por su labor y la tasa de desempleo sigue a la alta.
En el plano moral, el señor Giammattei no va mejor, homosexual de closet, que no ha reparado en qué su actual pareja tenga puestos en el gobierno, y que maneje una serie de negocios corruptos en beneficio de ambos, llegando al cinismo de desvíar fondos públicos para construir una carretera que conduce directamente a la mansión que han construido para ambos.
4/08/21 12:24 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.