P. Moral Antón: Lutero no asumió «la posibilidad de equivocación o de error»

Prior General de la Orden de San Agustín

P. Moral Antón: Lutero no asumió «la posibilidad de equivocación o de error»

El P. Alejandro Moral Antón, Prior General de la Orden de San Agustín, a la que perteneció Martín Lutero antes de abandonar la fe católica, ha glosado la figura del heresiarca alemán en una carta dirigida a los religiosos agustinos.

(InfoCatólica) El P. Moral constata las consecuencias de la ruptura que tuvo origen en Lutero:

De manera tal vez un tanto reductiva, se ha querido fijar el inicio de la Reforma en la exposición pública que Martín Lutero hizo en Wittenberg de sus 95 tesis sobre las indulgencias, el 31 de octubre de 1517. En cualquier caso, no cabe duda de que Lutero impulsó una verdadera crisis religiosa que trajo consigo la ruptura de la cristiandad occidental y sentó las bases no del secularismo, pero sí del proceso de secularización y del nacimiento de una nueva Europa.

El Superior de los agustinos indica:

No podemos olvidar que Martín Lutero (1483-1546) fue agustino. Ingresó en nuestra Orden en 1505 y formó parte de la Congregación de Observancia de Sajonia... Todas las fuentes señalan que fue un fraile piadoso, cumplidor y fervoroso. Hasta 1521 solía firmar siempre «Martín Lutero, agustino» y usó el hábito hasta 1524, conservando hasta su muerte mucho de fraile en cuanto a piedad y estilo.

Pero a su vez:

También es cierto que Lutero no solo abandonó la Orden, sino que abominó de la vida religiosa con todas sus fuerzas, rechazó las practicas ascéticas y de piedad, el rezo del breviario y otras obligaciones, modificó radicalmente la teología sacramentaria, condenó los votos y promovió el abandono y la fuga masiva de los consagrados. El daño causado a la Orden y a la vida religiosa en Alemania fue enorme.

Tras señalar algunos aspectos positivos de su persona, advierte:

...no podemos eludir otra faceta menos grata: la que se refiere a su intolerancia. Obstinado e inflexible, apasionado y vehemente, Lutero utiliza expresiones mordaces contra quienes se le oponen, llegando a ser injurioso y grosero. Con frecuencia resulta vejatorio y ofensivo, llegando a la calumnia. El elegido por Dios, el «profeta del fin de los tiempos» , se considera en la verdad y, por tanto, responde en términos agresivos a cualquier discrepancia. Para él no es posible la retractación porque no asume la posibilidad de equivocación o de error.

Y añade:

Es significativa su fijación en la figura del papa, que va evolucionando desde el acatamiento reverente a la animadversión y el aborrecimiento, hasta desembocar en el odio de sus últimos años. Son verdaderamente tristes sus exagerados insultos y agresiones a la Iglesia de Roma (papista, según su particular terminología). Leer esos textos nos llena de dolor.

En cuanto a la postura doctrinal de Lutero, recuerda que

Para él es imposible que el ser humano pueda colaborar activamente en la salvación, porque el pecado permanece. Solo que, por los méritos de Cristo, no se nos imputa.  

Y

Sola Scriptura, sola gratia, sola fide. Las consecuencias de la percepción luterana llevan a la negación del libre albedrío, a la innovación dogmática de los sacramentos, al rechazo de la misa como sacrificio, a la negación del sacerdocio ministerial, a la demolición del magisterio y de la jerarquía eclesiástica, a la demonización del papado. Sin embargo, Lutero se muestra sorprendentemente servil a los príncipes protestantes y se manifiesta un apasionado defensor del legítimo orden social y político, incluso a un alto precio. Su postura en la Guerra de los Campesinos (1524-1525) nos ofrece buena muestra de ello y constituye uno de los rasgos más discutidos del reformador. Como lo son también otros dos aspectos, presentes en Lutero, y que han proyectado su negra sombra en la historia de los últimos siglos: el nacionalismo y el antisemitismo.

Tras asegura que «la Orden de San Agustín, a la que perteneció Lutero, no tiene motivos para celebrar los 500 años del inicio de la Reforma pero sí para conmemorarlos», el Prior General de los agustinos agradece «el interés manifestado y las iniciativas que se han tomado en las distintas circunscripciones de la Orden, sobre todo en el campo académico, con la organización de excelentes congresos, jornadas de estudio y publicaciones. El Consejo General ha querido implicarse a este respecto y ha impulsado la celebración en Roma, del 9 al 11 de noviembre, del Congreso titulado "Lutero y la Reforma: San Agustín y la Orden Agustiniana"»

Texto completo de la carta del P. Alejandro Moral Antón, OSA

Archivado en: Lutero

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

15 comentarios

chico
Está claro: Lutero se desvió por causa de su enamoramiento total con Catalina Bora. Tenía 41 años cuando se anamoró. Justo, es el tiempo en que los hombres, a partir de sus 40 sufren una etapa en sus vidas de tendencia a retroceder a su adolescencia. Repito: Lutero no desbarró por teologías. Desbarró por su sensualidad hacia Catalina. Luego, para tapar, vino todo eso de las teologías.
3/10/17 2:57 PM
Boina Negra
Estoy de acuerdo con que no hay nada que celebrar, puesto que Lutero ha sido un terrible hereje. Sin embargo no se que significara para el Prior conmemorar, puesto que las conmemoraciones, que yo sepa, se hacen normalmente en un clima festivo.

Si simplemente significa hacer memoria del pasado, fenómeno!, no tenemos que olvidar cual es la verdadera Iglesia y tampoco el daño que le han causado los enemigos a la misma, para: "Estar listos a dar razones de nuestra esperanza"
3/10/17 2:59 PM
Emmanuel
Puede que esté equivocado pero después de estudiar algo sobre el tema de Lutero... siendo buenos... creo que en el fondo Lutero perdió los estribos al constatar en su momento que el magisterio no era capaz de auto interpretarse o por lo menos no había ese esfuerzo por parte de la teología.
3/10/17 3:59 PM
Hermenegildo
Aún así, no entiendo que el Prior General de los agustinos encuentre tantas bondades en Lutero: "hombre de intuiciones religiosas profundas", "heraldo y pregonero de la palabra divina", "modelo de virtudes domésticas". Según el P. Moral, la labor de Lutero originó aspectos positivos como "la revalorización del individuo, la reforzada confianza en Dios, la centralidad de la Sagrada Escritura, el acercamiento de la liturgia al pueblo, el desarrollo del sentido comunitario, la sana laicidad, la necesidad de reforma entendida como retorno a lo esencial..."

Todo esto es muy discutible; pienso que el Prior General de los agustinos ha hecho suya en parte la propaganda luterana.
3/10/17 5:44 PM
Néstor
Sorpresivamente (lamentablemente, debería ser lo normal) claro el superior de los agustinos. No se entiende qué quiere decir "autointerpretarse" el Magisterio en estos temas. O el pecado original permanece después del bautismo, o no; o tenemos libre albedrío después del pecado original, o no, etc.

Saludos cordiales.
3/10/17 5:52 PM
No podemos negar
S mi entender las contribuciones de lutero
Hay que posicionarse en el momento histórico
Por el cual pasaba ls Iglesia
Que esta formada por hombres
Muy sensibles a las tentaciones
Hoy en día
Desde muchos sectores de la iglesia nuestro querido Papa Francisco esta siendo duramente cuestionado
Y el si que fue elegido Papa por VOLUNTAD. DIVINA
3/10/17 6:39 PM
Luis López
El gran pecado de Lutero fue exactamente el mismo que el gran pecado de Lucifer: la soberbia.

Lucifer, a causa de ello, fue arrojado del Cielo al infierno.

Lutero, por su obstinada soberbia, destrozó la unidad cristiana, y puso y sigue poniendo en certísimo peligro de condenación a muchas almas,

¿Celebrar? No. Ceniza y saco...
3/10/17 7:00 PM
Chimo de Valencia
Señor anónimo poeta. No suelte exabruptos. "El momento histórico por el que pasaba la Iglesia" era de solidez y firmeza doctrinal: Concluye la Reconquista, inicia la evangelización de todo un continente, En Europa planta cara a los reyes y príncipes que quieren que la Iglesia se someta a sus caprichos. Las "contribuciones de Lutero", por el contrario, consisten en convertirse en ariete de estos poderosos contra la Iglesia, y negar el Depósito de la Fe.
Y respecto a Francisco, parece que es él que cuestiona algunas verdades de fe, no los "sectores de la Iglesia" a los que Vd. refiere.
Y, por favor, no blasfeme, ni Francisco ni ningún Papa ha sido elegido por voluntad divina.
3/10/17 8:20 PM
Zenzontle
Totalmente de acuerdo con Chimo. Entre otros, lo ha dejado muy claro S. S.Benedicto XVI. En la elección papal seguro que está presente el Espíritu Santo, pero son los hombres, los Cardenales, quienes haciendo ejercicio de su libre albedrío (aunque le pese a los luteranos) eligen al sucesor de Pedro. Y hay mafias peor que luteranas que actúan y con cinismo proclaman luego sus asociaciones anti-canónicas y desbarrantes. ¡Dios nos coja confesados!
4/10/17 12:50 AM
Emmanuel
En el fondo, a mi parecer, lo que Lutero no lograba encajar era la siguiente cuestión ¿cómo es posible que el magisterio no sea susceptible de interpretación cuando la misma Palabra de Dios lo era? Quizás, su argucia de emplear todos los medios a su alcance (incluso los políticos) este motivada por este deseo de que la Palabra de Dios fuese la que apaciguase todo . En ello vemos una clara aspiración cristiana y católica (no niego otros). El problema es la visión distorsionada y reduccionista que Lutero mismo tenía de esta Palabra de Dios: Sola Scriptura. ahora bien, una visión distorsionada que, a mi juicio, el escolasticismo de la teología de aquella época alimentó.
4/10/17 1:01 AM
Almudena1
CONMEMORAR:
Recordar un acontecimiento histórico o a una persona destacada mediante la celebración de un acto solemne o fiesta, especialmente en la fecha en que se cumple algún aniversario.

¿Qué tiene que conmemorar la Iglesia Católica?
4/10/17 11:49 AM
Néstor
Precisamente, el Magisterio está para interpretar la Palabra de Dios con la asistencia del Espíritu Santo, y esa es la única forma de evitar que la Revelación divina se disuelva entre las interpretaciones humanas contrapuestas. Pero en ninguna parte de la fe cristiana y católica se promete la asistencia del Espíritu Santo al individuo para interpretar autorizadamente ni la Palabra de Dios ni el Magisterio de la Iglesia. Lo que Lutero no logra encajar, y lo que no logran encajar los que piensan como él, procede de que su mentalidad ya era o es protestante.

Saludos cordiales.
4/10/17 1:32 PM
Néstor
Y si el prior general hizo todos esos elogios de Lutero, ciertamente que se los podía haber ahorrado. Por otra parte, echarle la culpa al "escolasticismo" es desconocer dos cosas 1) Que la Escolástica es el lugar al que inevitablemente hay que ir cuando se quiere pensar a fondo y en serio la fe cristiana y católica 2) Que en tiempos de Lutero lo que había era la decadencia de la Escolástica, y sobre todo por causa del nominalismo al que el mismo Lutero era afecto.

Saludos cordiales.
4/10/17 1:35 PM
La conmemoración sería orar para que el Señor devuelva la sensates al corazón del hombre y acepte todo lo que el ha dicho y ha fundado. Que se acerque todo hombre y mujer al lugar Santo de los Santos, el Sagrario, lugar que nos ha dado de tierra sagrada donde Moisés se descalza y nuestras almas, dando nuestro tiempo con ruegos y oraciones, deben limpiarse para verlo para gozarlo, para que nuestro rostro resplandezca y al vernos crean.
Dios les bendiga
4/10/17 1:36 PM
Tulkas
En Lutero lo que hay es una reducción del cristianismo a mínimos impensables. Es la herejía por antonomasia.

Un caso flagrante es el del Matrimonio:

- para Lutero es una institución divina, pero lo es en el mismo sentido que lo son la agricultura, la navegación o el arte de hacer zapatos

- para la Iglesia es un "sacramento para la salvación de OTROS"

Toc toc, ¿algún casado por aquí?
4/10/17 9:12 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.