Cristina López Schlichting interviene en la Semana de Misionología de Burgos

«Lo que urge hoy no es hacer acuíferos sino hablar de Cristo»

La mañana de la Semana de Misionología de Burgos ha contado con protagonistas activos de los medios de comunicación españoles. La periodista Cristina López Schlichting, presentadora del programa Fin de Semana de COPE, ha alabado el trabajo de los misioneros, que dan una respuesta a la sed de Dios del hombre actual. A continuación,el delegado episcopal del semanario Alfa y Omega y el director del suplemento La Razón de la Fe, han dialogado sobre la presencia misionera en los medios de comunicación.

(OMP/InfoCatólica) «Gracias a los misioneros he aprendido que el trabajo, la educación y el esfuerzo de una persona, puede cambiar un país», explicó Schlichting. Después de su contar su experiencia como reportera en varios países de conflicto a lo largo de los años 80 y 90 (Irán, Egipto, Nicaragua, Albania, Unión Soviética, India…), ha explicado que la presencia de los misioneros en estos países le han impulsado en su carrera profesional y personal.

El rostro de Dios

«Los misioneros no hacen filantropía, manifiestan el rostro de Dios», afirmó Cristina. «Lo que urge hoy no es hacer acuíferos, sino hablar de Cristo». Y es que, según ha explicado, el hombre de hoy tiene una profunda nostalgia de Dios. «La respuesta a esta nostalgia es el amor y la ternura de Cristo que se percibe en tantos creyentes, especialmente en los misioneros», apostilló.

Ante la ‘batalla cultural’ actual, Schlichting ha subrayado la valiente actitud del Papa Francisco, quien ve la dignidad del hombre más allá de lo que produzca, y anima a salir a su encuentro. Los misioneros han seguido este camino, y son la respuesta a la sociedad mercantilista, ya que regalan su vida gratuitamente.

Alfonso Simón y José Beltrán

La mañana ha terminado con una mesa redonda dedicada al papel de los misioneros en los medios de comunicación. Alfonso Simón, delegado episcopal en el semanario Alfa y Omega, ha subrayado la importancia de la alegría de evangelizar en la Evangelii gaudium, y ha explicado que esta misma es la que mueve a la redacción del semanario. José Beltrán, director del suplemento de La Razón dedicado a la información religiosa -La Razón de la fe-, ha agradecido a los misioneros su labor de embajadores para la publicación que dirige y ha insistido en la necesidad de potenciar la creatividad técnica para hacer llegar el Evangelio.

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

7 comentarios

Menka
Hombre, los que nos podemos duchar dos veces al día si hace falta, no hablamos de acuíferos, claro está; los que mueren de disentería, sí.

Hay que hacer acuíferos allí donde hacen falta, porque creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios.
10/07/14 9:45 AM
Juan Mariner
En 13TV y COPE hay que hablar también de Cristo mucho más de lo que se habla...
10/07/14 10:11 AM
halcón
No lo pillo. ¿Qué es es eso de "hacer acuíferos"? Un acuífero es una formación geológica por donde discurre o mana una corriente de agua. Los hombres no "hacemos acuíferos", lo mismo que no "hacemos cordilleras, volcanes u océanos".
10/07/14 11:35 AM
Saira
Decir que no hacemos acuíferos no es más que una forma de hablar. Supongo que lo que Cristina quiso decir, y yo me sumo a su intención (lo demás es tomar el rábano por las hojas), es que lo primero, lo primordial, lo verdaderamente necesario, sin que lo otro sea despreciable, es anunciar la salvación a quienes la desconocen. Y la salvación es dar a conocer el amor y la misericordia de Dios, manifestados en Jesucristo. O así.
10/07/14 5:07 PM
A S B
Creo que entiendo la idea. Pero me parece que está muy mal expresada, tanto que podría interpretarse muy, mmuy mal.

Estuve dos años en una misión en la selva amazónica, donde a día el principal problema de salud es el agua en mal estado, que se convierte en la primera causa de desnutrición infantil, al llevar consigo un sin fín de parásitos. Por no hablar de enfermedades como la tifoidea.

A principios de los 90, durante un brote de cólera, el misionero de este puesto salvó a todo el pueblo encontrando una fuente subterránea de agua limpia, construyendo un depósito y un sistema de distribución.

Si la lucha por la vida no es hablar de y mostrar a Cristo, no sé qué es.
10/07/14 7:04 PM
P. Diego
Estimados: Se me da por pensar que la frase, sacada de contexto, puede quedar incompleta en su significado. Es verdad que en muchas misiones se dedicó mucha fuerza al trabajo social, y luego, como sucedió en una tribu de Ecuador, agradecieron las obras, pero se hicieron evangelistas, "porque ellos nos predicaron el Evangelio" (sic).
Creo que hay que evitar falsas dialécticas. No hay que oponer los dos aspectos de la misión, como si fueran incompatibles. Hay que saber darle la jerarquía y subordinación adecuada. Es decir, por sobre todas las cosas está el alma, y luego el cuerpo, como lo enseñó Cristo en el milagro de la multiplicación de los panes, que les dió de comer a todos después de varios días que lo venían escuchando. Pero Cristo no desdeñó de multiplicar los panes y los peces, y no sólo una vez. Y lo mismo se puede decir del curar enfermos de toda dolencia hasta no tener tiempo ni para comer.
En el Verbo Encarnado tenemos todas las respuestas. Y debemos seguir su ejemplo, haciendo todo lo que podamos, en todos los aspectos.
Les escribe un misionero en Tanzania, África.
Dios los bendiga a todos.
P. Diego.
10/07/14 7:34 PM
Juan Mariner
P. Diego: creo que poco más podemos añadir a su completo y excelente comentario...
10/07/14 8:34 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.