Del padre, la madre y una donante de óvulos

Gran Bretaña regulará la manipulación de embriones humanos que tendrán el ADN de tres personas

El departamento de salud británico ha lanzado una consulta de tres meses para dar a conocer el borrador del proyecto de ley que regulará una técnica para prevenir enfermedades graves heredadas de la madre, un grupo de patologías complicadas denominadas enfermedades mitocondriales para las que no existe ninguna cura en la actualidad. El procedimiento requiere manipular el embrión que llevará ADN de tres personas: el padre, la madre y una donante.

(Ángeles López/El Mundo) Las enfermedades mitocondriales, que se dan en uno de cada 5.000-10.000 nacidos, se producen por un defecto en la mitocondria materna. Para evitar esa herencia, la técnica utiliza un óvulo de donante, al que se traspasa toda la información genética materna, con la excepción de la mitocondria defectuosa; el nuevo óvulo resultante se fecunda posteriormente con esperma del padre. De esta manera, el bebé resultante de esta técnica, tendría unos 20.000 genes heredados de sus padres y los 37 genes de la mitocondria de la mujer donante.

Más información en el diario El Mundo.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

3 comentarios

Marcos
La mitocondria, como saben, no es nuestra: es una partícula que nuestro cuerpo no crea sino que recibe y como tal NO forma parte de aquello que podamos crear con nuestro ADN. Todos necesitamos recibir las mitocondrias porque no las podemos fabricar.

Dicho ello, si la ciencia desarrolla una manera de curar determinadas enfermedades de manera que en vez de recibir las mitocondrias de un sujeto A las recibas de un sujeto B, merece aplausos.

saludos
28/02/14 12:42 PM
amauta
Marcos, como en toda FIV, técnica inmoral en sí misma al margen de los resultados, no se cura nada, sino que se crea y selecciona un organismo sano. Desde el punto de vista moral para conseguir estas "curaciones" se ha de recurrir por una parte a la anticoncepción para evitar que por la fecundación natural pueda surgir un embrión enfermo y me temo que el sistema sanitario tal como funciona hoy no prevea que esto se haga mediante técnicas de regulación natural de la fertilidad y luego a la hora de concebir se recurre a la Fecundación In Vitro, que es inmoral por la separación entre el significado unitivo y procreativo del acto sexual tal como lo indica la Humanae Vitae. Mantener la moral que defiende la Iglesia, que no es tanto la de la Iglesia, como la moral derivada de la ley natural, es difícil y en ocasiones es tanta la presión que puede ser hasta heróico, pero no hay otra. Y lo hace más difícil cuando en el seno de la Iglesia hay personas, e instituciones que reman en contra(recordemos la entrevista que se publicó hace unos días del hermano de San Juan de Dios, que fue general de la orden), o por miedo permanecen callados.
28/02/14 1:53 PM
Néstor
Y como efecto secundario, pero no sin importancia, está que seguramente para lograr éxito en un solo caso se deberá pasar por buena cantidad de embriones "desechados", es decir, de homicidios.
28/02/14 5:30 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.