El gobierno del Líbano dimite en pleno por las protestas de la población tras la tragedia de Beirut

El país puede caer de nuevo en la ingobernabilidad

El gobierno del Líbano dimite en pleno por las protestas de la población tras la tragedia de Beirut

El Gobierno de Líbano ha dimitido finalmente después de las múltiples manifestaciones pidiendo explicaciones por la gran explosión de Beirut, la mayor catástrofe en tiempos de paz en la historia de la nación. Así lo ha dicho en anuncio televisivo el primer ministro, Hasan Diab.

(Agencias/InfoCatólica) «Anuncio hoy la renuncia de este Gobierno», ha indicado Diab en un breve mensaje a la nación televisado después de la renuncia de tres de sus ministros, en el que habló de la lucha contra los corruptos y la necesidad de tener un Ejecutivo de salvación nacional.

Diab ha asegurado que está dando «un paso atrás» para poder apoyar a la gente «y luchar la batalla por el cambio junto a ellos». «Declaro hoy la renuncia de este gobierno. Que Dios proteja al Líbano», ha dicho, repitiendo la última frase tres veces. La medida corre el riesgo de abrir el camino a negociaciones prolongadas sobre un nuevo gabinete en medio de urgentes llamados a la reforma.

Además de la gran cantidad de muertos y heridos, la deflagración de cerca de 3.000 toneladas de nitrato de amonio ha dejado sin vivienda a alrededor de 250.000 habitantes de Beirut. El suceso ha encendido la indignación de la población, que como ya ocurrió el pasado octubre se ha echado a las calles para pedir la dimisión de las autoridades del país, en protestas que han sido violentas durante los últimos dos días y que han dejado al menos un policía muerto y cientos de heridos.

La Iglesia defende el modelo que surgió en 1989

El pasado mes de junio el patriarca maronita, cardenal Boutros Bechara Rai, aseguró que el modelo político libanés, en su singularidad histórica, representa una herencia que debe ser protegida y aplicada, y no un remanente negativo del pasado del cual emanciparse.

En el Líbano, el delicado modelo institucional nacional reserva el puesto de Presidente de la República a un cristiano maronita, mientras que el papel del Primer Ministro debe asignarse estrictamente a un musulmán sunita, y el cargo de Presidente del Parlamento está reservado a un musulmán chiíta (que ha sido Nabih Berri desde hace 30 años). Los acuerdos de Taif, que sancionaron el final de la guerra civil en 1989, establecieron la paridad numérica entre los escaños parlamentarios reservados para los diputados cristianos y musulmanes.

6 comentarios

Fuenteovejuna
En medio del caos y la anarquía, hay peligro de guerra civil.
¡Dios salve a El Líbano!
10/08/20 10:06 PM
Eric
Es necesario una politica del encuentro y de aceptacion del otro, la singularidad historica del libano enriquece la tolerancia y la convivencia, un ejemplo a seguir para españa y toda europa. Osea mejor le dan el poder a los musulmanes que llegaron o empezara otra guerra civil
11/08/20 5:58 AM
Pedro Amate de Torrejon
¡¡Que bien hacen los políticos que dimiten por su mala gestión en el gobierno de las nnaciones !!

Ojalá dimitieran todos los malos gestores politicos ; que son prácticamente todos . Desgraciadamente no es así. Y al final serán juzgados por Dios todos los gobernantes y sus regímenes politicos. Las democracias darán paso al Nuevo Orden Mundial ....Y sin duda , será bienvenido por la sociedad.

11/08/20 10:05 AM
carmen
Oremos por el Libano. muchos hermanos están sufriendo y el gobierno profundo mundial busca establecer un gobierno único mundial, y para ello se está valiendo, de hechos dolorosos, para establecerlo.
11/08/20 4:56 PM
Chico
Lógico. Es lo que tiene que hacer el actual Gonierno español
Dimitir y marcharse a casa
11/08/20 8:39 PM
Generalife.
A ver si cunde el ejemplo y hay gobiernos que dimitan para dejar paso a otros.Peor no podrán gestionar la pandemia y la crisis
12/08/20 11:03 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.