Los católicos pueden tomar la vacuna (pero no felizmente)

Coronavirus/Bioética

Los católicos pueden tomar la vacuna (pero no felizmente)

Joe Grabowski, director ejecutivo de la Organización Internacional para la Familia y un erudito independiente en asuntos de familia, matrimonio y vida, opina sobre la licitud del uso de las vacunas contra el Covid.

(CatholicHerald/InfoCatólica) Recientemente, un prelado de la Iglesia muy respetado, quien realmente tengo en alta estima, tuiteó sobre la vacuna contra el coronavirus. Escribió que la vacuna «no se produce moralmente» debido al uso en algunas fases de su producción de muestras biológicas obtenidas originalmente mediante el aborto. Él «insta a todos los que creen en la santidad de la vida a rechazar» esta o cualquier vacuna producida utilizando tales tecnologías.

Ahora, aún sin ser un experto en bioética, trato de seguir la guía de los expertos en la materia, como los teólogos y filósofos del Centro Nacional Católico de Bioética, quienes han hecho una declaración sobre el tema. Yo dependo de la enseñanza de la Iglesia, como la declaración de 2005 de la Pontificia Academia para la Vida «Reflexiones morales sobre las vacunas preparadas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados» y la declaración de la Asociación Médica Católica «Vacunas preparadas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados».

Y la orientación relevante de tales expertos indica que este es un tema más complejo de lo que sugeriría el tuit del buen obispo.

El primer defecto es el medio. Se necesitan más de 280 caracteres para hacer incluso un comentario superficial sobre este tema con las calificaciones y concesiones necesarias. Esto exige matices y precisión, por un lado, y extensión por el otro. En un tuit no se puede hacer esto. De manera similar, de un comentario en mayúsculas y minúsculas de un destacado escritor católico en Facebook –que él «no obtendrá una vacuna de niños abortados por la misma razón por la que yo no compraré una pantalla hecha de piel humana»– sólo se puede decir con toda caridad que deja que desear en profundidad y precisión.

Cuando el obispo dice de la vacuna de Moderna que «los niños por nacer murieron en abortos y luego sus cuerpos fueron utilizados como muestras de laboratorio», se omiten ciertos detalles que realmente parecen relevantes para tomar una decisión moral informada. Uno podría imaginarse fácilmente que un niño por nacer fue asesinado directamente con el fin de desarrollar esta droga. Pero la verdad es bastante más compleja.

Parece que tanto Moderna como Pfizer confiaron para la fabricación de sus vacunas en líneas celulares que son clones «inmortalizados» de células tomadas originalmente del riñón de un feto abortado en la década de 1970. Sin embargo, es importante señalar que esta dependencia se basa en el conocimiento obtenido de pruebas anteriores sobre la naturaleza del virus, y esas células no son «componentes» reales de ninguna de las vacunas. Además, esas células no son las células biológicas originales que estuvieran en el cuerpo del feto y también se han alterado significativamente. Además, estas células no constituyen «parte» de la vacuna. No hay células de bebé abortadas en el vial del que se extrae la dosis del paciente.

Sigue habiendo un problema ético aquí. Es moralmente repugnante que estas células se hayan derivado de la experimentación con las células renales de una persona sin nombre de hace mucho tiempo. Seguir usándolas es ofensivo y perturbador. Podemos y debemos protestar con razón y pedir que dejen de usarse estas células. Sin embargo, existe una separación material entre los actos originales moralmente pecaminosos y la producción de las vacunas, y una separación aún mayor entre el acto original y la decisión del paciente de recibir la vacuna.

Haríamos bien en recordar los principios de cooperación moral tal como se describen en teología moral. La cooperación moral con un acto puede ser inmediata o remota, y puede ser material y / o formal. Supongamos que John contrata a un sicario para matar a su exesposa y le da el arma para hacerlo. Ha participado formalmente (deseando la acción del mal), y cooperado materialmente (proporcionando el arma y el pago). Su cooperación es inmediata, porque instigó la acción maligna. La única persona cuya cooperación es menos remota es el tipo que apretó el gatillo.

Pero supongamos que John es un fabricante de armas, que fabrica armas para la caza y el deporte. Alguna otra persona al azar usa una de sus armas para matar a su exesposa. John está cooperando de manera remota y material, pero no cooperando formalmente.

Las reglas esenciales son: (1) nunca debemos participar en un mal de manera formal (deseando el mal); (2) y la cooperación material inmediata también está prohibida (es decir, al proporcionar sustancialmente la promulgación del mal).

¿Cómo nos ayuda esto a saber si podemos usar la vacuna Moderna? Existe una tercera categoría de cooperación que podría estar permitida: la cooperación material a distancia.

Supongamos que compro en una tienda que tiene un programa de donaciones para empleados, y este programa incluye una ONG que proporciona anticonceptivos de forma gratuita a mujeres del tercer mundo. El dinero que utilizo para comprar mi martillo está asociado a la provisión de anticonceptivos por parte de eugenistas. Sin embargo, esta conexión es bastante remota. El dinero de mi martillo podría ser parte del salario de un empleado que podría elegir esa ONG en particular que luego podría asignar esos fondos a esos grupos que podrían usarlos para comprar anticonceptivos en lugar de, por ejemplo, lápices. Pero no hay forma de que razonablemente se me pueda responsabilizar moralmente por ese posible mal remoto, y ciertamente no lo haré (a menos que mi razón para comprar mi martillo en esa tienda fuera su conexión con el suministro de anticonceptivos gratuitos).

Lo mismo ocurre con la cuestión de si alguien está recibiendo las vacunas de Moderna o Pfizer. Especialmente en ausencia de alternativas viables, no es moralmente inadmisible que un individuo reciba esa droga. No está formalmente conectado con el mal del aborto que originó las líneas celulares de prueba, y la cooperación material es bastante remota. Además, están en juego bienes compensatorios muy pesados: se debe preservar el bien de la propia salud, o el bien de proteger a los seres queridos más vulnerables que pueden estar en mayor riesgo de muerte o de resultados negativos graves por contraer el virus.

Hay una última crítica que podría presentarse contra el tweet bien intencionado del obispo: que pudo haber sido ingenuo o imprudente debido a la atmósfera de Twitter y la desinformación que promueve. Existe un cruce entre quienes arrojan dudas morales sobre el uso de estas vacunas en particular y la comunidad más amplia de quienes arrojan sombras sobre las vacunas en general. Uno siempre corre el riesgo, al hablar de una preocupación, de ser cooptado por la otra, a menos que se tenga especial cuidado y se utilice más precisión.

Sin embargo, además de ayudar posiblemente a un movimiento ideológico que quizás no haya tenido la intención de apoyar, el obispo también puede haber perturbado la conciencia de sus hermanos y hermanas más débiles en la fe al ser menos que idealmente preciso y detallista. El hecho es que, en nuestra era digital altamente compleja y en nuestro régimen capitalista moderno, la cooperación material con el mal hasta cierto punto es inevitable, a menos que alguien adopte la vida de un ermitaño en el desierto.

Debo admitir que hay una ironía en que muchos publiquen largos mensajes en Twitter (y aquí no estoy hablando del obispo) criticando los orígenes inmorales de las células utilizadas en las pruebas de componentes de estas vacunas, enviando esos mensajes desde teléfonos móviles llenos de minerales que provienen de minas de esclavos, que fueron ensamblados por trabajadores trabajan en condiciones inhumanas.

No digo que las cuestiones morales sean equivalentes, pero uno se pregunta si hay aquí algo más que una preocupación moral en juego. ¿Es más bien ideología? ¿Por qué si no tales escrúpulos morales aplicados selectivamente?

En cualquier caso, ante un mundo en el que la participación material en el mal parece inevitable, es probable que las personas necesiten más bien calmar su conciencia en asuntos como este, guardando la rectitud de sus convicciones para otros asuntos más sencillos. Todos podríamos ser menos perezosos, chismorrear menos, rezar más, ¿no? Permítanos preocuparnos por eso antes de preocuparnos por tomar medidas para conservar la salud durante una pandemia.

Por Joe Grabowski, director ejecutivo de la Organización Internacional para la Familia y un experto independiente en asuntos de familia, matrimonio y vida.

14 comentarios

Antonio E.
Por eso no me gustan las disquisiciones morales. ¿Hasta cuánto de fuerte puedo gritar a mi alumno? ¿A partir de cuándo debo dejar de comer porque es gula? ¿Cómo de tarde puedo llegar tarde a misa para que sea válida? Yo pienso que la relación con Dios es de amor. ¿Cuántos besos como mínimo debo dar a mi esposa para que sea amor? Pues no te preguntes más, déjalo. De lo que se trata no es de saber cuál es el límite para no pecar, sino de Amar a Dios a tope. Y luego, haré lo que le agrade o me equivocaré, es lo mismo. Si me repugna verdaderamente que algún céntimo de mi dinero financie algo que pueda ofender a Dios, no compraré en esa tienda mi martillo. Pues lo mismo con la vacuna. Es cuestión de sensibilidad. Cuestión de amor a Dios y sensibilidad. Aunque no sea pecado.
22/11/20 4:51 PM
SS
Algunas tribus de America, se comian los bebes, otros los criaban hasta los 12 años y se los comían, otros hacían sacrificios , unos le arrancaban el corazón, otros los desangraban, etc etc etc. Pero llegaron los españoles catolicos y terminaron a sangre y fuego con la barbarie. Hoy en día sólo nos queda que venga nuestro Señor Jesucristo para juzgar a vivos y muertos. Un abrazo.


22/11/20 5:01 PM
Mark_Ar
Y la vacuna rusa Sputnik V. Alguien sabe si es moral vacunarse con la misma?
22/11/20 5:10 PM
sofía
Menos pereza, menos chismorreo y más oración, como dice el artículo . Amén
22/11/20 5:21 PM
Tom
Este pensamiento amparado en el relativismo nos viene a decir que si vivimos en un mundo lleno de estiércol, porqué nos vamos a preocupar
si nos manchamos con él.
22/11/20 5:51 PM
Ecclesiam
Santo Tomás distingue dos tipos de acontecimientos subsiguientes: los premeditados y los no. Y respecto del primer tipo dice: «Si es premeditado, es claro que añade bondad o malicia, pues cuando uno piensa que de su obra pueden seguirse muchos males, y no por eso desiste, su voluntad se muestra mucho más desordenada» (STh I-II, q. 20, a. 5).

En efecto, si uno, por ejemplo, estando contagiado de una enfermedad nueva y muy infecciosa sabe que no entrando en cuarentena se seguirá la infección y muerte de millones de personas, es claro que si no toma cuidado su acto será malo, aunque la última persona en morir por esa enfermedad sea muy remota a él, haciéndose reo, bajo algún aspecto, de la muerte de todas las personas que fueron infectadas. Pero si no lo sabe ni puede saberlo, es claro que no se hace reo de nada, pues esto es acontecimiento no premeditado.

Respecto del dinero en específico que dio tal persona en específica y la compañía la use o no para financiar a otros, es indiferente, puesto que la compañía hace uso del ingreso en primer lugar para su subsistencia, de la cual depende si da o no dinero a otros. En efecto, si la compañía no puede mantenerse por falta de dinero, no podría hacer uso del excedente para financiar a otros, pues no existiría excedente por la necesidad de la propia subsistencia. Así, pues, dando dinero a una compañía, se le da recursos para subsistir, y de la subsistencia de la compañía pende el que pueda dar su dinero a otros para hacer el ma
22/11/20 6:14 PM
Juan Manuel Sáez
"ante un mundo en el que la participación material en el mal parece inevitable... " Cuánta razón, y qué horrible y funesto es todo esto, con este artículo apreciamos aún más la iniquidad reinante en este mundo. Kyrie eleison!
22/11/20 6:32 PM
Matias
Interesante nota, pero mucho más interesante es que se permita debatir sobre la vacuna. Nos va a pesar a todos como pecado si por omisión no se permite discutir. Voluntarios de las vacunas se les exige no tener hijos por 2 años. Que va a decir la Iglesia de eso ? A repartir preservativo por parte de Cáritas.? Porque no se pone en el debate la seguridad de la vacuna ? Por que muchos medios católicos creen a instituciones de dudosa moral y no a diferentes laicos católicos y muchos de ellos científicos. Por que no se habla de la proteína como target de las vacunas que no se expresa en pulmón sino en testiculos? Es obligación de un católico examinarlo todo. Una letalidad de menos del 1% es condición para vacuna a toda una población mundial. Cuando por tuberculosis que tiene la misma forma de contagio hay más muertes. Einstein lo dijo el universo y la estupidez humana son infinitas. Dios nos ampare.
22/11/20 7:25 PM
Hermenegildo
He leído que la vacuna de Pfizer y Biontech fue creada sin usar células fetales de niños abortados:

hispanidad.com/confidencial/vacuna-contra-covid-19-pfizer-biontech-fue-creada-sin-usar-celulas-fetales-bebes-abortados_12022296_102.html

Lo mismo leí de la vacuna de Moderna:

farmaceuticoscatolicos.es/celulas-procedentes-de-abortos-y-vacunas-por-justo-aznar-universidad-catolica-de-valencia/

¿A qué nos atenemos?
22/11/20 10:01 PM
SGM
Matias, exacto.
No es buena idea ser tratado como conejillo de indias. Por alguna razón los laboratorios están eximidos de responder por daños y perjuicios. El virus muta, no tiene sentido vacunarse, Dios nos de sabiduría y fortaleza para no dejar que los que pretender reducir y controlar la población mundial nos engañen.
23/11/20 2:35 AM
Oscar Lobo Oconitrillo
Me parece un análisis muy fronterizo entorno a las vacunas contra del COVID-19, LOS GRUPOS escrupulosos siempre salen con el tema del aborto. Parecen seguidores del perdedor Trump...
Dios ilumina en estos momentos a muchas científicos y hombres buena voluntad... buscan ayudar a la humanidad. La OMS es un organismo muy desprestigiado como la ONU... Esperemos que todo salga bien... yo me vacunaré cuando en Costa Rica inician el proceso.
23/11/20 3:04 AM
Charo Burgos
Óscar Lobo, las vacunas contra la COVID, todas en la actualidad, están en fase experimental. Las vacunas necesitan años para saber que no tienen efectos secundarios adversos, y más tratándose, como estas, de verdadera ingeniería genética. Lo han dicho médicos y virólogos de prestigio (y no subvencionados por el Estado, claro). Ningún laboratorio farmacéutico quiere responsabilizarse de dichos efectos, y los gobiernos se lo han admitido. ¿Quien es el osado que se vacuna en estas condiciones?
23/11/20 10:01 AM
Todo cambió... pero aseguran que nada ha cambiado.
A mi edad ( más de ochenta...) para qué vacunarse?
De verdad que no lo veo necesario sino osado. Y ese riesgo y osadía no lo pienso asumir, menos cuando la Virgencita ha dicho en mensajes a almas dilectas del Señor que "No se vacunen"... Cuándo? dónde y a quién?... Lo sabía, pero ya no me interesa recordarlo.
No se deben vacunar, ni los niños, ni los ancianos, ni los de edad fértil...Ejemplos tuvimos hace unos años iniciando éste milenio, cuando jovencitas vieron cómo sus vidas se terminaron con esa experiencia de vacunas que les dañaron su organismo... Recuerdo, (por los años 60) decían que en el Hospital del Socorro, Santander, Colombia, habían vacunado a cuanto niño pudieron, con el fin de menguar luego los nacimientos... Y, más tarde, llegó la vasectomía a suplir la tal vacuna que habían llevado los Cuerpos de Paz a las naciones suramericanas, dejando la población indígena incapaz de aumentar su población: Tema de la película " El cóndor de los Andes" donde se volvían estériles a las indígenas, por lo cual ellos quemaron los centros hospitalarios de los llamados Cuerpos de Paz. Eran los tiempos del gobierno católico de Kennedy en USA. Y cómo le fué cuando quiso denunciarlo... Igual irán a hacer con Trump, pues quiere parar éste y otros daños que se ciernen sobre la humanidad.
Sabido es que entre lo que se ha dicho de ésta pandemia o mejor Plan-demia, es tanto... que no da ganas ni de creerle a farmacéuticas, ni a médicos que no han dado pie con bola, y que además
23/11/20 9:58 PM
¡Bendito sea Dios!
Para el Sr. Lobo Oconitrillo:
No sé de dónde se informó, pero la autoridad debida en cuanto a quién salió elegido presidente en Usa, NO se ha pronunciado. Esperemos al 14 de Diciembre, ó al 20 de Enero del próximo año 2021.
Claro... que si le hace caso al 4° poder, los medios de comunicación... Pero ellos no confirman a nadie en el poder. Son los votos, legítimos, los que sirven a la verdad. En todo caso, falta el pronunciamiento de la autoridad del caso. Y está ya demandada la elección por falsedades... y eso es grave en Usa.
23/11/20 10:07 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.