Koch dice que su postura sobre la unificación de las dos formas del rito romano es la que sostiene Benedicto XVI

Cualquier movimiento en ese sentido tiene que ser natural, no por imposición

Koch dice que su postura sobre la unificación de las dos formas del rito romano es la que sostiene Benedicto XVI

A petición de «Die Tagespost», el cardenal suizo Kurt Koch ha explicado su propuesta de una fusión gradual de las formas ordinaria y extraordinaria del rito romano, asegurando que es lo mismo que Benedicto XVI tenía en mente de cara al futuro.

(Die Tagespot/InfoCatólica) El cardenal y Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos sugirió en la revista «Herder Correspondence» (edición de junio) «que en el futuro debería haber una reconciliación de las dos formas, de modo que en algún momento tengamos una sola forma como síntesis en lugar de dos diferentes».

El purpurado aseguró que no cabe esperar otra cosa, ya que a largo plazo no puede permanecer en la coexistencia de las dos formas. «La Eucaristía es la celebración central de la unidad de la Iglesia. No puede tener este significado si hay conflictos y disputas por ello», indicó.

El cardenal ha declarado a Die Tagespot que tal cambio probablemente llevará mucho tiempo y se requiere de mucha paciencia.

Un movimiento desde el interior

Según Koch, también el Papa Benedicto XVI fue consciente de «que a largo plazo no puede permanecer la coexistencia de la forma ordinaria y la forma extraordinaria del Rito Romano, sino que la Iglesia en el futuro volverá a necesitar un rito común. Por otra parte, Benedicto XVI sabía también que no se puede prescribir una nueva reforma litúrgica, ya que la misma requiere un proceso de crecimiento». Tal tesis fue formulada muy cuidadosamente en el año 2000 por el actual papa emérito. En el libro de entrevistas «Dios y el mundo» aseguró al periodista Peter Seewald en relación a un posible cambio en la liturgia que «Si se desarrolla una especie de movimiento desde el interior y no se impone simplemente desde arriba (ndr:jerarquía), entonces vendrá»

«Crecer juntos» en lugar de «reforma de la reforma»

El cardenal, por tanto, ha aclarado a Die Tagespot que sus consideraciones en la revista Herder Correspondence se basan en los pensamientos del Papa Benedicto, que él considera apropiados para este tiempo. Pero, añade, dado que el término «reforma de la reforma» usado por el Papa Benedicto en ese momento no fue entendido por muchos en su verdadero sentido, sino que, al contrario, «fue  mal entendido en el sentido de que, por así decirlo, se iba a desarrollar una nueva forma de rito, yo evité conscientemente usar este término».

En definitiva, el cardenal dijo a Die Tagespot, ve en el mismo sentido que Benedicto «una posible síntesis no en el sentido de una nueva reforma litúrgica, sino sobre la base de un crecimiento interior del paciente. Por eso hablé conscientemente de «crecer juntos». Pero en la polémica situación actual esto es apenas posible».

22 comentarios

Luis López
No, no es posible conciliar ambos ritos. Uno es radicalmente católico, y el otro -siendo también legítimamente católico- tiene elementos que explícitamente se introdujeron con una intención ecuménica (Pablo VI así lo afirmó), lo que no es que sea malo en sí mismo, es que no es el lugar para hacerlo. Eso lo distorsiona todo, hay que estar ciego para no verlo.

Porque mientras la Santa Misa se considere, como se ha considerado desde siempre, esencialmente un sacrificio auténtico (no un mero sacrificio de alabanza), no es posible ninguna componenda con herejes que abominan de la Misa, diciendo que el sacrificio de Cristo es único e irrepetible (lo que es cierto), pero que su actualización ante el Altar es una ofensa abominable (lo que es un desatino monumental).

Ese es a mi juicio la cuestión de fondo: el sentido de la Misa. Los católicos que seguimos concibiendo la Misa tal como se ha entendido desde siempre -es decir, la actualización en el Altar del único e irrepetible Sacrificio de Cristo-, que a la vez tiene un carácter propiciatorio e impetratorio para los fieles, no aceptaremos jamás que se la considere -como lo hacen los herejes- una mera "eucaristía" (acción de gracias).

Todo esto me huele muy mal. Parece que si se lleva a cabo este desatino, nos pondrían a los fieles tradicionales entre la espada y la pared, o directamente se nos echará de la comunión católica. Hay que estar muy atentos.
27/05/20 10:49 AM
Solanelles
La reforma litúrgica postconciliar ha sido un desastre. Y Benedicto XVI y el cardenal Koch, en el fondo, lo saben. Que no pretendan ahora salvar los muebles abogando por una supuesta reconciliación, como si el Novus Ordo, tras cincuenta años de devastación, pudiese situarse en pie de igualdad con la liturgia romana bimilenaria. La única solución posible es reconocer la evidencia y liquidar el experimento bugniniano. Ello no significa quedar atrapados para siempre en 1962, pero sí que cualquier cambio debe realizarse en continuidad con la Tradición, y no con la voluntad manifiesta de romper con ella.
27/05/20 11:04 AM
W. F.
Burke, Sarah y aparentemente BXVI.
Hace años que se plantea el tema, todo viene del concepto erróneo de la "reforma de la reforma".

lms.org.uk/feeditem/my-reply-cardinal-sarah-liturigical-reconciliation
27/05/20 11:52 AM
Maricruz
El cardenal se equivoca
Benedicto XVI habló de enriquecer la forma ordinaria con la forma extraordinaria y habló del enriquecimiento de los obispos y presbíteros al aprender y celebrar la forma extraordinaria pero nunca de formar un solo rito.
27/05/20 12:16 PM
Fernando Martín López Avalos
Las hibridaciones son antinaturales, siempre conducen a la esterilidad.
27/05/20 12:39 PM
Jordi
¡¡¡Qué bonita es la pluralidad y la diversidad... rito mozárabe, rito bracarense, rito de Lyon, rito ambrosiano, rito trentino... y que feo es unirlo todo en un rito centralizado uniformizado que será un engendro de apedazamientos...!!!

¡¡¡Gracias, Koch, pero los Frankensteins zombies, sólo en las películas...!!!
27/05/20 1:13 PM
José Luis (OFS)
La experiencia de la fe muestra lo contrario, Además, otra prueba, que Jesús nos ha enseñado que el sí sea sí y el no sea no. No es posible al mismo tiempo que el sí y el no, sea unificación, es claramente que no. Lo que lo es más importante es lo que procede de Dios en el rito de la Sagrada Liturgia.

La tibieza de muchas almas llega a ser tan profunda, que en plena oscuridad interior, puede aparecer ciertos fogonazos, pero que luego al volver a la realidad, lo que se ve es oscuridad. ¿Hay reconciliación el sí con el no? (Ver San Mateo 5,37)

El Santo Padre Benedicto XVI ha querido recuperar la liturgia tradicional, y es porque su fe ha estado creciendo y comprendiendo muchas cosas. Pero eran muchos que no quisieron obedecerle y procuraban y procuran torcer las enseñanzas del Papa Benedicto.
27/05/20 2:35 PM
Mencía
En el fondo es lo que se debería haber hecho en los años 60. Si no se hizo así fue porque en el camino de las reformas se cruzaron liturgistas muy radicales que decidieron revolucionarlo todo.
27/05/20 2:52 PM
Tulkas
Sería más facil decir que el Novus Ordo es un invento de laboratorio y que no corresponde en absoluto a la reforma litúrgica del V-2.
Pese a todo, no se puede abolir un Rito. Se puede abolir el Novus Ordo porque es un invento sesentero, pero no se puede abolir la Misa Romana Tradicional.
Que vuelvan a inventar lo que quieran, una y mil veces, pero que dejen la Misa Tradicional en paz.
Que dejen la Misa en paz y que los inventos sean opcionales.
27/05/20 3:26 PM
Jk
Pues yo quiero ver el denominado rito extraordinario en todas las parroquias a las que asisto, saborear esa misa que llenaba los templos de fe y fieles. El rito denominado ordinario ha sido desastrozo se ha prestado a tantos abusos.
27/05/20 3:39 PM
Emanuel
Usan a Benedicto para que aceptemos sus errores no an podido con la misa tradicional ni con el misal del 65 y con el novus ordo para que seguir insistiendo si no lo vamos a aceptar a demás Benedicto XVI quería reparar el daño que causó la reforma liturgica no mezclar las dos formas que son un mismo rito el ya lo aclaro
27/05/20 4:05 PM
FJ
Ya se está evolucionando legítimamente el Rito Extraordinario: se han aprobado nuevas fiestas de santos y Prefacios.

Todo en continuidad y no en ruptura como con el Novus Ordo.
27/05/20 4:31 PM
Raúl
Ya lo dijo alguien más. Los híbridos siempre conducen a esterilidades: que miren en la naturaleza los ejemplos.
Y pasa que ni los que amamos la misa tradicional queremos que la rebajen con una mezcla de Novus Ordo, ni el Novus Ordo puede dar más de sí que cuando se celebra siguiendo las rúbricas y "se parece" a la misa tradicional. Si se enriquece el Novus Ordo va y termina siendo misa tradicional en vernáculo.
27/05/20 4:34 PM
maru
Leyendo el libro de Ricardo de Mattei, sobre todo lo que precedió, ocurrió en el conc.vatic.II y.lo que vino después , relacionado con la liturgia de la Eucaristia , fué una total componenda entre los modernistas de entonces que se impusieron a los que no querían este cambio tan radical. Ya entonces los que abogaban por el ''ecumenismo'' , ejercieron muy fuertes presiones, hasta que consiguieron lo que querían y, poco a poco, todo fué cuesta abajo.
27/05/20 4:45 PM
Fray Nelson
Mi experiencia como profesor de latín, amante de los tesoros de la liturgia y a la vez consciente de la obra del Espíritu en tantos movimientos y comunidades actuales, va exactamente en la dirección que muestra este cardenal.

Por supuesto, también comparto lo que él dice: que no es algo que sucederá pronto. Mi estimado son décadas.

Aunque suene antipático, muchos, de una y otra tendencia, tendrán que declinar y morir para que nuevos ojos, quizá más serenos, vean el camino que conduce a una celebración eucarística, no como bandera a la que alguien se aferra, sino como sacrificio de redención al que puede acceder el pueblo creyente para hacerse uno en ofrenda con Cristo.
27/05/20 5:58 PM
PEDRO
Se lo digo con todos los respetos, pero sobre la unificación de las dos formas del rito romano y que tenía en mente la que sostiene Benedicto XVI, pues en principio no me lo creo. Si aparece una nota de puño y letra del venerable Benedicto XVI pues me lo planteo, mientras no.

La misa es el acto más elevado de toda la Iglesia católica y otras denominaciones cristianas,​ ya que el sacramento de la Eucaristía es el centro y el compendio de todo el cristianismo;​ todos los demás sacramentos se ordenan para fin de este. Debemos de una vez comenzar una intensa EVANGELIZACIÓN y con los medios o gracias que tenemos de los Sacramentos, y por tanto nada de nuevos estudios o variaciones. Evidentemente todo el contenido de este comentario es una humilde reflexión personal.

Cuando fuí monaguillo tuve gracias especiales; aún cuando tengo que reconocer que me daban ataques de risa en medio de alguna celebración y le aseguro que se pasa fatal. Aún cuando también creo que DIOS se reía con nosotros.
27/05/20 7:15 PM
carmen
La Santa Misa, viene desde el jueves Santo, desde siempre y es ofrecida a Dios, por eso el sacerdote está de cara al oriente, hacia el tabernáculo donde esta Dios. Que el Señor no permita que la Santa Misa, sea aniquilada, eso sería el fin. Si el Papa Benedicto XVI, la hubiera querido fusionar la Santa Misa lo habría hecho, en los años de su pontificado activo.
27/05/20 7:27 PM
Tito España
¿Cuál fue el fundamento teológico para hacer desaparecer la Santa Misa según el rito romano promulgado por san Pio V que además era la evolución milenaria?
Podría haberse hecho, simplemente, la modificación del año litúrgico, los tres ciclos de lecturas y cosas así, sin mayor trascendencia.
Pero convertir las iglesias en canchas de baloncesto, gimnasios, etc. para que todos vean la actuación del presbítero oficiante, como si este tuviera que demostrar que está realizando su labor bien hecha, es insulso.
Ha habido y hay tanto que hablar sobre este tema.
"El Sacrificio de la Misa", BAC 68: aquí se puede aprender lo más, prescindiendo de los 'reformadores' que ¡adónde nos han conducido!
27/05/20 8:03 PM
esron ben fares
Pues bien, que en el rito ordinario solo se emplee sólo el Canon Romano.
27/05/20 10:32 PM
Tyto Alba
Cuando se mezclan un vino bueno y puro y otro todo lo bueno que se quiera pero aguado, el resultado es un vino aguado, nos guste o no.

No me convence.

Y sigo preguntándome por qué esa "ansia infinita" por que no haya dos ritos. Por qué no pueden convivir los dos perfectamente...
28/05/20 1:10 AM
Tulkas
Fray Nelson:

Vale, explíquenos exactamente en qué consiste el camino que usted ve que se está siguiendo ya. Mire que le respeto, pero si cualquier profesor de latín o cualquier cura puede, por su experiencia, incoar direcciones nuevas a la Liturgia, estamos apañados. Eso es precisamente lo que yo denomino novusordismo: a partir de la masa informe de recomendaciones ambiguas, posibilidades múltiples y silencios notables de la Sacrosanctum Concilium y de la Ordenación General del Misal Romano cualquier cura hace lo que le viene en gana.

Yo le voy a decir cuál es esa dirección posible, aunque ya lo han mencionado arriba: que el Novus Ordo termine pareciéndose a la Misa Tradicional. De hecho, si usted visita los Oratorios de Oxford y de Londres verá una Misa Novus Ordo que tiene muy escasas diferencias con la Misa Tradicional, excepto el leccionario: latín, ad orientem, Canon en silencio, cantos del Proprium Missae etc. Si va a la catedral de Westminster verá Novus Ordo bien celebrado. La diferencia entre Bromptom y Westminster es que en el primer lugar hay Novus Ordo que parece Misa Tadicional, en el segundo Novus Ordo hinchado.

La ruta, si es que hay alguna, es la de los Oratorios ingleses.

28/05/20 9:51 AM
Javier Rosaz
Qué bueno Fray Nelson que celebre tanto el rito ordinario como el extraordinario para conocer la riqueza de ambos.
29/05/20 3:05 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.