Solo quieren que haya libertad de credo y tener sitios donde rezar

Los coptos no se fían de las promesas de las autoridades egipcias

Tras décadas de discriminación, los cristianos egipcios quieren poder construir lugares de culto al igual que sus compatriotas musulmanes, pero no se fían de las promesas de las autoridades, que consideran una estratagema para aplacar su ira. Varios expertos consultados por Efe coincidieron en expresar sus inquietudes ante la marcha de los acontecimientos en materias como la libertad de cultos, especialmente tras los incidentes del pasado domingo, cuando 25 coptos murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad egipcias, que reprimieron con extrema dureza una manifestación.

(Susana Samhan/Efe) El domingo pasado, cientos de cristianos se concentraron frente al edificio de la radiotelevisión egipcia para protestar por la quema de una iglesia en Asuán, en el sur, en una manifestación que degeneró en enfrentamientos con los militares que causaron 25 muertos.

“Los coptos solo quieren que haya libertad de credo y tener sitios donde rezar“, resume en una frase Emad Gad, analista cristiano del Centro de Estudios Estratégicos Al Ahram, quien culpa a la Junta Militar y al Gobierno de los últimos sucesos en Egipto.

Gad explicó que la sociedad egipcia en su conjunto y, por ende, la mayoría de musulmanes no tiene “un problema cristiano“, sino que son las autoridades las que “animan a la discriminación en nombre de la seguridad del Estado“.

Aun así, reconoció que los incidentes interreligiosos son habituales en el Alto Egipto, porque “desde Minya a Asuán (a unos 250 y 700 kilómetros al sur de El Cairo, respectivamente), entre el 25 y el 30 por ciento de la población es cristiana, lo que origina roces con la mayoría musulmana“.

En Egipto, se denomina copto a cualquier cristiano, aunque la iglesia mayoritaria es la ortodoxa egipcia, una de las más antiguas del mundo y cuya presencia se remonta a poco después de la muerte de Jesús de Nazaret, mucho antes de la invasión árabe en el siglo VII d. C.

Los cristianos representan entre cinco y un diez por ciento (la cifra varía mucho según las fuentes, ya que no se dispone de un censo al respecto) de los más de ochenta millones de egipcios, con una presencia desigual en la geografía del país.

Pese a ser una de las principales minorías cristianas de Oriente Medio, los coptos tienen dificultades para acceder a determinados cargos en la Administración y el Ejército, y una de sus principales peticiones es una norma que facilite la construcción y restauración de iglesias.

Tras los incidentes del domingo, el Gobierno del primer ministro egipcio, Esam Sharaf, anunció un proyecto de ley para “legalizar la situación de los templos sin licencia“.

El portavoz del Papa copto Shenuda III, Hani Aziz, dijo a Efe que la ley se divide en dos partes: “La primera está solo relacionada con las iglesias que fueron construidas sin permiso y que, cuando se aplique la ley, serán regularizadas“; y la segunda parte regirá para “todos los templos, tanto iglesias como mezquitas“.

Aziz subrayó que con la nueva legislación “se van a reducir los trámites para la construcción de las iglesias y se va a dar derechos a los cristianos para evitar que la violencia surja de nuevo“.

No todos los coptos son optimistas sobre la buena voluntad del Gobierno a la hora de aplicar la futura ley, como los abogados Mamduh Ramzy y Naguib Guibrail.

Ya se prometió lo mismo en otras ocasiones

Ramzy apuntó que no se fían del anuncio de Sharaf “porque es algo que se ha dicho anteriormente y nunca se ha cumplido“. A su juicio, “lo que va a marcar la diferencia es poner en marcha la ley, no solo aprobarla, porque se puede aprobar sin aplicación“.

En la actualidad, la construcción de mezquitas está ordenada dentro del mismo marco jurídico que organiza la edificación de inmuebles ordinarios, mientras que las iglesias necesitan de un permiso especial del presidente de la república.

Asimismo, la rehabilitación de un templo requiere hasta ahora de una licencia del gobernador de la provincia, indicó Guibrail. “En los últimos diez meses no ha habido ninguna autorización de la máxima autoridad del Estado para construir nuevas iglesias“, dijo el letrado.

El también abogado Ishaq Ibrahim, de la Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, recordó que la norma en vigor hasta ahora marca diez condiciones para construir una iglesia, que no se aplican a las mezquitas.

“Esas diez condiciones llevan impuestas desde 1936 y exigen desde que la iglesia no sea erigida en un terreno agrícola hasta que haya una distancia determinada entre iglesias“, precisó Ibrahim.

Para Ibrahim, el proyecto de ley es un pequeño paso, porque lo que en realidad hay que hacer es que la gente lo acepte. “Si queremos acabar con la discriminación, necesitamos tiempo para cambiar la mentalidad a través de la educación y el discurso en los medios de comunicación“, zanjó el activista.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

1 comentario

Odoacro
No hace mucho me contaron que los franciscanos de EL Cairo celebraron por todo lo alto que habían recibido la licencia del gobierno para pintar una de sus iglesias... Desde que la solicitaron hasta que se la concedieron sólo habían pasado 100 años....
13/10/11 11:42 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.