Obispo de Bilbao

Mons. Iceta: «Toda opción política realmente humana debe recoger, promover y tutelar» el derecho a la vida

En una entrevista concedida a Infovaticana, Mons. Mario Iceta, obispo de Bilbao, asegura que «toda opción política que sea realmente humana y que defienda un auténtico progreso para la persona y la sociedad debe recoger, defender, promover y tutelar los principios que se desprenden de la dignidad e inviolabilidad de toda vida humana». El prelado se manifiesta también sobre cuestiones como el pago del IBI por la Iglesia, la crisis de fe en Occidente, los casos de pederastia entre el clero, la posible reforma de la Iglesia, etc.

(Infovaticana) –¿Podría contarnos cómo surgió su vocación al sacerdocio?

Fue una vocación tardía: estaba cursando la mitad de los estudios de medicina cuando surgió la pregunta de ser sacerdote. Yo conocía a otros sacerdotes, tenía inquietudes espirituales, y me plantee ser sacerdote viendo el ejemplo de otros sacerdotes cuya vida me atraía. Estudiando medicina, aconsejado por otros sacerdotes, vi que el Señor me llamaba a una vida de consagración, de ministerio sacerdotal, y dije que sí y respondí a esa llamada.

¿Cómo es el día a día del Obispo de Bilbao?

Me levanto a las 6.30 de la mañana, después rezo el oficio de lecturas y laudes y hago una hora de oración, después, si no tengo que celebrar Misa fuera, celebro en casa con mi madre (generalmente celebro Misa fuera, por las tardes con ocasión de visitas, aniversarios, confirmaciones en parroquias, comunidades religiosas…). Después de desayunar, me voy al despacho y paso la mañana dedicado a diversas solicitudes, de reuniones, de consejos, de recibir a las personas. Como siempre fuera, con unos o con otros, con grupos o con sacerdotes o con consejos o con parroquianos o en monasterios. Por la tarde rezo el rosario y me dedico a escribir, a responder cartas, a estudiar, a preparar homilías, y a última hora de la tarde, cuando puedo, dedico una hora al día a hacer deporte. Rezo vísperas, ceno, tengo un rato de lectura, estoy con mi madre y conversamos de lo que ha sido el día y me acuesto temprano.

¿Qué deporte practica?

Habitualmente salgo a caminar, me gusta la natación, y la practico en verano. También me gusta ir al monte y voy cuando puedo.

¿Con qué frecuencia habla don Mario con cada uno de sus seminaristas personalmente?

Visito el seminario una vez al mes: por la mañana me reúno con los formadores, después celebro la Eucaristía con los seminaristas y con los formadores. Como con ellos y por la tarde estoy disponible para hablar con ellos. Además pido que los seminaristas que de dos en dos me ayuden en la Misa que celebro los Domingos por la tarde en la catedral. Por tanto mi trato con los seminaristas es cercano y directo.

¿Cómo fomenta en su diócesis una mayor participación de los laicos en la vida de la Iglesia?

Desde hace tiempo esta diócesis tiene tradición de haber integrado a los laicos en la misión pastoral de la Iglesia y en la corresponsabilidad en la evangelización. En primer lugar, hay laicos trabajando en la curia como responsables de diversos departamentos, de evangelización y catequesis, de justicia y de caridad, de juventud y familia, pastoral del trabajo, pastoral obrera, pastoral de la salud, de medios de comunicación. A nivel de vicarías y de parroquias hay también muchos laicos empeñados en las tareas de catequesis, de acogida de las personas, de pastoral de la familia, de atención de Cáritas, de visitar enfermos, de pastoral familiar, y luego está lo que es la tarea de todo seglar en su ambiente, la santificación de su trabajo ordinario, la santificación de la familia, la presencia de Cristo y del Evangelio en todos los ambientes, la visita de enfermos, la atención a los empobrecidos, la participación en los diversos ámbitos de la sociedad llevando la luz del evangelio. Creo que es muy diversificado el empeño y la necesidad del laico en la tarea de la evangelización.

¿Podría contarnos que procedimiento sigue para preparar una homilía?

Primero empiezo pidiendo el don del Espíritu Santo, tomando los textos, llevándolos a la oración, y meditándolos largamente, también con ayuda de algunos subsidios que me facilitan el entrar en su comprensión. Una homilía no se escribe en un día sino que es el fruto de la oración de varios días. Y luego también me alimento con textos de Santos Padres, textos de teólogos clásicos y contemporáneos reconocidos y textos del magisterio. Y una vez que uno tiene todos estos ingredientes, como digo, rezados, meditados y alimentados, intenta escribir no lo que sabe sino lo que ha recibido en la oración para transcribirlo y luego comunicarlo a los fieles.

¿A qué santos tiene especial devoción y por qué?

Tengo mucha devoción a San Ignacio de Loyola, porque me ha enseñado los ejercicios espirituales que tantas veces he hecho y porque me parece un santo impresionante en su modo de acercarse a Dios y de enseñarnos a acercarnos a Dios, también tengo devoción a San Valentín de Berriotxoa, mártir y copatrono de esta diócesis, que entregó la vida como misionero y obispo en Vietnam. Tengo devoción a Santa Teresa de Jesús, porque me parece que es una mujer que es un auténtico torbellino, a la Madre Maravillas de Jesús, a Santa Edith Stein, a San Juan de Ávila, patrono de los sacerdotes. A los santos que han jalonado mi vida. Estudié con los capuchinos y allí al referencia era San Francisco de Asís; estudié en la Universidad de Navarra, fundada por San Josemaría Escrivá; en Córdoba, el patrono del Seminario es San Pelagio… También a algunos beatos: al beato Juan Pablo II, a la beata Teresa de Calcuta, a la beata Rafaela Ybarra. A muchos santos… Disfruto cuando celebro su memoria, y por tanto no diría que tenga un santo preferido. Me gusta ser muy amigo de los santos y me encomiendo a ellos y cuando llega su memoria o su fiesta intento conversar con ellos, aprender de su vida y aprender de su enseñanza.

¿Cómo definiría a Benedicto XVI?

Creo que ha sido un gran teólogo, un gran pensador, un gran místico y un gran Pastor. Sus escritos y sus homilías constituyen un magisterio formidable para la Iglesia, creo además que su pensamiento es estímulo para la teología, estímulo para el pensamiento, estímulo para el diálogo con la cultura, estímulo para la oración. Pienso que ha sido un grandísimo don para la Iglesia.

¿Cómo definiría al Papa Francisco?

Otro don enorme para la Iglesia, un hombre que conoce a pie de calle lo que son los problemas de la persona, de la sociedad, los problemas contemporáneos. Un hombre directo, que da respuestas directas y concisas al corazón. Un hombre valiente, ciertamente evangelizador, proclamador del Evangelio que ilumina todos los ámbitos de la existencia y en todos los lugares donde es preciso defender la dignidad humana y por tanto creo que es un don y una bocanada de aire renovador para nuestra Iglesia

Usted es considerado un experto en bioética, hay dos preguntas de esa materia que me gustaría hacerle: ¿Dónde van los niños cuando son abortados?

Estos niños, injustamente sacrificados, reciben un bautismo de sangre y, acogidos por el Señor, gozan para siempre de su visión y compañía en el cielo junto con María, los ángeles y todos los santos. Desde allí interceden por nosotros y de modo particular por sus familiares, a quienes no se les ha permitido conocer en esta tierra.

¿Qué opina de la adopción de embriones?

Es una cuestión actualmente debatida en la Iglesia. El Magisterio presenta objeciones a su realización porque no sabemos los efectos que sobre el embrión haya ocasionado el procedimiento de crioconservación y también las implicaciones antropológicas que conlleva su implantación.

Y hablando de bioética ¿Cree que es necesaria una opción política en España que defienda explícitamente los principios no negociables definidos por Benedicto XVI?

Yo creo que toda opción política que sea realmente humana y que defienda un auténtico progreso para la persona y la sociedad debe recoger, defender, promover y tutelar los principios que se desprenden de la dignidad e inviolabilidad de toda vida humana.

¿Hay algún movimiento de la Iglesia, institución u orden religiosa que le guste especialmente?

Creo que todos los movimientos, órdenes y carismas son un don grande para la Iglesia, aprecio mucho la vida consagrada, la vida religiosa a mí me ha ayudado mucho. En mi infancia estuve en un colegio de Mercedarias, después con los Capuchinos. Estudie en una universidad del Opus Dei, cuando estuve en Roma conocí a gente de Comunión y Liberación, cuando fui párroco atendí a los Neocatecumenales, pues los tenía en la parroquia, conozco a los carismáticos y los he ayudado cuando estuve en Roma… Creo que todos los movimientos apostólicos, de carismas, congregaciones, son buenos para la Iglesia, y cada uno hace suyo en su vida el que mejor se adapta a su modo de ser, a sus circunstancias. Yo como obispo lo que hago es cuidarlos y estimularlos a que cumplan con su misión, y cuando me piden un servicio en alguno de ellos con mucho gusto lo sirvo y con mucho gusto me dedico todo lo que puedo a ellos.

¿Pertenece a alguno?

Ni he pertenecido ni pertenezco a ninguno.

¿Qué opina de las voces que piden que la Iglesia pague el IBI?

Yo pienso que la Iglesia hace un grandísimo servicio social y la Iglesia no tiene ningún privilegio, la Iglesia se acoge a la ley del mecenazgo como están acogidas miles de asociaciones y de instituciones, como también sindicatos, partidos políticos, etc. Por tanto yo creo si la Iglesia tiene que pagar el IBI pues pagamos todos. Concretamente en Vizcaya hay 2.000 asociaciones u organizaciones que se acogen a la misma ley a la que se acoge la Iglesia. La Iglesia no es ni más ni menos, se acoge a la ley de mecenazgo como miles de instituciones se acogen y hace un bien social que ahí está y que es patente y evidente.

¿Qué parte de responsabilidad tiene la Iglesia en la crisis de fe que se vive en Occidente?

Creo que uno no puede dar lo que no vive y lo que no tiene; creo que si hay un enfriamiento de la fe es signo también de una secularización interna de la Iglesia, en los propios cristianos. En la medida en que nos tomemos en serio nuestra fe como don precioso, como don grande y hermoso, del que estamos enamorados, que merece la pena comunicar transmitiremos más, aunque llevemos este tesoro en vasijas de barro. Pienso que aquí también es necesaria una llamada a una profunda conversión interior que nos va a llevar, si es una auténtica, a un compromiso con el anuncio y a hacer presente el Evangelio en el mundo de hoy.

¿Cuál cree que debe ser la actitud de un obispo ante un sacerdote acusado de pederastia?

En primer lugar es necesaria una cuidadosa y completa investigación de los hechos. La disciplina de la Iglesia, que ha sido recientemente promulgada, expone claramente los pasos a seguir y la actitud del obispo ante esta situación.

¿Qué podemos aprender de los cristianos ortodoxos?

Quizás un mayor sentido espiritual, un trato profundo con el Espíritu Santo, una mayor mistagogia. Los latinos somos más racionalistas, tendemos a racionalizar las cosas; somos más intelectualistas, me parece que los orientales son más intuitivos, mas experienciales, más del corazón, más del Espíritu Santo, más de vivencia profunda de la liturgia. Creo que eso es un don que ellos nos pueden dar y del que podemos aprender.

¿Y qué podemos aprender de los musulmanes?

De los musulmanes me llama la atención que son personas cumplidoras con sus creencias, me he encontrado con personas musulmanas y son personas que se toman en serio sus horas de oración, toman en serio sus penitencias, su ramadán… Me llama la atención esa formalidad y ese tomarse en serio los preceptos que su religión les propone.

¿Cuál es su lema episcopal y por qué lo eligió?

Omnium Servus, en el Evangelio de San Marcos, cuando los discípulos discuten entre ellos para ver quién es el mayor, Jesús les dice: «el que quiera ser el más grande hágase el más pequeño, el que quiera ser el más importante sea el «Omnium Servus», sea el servidor de todos». Creo que es la actitud de Jesús, que ha venido no a ser servido sino a servir, y creo que ha de ser la actitud de todo cristiano y tiene que ser por antonomasia la actitud de todo obispo, ser imagen de Cristo, siervo de todos y último servidor de todos. Ese es mi lema episcopal.

¿Qué cambiaría de la Iglesia?

Comenzaría respondiendo con las palabras de la Madre Teresa de Calcuta: primero yo y luego tú. Eso es lo más importante, creo que la cuestión principal antes que cualquier otra es la conversión de las personas. Dicho esto, es verdad que la Iglesia tiene que estar siempre reformándose, las estructuras tienen que adaptarse siempre a los momentos que se viven, a las necesidades de evangelización de cada momento, pero creo que aquí no es tanto las estructuras como la conversión profunda personal. Con lo que cada uno de nosotros cambiamos y nos convertimos también las estructuras cambian.

¿Cuál considera que es su mayor defecto?

La impaciencia, el querer que las cosas se hagan pronto. También el activismo, de hacer demasiadas cosas a la vez.

¿Cuál cree que es el principal rasgo de su carácter?

El optimismo y la capacidad de perdonar.

¿En qué ciudad del mundo le gustaría vivir?

Pienso que no es tanto por ciudades sino por quien estás acompañado. He vivido en en muchos sitios, nací en Gernika, estudié en el Valle de Baztán, estudie medicina en Pamplona, luego en el seminario en Córdoba, estuve de párroco en Priego de Córdoba, Almodóvar del Río, y viví cinco años en Roma, otros tres en Pamplona y ahora llevo cinco en Bilbao. He de decir que no es tanto la ciudad en la que vives, yo en este momento me encuentro muy cómodo en Bilbao y me parece una villa magnifica y hermosa, donde la calidad de vida es muy buena y vivimos muy a gusto, pero no doy tanta importancia a las piedras y a las calles, sino a las personas. Me gusta vivir en un sitio donde puedas querer a las personas y donde pueda ser querido por ellas, donde puedas servirlas. Por lo tanto para mí es un tanto relativo el ambiente urbano de piedras y sin embargo me parece muy importante el ambiente humano que encuentre, creo que eso es lo fundamental.

¿Qué idiomas habla?

Hablar bien aparte del castellano, el inglés, el italiano, me defiendo en francés, leo sin dificultad el alemán y soy capaz de llevar una conversación sencilla y me defiendo en euskera.

¿Qué libros está leyendo ahora?

(Pues los tengo por aquí, espera) De lectura espiritual estoy leyendo «La confianza en Dios», de Jacques Philippe, y como texto de estudio estoy leyendo «Secularización y nihilismo», de Massimo Borghesi.

¿Qué música escucha?

Música clásica, me gusta mucho Bach y Mozart, los impresionistas (Debussy, Ravel, Fauré, Duruflé…), entiendo poco el Jazz, me gusta el rock que podríamos llamar «clásico», mis autores han sido los de la época de los 80, Supertramp, Pink Floyd, Rolling Stones, y de música contemporánea pues la verdad es que escucho poco.

¿Qué películas le gustan?

Hay varias, me gustó Mejor Imposible, también La vida es bella, religiosa me gusta mucho La Pasión, y la veo en tiempo de Cuaresma. Me gustan los clásicos, pero la verdad es que voy poco al cine, no tengo mucho tiempo de ver películas.

¿Le gusta conducir?

Conduzco habitualmente. Curiosamente durante muchos años fui voluntario de la Cruz Roja y para conducir ambulancias saqué el carnet que entonces se llamaba B2, que me permite conducir ambulancias y taxis (evidentemente hace mucho tiempo que no lo hago). También conduzco motos. Mi hermano me presta la suya de vez en cuando.

¿Cuál es su comida preferida?

Pues tengo muchas, me gusta el bacalao al pil pil y a la vizcaína, comidas sencillas de cuchara, las legumbres. Comidas sencillas, poco elaboradas, muy naturales. Me gustan mucho las verduras. La verdad es que me han enseñado a comer de todo.

¿Fuma?

Nunca he dado ni una sola calada.

¿Le gusta beber alcohol? ¿Alguna bebida especialmente?

Jamás he bebido alcohol, en todo caso si hay vino en la comida tomo una copa de vino.

¿Si no hubiera sido sacerdote, en qué le habría gustado trabajar?

Habría sido traumatólogo si hubiera terminado la especialidad.

¿Con qué personaje del siglo XX le gustaría tomar un café?

Con el Papa Francisco. También con muchas personas que están en esos lugares de misión de los que tanto podemos aprender: como un hermanito de Foucauld, una hermanita de la Madre Teresa de Calcuta… Con personas que realmente nos pueden contar cosas interesantes, con misioneros que están en lugares como África u Oceanía. Creo que hay experiencias humanas de personas desconocidas que sería magnífico conocer y poderlas compartir.

¿Qué le gustaría trasmitir a sus fieles en una sola idea central?

Que Dios es Amor, que ser cristiano es dejarse amar por Él, acoger con humildad, sencillez y gratitud ese don del Amor de Dios y dejarte abrazar por Él. Y una vez conocido el amor de Dios, que nos va transformando radicalmente, saber amar a los demás como Él nos ha amado. Creo que eso es el centro de nuestra fe y lo que nos hace vivir con alegría y con esperanza.

Por último y para terminar ¿Conocía Infovaticana? Si es así ¿le gusta? ¿Qué diría a un grupo de laicos interesados por informar sobre la Iglesia?

Me comentó un amigo que había una página nueva que se llamaba Infovaticana y la verdad es que he entrado un par de veces en ella y así la he conocido. Respecto a la necesidad de informar sobre la Iglesia, creo que es muy importante: es muy importante estar en los medios de comunicación y hacer presente el Evangelio en los medios con informaciones ciertas, veraces, que abran horizontes nuevos a las personas, que nos hagan crecer como sociedad honesta, como sociedad veraz. Creo que es un gran servicio que se puede prestar hoy en día en este campo: la presencia de muchos cristianos comprometidos en hacer luz del Evangelio en todas las cuestiones temporales y del mundo que se reflejen en los medios de comunicación.

 

Publicado originalmente en Infovaticana

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

26 comentarios

Proby
¡Bien por Monseñor Iceta! Eso es lo que siempre había creído yo.
13/09/13 12:55 PM
Tomás Bertrán
Es cierto lo que dice Mons Iceta, pero lo trágico es que los que abortan, como los niños abortados van al cielo, se creen que han hecho un favor, se quedan con la conciencia "tranquila" y les cuesta arrepentirse.
Tuve una experiencia, en que a una persona unos terroristas le quisieron matar por sus ideas, y antes de ejecutarle le dijeron que se arrepintiera de sus pecados, que rezara un acto de contrición, que así, según las creencias de la víctima, iba al cielo, y con eso le hacían un favor.
Satanás es muy mal bicho.
Y aún así hemos de perdonar a los verdugos y rezar por ellos.
13/09/13 1:50 PM
luis
Esto no es doctrina católica. Es opinión personal teológica, que habría que fundamentar muy bien, porque tiene varios bemoles. Si toda persona asesinada, por el sólo hecho de serlo, recibe un martirio de sangre, el martirio es cualquier cosa.
13/09/13 2:42 PM
filotea
Luis:
No es "toda persona asesinada" es un inocente que muere por el pecado de otro/s.
13/09/13 3:43 PM
Felipe de España
Pío XII (29-10-1951): "Si lo que hasta ahora hemos dicho toca a la protección y al cuidado de la vida natural, con mucha mayor razón debe valer para la vida sobrenatural que el recién nacido recibe con el bautismo. En la presente economía no hay otro medio para comunicar esta vida al niño, que no tiene todavía uso de razón. Y, sin embargo, el estado de gracia en el momento de la muerte es absolutamente necesario para la salvación: sin él no es posible llegar a la felicidad sobrenatural y a la visión beatifica de Dios. Un acto de amor puede bastar al adulto para conseguir la gracia santificante y suplir el defecto del bautismo; al que todavía no ha nacido o al niño recién nacido este camino no le está abierto. Si se considera, pues, que la caridad hacia el prójimo impone asistirle en caso de necesidad, que esta obligación es tanto más grave y urgente cuanto más grande es el bien que hay que procurar o el mal que hay que evitar, y cuanto menos el necesitado es capaz de ayudarse y de salvarse por sí mismo, entonces es fácil comprender la grande importancia de atender al bautismo de un niño, privado de todo uso de razón y que se encuentra en grave peligro o ante una muerte segura. Sin duda este deber obliga, en primer lugar, a los padres; pero en los casos de urgencia, cuando no hay tiempo que perder y no es posible llamar a un sacerdote, os toca a vosotras el sublime oficio de conferir el bautismo."
13/09/13 3:57 PM
kepa
Bautismo de deseo, probablemente, porque es imposible saber a quienes incluye, y la única cosa que han llegado a hacer en la vida los abortados es ser víctimas inocentes, así que tiene toda la pinta de que van a contar con las simpatías del Señor.

Pero bautismo de sangre...
13/09/13 4:58 PM
Martin Ellingham
Sin odio a la fe u otra virtud cristiana ¿cómo es posible hablar de bautismo de sangre (=martirio)?
13/09/13 5:03 PM
Manuel
Todos nacemos con el pecado original, por eso la necesidad del bautismo, que borra todos los pecados, incluyendo al original (en caso del bautismo de adultos).
La Iglesia no es sólo Biblia sino también Magisterio. Además, el Magisterio vino antes que la Biblia. Espero haber aclarado conceptos.
13/09/13 5:47 PM
luis
Filotea, tampoco. Que una persona inocente muerta por culpa del pecado de otro no constituye la formalidad del martirio. Con ese criterio, toda la población civil que muere en bombardeos son mártires. Es ridículo, es devaluar lo que constituye el martirio.

Hay un desconocimiento de la doctrina católica que mete miedo. Todo sea por halagar oídos y decir cosas "positivas".
13/09/13 6:02 PM
Maribel
¿Y los niños abortados naturalmente? Ellos no reciben el bautismo de sangre.
13/09/13 6:20 PM
Tomás Bertrán
El P. Kolbe no murió por odio a la fe, y sin embargo está declarado mártir en su canonización. Hay formas y formas de ser mártir. Muchas veces, sin derramamiento de sangre ya se es mártir.
San Dimas convirtió su castigo merecido, su cruz patíbulo en cruz gloriosa al incorporar en ella a Cristo, y su sangre sirvió para ir derechito al Paraíso sin pasar por el purgatorio igual que los que mueren por martirio.
Cierto que no se puede dogmatizar que los niños abortados se pueden considerar mártires, pero a comparación del P. Kolbe y de San Dimas estoy seguro que su Madre la Virgen los acoge en sus brazos y se los lleva al Cielo, y allí los mima y los cubre de besos. Esos besos y mimos que en esta tierra se les niega al abortarlos.
13/09/13 6:41 PM
José María Iraburu
–El Catecismo de la Iglesia Católica (1992), acerca de los niños que mueren sin bautismo, enseña que:
«En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en el rito de las exequias por ellos. En efecto, la gran misericordia de Dios, que “quiere que todos los hombres se salven” (cf. 1 Tm 2,4) y la ternura de Jesús con los niños, que le hizo decir: “dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis” (Mc 10,14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin Bautismo» (n. 1261).

En mi blog, REFORMA O APOSTASÍA, dedico a esta cuestión el artículo “Dios lleve al cielo a los niños abortados y a los nacidos que mueren sin bautismo” (28-XII-2012). Allí estudio el tema a la luz del Magisterio y también examinando el documento de la Comisión Teológica Internacional “La esperanza de salvación para los niños que mueren sin bautismo” (2007).
13/09/13 8:45 PM
Felipe de España
Había escrito dos y solo se publicó el segundo. Quizá se perdió al enviarlo. No sé.
13/09/13 8:47 PM
Berto
Si Cristo murió por todos los pecados del mundo (incluido el de nuestros PRIMEROS PADRES Adan y Eva) ¿ Que pecado han cometido los niños antes de nacer para necesitar del Sacramento del bautismo?Si el bautismo es para el arrepentimiento de pecados. ¿De que necesitan arrepentirse si no los han cometido?
13/09/13 9:03 PM
Tomás Bertrán
Dios perdona pero no olvida. Por Justicia. Mi pecado no es sólo personal, sino que también daña a todo el Cuerpo Místico, y aunque en la Confesión Dios me perdona el pecado, queda la pena temporal, el resarcir el daño que he causado a mis hermanos. Por eso existe el purgatorio y por eso existen las Indulgencias, para acabar de borrar la pena temporal.
El pecado original se transmite a todo el género humano, aunque por la Redención se hayan perdonado los pecados. El ejemplo práctico puede ser una enfermedad hereditaria. La sindactilia (nacer con los dedos unidos)es hereditaria, y aunque el padre se opere y desuna los dedos (bautismo)sus hijos nacerán con los dedos pegados, y se tendrán que operar para curarse (bautizar).
Que nacemos con el pecado original y que a pesar del bautismo padecemos el poso de este pecado, aunque el pecado halla sido limpiado, lo dice el mismo Cristo, que nos dice que debemos de nacer de nuevo por medio del Espíritu Santo (bautismo), y la experiencia práctica en que podemos constatar que viendo el bien estamos inclinados al mal y lo hacemos. Hasta el justo no está exento de pecado. Sólo Dios es bueno.
El pelagianismo es una herejía.
¡Parece mentira cómo se repiten, en este siglo, las herejías por antiguas que sean!. Como expresa el dicho: "todo está ya inventado".
13/09/13 10:24 PM
Anonimo
No soy teologo, ni domino la escritura y la tradición.

Pero creo que si un niño por egoismo de la unica persona que le puede proteger (su madre) muere sin la minima posibilidad de recibir el bautismo. El Señor le acogera en su reino con el cariño que no recibio en la tierra.
13/09/13 11:59 PM
Xaberri
"....al que todavía no ha nacido o al niño recién nacido este camino no le está abierto...."

¿Qué significa que a un niño se le aborta por odio a la religión? ¿Por prácticas de culto a Satanás?
Afirmo categóricamnente que sí aunque no se trate de un culto directo.
El ambiente en que se respira el que un niño no nacido vivo por asesinato (¿habría atenuantes para hablar de homicidio o de segundos grados como en los films americanos en la CASI TOTALIDAD DE ABORTOS?) es algo que no va contra la Ley Natural, y que llega a llamar bien al mal y mal al bien, ¿no es ambiente satánico?
Todo lo que está HOY DIA (abortos siempre los ha habido) alrededor del aborto, ¿no es satánico?
Las madres que abortan, algunas,e incluso muchas, y los matarifes, lo mismo (pienso en el americano que abortó a su propio hijo y a varios miles y, tras convertirse al catolicismo aseguró que el no obraba por odio ni a Dios ni a los niños que mataba y se dió cuenta de lo que hacía y dejó de hacerlo) hasta puede que no cumplan los requisitos del pecado mortal porque falta alguna de las condiciones que se piden o, como decía el padre Amorth ( cita del padre Iraburu), por el 8º sacramento: la ignorancia. Pero eso no quita para que el ambiente que favorece todo esto sea totalmente satánico. Alguna revelación privada habla de que los abortos son las nuevas víctimas a Moloch. Satanás no necesita muchas veces gentes ligadas a él , digamos, cnscientemente con algún tipo de pacto, para llevar a cabo la perdic
14/09/13 1:33 AM
Berto
Pienso y sigo pensando igual que nos dice el Apóstol Pablo en la primera carta a los Corintios del capítulo 15. Así como en el Evangelio de San Juan el capitulo 3. No me considero seguidor de la herejía del Pelagianismo pues considero tanto el Sacramento del Bautismo como el de la Confirmación,esenciales para nuestra salvación.Podrá "estar todo inventado"pero yo creo que los Cielos no están cerrados a la Revelación Divina.Como dicen las Sagradas Escrituras la Expiación de Cristo es Universal y abarca el Presente,el Pasado Y el Futuro.Y Adán es responsable de sus pecados,como yo soy de los míos.Nacemos pecadores porque lo hemos heredado de nuestros PRIMEROS PADRES,(y necesitamos el Bautismo ) pero creo que nacemos sin pecado, un "bebe" no tiene capacidad para pecar, pero según vaya creciendo comenzara a discernir el BIEN y el MAL.
14/09/13 1:42 AM
Xaberri
Me pregunto si no se puede publicar lo que falta de mi anterior mail. Me llevaba a concluír que los niños abortados producto que esa civilización de la muerte son verdaderos mártires, y por tanbto están bautrizafdos con un bautismo de sangre.
14/09/13 1:50 AM
rastri
-Una cosa es interferir -sea interrumpir criminalmente- el derecho natural de la procreación en la continuidad de su especie, -aquí la humana- una vez definida dicha fecundación en el recién nacido.
-Y otra cosa es pretender que una fecundación como tal no definida -aquí la humana de 2,3, o 22 semanas etc.- sea igual a aquella que sí lo es.

-Como así una cosa es la acción consumada del crimen contra el ser no definido. Y otra cosa muy diferente es la acción consumada del crimen contra el ser definido.
14/09/13 10:39 AM
Martin Ellingham
Tomás Beltrán:
Una cosa es confiarlos a la misericordia como hace la Iglesia con todo niño muerto sin bautismo y otra es "destrozar" el concepto de martirio que requiere en el victimario el o d i o a la fe o una v i r t u d c r i s t i a n a. Las motivaciones del aborto en general son comunes a otros delitos y no por ello se declara mártires a sus víctimas. Cuando el aborto era inseguro, en el mundo antiguo, se practicaba el infanticidio. Pero a ningún Padre de la Iglesia se le ocurrió decir que todas las víctimas del infanticidio eran mártires...
14/09/13 10:45 AM
Tomás Bertrán
Martín Ellingham:

Tomás Bertrán dijo:
"CIERTO QUE NO SE PUEDE DOGMATIZAR que los niños abortados se pueden considerar mártires, pero a comparación del P. Kolbe y de San Dimas estoy seguro que su Madre la Virgen los acoge en sus brazos y se los lleva al Cielo, y allí los mima y los cubre de besos. Esos besos y mimos que en esta tierra se les niega al abortarlos".
PD: Lo de mayúsculas no es porque grite. Es que no sé cómo subrayarlo o ponerlo en negrita. Una vez, para ponerlo en negrita, puse como en otros foros una [b] y después una [/b] y en vista previa no funcionaba.
Ya sé que no se puede dogmatizar sobre los abortos provocados, pero por ser médico y llevado por mi corazoncito de médico, creo (particularmente) que van derechitos al Cielo.
14/09/13 12:22 PM
Tomás Bertrán
Berto, dices:
"Nacemos pecadores porque lo hemos heredado de nuestros PRIMEROS PADRES,(y necesitamos el Bautismo ) pero creo que nacemos sin pecado",
Perdona Berto, pero esta frase es un sí pero no. Por un lado aseguras que nacemos pecadores y por otra crees que nacemos sin pecado.
Berto, nacemos con el pecado original, nos guste o no. Es Doctrina de la Iglesia. Decir lo contrario es caer, sin darnos perfecta cuenta, en el pelagianismo.
Ver Catecismo de la Iglesia Católica, números 402 y siguientes.
14/09/13 12:32 PM
¡Vaya inventada!
No estaría mal que los obispos antes de hablar estudiaran un poco de teología.
¿Qué es el bautismo de sangre?¿que es el martirio?
¿Qué es el pecado original?¿qué es necesario para la salvación?
Cuando no se sabe se pueden decir muchas cosas con muy buena intención pero se hace un flaco favor a los cristianos y a la Iglesia.
Hay quien confunde las obras de misericordia:
una cosa es enseñar al que no sabe, y otra muy distinta enseñar lo que no se sabe...
14/09/13 1:31 PM
Martin Ellingham
Tomás:
Ud. puede creer que van al cielo y yo también. O bien pensar que van al limbo, doctrina no condenada por el documento de la CTI. Eso no está en discusión.
Kolbe fue declarado mártir porque se considera que se lo mató por odio a una virtud cristiana.
Lo que me parece muy difícil de sostener es que los niños abortados sean mártires. No veo el sentido de hacer estallar categoría del martirio sin mayor fundamento que el ipse dixit de un obispo.
Saludos.
14/09/13 1:48 PM
Víctor
Cito lo que dice la comisión teológica internacional en un documento del año 2007 sobre “la esperanza de salvación para los niños que no han recibido el bautismo”.
En el número 88 b afirma:
“Algunos de los niños que sufren y mueren son víctimas de la violencia. En su caso, teniendo como referencia el ejemplo de los Santos Inocentes, podemos descubrir una analogía con el bautismo de sangre que otorga la salvación. Aunque de un modo inconsciente, los Santos Inocentes sufrieron y murieron por Cristo; sus verdugos trataban de matar al Niño Jesús. Como los que quitaron la vida a los Santos Inocentes estaban motivados por el miedo y el egoísmo, igualmente la vida de los niños de hoy, de manera especial los que están todavía en el seno materno, con frecuencia se encuentra amenazada por el miedo o el egoísmo de otros. En este sentido, se encuentran en solidaridad con los santos Inocentes. Más todavía, se encuentran en una situación de solidaridad con Cristo, que ha dicho: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40). Es vital para la Iglesia proclamar la esperanza y la generosidad que son intrínsecas al Evangelio y esenciales para la protección de la vida.”
14/09/13 6:42 PM

Esta noticia no admite comentarios.