La Ascensión del Señor
La Ascensión del Señor

Subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre

La Ascensión del Señor

No se alejó del cielo, cuando descendió hasta nosotros; ni de nosotros, cuando regresó hasta él. Escuchemos al Apóstol: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra.

(San Agustín, Sermón sobre la Ascensión del Señor) Nuestro Señor Jesucristo ascendió al cielo tal día como hoy; que nuestro corazón ascienda también con él.

Y así como él ascendió sin alejarse de nosotros, nosotros estamos ya allí con él, aun cuando todavía no se haya realizado en nuestro cuerpo lo que nos ha sido prometido.

Él fue ya exaltado sobre los cielos; pero sigue padeciendo en la tierra todos los trabajos que nosotros, que somos sus miembros, experimentamos. De lo que dio testimonio cuando exclamó: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» Así como: «tuve hambre, y me disteis de comer».

¿Por qué no vamos a esforzarnos sobre la tierra, de modo que gracias a la fe, la esperanza y la caridad, con las que nos unimos con él, descansemos ya con él en los cielos? Mientras él está allí, sigue estando con nosotros; y nosotros, mientras estamos aquí, podemos estar ya con él allí. Él realiza aquello con su divinidad, su poder y su amor; nosotros, en cambio, aunque no podemos llevarlo a cabo como él con la divinidad, sí que podemos por el amor hacia él.

No se alejó del cielo, cuando descendió hasta nosotros; ni de nosotros, cuando regresó hasta él. Él mismo es quien asegura que estaba allí mientras estaba aquí: «Nadie ha subido al Cielo, sino el que bajó del Cielo, el Hijo del hombre que está en el Cielo».

Esto se refiere a la unidad, ya que es nues­tra cabeza, y nosotros su cuerpo. Y nadie, excepto él, podría decirlo, ya que nosotros estamos identificados con él, en virtud de que él, por nuestra causa, se hizo Hijo del hombre, y nosotros, por él, hemos sido hechos hijos de Dios.

En este sentido dice el Apóstol: «Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo». No dice: «Así es Cristo», sino: «Así es también Cristo». Por tanto, Cristo es un solo cuerpo formado por muchos miembros.

Bajó, pues, del Cielo por su misericordia, pero ya no subió él solo, puesto que nosotros subimos también en él por la gracia. Así, pues, Cristo descendió él solo, pero ya no ascendió él solo; no es que queramos confundir la dignidad de la cabeza con la del cuerpo, pero sí afirmamos que la unidad de todo el cuerpo pide que éste no sea separado de su cabeza.

Sermón sobre la Ascensión del Señor, Mai 98, 1-2

 

 

3 comentarios

hornero (Argentina)
"No se alejó del cielo, cuando descendió hasta nosotros; ni de nosotros, cuando regresó hasta él. Él mismo es quien asegura que estaba allí mientras estaba aquí: «Nadie ha subido al Cielo, sino el que bajó del Cielo, el Hijo del hombre que está en el Cielo….Bajó, pues, del Cielo por su misericordia, pero ya no subió él solo, puesto que nosotros subimos también en él por la gracia. Así, pues, Cristo descendió él solo, pero ya no ascendió él solo; no es que queramos confundir la dignidad de la cabeza con la del cuerpo, pero sí afirmamos que la unidad de todo el cuerpo pide que éste no sea separado de su cabeza” (San Agustín).

Día grande éste, en el que el Señor ha cumplido de modo total el designio del Padre, y vuelve junto al Padre. Pero, como afirma San Agustín, permanece con nosotros como cabeza inseparable de su cuerpo. Cabeza que es Verbo o Palabra del Padre, que se hizo Hombre-Dios para Salvarnos y, salvándonos, sobreelevarnos. Haciéndose carne se hizo palabra creada a imagen y semejanza de Dios. Porque al crearnos y al crear el mundo, el Verbo profirió su Palabra creadora que participó el Ser de Dios a todo lo creado. Por lo cual la Creación es el gran DISCURSO DE DIOS que Cristo vino a redimir de su sumisión al pecado, llevada a cabo por Adán. ¿Cómo no habría de dar su Vida por el hombre si, al crearlo, lo hizo su palabra, dándole la palabra a fin de que por medio de ésta profiriera y tributara un discurso de gloria eterna que contuviera el canto de todas las creatur
24/05/20 3:42 PM
hornero (Argentina)
completo el párrafo final - que contuviera el canto de todas las creaturas?

24/05/20 11:44 PM
enrique Cheli Pedraza
/Rogamos, Oramos e Impetramos, para no olvidar,recordar y tener bien presente,q,con la Ascensión,Cristo,se ha acercado más a nosotros,a través de un nuevo modo de presencia,siendo, la Ascensión una fiesta de esperanza,pues con El una parte,la primicia de nuestra humanidad, está con Dios y con Cristo, hemos subido al Padre en la esperanza y en la promesa y en la Ascensión,celebramos la subida de Cristo al Padre y nuestra futura ascensión con él y al celebrar el misterio de la Ascensión del Señor,evocamos ,q, el Reino de los Cielos es nuestra meta y responder a la Voluntad de Dios, aquí en la tierra,el camino,q,se nos invita a seguir,recorrer y transitar a través de la escalera de los 10 Mandamientos,q, nos conducen al cielo para estar por toda una eternidad en el Paraíso y pedir,q,cuando nos llegue la hora de subir y presentarnos al Padre para rendir cuentas de nuestra vida,hechos y palabras,tenga compasión de nosotros,Familiares, Amistades y Conocidos,al tanto de la advertencia de Jesús"Nadie va al Padre,sino, a través Mío",y“q, Dios quiere,q,todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad y conozcan a Jesucristo,el único mediador entre Dios y los hombres(1Timoteo 2:4) y“ En ningún otro hay salvación; porque,no existe ni hay otro nombre bajo el cielo,dado a los hombres, por el cual podamos alcanzar la salvación (Hechos 4:12).(O sea:ni Moisés;ni Buda;ni Mahoma;ni ningún otro,q,pretenda suplantar, substituir y reemplazar“usurpadoramente”a Jesús el Cristo
25/05/20 10:17 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.