Dos millones de jóvenes que son víctimas del trabajo infantil

En Ankara, Turquía

Dos millones de jóvenes que son víctimas del trabajo infantil

Al menos 56 incidentes fatales –los que han sido denunciados, pero las estimaciones están por debajo de los datos reales- ocurridos en el trabajo han involucrado a menores de edad a lo largo del año 2016.

(AsiaNews/InfoCatólica) En Turquía, dos millones de niños son explotados en el mercado de trabajo infantil; de éstos, el 78% es empleado de manera «clandestina», sin derechos ni atención sanitaria, sin inscripción en el registro profesional ni resarcimiento alguno en caso de accidente.

Al menos 56 incidentes fatales –los que han sido denunciados, pero las estimaciones están por debajo de los datos reales- ocurridos en el trabajo han involucrado a menores de edad a lo largo del año 2016.  Es lo que surge de un informe publicado días atrás por la Confederación de sindicatos progresistas de Turquía (DISK), referido al año pasado, cuyo título es «Ser trabajador menor de edad en Turquía».

En todo el mundo, hoy, primero de mayo, se celebra el Día del Trabajo, en el cual se conmemoran las batallas de los obreros para lograr la reducción de la jornada laboral a ocho horas. Pero en el país que acaba de ser transformado en una República presidencial, tras el controvertido referéndum buscado con fuerza por el jefe de Estado,  Recep Tayyp Erdogan, millones de niños son privados del derecho a estudiar y son víctimas de abusos y explotación.

Los números que arroja el informe sobre el trabajo infantil no logran encuadrar del todo el fenómeno de la explotación, puesto que solamente abarcan a los jóvenes entre 15 y 17 años de edad.  El reporte no incluye a aquellos que tienen menos de 15 años de edad, ni a cuantos se desempeñan como trabajadores estacionales en algunos sectores puntuales, como es el caso de la agricultura.

Según los resultados surgidos de la investigación elaborada por DISK, el número de niños que han hecho su ingreso al mercado laboral en el año 2016 se ha incrementado; de estos, la mayor parte lo ha hecho en una situación de ilegalidad. El instituto turco de Estadísticas confirma en parte la dimensión del fenómeno, afirmando que al menos un joven entre 15 y 17 años ha trabajado el año pasado. 

Los datos difundidos por la organización sindical turca no incluyen a los trabajadores estacionales, sobre todo en el sector agropecuario, y tampoco a los aprendices, en particular a los que se desempeñan en el turismo, donde los menores trabajan muchas horas al día.   Desde el 2012  a hoy, prosigue el reporte de la DISK, el número de trabajadores niños ha ido creciendo año a año. También se ha incrementado el dato referido a los aprendices, que pasa de 400.000 en el año 2015, a 1,7 millones a fines del año pasado.

Según los estudiosos, el aumento del trabajo infantil está ligado a un «crecimiento significativo» en el dato de la pobreza entre los menores de edad, que hoy equivale al 25,3% en la nómina de naciones consideradas en riesgo. Datos que no se les escapan a los líderes de la oposición, que no se han ahorrado críticas contra la actual dirigencia de Ankara, dispuesta a reprimir cualquier forma de disenso. «Los niños que trabajan o son obligados a trabajar –afirma Atila Sertel, diputado del Partido popular republicano (CHP) - en sectores que van desde la agricultura a la industria, desde la construcción al rubro textil, son víctimas de los atajos con los cuales se evade la ley, o de una mala aplicación de las leyes».  

Seyfettin Gürsel, profesor e investigador del Centro de Estudios Económicos de la Universidad de  Bahçeşehir (BETAM), llevó a cabo una investigación acerca de los niños que viven en condiciones de privaciones y pobreza. Según los datos recabados, en Turquía, al menos 7,2 millones de menores viven en familias que atraviesan una situación de «graves privaciones» en el plano material.

Explotación de refugiados sirios

La guerra en la vecina Siria ha desatado un drama que ha terminado por involucrar a los niños: la explotación de los refugiados sirios en el trabajo infantil ha sido denunciada por algunas investigaciones periodísticas internaciones en los últimos meses del año pasado. Turquía es un centro importante para el sector textil, por tener la capacidad de hacer frente incluso a los pedidos de último momento provenientes de Europa.

Sin embargo, detrás de la producción para las grandes marcas hay mano de obra a la que se le paga menos del salario mínimo garantizado por ley. Los menores de edad serían reclutados en las calles, a través de intermediarios que les dan un pequeño anticipo de dinero en efectivo.  Después de esta «propina», jóvenes y niños son empleados en las empresas, haciendo turnos extenuantes, con precarias condiciones de seguridad.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

2 comentarios

Alvaro
Pero si son "jóvenes"... ¿Cómo es que su trabajo se considera "infantil" y no "juvenil"?

Es que llamar "explotación infantil" a la contratación de empleados a partir de 15 años parece excesivo, máxime cuando este trabajo puede ser necesario para la supervivencia de sus familias, "en situación de graves privaciones" según el artículo.

Y es que el "derecho a la educación" tiene dos partes: hasta los 15 años aprox. se accede a la educación básica (en España, hasta acabar la ESO), y ahí el "derecho a al educación" significa que tienes derecho a recibirla, sí o sí, incluso gratuitamente si no puedes pagarla. A partir de esa edad se accede a la educación superior (Bachillerato, FP, universidad...), y ahí el "derecho a la educación" solo significa que no te impidan acceder a ella si quieres seguirla y tienes con qué pagarla.

Así pues, hasta los 15 años el trabajo se puede considerar "explotación infantil", entre otras cosas porque puede interferir con la educación básica de los niños y adolescentes, pero a partir de esa edad ya no sucede eso y puede ser perfectamente legítimo contratar jóvenes, incluso puede ser lo más sensato si es que su supervivencia depende de ello.

Desde luego no es una situación en absoluto deseable, pero las personas en situaciones críticas tienen derecho a buscar las mejores salidas a su situación, incluida esta, y nosotros no tenemos derecho a ponernos estupendos impidiéndoles sobrevivir.

Un saludo.
1/05/17 3:59 PM
Maribel
La explotación del ser humano es un escándalo, y entre peor las condiciones y más jóvenes y frágiles los explotados, peor. Clama al cielo este pecado. Clama al cielo que millones de católicos seamos cómplices al consumir productos cuyo origen o alguno de sus momentos de manufactura incluyeron explotación o incluso esclavitud. Es tierno de despertar como católicos y exigir que haya un respeto a la dignidad humana de los trabajadores y que el trabajo sea digno también. San José Obrero, intercede por todos los que son pisoteados en su trabajo , en especial por quienes más sufren, y por los que son explotados en culturas que se dicen cristianas y, sin embargo, no reconocen la mínima dignidad de los trabajadores. También pidamos a San a José cambie el corazón de piedra de quienes dan trabajo indigno, mal pagado, y por nosotros que pongamos socorre a este flagelo de la esclavitud modernas
2/05/17 3:22 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.